Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 3 DE ABRIL DE ÍCKJC EDICIÓN i. PAG. 8, ORDEN DEL DI A e en alto el prestigio y el decoro de los po- ce á todos, y á mi más que á otros, porqtíe Pocos minutos después, y con la Cámara mi vida pública y mi vida privada, consalíticos. Lo digo con absoluta sinceridad. Pero también digo que los que crean lo grada al foro, cosa pública también, las sabe casi desierta, se aprueba sin debate un contrario han hecho muy bien en ir á la ma- toda España. Y añado que me remito sere- proyecto de ley reformando el ingreso en la namente al juicio definitivo de la opinión. carrera judicial. aifestación. Seguidamente el Sr. Dato levanta la seEl presidente del CONSEJO: También lo (Bien. Si yo fuese culpable, ¿que me importaría sión. weo yo así. Eran las siete y veinte. El Sr. ALVAREZ (D. Melquíades) Me que se callase? Y si mi conciencia está tranalegro que estemos conformes. Y debían ir quila, ¿qué me importa que algunos digan los que no creían en vuestra moralidad para lo que quieran? (Bien. Respecto de la manifestación, ne de deexponer su opinión sin hipocresías ni repulgos, porque así se sirve á los intereses pú- cir al Sr. Alvarez que también las minorías pueden pecar por apasionamiento. Lo que blicos. s E 1 no haberme adherido á la manifesta- yo afirmo es que del Rey al último ciudadaEL SR. MAURA EN PALACIO ción me ha costado injurias y amarguras; no pueden juzgarnos, y que á ese juicio de Ayer era esperado con mayor curiosidad la opinión nacional nos entregamos, y, en pero los oí sin arrepentimiento ni euojo; que de costumbre el aquello fuera cobardía; esto, obra del despe- último término, á su representación en el Gobierno con el Rey. despacho del jefe Fue el Sr. cho, que no siente quien, como yo, se pre- Parlamento. Esto no obsta para qae yo re- delPalacio poco después de las diez Maura á y perocupa poco de la popularidad, que lleva apa- conozca que puede á veces haber disconfor- maneció algo más de una hora en la cámarejada muchas veées la injusticia. (Muy midad, desvío entre el Parlamento y el pue ra regia. blo; pero eso ya se sabe cómo se resuelve. bien. Al salir, y en el portalón de Palacio, anti Acepto lo de la mujer del César, que su Si hubiese sido la manifestación, ó siglas preguntas de los nificase un movimiento de protesta contra señoría ha recordado; pero también he dicho cipándose áesperaban, exclamó. periodis? el clericalismo de ese Gobierno, contra el hace tiempo y sostengo que el gobernante tas que le cuentan ustedes de crisis 3- ¿Qué me amparo que presta á la plutocracia, ¡ah! en- que no se sienta con fuerzas para despreciar -Lo sabrá usted mejor tonces yo hubiese ido en ella, aunque, los del las calumnias de un criterio tabernario no ñor presidente- -repuso unque nosotros, serefioi er. es digno de gobernar. Aquí estoy, tranquilo, bloque me hubiesen dejado solo. -Yo no sé más- -dijo sonriendo ei presi Pero no me consta la inmoralidad de que cumpliendo con mi deíser, con la mirada dente del Consejo- -que lo que he leído hoy 1, ilguien os acusa, y si la conociese la traería puesta en Dios. (Grandes y prolongados en el A B C. Parece que ayer nos daban por aplausos de la mayoría, que ovaciona tres Aquí con toda claridad. (Bien. muertos en el Congreso y hasta por enterra L, a manifestación ha tenido gran impor- ó cuatro minutos al jefe del Gobierno. Y eso no El Sr. ALVAREZ rectifica. Es el abecé dos. sin previome parece bien ¡Enterrarle á tancia; más q- ae para nadie, para quien está aviso! sobre el Gobierno y debe interpretar la opi- del régimen constitucional que si las Cortes uno- -En más de crisis nión, porque sabe por enseñanzas de la His- se ponen en desavenencia con el país el anteayerrealidad se hablaba un compañera que toria que si la Constitución le declara in- Rey las disuelve. Después de la manifesta- en la Prensa. aver- -replicó violable, las circunstancias no le eximen de ción del domingo, el Gobierno no tiene au- -Pues ni uno ni otro día tenía eso el metoridad moral, y la mayoría está resquebra esponsabilidad. nor fundamento. Créanme ustedes, esas son Fué la manifestación un acto importantí- jada y separada de la opinión. Esto lo digo por si el Soberano augusto, paparruchas. ¡Como que la mitad de los simo; yo la vi, era grandiosa, formidable, suclientes del perior á aquella explosión de patriotismo que es jefe del Estado, quiere enterarse y por Madrid! doctor Esquerdo andan sueltos que se produjo cuando el pueblo de Madrid leer el Diario de Sesiones, porque también Y cambiando el tono humorístico de protestó contrallas Carolinas que Alemania las minorías gobernamos, y debe atender conversación por tonos serios, manifestó su el nuestra opinión quien está obligado á senquería quitarnos. la Pero si los manifestantes eran muchos, tir las palpitaciones del espíritu público, Sr. Maura que había puesto á al firma del Rey un decreto autorizando Gobierno por delicadas que sean. no eran despreciables