Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLEJTELÉGRAFQ m Y TELEFONO LA S E M A N A SANTA E N SEVILLA Fot. BavreTM PASO DEL TRIUNFO DE LA SANTA CRUZ, DE LA PARROQUIA DE SAN JULIÁN, EN LA PLAZA DE SAN FRANCISCO rridas. L, as ventanas de los cafés han sido floristas os ofrecen ramitos de violetas tomadas por asalto por los viejos señores para el ojal al precio de 8o heller, una peque ya no pueden arrastrar las piernas á la seta sobre poco más ó menos, y los vendehora del flirt, y que, sin embargo, quieren dores ambulantes os enseñan silenciosos OS CINCO A SIETE Antes de partir gozar del espectáculo diario del paseo dé un juguete que es la última novedad aquí, -de Viena p a r a los demás. Estos viejos señores llegan al algo así como nuestro famoso Toribio, sólo JDEL RJNG B u d a p e s t y B e l café, ocupan la ventana, piden un café me- que este Toribio vienes, además de sacar la grado he querido disfrutar una vez más del lange coronado de crema, se calan los lentes lengua, mueve los ojos y gruñe... De vez en ouando, de un elegante carrua inolvidable espectáculo de un cinco á sie- y se engolfan en la lectura de la Neiñs Freí Presse ó del Fremdemblat, los dos periódicosje desciende una excelsa señora déla corte, fe en el Ring. Este Ring ss una especie üe Carrera de más acreditados de Viena, verdaderos orácu- una dama del gran mundo ó una millonaSan Jerónimo, porque, después de todo, en los, cuya s noticias son ciegamente creídas ria, en tren de hacer compras. A estas elepunto á costumbres, Viena es muy seme- por el público. Un suelto oficioso del Frem- gantes suele acompañarlas un enorme pejante á Madrid... Es un Madrid más grande demblat es inmediatamente recogido por ¡os rrazo blanco, que cuando van en el coche corresponsales, que le envían á dar la vuel- sé tiende á sus pies, abrigándoselos como y mejor adornado. Los vieneses no prescinden de este paseo ta al mundo; un artículo político de la Neues una piel. Estas yienesas que pasean por el Ring de por el Ring todas las tardes, como nosotros Freí Presse se comenta durante largas horas no podemos faltar ninguna tarde á la Ca- en las tertulias de los cafés y en el interior cinco á siete visten con inaudita elegancia, trera de San Jerónimo á la hora del pastel. de todo hogar burgués. Si el Fremdemblat y llevan brillantes costosísimos, lucen somY el Ring es de cinco á siete el lugar de la Neues Fiel Presse dicen que habrá guerra, breros enormes y enseñan coquetamente el cita de todos: aristóeratas, comerciantes, todo Viena lo creerá á pies juntillas. Si la bien calzado pie, arqueado en el empeine, empleados y militares. Al Ring acuden por Neues Freí Presse y el Fremdemblat lo niegan, que avanza atrevido y triunfador. I a mayor parte de estas lindísimas criaturas son las tardes las grandes damas y a. s cocottes, no quedará un solo vienes que lo dude. Mientras los viejos señores devoran las rubias, muy rubias, exuberantes y risuede tal manera ornamentadas, que tomaríais á la cocotte por una señora y á la señora por copiosas páginas de ambos diarios, la mul- ñas; tienen el mirar provocativo, son ai- tas, titud discurre tranquilamente por el Ring á bien formadas y blancas, exageradamente na cocotte. Es el barrio elegante de la capital, donde paso de procesión, deteniéndose delante de blancas. L, os desocupados, los paseantes, contemse hallan las joyerías más famosas, los som- los escaparates que exhiben las toilettes y los brereros de mayor renombre, los hoteles sombreros de moda, contemplando el mu- plan la belleza que pasa, interrumpiendo la más suntuosos y las conditorei mas concu- jerío que pasa armado de todas armas... -circulación á cada instante, porque el aúDE NUESTRO ENVIADO ESPECIA! ABCEÑ VIENA L