Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 5 DE ABRIL DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 8. I ARRA PORJUL 1O NOM- El v e t e r a n o BELA Y CAMPOS Periodista don Julio Nombela ha publicado, coincidiendo con el centenario del nacimiento de Mariano José de Larra (Fígarol, la interesante obra que sobre el inmortal escritor dejó casi terminada, poco antes de morir, su hüo, D. Tulio Nombela y Campos. Con esta postuma publicación ha rendido homenaje á la memoria de su hijo, y á la vez, con oportunidad manifiesta, ha contribuido á conmemorar el centenario del gran satírico. No consiente la índole de estas gacetillas bibliográficas hacer un juicio detenido y extenso de las obras de que nos ocupamos; pero fuera injusta omisión el callar que el libro del Sr. Nombela es un estudio concienzudo y documentado, un análisis profundo é imparcial de la labor que en los campos del periodismo, de la novela, del teatro y de la poesía hiciera Fígaro. Y como prueba palpable de la utilidad de este libro se puede consignar, porque es exacto, que estos días ha estado mucho entre manos de los que en una forma ó en otra tomaban parte en las veladas organizadas en honor áe I, arra. En las páginas del libro del malogrado profesor Sr. Nombela se transparenta su sólida cultura, su alto espíritu crítico, sus dotes de investigador frío y sereno. Nombela, que fue amigo íntimo y compañero de aquellos grandes talentos que se llamaron Gaaivet y Navarro Ledestna, ahondó como ellos en el pensar ajeno y expuso el suyo con diáfana claridad y galano estilo. Como Navarro L. edesma y como Ganivet, con quienes tenía tantos puntos de contacto, salió joven de este mundo terreno, y su última obra, divulgadora del valer de Fígaro, será algo que quede á través del tiempo, por encima de homenajes oficiales y veladas, como del centenario de la publicación del Quijote sólo llegará á la posteridad el monumental libro que Navarro I, edesma dejó escrito sobre el Ingenioso Hidalgo. Interesante folleto del capitán de Artillería Sr. bobera, quien desintegra del problema de Marruecos el problema concreto del Rif, exponiendo su trascendencia, sus peligros y la necesidad de resolverlo sin ajenas intervenciones. L COMBATE DE SAN JUAN Este folleto militar, que seguramente será muy leído y comentado por los escritores técnicos, reproduce un capítulo de la obra La campaña de Santiago de i8 q 8, escrita por el comandante del Estado Mayor sueco Arvid, traducido al español por otro capitán del mismo Ejército, y corregida y anotada por el teniente coronel de Infantería y doctor en Filosofía y l e tras Sr. Arráiz de Conderena. Aquella obra, publicada por la Sociedad de literatura Militar sueca, con subvención del Rey Osear, está desarrollada sobre informes oficiales enviados por el autor, que era agregado militar en Washington; de suerte que tiene un gran valor de autenticidad, tanto más grande cuanto que han sido escasos y aislados los datos respecto al mando del Ejército americano. I a narraeión integrada en este folleto comprende, como decimos, todo el combate de San Juan, detaUadísimamente, con los croquis correspondientes, y va seguida de E L PROBLEMA R 1 FEÑO E son honrosísimas para España, pues tanto como se censura á los directores de las fuerzas americanas se elogia al Ejército español. No resistimos al deseo de copiar la conclusión final, que dice así: I as tropas españolas en San Juan escribieron una página tan gloriosa para su patria como la de los héroes de Vara de Rey, que el mismo día combatieron en El Caney. El cuerpo de ejército americano en el Pozo contaba 8.500 hombres, con 12 cañones. ¡Quién pudiera creer que esta fuerza fuese detenida y reducida. al agotamiento por solo 300 valientes españoles con dos caño 1 nes! unas Consideraciones técnicas, que por cierto FL TEATRO EN TOLEDO El joven é ilustrado escritor- D. Julio, Milego, que en el ¡cultivo de las letras sigue las huellas de su padre, el distinguido y erudito catedrático de Valencia, aeaba de publicar en un volumen un estudio interesantísimo de El teatro en Toledo, comprensivo de los siglos xvr y XVII, estudio que alcanzó merecido galardón en el certamen que se ha celebrado por el Ayuntamiento de la imperial ciudad para honrar la memoria de Rojas. A la monografía, muy bien escrita y con la debida documentación, orden y claridad, precede un notable capítulo descriptivo de la vida toledana durante la decadencia de los Austrias. Obrita de prolegómenos, edición económica, á preeio ínfimo. Su autor es D. Ubaldo Romero Quiñones, Canta- Claro. ARANCELES VIGENTES CORRIDAS DE NOVILLOS EN MADRID p l cartel que en la anterior novillada con quistó el diestro madrileño Dominguín, lo espléndido del día, el aliciente de Flores, que es de los toreritos más completos que pisan los taurinos circos, y, ante todo y sobre todo, la afición, que, digan lo que quieran los detractores de la nacional fiesta, no