Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. LUNES 2 DE MARZO DE 1909. EDTC 1O N 1. PAG. 4 ses Independientes de su voluntad; pero esas tendencias son impopulares, y en política la impopularidad, aunque ésta sea inmerecida, suele costar caro. El Sr. Giolitti lo sabe; pero respetuoso siempre de la letra y del espíritu de la Constitución, no titubeará en presentarse á la nueva Cámara con él actual Gobierno. El día 24 el rey Víctor Manuel pronunciará ante las dos Cámaras, reunidas en el palacio del Senado, el discurso de la Corona. Y como es costumbre que la Cámara de los diputados conteste al mensaje con un documento que no es siempre una paráfrasis de lo que el Soberano dice, es probable que se suscite un debate importante. Es imposible hacer previsiones, pero naaa de particular tendría que los diversos grupos de la oposición se unieran contra el señor Tittoni. Quizá esto sirva de pretexto al Sr. Giolitti para librarse de algunos ministros molestos planteando la crisis. No prosigo porque no quiero ser profeta. 1 Será presidente de la nueva Cámara el Sr- José Marcora, que fue presidente en la anterior legislatura. Es el candidato del Gobierno, y las oposiciones no creen oportuno suscitarle un contrincante, ha. extrema izquierda se limitará á votar en blanco. nezcan, quieran intervenir en la elección del políticas, se ha buscado otro campo de iacha, sin reparar en medios, y se acude á Pontífice. No es ésta la primera Constitución que emplear como arma política la difamado L, a cosa no es nueva; hace algún tiempo prohibe el uso del veto y la intrusión de los poderes civiles en las elecciones de lo llegó á tener caracteres tan graves que hicieron al Sr. Moret pretender la aprobación Papas. Pero las Constituciones apostólicas pier- de una ley contra ella. En un país donde falta energía política den su eficacia con la muerte del Papa que para dar saludables ejemplos llevando á la las promulgó. ¿Podrá Pío X imponer á su sucesor la barra al gobernante inmoral que se hace obligación de respetar el contenido de Cons- reo de venalidad, se usa y se abusa de la iasidia injuriosa, de la calumnia, de la acusatituciones en desuso? ¿Se creerá obligado ese sucesor á mante- ción no fundada en pruebas, para arrojar del banco azul á quien en él estorba, ¡y los misnerlas? mos que lo hacen estrecharán al día siguienPodemos dudarlo. te las manos de las personas á quienes conFRANCO F R A N S J H I sideran hoy indignas de regir el Estado! Roma, 8 Marzo, 1909. ¿Es esto tolerable? ¿Es admisible que la misma boca que en los presentes momentos reconoce en plena Cámara la honorabilidad de cada uno de los ministros les declare, en nombre de la moral, incapacitados para gobernarnos? ¿Qué absurdo es este? Se dice: I os actuales ministros están desprestigiados porque poseen acciones de on gran empeño alardea A B C de no ha- esta ó la otra Sociedad Donosa teoría; se liarse afiliado á ningún partido, tenien- gún ella, tampoco será admisible que los godo por preciado timbre su real independen- bernantes poseen papel del Estado, porque cia. Notorio es que ni en la Empresa que lo sus decisiones pueden influir en el precio de edita tiene participación ninguno de los él; ni casas, ni fincas urbanas, porque el Gohombres políticos del partido gobernante, bierno dicta disposiciones sobre recaudación p L SR. SILVESTRELL 1 I os periódicos ni de los que perteneciendo á otro esperan de impuestos, y portal camino llegaremosá i t a l i a n o s des- disfrutar el Poder cuando aquél lo pierda; la consecuencia de que para ser moral tía aprueban la actitud del embajador de Italia sabido es asimismo que ninguna de las per- Consejo de ministros no podrán tener los en Madrid, Sr. Silvestrelli, quien no adqui- sogas que en nuestra casa influyen en la que lo compongan propiedad de ninguna. clase, es decir, que habrán de reclutarse ios rió ejemplares del extraordinario que A B C marcha del periódico ganará ni perderá publicó á beneficio de cinco huérfanos de nada con los cambios de política; cónstales políticos entre los pobres de solemnidad. Y las víctimas de los terremotos de Calabria y á cuantos están enterados de estas cosas á iguales consecuencias llegaríamos para de Sicilia. Reproducen el suelto desdeñoso que nuestra ejecutoria, absolutamente inma- los jueces y magistrados, que juzgan y sende A B C y hacen constar que la actitud del culada de subvenciones (en ningún tiempo tencian, y para todo el que ejerza jurisdicrepresentante de Italia está en contradic- recibidas, ni de Gobiernos ni de Empresas) ción alguna. ción con las tradiciones de la diplomacia nos da la libertad de quien ni teme perderlas ¡Inmoralidad! ¡Inmoralidad! No somos italiana, tanto más que el Sr. Silvestrelli de- ni aspira á alcanzarlas quién para dar ni negar patentes de moralibió tener en cuenta que ese extraordinario No ba ta esto para que de cuando en dad á nadie; pero ni nosotros ni persona alguera un rasgo de caridad fraternal, bajo to cuando algunos colegas, ó tal cual perso- na de recta conciencia nos prestaremos á sedos conceptos digno de elogio. naje, nos llamen ministeriales, quién sabe cundar el juego de quienes sin demostrar No es ésta la