Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DE NUESTRO CORRESPONSAL L U N E S ia DE ABRIL D E 1909. EDICIÓN i. PAG- 4. peñerar las novedades de orquestación y los motivos de la Naturaleza que el autor ilustre pone en juego con tanta fortuna. De todas suertes, las representaciones de la Tetralogía, interrumpidas ¡por la Semana Santa, ban despertado sincero entusiasmo entre los amantes de la buena música, y constituyen, en todos sus aspectos, un acontecimiento sensacional, muy aparte de cuanto con la política se relaciona, ya que, afortunadamente, hay en nuestro ambiente una selecta minoría que pone las cuestiones de arte por cima de todo. cherón. Por lo demás, la corriúa, bastante regular. Claro es que los paseos se vieron att gmtut complet. La tarde convidaba á estitar las A 16 NTO En la seman a p pasapiernas y á darse un baño de oxígeno reda s e m a n a d e v i c i parador. TT STIC O -d y preocupaDe la salud pública no se habla tanta esTT t: oDes políticas, un acontecimiento musical tos días. El tifus disminuye, dicen los docha venido á romper la monotonía de nuestores; cuando menos, permanece estacioaatro ambiente. Wagner se ha impuesto con do. En cambio, Ir. viruela aumenta, y par su Tetralogía, verdadera centella de su los que la dejan crecer sí que no hay pergenio. dón de Dios, bieu entendido que no son Descubrirla á estas alturas sería pleonáslas autoridades las pecadoras en este cas tico é inútil; pero es ju to registrar el heLa colonia aragonesa obsequió con un C cho, de suyo trascendental, en los anales de W I A J F R O S IMJ T 5 La presencia del banquete al Sr. Paraíso, justo homenaje ai v Sr. JIoret mues- hombre que con su tesón baturro logró prola nrnsicografía portuguesa. No be de ser yo quien entre en el análisis de estos gran- tra capital constituye actualidad preferente porcionar á Zaragoza la gloria de su Expodes poemas melódicos, porque nada podría para la Prensa de Lisboa. Las personalida- sición. Huelga decir que se entouó el (O Paañadir en el terreno de la crítica á lo que des más importantes de nuestra política le radisoí, al cual correspondió el festejado eos sobre tal asunto han dicho las más indiscu- han cumplimentado. Con el ministro de Es- un epitafio. á la Unión Nacional. tibles autoridades del mundo. Sin embargo, paña, señor conde de San Luis, ha visitado Recibimos la visita de los principes japeséame lícito recoger en unas cuantas líneas los pintorescos alrededores de Lisboa, los neses Nashitnoto, á quienes, ya que no otra la impresión que su audición me produjo, monumentos más notables y el Real Sitio cosa, ofrecimos un día de fiesta y de gala ya que con ella, sin duda, coincide casi todo de Cintra. con un sol que tuvo poco que envidiar al En la semana próxima regresará á Ma- suyo, el tan acreditado Sol Poniente. el público, que para juzgar no se atiene á la drid. técnica del arte. De sucesos, dos atropellos: en el uno, a Para dentro de unos días es esperado aquí, automóvil que salió huyendo rápida y AeLa música- -dice Alfonso Karr- -comienza ionde la palabra termina; y asi mi sentir de paso para Buenos Aires, el egregio escri- roicametite, hirió gravemente á un niSo; ea descansa sobre el entusiasmo y la admira- tor francés Anatole Frauce, quezal efecto el otro fue un tranvía cangrejo el que ¿iza ción, sin que pretenda yo rebasar los limi- embarcará en Cherburgo. Si al menos se de- el desaguisado. Cuatro intoxicados, á quietiene un día en Lisboa, el elemento intelec- nes un tendero de ultramarinos de la calle tes adecuados al cronista. Desde luego reconozco, elogiando la em- tual de esta capital le expresará su afecto y de Atocha se la dio- -la intoxicación- -coa presa acometida por Alimón Anahory, que devoción con un banquete. queso. La benemérita capturó á otro critniOtra escritora iraacesa, Mad. Juliette nal que la Policía buscaba afanosa en todas se arriesgara á dar en Lisboa la Tetralogía Adam, está pasando aquí una temporada partes, menos en su casa, adonde se fue tras tal como se canta en Bayreuth y en casi to das las grandes ciudades de Alemania, que para reponer su quebrantada salud. quitamente. También una ilustre artista española acaia. tarea no era fácil y tenía mucho de peliEl telégrafo se mostró implacable Otra grosa. Pero superando dificultades y no ba de llegar á esta ciudad, donde tiene su bomba en Barcelona. Sinnúmero de cogidas perdonando sacrificios, quizá no compensa- habitual! residencia: la soprano de ópera de toreros en provincias. dos por nuestro público, la música de Wag- Adelina Colombini, que retorna de AmeriPor la noche, concierto en el Real y estrener, en sus dos primeros ciclos: Oro del Rhin ca, después de haber hecho allí una brillan- no feliz de una suite española sobre temas te campaña artística, coronada por sus éxi- murcianos, que hizo las delicias del público, y Walkyria, ha venido á confirmar una vez más la controversia que siempre le sale al tos en el Brasil. Después de descansar unos Y por de contado, las del Sr. La Cierva. paso al genio indiscutible del m a e s t r o días, la bella cantante marchará á Alemania, donde ha sidotcontratada para dar una se alemán. Cuanto á la preparación musical del audi- rie de conciertos en el mes