Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 26 D E M A R Z O D E 1909. E D I C I Ó N P A G i3 Y las de gran estatura, con esas faldas de Safo, semejan por su figura los palos deltihngrafo. HABLEMOS CLARO 11 Anunciábamos ayer que como medio el más legítimo é imparcial de ilustrar la opinión sobre el agua, la luz y la fuerza eléctrica aduciríamos, no apreciaciones, sino hechos. Ahí van unos cuantos. Como libertadora del pueblo de Madrid, sometido al trust de las compañías de electricidad, se ha presentado la proyectada cooperativa que ha de formarse sobre la base del Canal. Muy bien; sin discutir la posibilidad técnica de llevar á cabo lo ofrecido, en forma que sólo sería propia de una revista de ingeniería; sin hablar del aspecto económico ni del fracaso financiero del empréstito in- tentado- por el Canal, y prescindiendo de múltiples razones que hacen pensar en la dificultad de cumplir mucho de lo prometido, llama la atención, en primer término, la anomalía de que todo el ruido movido contra la confabulación de las Compañías suene ahora en contra de La Hidráulica, la gada á ellas, y qtie (al igual que La Buenavista y La Castellana) libre de pactos y contratos, da servicio á cuantos se lo piden. Como prueba de que el afán de extraviar Ja opinión, ó lamentables olvidos, llevan á falsear los hechos, puede citarse el de que en el Senado dijo el Sr. Sánchez de Toca que el marqués de Santularia le había ofrecido agua (para contribuir con el Canal al abastecimiento de Madrid) al precio de siete céntimos metro cúbico, inexactitud incomprensible, pues en la Memoria del Canal, impresa en 1908 y publicada por su comisario regio, Sr. Sánchez de Toca, puede ver cualquiera (en su página 294) la siguiente carta, dirigida al Sr. Aguinagá, director del Canal: Madrid 14 de Septiembre de 1907. Sr. D. Ramón de Aguinagá. Mi querido amigo: El 27 de Agosto decía á usted: He consultado con el marqués de Santillana su última carta, y me ha dicho podría vender á tres ce ntimos el metro cúbico cual es absolutamente notorio que no está li- de agua en nuestro Canal, siendo de cuenta del Lozoya la conducción á Madrid, ó á cinco céntimos en el Partidor de ustedes, haciendo nosotros la conducción. El trato habría de hacerse inmediatamente, para que no coloquemos la energía que representan los 300 litros que ustedes comprarían. Caso de hacer nosotros la conducción, el agua estaría en Madrid para fines de 1908. La carta sin duda se ha extraviado, puesto que usted me dice por teléfono no haberla recibido. Suyo afectísimo y buen amigo, Antonio González. eléctrico, bien venida sea, si ha de abaratarlo, en relación con lo que cobran las com pañías indicadas; pero nadie podrá extrañar que si entusiasma á algunos sometidos á éstas, por esperar que el kilovatio de fuerza industrial baje de 40 á 30 ó 28 céntimos, no nos entusiasma á nosotros, que lo recibimos á 10 de la Hidráulica Santillana, ni que tampoco se apresuren á formar tal cooperativa las once fábricas de luz que de la misma reciben corriente á alta presión para transformarla, ni las de harinas, hielo, sterra, etc. que utilizan para cambiarla en fuerza esa misma corriente á precios que oscilan entre 10 y 18 céntimos. Pero aun hay más; la misma Empresa tiene hoy sobrantes en Madrid 3.000 caballos de fuerza, á diez céntimos, y nadie se los compra, y el particular sigue pagando la luz en su casa á absurdos precios, que apenas bajarán, ni con cooperativas ni sin ellas, en tanto no se aligeren las gabelas y trabas que el Municipio impone, de las que puede juzgarse por los siguientes datos: En las líneas aéreas ya establecidas ha de pagarse anualmente al Ayuntamiento 90 pesetas por cada poste, y 0,75 por cada metro de línea. Pero prohibidas ya en absoluto las canalizaciones aéreas, hay que recurrir á las subterráneas, que, aparte los gastos de excavación, aislamiento, arreglo subsiguiente de adoquinado ó asfaltado, que llega á veces á 52 pesetas por metro cuadrado, se recargan con derechos de 20 pesetas por cada cala inicial, una por cada metro de línea, 90 anuales por cada caja ó registro de distribución, derechos de licencias de instalación de máquinas y redes, contribución industrial al Estado y recargo del 40 por 100 sobre ella para el Municipio, y, por último, recargo del 2 por 100 sobre el impuesto por consumo de luz. ¿Quién se atreverá en estas condiciones á