Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 7 DE ABRIL P E 1909. EDICIÓN i, PAG. S, acuella tornería si prolonga su estancia unos cüa Y de seguro que dice que río lia visto cosa igual en Marruecos. Por lo demás, el Martes Santo fue un día bastante animado. El tiempo frunció el ceño á última hora en son de guerra á la mantilla blanca. Dios dirá. En las Peñuelas fue detenido el Aragonés, el autor del csiinen del dojiiingo. Lo capturó, por supuesto, la Guardia civil. La Policía le seguía los pasos, pero hasta el dintel ele la puerta de su casa. En ella estaba tranquilamente el fugitivo. La Policía detuvo al espadista Rey de los golfos, que había bebido demasiado y escandalizado de sobra en la calle de Toledo. Su majestad ingresó en la cárcel. La guaráia, sin embargo, no formó. En la Audiencia se celebró un juicio que lio habría tenido gran relieve si al procesado, un afamado carterista, no se le hubiese ocurrido empalmar dos cosas: una navaja 3 7 lin nuevo proceso al que se veía. El caso fue ue cuando un testigo acababa de declarar, l procesado sacó una navaja y le tiró un viaje que no llegó á su destino. Hay que advertir que el reo había sido llevado desde la cárcel á la Audiencia, lo cual quiere decir que el arma la llevaba consigo desde esa cárcel que seguimos llamando Modelo. Pero no se sabe de qué. Seguimos fooí- ía ka. ndo en el Campo del Madrid, con gran concurrencia y gran entusiasmo. Ayer lucharon Vigo y San Sefcastián. Otro nuevo triunfo para los donostiarras. Caballeros, ¡qué empuje se traen los fiel Urumea! La bella Easo se empeña en Ser la primera en todo, y lo consigue. ¡Albricias! La salud sigue por buen camino. La estadística demográfica de Marzo mete el corazón en un puño; pero confiemos en Abril, que es el mes de Gloria, no Norteamericano no se reservó ventaja arancelaria ninguna, y, por consiguiente, nosotros tampoco las obtuvimos. Así, durante el período de vigencia del Tratado de París, nuestras mercancías, á su entrada en Filipinas, no han gozado en realidad de ningún privilegio; han estado sujetas á la concurrencia de las naciones áe Europa y América en igualdad de condiciones arancelarias Por esta razón, nuestras exportaciones han disminuido durante el decenio último. Los Convenios celebrados por España con los Estados Unidos en i. de Agosto de 1906 y en zo de Diciembre del mismo año nos conceden el trato áe favor aplicable á todos los países y territorios que constituyan en el presente ó futuro una parte del territorio aduanero de cada una de las partes contratantes; pero como las islas Filipinas en la actualidad no están comprendidas en aquel territorio, el trato de favor obtenido no reza con cl archipiélago tnagaUánico. Así, pues, los norteamericanos quedarán en 11 dé Abril próximo en libertad para modificar ios aranceles de Filipinas y establecer con nosotros y las demás naciones los tratos que tengan por conveniente. Es probable, casi seguro, que, á partir de la fecha de la caducidad del ait. 6. del Tratado de París, el Gobierno norteamericano haga uso de la facultad de reservarse en Filipinas un margen aduanero diferencial á su favor, lo que no ha hecho antes, probablemente para no beneficiar nuestras exportaciones, y para no enemistarse con otras naciones, pues en virtud del Tratado de París habíamos obtenido las mismas ventajas que los yanquis. El cambio de nuestra situación, desde el punto de vista. fiscal, no es tan radical como podía parecer á primera vista. Hoy gozamos de un trato de igualdad con los yanquis; pero como, repetirnos, éstos no se han reservado privilegio ninguno, en la- práctica ha sido de igualdad; de hoy en adelante continuará siéndolo con todas las naciones, con la excepción de los Estados Unidos, el día en que éstos se adjudiquen, como es probable lo Hagan, un trato de favor. En estas condiciones, que no son esencialmente distintas de las de hoy, podremos sostener y aun aumentar nuestro comercio con Filipinas, especialmente en productos agrícolas, porque ef consumo ha de crecer á medida que avancen en el camino de la civilización aquellos naturales. Lo que exportamos allí está consolidado por una concurrencia con los extranjeros de diez años, y sinuestroGobierno tiene la previsión de lograr un convenio en el que se reconozca á los productos españoles el trato de favor, si conservamos las líneas de nav egación y si nuestros agricultores é industriales saben organizarse para luchar en aquellos mercados, es más que probable que nuestro comercio aumentará á pesar de la terminación del Tratado de París, cuyas cacareadas ventajas comerciales han sido ilusorias; y debe tenerse, además, en cuenta que las islas Filipinas tienen un valor positivo para nosotros, no sólo por el comercio que sostenemos con ellas, si que también como punto de partida para ir á la conquista del mercado de China, de