Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Tres morenitas sin novio. Adiós, morena! Otras raáltl pasadas de Cupidito! Voy i enseñar á ustedes una oridón, para ver si el Señor se digna disminuir el número de- mujeres, para que clareen las lilas. Yo, Dios mío, creo en ti, y pues te adoro de hinojos, reo que no puede hacerse jnayor obsevuelve á mi tus santos ojos, quio á las damas que el aconsejarlas que estoy sin novio ¡ay de mi calma y equilibrio antes de decidirse á adopDe amor me estoy abrasando tar nuevas formas, pues la lucha existente y es mí paciencia ya escasa, entre modistas y sastres amenaza traer bruspues mientras el tiempo pasa, cos cambios en la indumentaria femenil, y yo también me voy pasando. más vale que nos cojan con el guardarropa De mi estado piedad ten, aligerado que no llenito. y ya que mi amor no es ruin, permite, Señor, que al fin Desde luego las faldas se hacen más amencuentre un marido. Amén. plías, y las mangas también. Veremos si cesa Madame de Ziebilz. ¡No merezco tan lisonjeras j rasesl también el dichoso estilo Imperio, que hace Es usted excesivamente galante para juzgarme, i. 1 Con aparecer á las delgadas como cigarrillos y efecto, la risa es una enemiga de la tersura del cutís; pero á las gruesas como grandes muñecos fajados. no se ponga usted seria por eso, ¡es tan hermosa la alegría! Tenga cuidado de lavarse á menudo con agua de ssjvado 1 os zapatos con grandes hebiuas hacen futemplada; use Belleza Venus Emilmat núm. i, y diíse un suave masaje con las yemas de los dedos, todas las noches, ror. Empieza á llevarse ahora este calen los sitios en que la risa marque sus líneas. 2 a Eso no zado adornado con hebillas, y parece resupuede prevenirse, sólo puede remediarse... con un tinte. citar el antiguo y gracioso tacón rojo. 3. La mixtura Emilmat; tiene diez colores distintos, el Zapatos charolados, zapatos de gamuza buena y no perjudica. Muy satisfecha con mí nueva Y dulgris, ó de antílopes, calzan los más lindos ce amíguita. pies del mundo, decorados con la preciosidad lina andaluza que es suscriptora del A B C. -i Dicen de las hebillas de oro, plata, acero ó slrass. que da buen resultado un cocimiento de vino blanco, quina Una lindísima innovación en este asunto y unas gotas de ricino. 3. Leche Candé. 3. Resultan preciosas esas toilettes, pero no para calle; para paseo y calle es la de que también las botas se adornan se estilará mucho el cachemir. No puede molestarme una con tan preciosas hebillas. señorita tan simpática Mariposa. -Si se va; puede llevarse somDrero. I as diademas y aros que lucen en la frenJ. M. -Pruebe usted con el uso de la leche Candé. A te nuestras elegantes para los tocados sus órdenes. de noche están llamados á dar un paso atrás. lina admiradora de Maura. -i. JMuy lisa, y ceñida Realmente, colocados en la misma frente 2. a En eso la moda ordena mucho encaje, debajo ó no de podrán tener mucho de artístico, ajuicio de grandes volantones. Incrustaciones, entredoses, aplicaciones, y todoello de toda clase y géneros de encajes. 3. Eso algunos; pero tienen mucho de feos, ajuicio depende de las condiciones en que se hallen él y ella, pues de los más. En cambio, puestos y luciendo lo que para unos es un sacrificio que patentiza un gran en el centro de la cabeza entre los rizosos amor, es para otros asunto baladí, sin pizca de mérito. 4. cabellos, producen un encantador efecto. Parece estar de veras enamorado. Si la auiere más, podría ser de fiar. No hay de qué. C e anuncia como seguro que yolverán á Una que todo lo ignora, y espera que usted la salve. Dios me dé el habla, amable comunicante. Sí que delie us llevarse los collares y pulseras de terted enviarlas algún dulce hecho por usted, ó algún otro ciopelo negro, como en tiempos de Felipe pequeño obsequio á ambas, y luego hacer lo mismo con la de Orleáns, durante la Regencia de L, uis xv. demás familia, pues es natural que cada vez avance un poco Sino que ahora vienen dichas cintas tachomas el afecto y la confianza. 1 En los dos costados. Ennadas de piedras preciosas. Es moda distincajes de bolillos Valencicnnes, crochets modernos, ingliÉs, etguidísima, con su saborcíto antiguo y sucétera 1. Con tul ó encaje. Larga. 3. Mesa, aparador, mamente favorecedora. I, as gargantas y trinchero, sofá ruso, butacas y sillas. Buenos cuadros S platos artísticos. 4. No se llevan, porque los trajes lmpurio y brazos de las bellas resaltan en toda su herPrincesa, que son los modernos, no lo necesitan. í. Sí, del mosura y pureza al contraste del negro termismo color. 