decae, pues, hoy como siempre, da señales de vida cuando le ofrecen algo que merezca la pena, siquiera el aliciente sea tan modesto eomo el que nos brinda el programa de la temporada próxima á inaugurarse; la afición, repetimos, llevó ayer tarde tan numeroso público á la plaza, que al hacer el usía la señal para que salieran las cuadrillas quedaban por ocupar contadas localidades. Hízose, pues, el despejo oyéndose los aplausos con que los entusiastas recordaban á Domínguíu sus pasadas faenas, y comenzó la lidia, que en síntesis vamos á relatar. os espadas. Alhameño dio á su primer bicho, que era nobíe y bravo, algunos lances de capa, en los que se aplaudió más la voluntad que el arte; puso un par desigual intentando el cambio sin conseguirlo, y cuando llegó la hora de matar adoptó tantas precauciones y demostró tal desconfianza, que en más de una ocasión fue ruidosamente protestado, por convenirse por unanimidad en que el toro tenía menos malicia que un cordero. -Si con bichos así no se luce, ¿á qué aguarda? -preguntaban muchos espectadores- -1,0 dejará para mejor ocasión- -replicó otro, recordando al cosechero c c Je P SICOLOGÍA -muy manejable, que contiene una útilísima compilación de Aranceles vigentes, y notas de tribunales civiles, de lo criminal y eclesiásticos, agentes, Registros, etc. todo ello metódicamente expuesto y anotado por la redacción 3 e La Gaceta Administrativa. Tomo ea Pasó de muleta sin arrimarse ni aguanta nada, y cuando cuadró el animal señaló un pinchazo, quedándose en la cara. Nuevos pases para media estocada caída, otro pinehazo malo, otro barrenando, media pescuecera, y se acabó la faena, que, como puede advertirse, de buena no tuvo nada. El hombre retiróse al estribo ea medio de un griterío horrible, y al verlo salir en su seguadp, en el que, dicho sea de paso, no hizo más que cumplir con el capote. ordenando imperiosamente al peonaje que le dejaran solo, pensamos que había llegado el momento del desquite; pero, ¡ay! 5 nuestra desilusión fue grande, porque tal decisión tradújose solamente en tres ó cuatro pasea vulgarotes y en un horroroso bajón azo, volviendo la cara, arqueando el brazo, etc. etc. y cuenta que en estos etcéteras no puede apuntarse nada bueno El toro cayó, y Alhameña tuvo que retirarse á la barrera sin escachar un solo aplauso. Y lo peor es que por el camino que va... Flores toreó á su priaero por verónicas, siendo aplaudido con justicia; mostróse oportuno en quites y muy valiente con la muleta. Señaló bien un pinchazo, y tras pocos pases entró superiormente para scoforar una estocada hasta las cintas que echó á rodar al de Santa Coloma. Palmas abundantes y paseo triunfal alrededor del anillo. A su segundo, Cerrajero, que era negro y mogón del izquierdo, lo toreó también coa arte y elegancia; púsole un par regularcillo y se lo quitó de en medio de una estocada buena. Con la muleta hizo pocas proezas, pero, en general, la faena gustó. Dominguín no quedó á la misma altura que en la anterior corrida. A Jilguerito, que así se llamaba el bicho que le correspondió en primer lugar, lo toreó por verónicas, sin despertar gran entusiasmo, y con la muleta mostróse poco decidido y un tanto embarullado. v Dio un pinchazo bien señalado, media atravesadilla otra media, saliendo trompicado; otro pinchazo feo, una delantera y atravesada; sacó el estoque é intentó el des cabello (un aviso) dos intentos más, y acertó cuando el alguacilillo, llevábale el segttndo. Por cierto que el público protestó porque este aviso iba, al parecer, antes de transcurrir los cinco minutos reglamentarios. En el último toro de la tarde no estuvo Dominguín mucho mejor, pues tras un muleteo excesivamente sobrio dejó media en su sitio, otra caída y otra delantera, terminando con una perpendicular, después de recibir un aviso. J os toros. Pertenecían á la ganadería de Sauía Coloma, y fueron bravos, nobles, de poder y bien presentados. El cuarto y sexto espe cialmente eran dos excelentes ejemplares 1, 1 o demás. De los banderilleros, merecen aleación Trallero y Negrón, que, con Floress forman un superior terceto valenciano. En el primer toro del maestro agarraron tres pares de los de ole, y fueron ovacionados. Perdigón de Madrid colocó también ua buen par en el último bicho. De los picadores, Cantares, por un nia g nífico puyazo, y otro de los del castoreño por lo que nos hizo de reir, efecto del mosto que indudablemente había tralegado. Y hasta la inauguración de la temporada. Estudio técnico, dedicado al ministro de Estado. Versa sobre elementos de cálculo y consideraciones tecnológicas. Numerosos grabados ilustran el texto, y lo fcompleta una colección de tablas. Autor 3 D. Nicolás Toas, ingeniero, industrial. UENTES METÁLICOS EN TETUAN I as novillos de Hernández y Sauz jugados ayer en esta glaza fueron Dobles y acudieron bien en todos los tercios Mataron áos caballos, á. canino Je qttfn i i I Í H U H I iWilffiiüllDlinil I n iimMimim