Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 26 DE MARZO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 7. o. Maestro de mote, miureño, itiarear 7 do con el nútn. 107 y de pelo cárdeno. ¿Bonito toro! Rodolfo Gaooa le obsequia con cinco vetónicas, tres muy buenas. Agujetas, él simpático abuelo, clava una magnífica puya y es aplaudidísimo. ¡Bien por el voluntarioso y veterano Manolo! Zurito Chico sufre una caída de latiguillo, y Ricardo, que, como siempre, está bien feolocado y es oportuno, le hace un quite tmenísimo. Durante el primer tercio, y debido en parte á las condiciones del toro- -que muestra mayor poder que bravura y se cuela á veces, -hubo bastante lío de peones y piqueros. Sobre la arena quedaron cinco caballos, víctimas la mayoría de cornadas que sufrieron en la lidia de reses anteriores, En los últimos tercios Maestro siguió incierto, quedado, y, á veces, cortando el terreno. 1,03 palitroqueros cumplieron tarde y mal, Singularmente Aguilita en el par último, del cual sólo clavó un palo á la media vuelta, después de varias salidas en falso. Y Gaona se dejó rodear y ayudar excesivamente por los peones, y apenas largó unos cuantos pases entró á herir, dejando una estocada hasta el puño, que le resultó atravesada. Actuaron escandalosamente los enterradores; intentó varias veces Gaona descabellar, sufriendo peligrosas arrancadas del bicho, y por fin se decidió á entrar de nuevo amatar, dando media estocada, de la! que falleció el toro. 3 estimen. I, a corrida, en conjunto, buena, y supoHe un gran triunfo para sus inteligentes y afortunados organizadores. Bregando se distinguieron 1 Barquero, Camará y Blanquet. Picando, el Arrieio y Agujetas. I, a presidencia, benévola á veces, pero, en general, muy acertada. y I servicios, b i buenos. UN RESERVA INTERESES DE MADRID tá Se agita lasta Se 70 céntimos, y dice éB su comunicado que dará el agua á mitad de precio que el Canal, ¿No es todo esto para volverse loco? Es que nos están mareando para que no nos enteremos de nada hasta que hayan dado el golpe los que mangonean; porque bien pudiera suceder que estuvieran todos entendidos contra nosotros. ¿No podría abrirse una información seria para que nos enteráramos de todo los pa- cientes vecinos y se supiera si el pueblo de Madrid tiene qué agradecer algo á alguien, ó si todos van á engordar á su costa? Esta campaña la considero necesaria y digna de un periódico que tenga el sentí miento moral de sus deberes; por eso ruega á usted encarecidamente la haga. Un susctipton JWadrid 24. de Marro ác 1909. LA MUERTE DE CHAPI prenderá á nuestros lectores. I a muerte nos le arrebata eu plena gloria, en el momento mássolemne desu vida, cuando ante su genio musical inclinábanse todos sin reserva, cuando todos los españoles, fascinados por sü inspiración, se disponían á asociarse al solemne homenaje que se le preparaba, digno del gran maestro. I, a Inexorable ha paralizado su corazón, en que alentaron y vibraron todas las emociones del arte, y ha helado para siempre aquella fogosa imaginación, á cuyo vuelo y llamaradas surgieron, con la magia irresistible del dominio, tantas bellas creaciones que aun acarician el oído y se refugian en el alma de sus contemporáneos. Y es este golpe tanto más tremendo cuanto que las últimas noticias que en la madrugada anterior llegaban á nosotros re- La estrella delbosque, y el Chiquef. de Villena, avivaban la esperanza en su mejoría. No nombre por el que era conocido Chapí en eran más que resplandor acabado de bujía los pueblos de los alrededores, fue encardaantes de apagarse de una vez. do de ponerle música. Pero La estrella del Para los hombres como él no es la hora bosque no llego a estrenarse. de la muerte la de los elogios. Antes que los Chapí llegó á Madrid en Septiembre del crespones velasen la rigidez de su cuerpo, año 1867, matriculándose en el Conservatoel eco de sus triunfos llenaba el ambiente rio en las clases de Piano y Armonía; pero artístico y movía á su devoción todas las los recursos del viajero tuvieron fin, y mna plumas, que seguían su estela luminosa y grave enfermedad de su hermano mayor coronaban con los dictados de la justicia sus -que también residía en Madrid, en posición esfuerzos de luchador, sus entusiasmos de nada holgada, le obligó á abandonar la cor patriota, sus campañas de apóstol en pro de te precipitadamente para acompañar al dola buena música, del arte de nuestro pueblo. liente al seno de la familia. 