Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES PE ABR 1 LJ E. 1909. EDICIONJj. PAG. 6. a Capilla publica ttel Jueves Santo será las doce del día, y el lavatorio, á la na y media de la tarde. Su Majestad el Rey tenía el propósito de trae su augusto hijo el Príncipe de Asturias jurase este año la bandera con los quintos de su regimiento. El Príncipe, por su cortísima edad, no lo íiará probablemente hasta el año próximo. EL TJFUS Y OTRAS CALAMIDADES ga. Entre las cosas qne no tienen disculpa está la insalubridad de Madrid. Porque Madrid, pai a tener opción á una salud insuperable, posee una porción inaudita de condiciones, todas ellas á cual más buena. Está situado en una meseta exenta de humedad, á más de 600 metros de altiEN EL ATENEO tud, sobre un promontorio, á regular distancia de una sierra limpia y tonificante; su aire es fino, ágil y puro; su atmósfera es transparente; los vientos circulan con libertad; no hay terrenos pantanosos ni embalinmediaciones... Con toajlientras Víctor Germaíx hablaha ayer en ses de agua e PUS climatéricas y topográfi el Ateneo de Ferdinand Lovio, poeta das estas ventajas ser un pueblo delicioMadrid debiera francés desconocido en Francia, recordaba cas, pueblo de placer y de elegancia, señuelo quien estas líneas escribe que Emilio Zola so, los desocupados de Europa y de América. fue conocido en Rusia antes de serlo en su de Y sin embargo, en Madrid se muere depaís. tanta como Y también recordaba yo que Ferdinand masiada gente, aunque nodesde antiguo una seDugué, el último romántico, el contemporá- leyenda pesimista viene es saneaneo de Hugo y de Damas, se quejaba en ñalando. Madrid por un pueblo poco vida no En Madrid, otra parte, la una reciente interviú de que en Francia fue- do. del todo dulce ni dej todo cómoda. Y esto sen escasos y poco conocidos los poetas na- es cionales y de que esos poetas, incapaces de ocurre desde muy atrás, y acaso ocurra toformar una escuela, fueran al extranjero en davía mucho tiempo. ¿Por qué... Primeramente, en Madrid no hay apenas busca de jefes de fila. Lovio tiene un talento demasiado perso- madrileños; todos somos gentes que veniBal y un carácter demasiado independiente mos de paso, todos somos madrileños propara buscar un apoyo ó una orientación fue- visionales, todos consideramos á Madrid ra de su patria, lío es capaz de imitar el como una ionda en que se procura pasarlo ejemplo de algunos compatriotas suyos que como se pueda; es natural, entonces, que tose dicen discípulos del poeta italiano Mari- dos nosotros, madrileños circunstanciales, provincianos de acarreo, sintamos muy poco netti. Unos cuantos literatos, varios artistas y entusiasmo cívico. Además tiene Madrid contra de capitalidad... algunos periodistas hallábanse- retraídos en susiendo lasu cualidadEspaña resume en cabeza de hace algunos días en casa de Víctor Ger- pues maix. Se trataba de que Germaix, un joven sí mismo todos los defectos españoles. ¿Y grandes defectos españoentusiasta, que también es poeta, revelaia á cuál es trao de los su ascetismo aue también es sus amigos la existencia de Ferdinand les? Sin duda sobriedad. suele llamarse LOVÍO. Madrid e un pueblo ascético sobrio, conLa velada fue agradabilísima. Xeyéronse poesías del poeta desconocido, y la concu- tentadizo. Sus pujos de alegría, de juerga y rrencia se entusiasmó. De aquella velada rumbo son eoinpletaraente fantásticos; en el nació la idea de la conferencia que dio ayer fondo de ese rumbo chulesco y aristocrático late una virtud ó un- defecto de ascetismo. Germaix en el Ateneo. La gente no se irrita, como en otras partes, Lovio tiene hoy cerca de sesenta años. ante una infracción de la higiene, üela. limTenía más de cuarenta cuando, descontento pieza ó de la comodidad. Todo es molesto ó de su obra, quemó cuanto había escrito anteriormente. Son tres Jos tomos que ha pu- insaluble, todos se quedan tan contentos. blicado: Sylves poi ennes, en 1902; Rondéis Se riega á deshora y con barbarie, se barre lo mismo; nadie lo encuentra pecaminoso. pai ens, en 1907, y Nowveaux rondéis tiaiens Retumban los coches sobre las calles, en n 1908. cutsta y mal empedradas; se hacinan los El rondel es una forma poética muy seme- vagos ó los mirones en los sitios de paso, jante á nuestra redondilla, una estancia de chirrían las voces de los vendedores de obcuatro versos de á eis, de á ocho ó de á jetos tan necesarios como alfileteros, calendoce sílabas. Carlos de Orleáns cultivó ese darios, la desesperación de género en el siglo xvi, y Lovio lo resucita cm- coScéntimos... y la gente, Espronceda por tan dichosa. En ahora con gran acierto. muchos de los taás Lovio es un latino enamorado del Medi- entrarse cafés, retrete confrecuentados, debe zuecos: en aiguao terráneo y de sus leyendas, del