de Mayo prótorio de nuestro primer teatro lírico, hay ximo. ArFowso G A Y O que confesar que al menos es incompleta en I AS ELECCIONES Todos los indicios Lisboa, razón á la influencia que, por simpatías de -r i n c l i n a n á hacer raza y por fuerza de la costumbre, todavía MUNiciPALbb c r e er que la próxima ejerce aquí la escuela italiana. Además, por renovación de los Ayuntamientos constiib mismo que en Wagner hay que admirar desde el escenario á laá concepciones de Kri hecho de encargo puede darse na día tuirá una decepción más. Los clarines guelos poemas, no hay que extrañar cuáu difí- de Pascua de Resurrección como el de rreros lanzan sus bélicas notas de batacil es su interpretación, no tan sólo para el ayer. Cielo espléndidamente azul, sol des- lla. Hablase ya de alianzas délas izquierque canta, sino también para éi que oye. lumbrador y, por si fuera poco, la alegría en das, de pactos de las derechas. En la masa Sabe todo el mundo que los motivos extra- las calles con el desfile de las tropas que neutra, que es, en definitiva, la parte más planetarios, de que hubo de servirse exclu- acudieron á la jura de la bandera. ¿Recuer- importante, no hay izquierdas ni derechas. sivamente la poesía de Wagner, nos ofrecen dan ustedes un día de jura sin sol, con llu- Sólo las hay en la política. Si las elecciones municipales hau de seí por un lado lo maravilloso y lo inverosímil, via? Jactémonos siquiera de que el cielo y por otro, una visión superior de la vida protege á nuestras Armas, y muy especial- políticas, la decepción es inevitable; porque cada hay más incompatible con la adminisen un mundo que la filosofía humana con- mente á los simpáticos quintos. cibiera en la parte que ella tiene de más Todo Madrid acudió á Recoletos y á la tración comunal que los apasionamientos hermosa y- sugestiva. Por esto se considera Castellana, ai Sol y Ortega yió hace quince políticos. La experiencia lo proclama de natural que los héroes del Walhalla, aun- días en el mismo tugar doscientas mil per- modo elocuentísimo. Mal hará el Gobierno en clasificar come que menos poderosos que los del Olimpo, sonas, ayer habría visto lo menos un mitengan más afinidades con las pasiones de llón. La fiesta resultó brillantísima; los co- adictas ó como oposicionistas las candidalos simples mortales, á quienes está vedado lorines de los uniformes militares, los de las turas; mal harán también ea darlas calor toilettes femeninas, con sus ciclópeos som- los partidos; pero peor que el Gobierno y lee el ingreso en los jardines Elíseos. La divinidad ae las figuras que senos breros de moda; la animación, el sol, todo, partidos hará el cuerpo electoral, cuya presentan en los poemas vagnenanos, por en fin, contribuyó á que nuestros más acre- probada mayoría no es política, es neutra y estar más eu armonía con las pasiones, in- ditados espíritus observadores hallasen ins- contribuyente, si no impone su triunfo satereses, luchas y aun defectos de los hom- piración para hacer lo que en la jerga de cudiendo de una vez y para siempre el yag bres que la propia mitología helénica, halló nuestro oficio se llama, muchas veces con de las parcialidades, cuyas ambiciones se traducen luego en quebrantos para el inteen el genial músico una interpretación ironía, una etnancha de color grandiosa ¡y, por tanto, compleja y difícil. Al desfile militar de la mañana en la Cas- rés común. Todavía legislar es hacer política, porque A Wagner, arquitectónico, heroico, inmen- tellana siguió el cívico de la tarde eu la caso, le acontece lo que á Víctor Hugo: que lle de Alcalá. Acudió mucho público á pre- las leyes no pueden sustraerse al influjo de no podía brindarnos el sutil aroma de una senciar la salida de la gente de la plaza de una idea, de una doctrina, y cuando áe Sor sin saturar y asombrar el olfato cou la toros, confiando todavía eu admirar otra nombrar legisladores se trata, la prepondemanchita de color. Pero, ¡ay! que las cosas rancia de la política se comprende; pero ad espléndida exuberancia de un jardín. Se explica, pues, que la música de Wag- y los carteles taurinos han cambiado mu- ministrar es... administrar; no es legislar ner causase entre nosotros la impresión es- cho. Gracias áque la rotura de un cable La lucha política engendrará Municipios tupenda de las cosas extrañas é incompren- eléctrico del tranvía en medio de la calle de políticos como los que viene padeciendo sibles. Avezado el espíritu lusitano á otro Alcalá, frente al Banco, convirtió el desfile Madrid y muchísi no pueblos como Madrid, Si la nueva ley es lo que parece y ío que medio artístico, netamente sentimental, in- en gran parada. Mientras la avería era retentó asimilarse las bellezas de la Tetralogía, parada fueron reuniéndose tranvías y tran- debe ser, y por virtu 1 de sus recursos y rey no pudo, ciertamente, comprender en toda vías, y no dejó de ser interesante la vista de sortes todo elector debe votar, ¡qué triuafo su extensión la fuerza del gran tnúbico, ni la hermosa calle, trocada en un inmenso co- el que puede proporcionarse el cuerpo electoral, y qué lección más tremenda puede dat A B C EN LISBOA da semana de vici CRONiCA MADRID AL DJA MHIIIil JI 1 MHIH 1I inii ¡MTMiiiraiir ir