por su calidad. ¡E 1 Sr. Maura habla con su mayoría! para presentar á las Cortes el proyecto de Yo vi á muchos comerciantes, ingenieros, masa neutra, catedráticos, pequeños Pues qué, ¿no la tenía Sagasta, y tan disci- reforma de reclutamiento en el Ejército. decir el desencanto burgueses, cuantas fuerzas representan, en plinada como ésta? ¿Y Cánovas? Aquel era róHuelga que esperaban para que se apodede los ayer la decía- un maestro en derecho parlamentario y, sin suma, en las democracias modernas las virembargo, no se habrá olvidado que por una ración de la crisis total cuando llegaron á tudes del desinterés y del trabajo. (Bien. sus Sí, eso fue, Sr. Maura, y hágame caso á manifestación de menos importancia que la jefe oídos las manifestaciones hechas por el del Gobierno. del domingo, la del marqués de Cabriñana, mi S. S. mejor que al Sr. L, a Cierva. EN LAS CÁMARAS El ministro de la GOBERNACIÓN: Su hizo salir del Gobierno á dos ministros. Eso rueba que en estas cuestiones, como en to- o hay que aeeu que el Congreso presenseñoría no sabe lo que yo he dicho al presias, varían las soluciones según las epi- J taba ayer el aspecto de las grandes dente del Consejo. El Sr. AI VAREZ: No; pero me lo figuro dermis. batallas parlamentarias, porque sabido es Respecto á que hay que arrostrar la im- que los debates del carácter del que estaba por lo que dice la Prensa ministerial. popularidad, estoy conforme con el Sr. Mau- anvineiado despiertan siempre un verdadero Parte de los que iban en la manifestación protestaban contra la supuesta inmoralidad ra; yo he sido víctima de grandes ataques, interés del Gobierno; parte, contra su obra política; de injurias hasta soeces por ir contra coDesde bastante antes ae las tres ae ia táfrriente, pero el domingo los manifestantes de, los pasillos y el salón de conferencias todos deseaban su caída del Poder, a El presidente del CONSEJO: Eso es in- no eran todos taberneros. de la Cámara aparecían animadísimos. En El presidente del CONSEJO: Me interesa las tribunas, el público se apretujaba para dudable. El Sr. ALVAREZ: Pues con la manifesta- hacer constar que no me refería á la mani- hallar cabida en ellas. En la calle, una larga ción se llamaba la atención del Rey, y des- festación del domingo cuando hablé del cri- fila de curiosos aguardaba pacientemente á pués de ella afirmo que carecéis de autori- terio tabernario. que en la tribuna pública hubiera un puesEl Sr. ALVAREZ: Entonces era incon- to vacante para presenciar el espectáculo dad moral para seguir ahí y si seguís es gruente. para vivir en el Gobierno. Los carlistas habían cedido la preferencia El presidente del CONSEJO: Era perfec- á la interpelación, y ésta sería explanada No basta que el gobernante sea honrado, es indispensable que lo parezca, que se tamente congriíente porque replicaba á la inmediatamente después de los ruegos y cubran las apariencias, como pasaba con la doctrina de S. S. cuando habló de la muier preguntas del César. mujer del César. Cuando sonaron los timbres llamando á Las demás cosas de que ha hablado el sesión, aparecieron los Sres Soriano y mi- 1 Las emanaciones de la ciénaga de que habló una vez el Sr. Maura os han mataao Sr. Alvarez se las ha imaginado, me las apli- nistro de la Gobernación, llevando aquél un 3 todos, y cuando terminéis la obra que ha- ca á mí y las combate. Porque ya sabía yo, voluminoso paquete de papeles y éste una béis comenzado y el partido liberal esté dis- y lo he dicho, que teníamos un Rey, y tam- abultada cartera. puesto á sucederos, saldréis de ese banco. bién sé para lo que vine á la tribuna parla Son los proyectiles que van a emplear mentaria. (Rumores de aprobación en la izquierda. en la batalla- -dijo un diputado. sDecid claro, si lo creéis asi, ae el Parla Poco antes de las cuatro empezó el debaRECTIFICACIONES mentó está divorciado de la opinión del te, que se prolongó hasta las siete y cuarto. 1 país. (Muy bien. No reproduciremos aquí los términos en que El presidente del CONSEJO: Doy sinceEl señor presidente de la CÁMARA: Que- se desarrolló, porque en la sección corresras gracias á los Sres. Moret, Canalejas, Al- da terminado este mddente. pondiente queda ampliamente reseñado. varez, Giner, Francos y Ballesteros por las Los diputados van abandonando el salón Sólo diremos que fue muy movido, espepalabras de consideración personal que me lentamente, haciendo animados comenta- cialmente en algunos de sus períodos, duhan dedicado. Y no toméis á inmodestia el rios. El público desfila de las tribunas, don- rante los cuales el ardimiento de la lucha jue no las crea inmerecidas. de ha seguido durante cuatro horas el de- vibró en su mayor intensidad. s Cuando yo digo: Nosotros somos nos- bate. Muchos diputados de la mayoría feliCuando la sesión terminó, y los pasillos otros, quiero decir que la opinién nos cono- citan al Sr. Maura. se vieron invadidos por los Gue habían ae- INFORMACIÓN POLÍTICA f mn ininmnnini n o B M n