gran interés para determinados artículos agrícolas é industriales de nuestro país. INFORMACIÓN POLÍTICA EL DÍA DE AYER p l paréntesis parlamentario ha producido un alto en la política, ó por lo menos en las conversaciones, comentarios y profecías á que se entregan los que en el mundo político viven. Han sido numerosos los diputados y senadores que durante estos días han marchado á provincias. No queda más tema de conversación que las próximas elecciones municipales, y, sobre todo, averiguar la fecha en que se verificarán. El ministro de la Gobernación ha 1 dicho ya varias veces, y ayer repitió, que no está resuelta todavía esa fecha y que se dedica ahora á estudiar los plazos que señala la nueva ley Electoral, para hacer la convocatoria á la mayor brevedad posible. Aparte de este asunto, no hay ningún otro que pueda servir de entretenimiento los desanimados centros políticos, en los que se nota una calma que se acentuará en los días de Jueves y Viernes Santo ELSR. MAURA p l presidente del Consejo, acompañado de- sus hijos D. Gabriel y D. Miguel, marchó ayer, á las cinco de la mañana, á Salamanca, en donde está estudiando su hijo D. Honorio. Por la npehe, después ae permanecer unas horas en á 7 ella capital. Uearó á Madrid. 1 EL SR. DATO p i presidente del Congreso salió ayer para la finca que en Córdoba posee el señor Núñez de Prado. Acompañan al Sr. Dato en xa expedición, además del dueño de la posesión, los señores arcía Prieto y marqués de Santa Cruz. JIRA SUSPENDIDA E NUESTRAS L TRATADO DE PARÍS Y RELACIONES COMERCIALES CON F 1 L 1 PINAS. i lin virtud del art. 4. del Tratado de paz y amistad firmado entre los Gobiernos de España y de los Estados Unidos, los buques y las mercancías españoles debían admitirse en los puertos de Filipinas bajo las mismas condiciones que los de los Estados Unidos durante un periodo de diez años, (á contar desde el canje de la ratificación del Tratado. Este fue firmado en París á 10 áe Diciembre de 1898, y las ratificaciones, anjeadas en Washington en 11 de Abril ¿te 1899. Por consiguiente, los efectos del art. 4.0 del Tratado de París cesan en 11 de fabril próximo. Durante el período de vigencia del art. 4.0 üel Tratado de París, nuestra exportación á las islas Filipinas ha disminuido de un modo gradual; veamos de investigar la causa de este hecho y los efectos que ha de producir, ten fecha próxima, por terminación del Trabado. Mientras amó nuestro dominio, nuestras ínercancías gozaban, á su entrada en las islas Filipinas, de un trato diferencial de faVor; era el mismo caso de Cuba y Puerto foco: nuestra exportación estaba protegida arancelariamente de la concurrencia extran era. Al perder nuestra sobemnía, y al entrar en vigor el Tratado de París, nuestras Exportaciones tuvieron que sujetarse al régimen arancelario que impusieron los yanquis. Si éstos hubieran establecido, como h icieío; i con Cuba y Puerto Rico, un margen fliferencial de un 30 á un 30 por 100 á su fa ¡vor, en virtud de la cláusula 4. a del Tratado de París, nosotros también le hubiéramos beneficiado; pero no fue así, El Gobier- p 1 ministro de la Gobernación dijo ayer que no era posible autorizar la celebración de la merienda republicana, puesto que, de accederse á ello en el lugar solicitado, se privaría al pueblo trabajador de Madrid de uno de los sitios de esparcimiento á los que suele concurrir asiduamente. Si el permiso se hubiese solicitado para uno de los sitios que no son tan concurridos- -añadió el Sr. La Cierva, -se hubiera, sin duda alguna, autorizado; pero no es justo que por cuestiones de política se vean privados centenares de familias de la única satisfacción que poseen en la semana. COMBINACIÓN DIPLOMÁTICA p l primer secretario de la Embajada de España en París, D. Ramón Lober, ha sido destinado, con ascenso, á la Legación en Cuba, en substitución de D. Ramón Gavian de Ayala, UN PROYECTC p l ministro de Fomento prepara un presu puesto extraordinario para aplicarlo S. las obras de regadío en toda España. El proyecto será sometido en breve por el Sr. Sánchez Guerra al examen deL Consejo de ministros DE VIAJE A demás de los viajes antes mencionados, j AUUJLERA. emprendieron ayer otros por las líneas del Mediodía los Sres. Barroso, Cañáis, RiA NUESTROS SUSCRIP- 1 vas (D. Natalio) Soriano (D. Rodrigo) el gobernador del Banco, Sr. García Alix, y vaTORES Y LECTORES rios diputados más de todas las fracciones Toda la correspondencia relativa á los políticas. periódicos A B C Blanco y Negro, ActualidaTambién han salido de Madrid el infante des, Gedeón y Gente Menuda debe dirigirse D. Antonio de Orleáns y el famoso banqueá nombre de la Sociedad Prensa Española. ro parisién Sr. Rothschild. Domicilio social, Serrano, 55, Madrid. El Sr. Alvarez (D. Melquíades) salió ano Apartada de Correos núm. 43. Che para el vecino reino de Portugal,