Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 6 DE ABRIL DE 1909. EDICIÓN 1. P. Q. la estrema izquierda, cerca de los republicanos y de los socialistas. ¿Cómo recibirán la adhesión de ese sacerdote descontento, de ese detnócrata- cristíaDO, sus colegas del grupo radical? l A WUEVA PINACOTECA Ha inauguraSin embargo, ea Montecitono aguardan con curiosidad su llegada, no porque se trate de un acontecimiento importante, sino nueva Pinacoteca del Vaticano. A la cere- porque tendrá algo de teatral su aparición. inonia de la inauguración, han asistido los Murri no despierta simpatías entre las cardenales, los miembros del Cuerpo diplo- personas serias. Lo mejor que pueda sucemático y los altos dignatarios de la Corte derle es que le olviáen, pues no podrá salir pontificia. del siguiente dilema: ó el ridículo ó el olvido. La Pinacoteca tiene su historia. Fuá creaLa Correspondencia Romana, que es un boda por Pía VII, en la galería de los Arazzi, letín inspirado por monseñor Benigni, dicuando el Tratado de Viena devolvió al rector de los asuntos relacionados con la Papa las obras maestras arrebatadas por Prensa en la secretaría de Estado del VatiNapoleón I délas iglesias de Roma y de los cano, acaba de analizar las obras del nuevo Estados Pontificios. diputado, con el objeto de hacer resaltar sus Aumentó poco á poco la colección de eua- flagrantes contradicciones. dros y en 1 S 57, Pío IX la trasladó al tercer De ese análisis el sacerdote excomulgapisa de las logias, donde estuvo instalada do no sale muy bien parado. hasta hace poco tiempo. Demasiado inmediata á jas habitaciones p L CLERO DE ORIENTE Undecretode pontificias, la Pinacoteca, compuesta por -la S a g r a d a unos sesenta lienzos pintados por maestros, era un estorbo para Pío X, que gusta de pa- Congregación de la Propaganda en Oriensear por las galerías y poi las logias. Mon- te, recientemente publicado, prohibe que se señor Miscíattelli, subprefeéto del Palacio, envíen directamente limosnas para misas á atrajo ya la atención de León XIII acerca los sacerdotes de Oriente, y ordena que esas tíe este asunto; pero á Pío X es á quien es- limosnas vayan á parar á los; obispos. De taba reservada la misión de realizar el tras- manera que no están facultados para recilado y de crear una nueva Pinacoteca del birlas los superiores y los procuradores áe Vaticano. Llamó al pintor Luis Seity, que las Ordenes religiosas. Esta medida es oportuna, porque algunos ha muerto, y que era director de los Museos, y éste, en unión de Mons. Misciattelli, or- sacerdotes de Oriente abusan de las colectas en los países latinos. Tienen á orgullo su ganizó la nneva galería de cuadros. el Ba esta nueva Pinacoteca, instalada en procedencia, pero no desprecian ha dinero del hecho ias salas del entresuelo que servían de co- muy Occidente. La Propaganda bien al prohibir colectas, que se cheras para las carrozas del Papa, y donde hacían con el pretextoesasmisas ó de obras de se amontonaban los muebles inútiles del pías cuya realización nadie veíajatnáss Vaticano, se han reunido muchos lienzos, dispersos basta la fecha Los unos (los primitivos) estaban en el I A BENDICIÓN DE I Congregación Museo de Letrán, ó en el Museo cristiano, bOSASKOPLANOS S Z cerca de la Biblioteca; los otros, en diversas muía para la bendición de los aeroplanos. habitaciones del Vaticano. Tal como la podemos contemplar aüora, Dicha fórmula es muy original; hace alusión la Pinacoteca es una maravilla. Ya no son á la elevación de las almas hacia Dios y al 60, sino 300, los cuadros reunidos en la nue- carro de fuego en el que fue al cielo el profeta Elias. va galería. Emplearán por primera vez esta fórmula La puerta ostenta el escudo de Pío X. El vestíbulo se halla en el centro del Mu- el arzobispo de París y el obispo de Versalles, al bendecir los aeroplanos que se eleBeo y hay además cuatro salas á la derecha y tres á la izquierda. Todas las salas están varán un día de estos en Juvisy. abovedadas, y las curvas de las bóvedas tiep L PROFESOR SCHNITZER Después de uen adornos de estuco del estilo del si haber excoglo xvi, en los que figuran de trecho en tre- mulgado á Rómulo Murria el Papa va á cho las armas de FíoX: el león de San Mar- adoptar idéntica medida contra Mr. Schniteos, el áncora y la estrella. Las paredes es- zer, profesor de la Universidad de Munich, tán cubiertas con colgaduras de seda verde; una de los defensores de las, doctrinas moun zócalo de madera sirve de pedestal co- dernistas. mún á todas los cuadros. Estos se destacas Mr. Schnitzer acaba de negarse á acceder áe un fondo verde, muy agradable á la vis- al ruego del Nuncio en Munich, monseñor ta; reciben la luz por anchas ventanas que Frichwirth, que le pedía que se retractara. dan al patío del Belvedere. FRASCO FRANCI 1I, El marco óe esas ventanas y de las puertas es de mármol blanco y ostenta la siguiente inscripción: Pim XfecitK