primera torpeza del Sr. Sil- si con el solo propósito de quitar peso en la nada, y por un se dice, ó me parece oído á vestrelli. No se ha borrado en Italia el re- pública opinión á la nuestra, cuando ésta quien tiene interés en decirlo, intentan quicuerdo de sus proezas diplomáticas en Ber- pueda contrariar determinados planes, ó con tar la honra á los que hasta ahora la han na y en Constantinopla. Pero le unen con el de hacer que el temor de que vuelva á tenido limpia, y hacer obrar como factor el Sr. Tittoni lazos de parentesco. Ese pa- aplicársenos aquel calificativo nos haga re- práctico la maledicencia insidiosa. Nosotros, que hace bien poco hemos sido rentesco es el causante de que estemos re- traernos de emitir juicios que puedan influir víctimas de esa facilidad en propalar capresentados de ese. modo en una corte tan en las gentes impartíales. aristocrática y tan noble como la española Nuestra independencia sería mentira Si el lumnias, sin pruebas, basé ni asomo de funy en un pueblo tan unido á Italia por su raza temor á insidiosas opiniones nos retrajera damento; nosotros, que al llevar á los Triy sus tradiciones. bunales al Sr. Sánchez de Toca para que de hacer ineludibles comentarios. Uno de los vicios mayores de gran parte probara las injuriosas suposiciones que sode los hombres que en España viven de la bre nosotros y otros colegas vertiera en su p L PRÓXIMO CONCLAVE En el tercer política es la impaciencia por el disfrute del discurso del Ayuntamiento, sin que ni en rcrr t o m o de las Poder, la necesidad para ellos de que los los Tribunales ni en el Senado, en donde fue v ci I EL VETO r, Gobiernos se cambien á corto plazo, con interpelado, haya podido dicho ssñor alegar Actas de Fio X, que se ha publicado el sábado pasado, figu- gravísimo daño de los intereses nacionales, otra prueba que la de unos miserables anóran importantes documentos referentes á la que con tal inestabilidad padecen, y no nimos que dijo haber recibido; nosotros, mepoco, pues atento el gobernante á defender nos que nadie, podemos dejar sin protesta elección del futuro Papa. Se trata de tres constituciones apostoU- la vida, apenas puede cuidarse de otra cosa, que se acuda por nadie ni contra nadie á llevan dos años de mando los conserva- tan reprobables medios cac, hasta la fecha inéditas. I ¿a más impor ¡Inmoralidad... L, o que á nosotros nos lo tante es la del Commissum nobis contra el dores, y no han acertado en todo, ciertavelo, que lleva la fecha del 20 de Enero de mente. A B C les ha censurado en no pocas parece es pasarse meses abominando del Caocasiones, tributándoles en otras elogios nal, su servicio, del proyecto de instalación 1904. He aquí su contenido: En virtud de la santa obediencia, y ad- que creía merecidos; pero es indudable que de contadores; que aumentara el precio del jirtiéndoles que pueden incurrir en la exco- gentes de Poder impacientes, en vez de de- agua en Madrid, haciendo cabeza de turco munión htm sententias, especialmente reser- dicarse á eficaz crítica de sus iniciativas, de su delegado, del Sr. Sánchez- de Toca, y vada al futuro Pontífice, prohibimos á todos han extremado los procedimientos de sañu- en cuanto éste inicia su propósito de mover y a cada uno de los cardenales de la Santa da guerra. una de las disidencias en que tan ducho es, Iglesia romana, así á los que actualmente lo Tomóse primero por caoallo de batalla el convertirse en defensores acérrimos del Cason como á los que pueden serlo en lo futu- proyecto de Administración local, y desco- nal y su delegado; lo que nos parece inmoro, é igualmente al secretario del Sacro Co- nociendo su grandísima importancia y gra- ral es que la. difamación, usurpando funciolegio y á cuantos intervengan en el concla- vedad, contra él se extremaron las violen- nes que sólo cuadran á la acusación docu ve, que acepten bajo ningún pretexto de cias; se quiso infructuosamente desfigurar mentada, se emplee como ariete para derriningún Poder civil el encargo de oponer el los hechos del viaje del Rey á Cataluña; se bar Gobiernos; lo que también nos lo parevelo, aunque sea limitándose á expresar un intentó soliviantar á la oficialidad del Ejér- ce es que quienes no perteneciendo á la condeseo, ó que comuniquen dé cualquier otro cito; se hizo exclusivos representantes t del jura, pero pudiendo hoy utilizarla (aun á modo ese veto, sea al Colegio de cardenales, patriotismo español á los Sr- es. Lerroux y riesgo de ser mañana víctimas de iguales sea aisladamente á un cardenal, por escrito Sol y Ortega, y visto que no por eso se con- procedimientos) no se resuelvan á dar su ú oralmente, directa ó indirectamente. seguía ni la caída del Sr. Maura ni la muer- resuelta opinión en pro ni en contra sobre Extendemos esta prohibición á todas las te del proyecto, que con todas sus deficien- la manifestación en proyecto. intervenciones, á todos los procedimientos cias (pues tiene muchas) puede ser punto de por medio de los cuales los poderes laicos, partida de la regeneración de ¡los pueblos sea cnal fuere el grado y rango á que perte- fin de no pocas explotaciones y granjerias LA DIFAMACIÓN FUERZA POLÍTICA TKTTTÍ m n rnonmirti ntiromni! i