6. Del color que esté vestido el cuarto tociopelo, que merced á las piedras preciosas cador: cerca del lavabo, 7. a Según para el traje que sean. fulgura con espléndidos reflejos. I a parte Es usted muy afectuosa y celebro haber vuelto á tener no graciosa de dicha moda consiste en que han ticias suyas. de llevarse dos pulseras en cada brazo, una Balines y Bcnot. -Ue veras me ha enorgullecido el magen la parte superior y otra en la muñeca. nífico recibimiento hecho á la viajera. No merece unto. Diga í Reginita que es la misma; que escriba, y la contesM ATOCHA OSSORJO Y GALLARDO. tará con mucho gusto. Quedo muy reconocida á todos los amables juicios, de los cuales me son gratísimos los de la infancia. Tiene usted un instinto artístico delicado en gra En esta sección se contestará do sumo, á juzgar por esa amiga favorita que me cita. Tenía un exquisito talento) Tampoco en esta carta han llegado á las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, las hojitas: ¿se arrepintió usted nuevamente, ó habrán susiempre que la pregunta venga acompañada de STETE frido extravío? ¿Qué María se admiró del calificativo? ¡Pero CUPONESCOJiJiEZAnVOS, OSEA DEL i AL si es una hermosa criatura! Cierto que también lo son I o y, de los que se publican diariamente en tas páginas A t ODO DE CONOCER LA cl an adulteralos demás, y, sobre todo, tienen la inteligencia y la viveza de anuncios de A B C retratadas en sus hermosos ojos. ¡Vaya un hermoso coro CALJDAD DEL PAN i ó d e l Pan las consultas habrán de firmarse con un seudónide ángeles! Agradezco mucho la nueva prueba de anistad es mas como ó con iniciales. Las que se firmen con nombres ó que me ha dado, y crea que procuraré corresponder í el mún de lo que generalmente se piensa. Se apellidos, se contestarán con la inicial de tos mismos. como se merece. juzga de su calidad por su blancura, y para M. Tí- -Debe usted curarse de ese mal, pues pasará us La Dirección se reserva el derecho de no contestar á satisfacer este capricho de los compradores le acometerán ideas es preciso añadir á la masa una cantidad de determinadas consultas que exijan gran extensión en té i muy malos ratos y Qué malita cosa negr as. alumbre, no porque sea imposible hacer ex- la respuesta. son los celos, madre! tina preocupada. -No dude usted; entre ambos caminos, celente pan con harina escogida, sino por ¡Todo lo que miro elija sin vacilar tiene su que no mezclando el alumbre tiene regular- propia maldad; el primero. Un hombre mato sólo de todos lo veo teñido un hombre débil la mente el pan un color moreno rojizo, tomo los que le rodean y dominan. Notiene de maldad de color de sangra! hay qué el llamado casero. No es fácil conocer esta La duda. -Animo, mi dulce amiguíta Peniüas la cosUn lector. -Agradezco muchísimo las correctas y galanmezcla; á lo menos, les será difícil alas per- tes frases que me dedica. N o creo fácil que pueda usted tará seguir ese camino, violentando los impulsos de su cosonas que no puedan haeer algún experi- conseguirlo. La fdicidad. no está en que la mujer sea rubia razón; pero no tiene usted más remedio que hacerlo asi. E 3 mento, por lo que indicaré el medio siguien- ó morena, sino en que sea buena é inteligente. N o hay de debzr cumplido es, como toda victoria, tanto más glorioso cuanto más ha costado. te, como el más sencillo: Sobre dos onzas que. CRÓNICA DE LA MODA de pan se echa un cuartillo de agua hirviendo; se pone á cocer por algunos minutos; se pasa por un papel de estraza; póngase después á evaporar, ó se reduce por hervor este líquido á la cuarta parte de su calidad primitiva; se le echa después pnoco á poco una solución de muriato de barita; si se forma un precipitado blanco y abundante, que no desaparece por medio del ácido nítrico eoncentrado, debe sospecharse que el pan tiene alumbre. Cuando de este modo se prueba la calidad del pan que no lo tiene, se forma también un precipitado, pero en corta cantidad, que depende del sulfato de magnesia, que generalmente tiene la sal omún, y, finalmente, si el pan es puro, no se alterará la infusión por el muriato de barita. A FABRICACIÓN DE ¡Cuántas veces opppiiMRgFTTj aga vemos con tristePERFUMESENCASA z a t m r a m o d e f o res marchitas, pensando en lo efímero de su dulce perfume! No nos entristeceremos ya por esto; tenemos á mano los medios para, conservar esos perfumes y fabricar con poco gasto esencias en casa de esta manera: Se tapiza interiormente una caja de metal con una gruesa capa de manteca muy blanca, en seguida se coloca una gasa ó cualquier otra tela que sea muy delgada. Después se ponen las flores como se desea conservar el perfume, desprovistas de sus tallos. Se tapa la caja y se deja veinticuatro horas. Al día siguiente se sacan de la caja las ñores, que no tienen ya perfume. Este ha sido absorbido por la grasa. Se hace la misma operación diariamente, hasta que la grasa no absorba ya la esencia. Se desprende entonces la grasa de la caja y se amasa durante veinte minutos con alcohol, en la proporción de medio litro de éste por cada kilogramo de grasa. Al terminar esta operación, hay que proceder á destilar el alcohol separado ya de la grasa. Se pone dicho líquido en una botella tapada con un buen corcho, por el cual pasa nn tubo de goma que se comunica con el tapón de otra- botella. I a primera, que contiene el alcohol, se pone al baño de maría; la segunda, destinada á recibir el líquido destilado, se pone en una bandeja con agua fría y se cubre con un lienzo mojado. El alcohol volatilizado por el calor sale p r el tubo de goma del improvisado alambique, llega á la segunda botella y se condensa en virtud de la baja temperatura á que ésta se encuentra. ECONOMÍA DOMÉSTICA