OROYECTG DE UNA NUEVA Bl estilo del siglo svi domina en ios mue L E Y DE RECLUTAMIENTO bles y hasta en los aparatos de calefacción. lío quiero q e esta carta se convierta en I nn Bedeektr pero si diré que, desde la Ttctm- Empezaré cantando la palidonia, y coa figuración, de Rafael, hasta el último de los mucho gusto; el general Linares, al meada cuadros que figuras, en esa galería, sólo se ocupar el ministerio, ha presentado á las ven obras maestras en la Pinacoteca, Cortes el proyecto de ley de reclutamiento) Pío X, cuyo busto, cincelado por el escul- redactado por su antecesor. O uiera Dios que tor alemán Seeboek, saluda en el vestíbulo siempre me squivoque como esta vez. á los visitantes, merece que le llamen benePodrá parecer extraño que al hacer la crímérito del arte, y cuantos han asistido á la tica del proyecto, en cuya gestación tuve inauguración aplauden la feliz iniciativa del modestísima parte por amistosa deferencia Papa. del general Primo de Rivera, salgan de mi Pronto quedará abierta al público la Pi- pluma reparos y censuras; pero esto se exnacoteca, plica porque esos reparos y censuras fueron expuestos en su día lealmente á mis compaRómulo Murri ha en- ñeros xie consulta, ante los cuales desistí viado su adhesión al desde el primer momento de discutir mis grupo radical de la Cámara de los Diputa- convicciones en materia de organización dos; ée manera que ocupará un asiento en militar, demasiado apartadas de las que allí DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN ROMA habían de triunfar para que esa discusión fuera útil. Hechas estas aclaraciones, que acaso no interesen á nadie más que á mí, vamos coa el proyecto de ley, que interesa a todos los españoles. g e advierte desde los dos primeros parra fos del preámbulo que en las altas esfe ras de la política militar sigue predominando la obsesión fatal del número, que nos llevó áenviar á Cuba más de 200.000 hombres y ningún ejército, haciendo así el triunfo imposible, Ja derrota ruidosa. Una ley de Reclatamiento es la base, el cimiento de la organización militar, y, como todo cimiento, debe adaptarse á la superestiucíura que ha de sustentar (una organización adecuada á la situación político- estratégica de la nación) y al suela en que se asienta (condiciones étnicas, económicas y sociales del país) En la gestación del proyecto de ley que estudio, sólo, muy someramente se atendió al sítelo, y se pasó por alto, y expresamente, la superestructura De esta deficiencia de método ha resoltado que se atienda como cosa esencial al número en un ejército, que jamás lo verá empeñado en luchas como las de 1870 entre Alemania y Francia ó las de 1904 entreRusia y el Japón; que hoy na tiene elementos para movilizar cuarenta mil hombres de primera Izneanipoas facha de tenerlos jamás, y, sin embargo se quiere gastar dinero, poco ó mucho, en dotarlo de una secunda línea y de una reserva territorial. Pero como en los artículos que dedique a este asunto quiero que á la censura de cada uno, en que se persevera, acompañe el elogio de los que se rectifican, me apresuro á consignan que, al menos, al aumentar en seis años el plazo de la servidumbre militar (á, riesgo de hacer impopular la reforma desde el primer momento) las obligaciones que durante ese tiempos imponen al ciudadano son tan imagtttanas como la existencia de esa segunda línea y de esa reserva territorial, que no las verán los nacidos en situación de realidad; que se consigne clara y explícitamente, por primera vez en la legislación española, que para esos ejércitos de segunda línea y reserva no ha de haber cuadros de oficialidad profesional, bastando los gratuitos, formados por hombres civiles, movilizados solamente en caso de guerra ó prepa- ración para ella. Estimo lealmente que con estas atenúaciones no es grande el daño de hablar de segundas líneas y reservas; solamente es síntoma de que por arriba no se han dado cuenta ni de lo que necesita España en materia de ejército, ni de la gran economía da todo lo superfluo que; hace falta gara llegar á lo necesario e n próximos artículos se estudiarán otro rasgos característicos del proyecte; unos que atañen á. la eficacia del Bfército; otros, que interesan á los ciudadanos como materia imponible de la contribución milK tar personal y económica. JENARO ALAS S MADR 1 D AL DI A C l lunes, además de santo, fue tranquilo. No hubo política y esto por si solo constituye un medio de? qa la paz reine en Varsoyia. Los ministros se reunieron, ea Consejo, eso sapero puede que se reuniesen para entregarse á ejercicios espirituales propios de la semana. Ellos dijeron que para estudiar los proyectos de Hacienda, y si alguno de ellos consiste, como se dice, en hacer tributar á las Comunidades que ora oran, ora ejercitan alguna lucrativa industria, vean ustedes cómo el Gobierno resulta entregado en estas reuniones á algo pia Joso. ir tffíMMI ¡n (r- íimi