arte griego de estos en el y de su plástica. Expresa en versos fáciles trete se cafés de viso, la ventilación del reverifica directa y á veces muy intencionados su culto cor por el salón del público, yy exclusivamente el público, tan la mujer. Germaix leyó algunas de esas poesías, y contento. En alguno de estos cafés mimados me sirentre ellas dos tituladas Ella y Al público, traducidas al castellano por D. Antonio de vieron cierta noche una taza de mixtura tan Zazas, traductor de los Trofeos, de José Ma- mala, pero tan ferozmente mala, que hube ría de Heredia. Los versos de Lovio encan- de decirle al camarero: -Vea usted y examine el café por si le taron al auditorio, poco numeroso, pero escogido, que acudió ayer á oir la interesante han echado algo, Y me respondió el camarero con inocente conferencia de Germaix. Ha logrado el conferenciante lo que se asombro: -No s qué pueda tener el café, señorito; proponía: dar á conocer en Madrid un poenadie se ha quejado... ta desconocido en Francia. Aquí está el mal precisamente; nadie se Su disertación fue acogida con unánimes aplausos de la concurrencia, y esos aplau- queja, porque somos un pueblo de ascéticos, sos, que fueron un justo premio á su es- de contentadizos, y como nadie se queja, falfuerzo, habrán repercutido en París, donde ta lo principal. Falta la sanción directa y LoVio prosigue su obra sin solicitarlos elo- constante de cada ciudadano, que en todo gios de la crítica y con el exclusivo objeto momento se ha de erigir en espía, en delator y en juez de las infracciones y negligende trabajar para sí y no para el público. cias. Cuando el ciudadano hace presión individual sobre las faltas públicas, surge la A. C, cosas ue no por Haymás esfuerzos pueden disculparse, ponde bondad que uno UN POETA DESCONOCIDO sanción colBctrva de toSo 1 j éMoa y entonces las faltas se corrigen más pe áe prisa. Pero ya se va andando umc tJ cansino hacia adelante. En los últimos diez años ha sufrido el Ayuntamiento de Síadriü aa verdadera transformación si la corriente continuase, pronto habría en Madrid una corporación popular compuesta de personas fervientes que subieran al Ayuntamiento á trabajar, que estuviesen llenas de fervor cívico. Lo principal es crear civismo, responsabilidad, sanción y amor cívicos. Después vendría lo que Madrid está pidiendo á gritos: Rajar en cruz el caserío céntrico por medio de amplias vías y cubrir con jardines y arboledas todo el contorno de la ciudad, JOSÉ M. SALAVERKIA Con el triste motivo de haber fallecido stf señor padre, llegó ayer á Madrid, procedente de Marruecos, nuestro querido amigo el distinguido capitán de Ejército D. Enrique O vilo y Gástelo, segundo jefe de las fuerzas españolas destacadas en Casablanca. La distinguida escritora francesa Betthe Delaunnay, redactara del q e iesdQ hace algunos días se encuentra en Madrid, se propone emprender un viaje á Marruecos con objeto de hacer una información. completa del estado actual del Imperio mogrebino. Se encuentra gravemente enfermo doa Luis Bruguera, padre de la vizcondesa de Eza y de la condesa de Artaza. DE SOCIEDAD A NUESTROS SUSCR 1 PTORES Y LECTORES Toda la correspondencia relativa á los periódicos A B C Blanco y Negro, Actualidades, Gedeón y Gente Menuda debe dirigirse á nombre de la Sociedad Prensa Española, Domicilio social, Serrano, 55, Madrid. Apartado de Correos- núm. 43. LA MERIENDA CÍVICA A nteanoche se personaron en 1 Gobierno- civil dos señores que pidieron audien. cia al señor marqués del Vadillo para hacerle entrega de una instancia solicitando permiso para celebrar la merienda cívica anunciada para el 18 del actual. El gobernador civil leyó la instancias hizo pasar á su despacho á los dols señores portadores de ella. Uno dje ellos, con amable aunque irónica sonrisa, dijo al marqués del Vadilloi- -No dirá el señor gobernador civil que no venimos ahora con tiempo de sobra, -Y recalcó estas últimas palabras. El marqués aguantó ¡a pulla, y replicó: -Pues, señores, lo siento infinito; pero, por muy reaccionario y retrógrado que astedes me supongan, no puedo conceder na permiso que se solicita con tanta antelación. El estupor más profundo se retrató en el semblante de los visitantes, y el gobernador, recalcando á su vez las palabras, continuó: -He dicho con antelación porque supongo que ustedes solicitan el permiso para Marzo de 1910, y de aquí á entonces, ¡dónde estaremos! Los caballeros creyeron que el marqués del Vadillo, tan aficionado al chiste, estaba de humor; pero se convencieron de que el gobernador no Bromeaba al leer la instancia ¡que firma, entre otros señores, D. Benito Pérez Galdós. La instancia estaba firmada en 3 de Marzo del actual año, y se pedía autorización para celebrar la merienda el día 18 del mis- mo mes. H I T l: ¡ll: ri