establecer en Madrid nuevas redes para hacer competencia en las casas mismas de los consumidores á las antiguas compañías que establecieron sus redes en épocas en que no se hallaban tan enormemente gravadas como hoy? Nadie, ni individual ni cooperativamente, mientras el Ayuntamiento no acuerde aligerar para todos aquellas cargas en bien del vecindario, que saldría beneficiado en cuanto á las nuevas empresas se les abriera camino para poder competir con las que hoy monopolizan el mercado. Lo ceñido es hoy la Escuela, y tal moda es baratita... ¡Salen de un metro de tela dos faldas y una levita! Pero os digo, y no son chanzas las mías, que hoy las mujeres, más que señoras, son lanzas, juncos, palos ó alfileres. Yo conocí ha dos semanas á las hermanas Utrillas, y hoy no son un paí de hermanas, sino un par de banderillas. Modas son éstas fatales... Don Luis Este ve de Toda tiene nueve hijas cabales y todas van á la moda. Lo cual que ignoro, sus nueve cuerpos al ver siempre solos, si son las chicas de Esteve, ó son un juego de bolos, En fin, queridas lectoras, estrechas ó con caderas, id como gustéis, señoras, porque de todas maneras resultáis encantadoras. Luis DE TAPIA ACADEMIAS Y CENTROS las nueve y media, Estaránoche, á pública la Academiacelebrasesión de Ju- risprudencia, bajo la presidencia del señor Dato, para continuar la discusión de la Memoria del Sr. Serrano y Jover acerca del tema Bases sociológicas del Derecho privado haciendo uso de la palabra los señores Davara y Valentín y Gamazo (D. H. anana, alas seis y media de la tarde, dará una conferencia D. Adolfo BuyHa sobre el tema El contrato de trabajo p n la sesión del martes de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, que presidió el conde de Cas a- Valencia, se noaafer al conde de Tejada de Valdosera para inforglo XIX, por D. Jerónimo Becker. Los Sres. Salva y Sanz y Escartín tratataron de cuestiones de mendicidad y beneficencia, exponiendo interesantes datos de los más importantes países de Europa. a junta general del Ateneo ha adjudicado el premio Charro Hidalgo, correspondiente al presente año, al Sr. D. Conrado del Campo, por sus estudios para un Cwaiteto sobre aires asturianos. U o y reanudará sus lecciones de piano, que había interrumpido por enfermedad, la señora doña Blanca Llisó mar acerca del libro Relaciones diplomáticas entre España y la Santa Sede durante el si- OPLAS DEL VIERNES. LO MAS CHIC Desde hace unas cuantas horas ¡oh, modas, siempre temidas! les ha dado á las señoras por ir lisas y escurridas. Sin refajo y sin enaguan, hoy las damas errabundas parecen lindos paraguas embutidos en sus fundas. El traje es tan ceñidito, que puedes decir, lector, que hoy es de la moda el grito: Guerra á la ropa interior! k Como se ve, la inexactitud no puede ser más manifiesta. Además, ¿cuándo llegará el Canal á regularizar y aumentar el abastecimiento, á tener la presión que falta en los barrios alf ns, á resolver la dificultad de las turbias, á garantizar la reserva indispensable con la fabricación del ya célebre tercer depósito? No queremos contestar nada sobre todo esto, pues el público puede, por sí, dar la respuesta, ya que el pasado y el presente bastan para augurar sobre lo porvenir. Por nuestra parte, sólo diremos que estando ya á las puertas de Madrid la canalización del Manzanares, hecha por el marqués de Santillana, con agua siempre clara, con 42 metros más de presión que la del Lozoya, no sólo podría usürtirse con ella los barrios altos, sino asegurar el abastecimiento general en casos de turbia ó averia en el Canal. Para ello bastaría que en vez de hacerse cruenta guerra ambas Empresas se entendieran en beneficio del vecindario. En cuanto á la cooperativa para fluido Ante esas damas, mi risa y mi moral se sublevan... si llevan corsé y camisa, es todo lo que ellas llevan. Con los vestidos actuales las damas encopetadas son señoras cuaresmales pues parecen bacaladas. Las pequeñitas de talle, con sus trajes envolventes, me parecen en la calle palillos para ios dientes. A TRAVÉS DE LA FRONTERA Hace pocos días hizo alto ante la puerta de la cárcel de mujeres de París un lujoso automóvil eléctrico, con portezuelas blasonadas y con mecánico y lacayo de gran librea. El auto pertenecía á una princesa rusa, pariente del Zar. La gran señora iba al Depósito para informarse de los resultados ob- H ISTORIA ÍNTER ESANTE-