1,3 batuta en alto, los ojos puestos en el En Villena dedicóse á estudiar segundo ideal, halagado el oído por la ovación de la año de Armonía; mas el exceso de trabajo y muchedumbre, Chapí cae á tierra para no las privaciones y sufrimientos pasados en levantarse más. En la misma brecha en que Madrid quebrantaron su salud, hasta el se batió tantos años y soñó anhelante con punto de postrarle en cama con una fiebre la gloria, inclina su cabeza y entrega su es- cerebral. píritu cuando á sus pies acababa de estallar Apenas repuesto reanudó su trabajo, esel rumor de la victoria. Así muesfcn los cribiendo una zarzuela en un acto, titulada grandes. Doble engaño, que tampoco llegó á estreMas su arte generoso y noble le sobrevi- narse. ve. Sobre la tristeza que la desaparición del Chapí volvió á la corte al año siguiente, maestro extiende por todos los corazones de logrando un modesto empleo; con el que le quienes le comprendieron y admiraron flo- fue dable costearse humilde hospedaje. tan las notas divinas é impalpables con que Al examinarse de segundo y tercer año hirió la más delicada sensibilidad del públi- de Armonía obtuvo el primer premio. co y le transportó como en éxtasis á la reA los veintiún años terminó sus estudios gión serena de lo bello. de Composición, ganando otro primer preSean estas líneas humilde y sentido tri- mio. buto á su memoria y expresión viva de la Sus obras de concurso, ejecutadas en el pesadumbre que ha de embargar á España teatro de la Zarzuela, obtuvieron tal éxito, entera al postrarse ante una de las más le- que le encargó Arderíus la composición de gítimas glorias nacionales de nuestro una ópera, Vasco Núñez de Balboa, cuya letiempo. tra debía escribir Marcos Zapata Entonces era Chapí músico mayor de ArTratos de su historia. tillería, plaza que había ganado por oposiJ Chapí era hijo de un pobre barbero de ción en Abril de 1872. Villena (Alicante) r Zapata no hizo el libro, y Chapí se dedicó Cuando tenia cinco años de edad deseabat á escribir una Sinfonía sobre episodios del ir con sus hermanos á estudiar música con Quijote y la Fantasía morisca, que se estrenó el maestro de capilla. en banda militar, y á los seis años de haber Muchas veces había suplicado que le per- sido escrita la dio á conocer el maestro Bremitieran aprender el Solfeo, pero no lo pudo tón, director de la Sociedad de Profesores, conseguir. en un concierto que se celebró en Apolo- -Tú eres muy pequeño- -decíale su pa- en 1879. dre. -Cuando sepas leer, aprenderás música. Seis años antes pudo ver realizado Chapí Al fin, und de sus hermanos accedió á en- su empeño de estrenar una obra teatral. señarle los nombres de las notas y las pri- Fue ésta Abely Caín, zarzuela en dos ac f- r. flr, Oo xrcttjrn- 1 meras l e f noticia fatal La la redacción, nos sorprendió al llegar á como seguramente sor- Una noche, mientras Ja familia esperaba la cena, el padre se puso á repasar la lesción de Solfeo á sus hijos. Chapí, dirigiéndose al autor de sus días, díjole: -Padre, ¿quiere usted que yo también cante mi lección? Riéronse todos; pero como su hermano asegurase que sabía las primeras lecciones, le subieron á la mesa, con gran aco npaña miento de risas y algazara. Chapí entonó su lección con toda set- tri- dad, y el éxito fue inmenso. A los siete años terminó sus estudios de Solfeo, y á los nueve compuso piezas que ejecutaba la banda municipal de VilIenaT Cuandb tenía diez y sieteeaños escribió su primera obra para el teatro. El hijo del boticario había terminado el libreto de una zarzuela en un acto titulada AGUA ribuna libre. Señor director de A B C. Muy señor mío: Soy un honrado vecino de Madrid, y preo que su periódico también lo es; no sé por qué, pero encuentro en él cierto tufillo de independencia y de servir los intereses del público. Yo no me ocupo de política; por no mo lestar á nadie no me atrevo á decir que la desprecio; pero sí me interesan el agua, la luz y el bienestar. Creo que eomo yo hay un núcleo grande de madrileños, y la Prensa debe ilustrarnos, ya que, desgraciadamente, no tenemos acceso á los sabrosos Consejos de administración de las Compañías ni á las sabias deliberaciones de concejales y gente gobernante. He leído el comunicada de un suscriptor, que publica usted hoy, y en él se dice que el Sr. Sánchez de Toca proyectaba elevar el precio del agua, cuando todos creíamos, y ha dicho siempre, que iba á rebajarlo. I, a Cooperativa, en que tantas esperan zas teníamos, resulta, según el comunicante, otro monopolio. El Sr. Sánchez de Toca dice en el Senado -O- M V M I J J- ULVA U U i k J UVUW T Y ELECTRICIDAD ün comunicado diciendo que el precio era tres ó cinco, pero no siete. He oído decir que el señor marqués de Bantillaaa tiene tarifí -1-