Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA S PWflS, MZJ ZO ipoo e ha levantado el gran revuelo respecto á las toilettes femeninas. En la redacción del periódico Fémina ha lenido lugar una reunión magna de modistas, en manifestación no muy pacífica de protesta por las tendencias actuales de la moda. Puede decirse que se han marcado dos bandos, á cual más apasionado en este asunto: el de los que defienden las toilettes Tanagra, y el de los que las atacan. Pero no se crea que sólo el afán de que el arte y la estética salgan triunfantes es lo que promueve estas luchas, no. Ea este, como en todos los asuntos de la id i interés particular toma una gran piando bien todos los mu ebles y cepillando con insistencia todas las. ropas que tengan lana, haciéndolas cambiar de sitio é introduciendo entre las más propensas á ofrecer pasto á este insecto un poco de menta ú otras hierbas aromáticas! consiguiendo de este modo que no se conviertan en cribas sus mejores mantas y vestidos. 15 ATONES En los parajes donde se crea que hay de esta clase de animales se pondrá sobre una tabla ó pizarra dos ó tres cucharadas de harina de centeno tostada, extendida con igualdad para advertir su huella, y en el caso de que acudan se seguirá poniendo dos ó tres días; al cuarto se pondrá sólo la mitad, y ai quinto, lo que á continuación se expresa: á cuatro onzas de harina se le ponen seis gotas de aceite de anís con el objeto de perfurmarlo, y á esto se añadirá media onza de carbonato de barita- bien molido; esta mezcla se pone, como ea los díasjanteriores, en el sitio convenido, cuidando de cerrar la puerta para que nuestros animales domésticos no puedan comer de ella. Aun cuando no tuviésemos ninguna clase de animales á quienes pudiera perjudicar la comida así preparada, es conveniente tener cerradas las puertas de la habitación donde esto se ponga, porque luego que el ratón ha comido se siente atacado de tan fuertes convulsiones, que corre desatinado sin saber por donde, entrando y saliendo por todas partes, hasta que al poco tiempo muere, geralmente en su madriguera. El olor de esta substancia es aplicable también á las pulgas y á las chinches, con la diferencia que ea este caso se pone tabaco muy fuerte en infusión por espacio de veinticuatro horas, con cuya agua se riega bien la habitación infestada y se lavan completamente las maderas plagadas de chinches. En esta sección se contestará á las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, siempre que la pregunta venga acompañada de SIETE CUPOKES coimezAnvos, OSEA DEL IM. 7, de los que se publican diariamente en las páginas de anuncios de A B C. las consultas habrán de firmarse con un seuaommo ó con iniciales. Las que se firmen con nombres ó apellidos, se- contestarán con ta inicial de los mitmos. La Dirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión en ta respuesta, Mariana. -1. Ua año de rigor y medio de alivio. Durante el primer período, ninguna; después, las de oro, perlas, brillantes y amatistas, i. Quemarle las puntas una vez al mes con tenacillas al rojo. 3. N o habiendo luto, el azul marino. 4. Para esa edad, corto. A sus órdenes, La rubia con ojos verdes. -Eso, discreta comunicante, no es susceptible de un consejo escrito. Haga un amasijo de bondad, picardía, indulgencia, talento y mano izquierda... y vaya adjudicándolo en porciones, según convenga. Dicen que da excelentes resultados tomar en cada comida dos gramos de Tormiato de sosa. A la griejp. N o tiene nada que agradecerme. Tino de la Línea de la Concepción que e tá en Casares. -1. Tenga la bondad de hacer esa consulta al señor director artístico pues yo no intervengo para nada en ese asunto, i. No puedo citarlo en esta sección. 3. Con gran placer y reconocimiento; sí, poniendo en el sobre particular y reservado. 3. a Lo ignoro, pero creo que si. No dude usted de que soy mujer. ¿Pero por qué se figuran l o contrario? No me lo explico, 4. a ¿Que si se ha tragado la tierra al doctor Rubito? De veras ignoro qué le ha ocurrido á es: caballero. M e figuro que dehe tener alguna enfermedad grave, llámese mal de amores, ó llámese como quiera, y por eso ha caído en el panteón del olvido involuntario Venía muy bien dirigida la carta. Brunilda. -La recomienda en su interés que p a n la depilación eléctrica acuda á la Clínica del doctor Mateos, en la calle de Preciados, ntím. 28. Cada sesión cuesta 10 pesetas. -El centro de que usted me habla no existe ya, por defunción de la dueña. Use para esas manchas leche Candé. No, señora; es cuestión de calidad del cutís. Debe usted elegir polvos de buena marca. Escribe usted muy bien, se lo aseguro. C. B. -Pida usttS en las buenas perfumerías Belleza Venus, marca Emilmat. Quedo i sus órdenes. Ellay yo, yo y ella. -Ella. 1. Las aplicaciones, sí M llevan; lo otro, poco. Póngale entredoses. Mucha cerveza, mucho pan, mucha manteca, huevos y dulces. Yo. Mal negocio. Dése fricciones con un cocimiento compueste de vino blanco, quina y unas gotas de ricino. Quedo á su amables órdenes. Gloria y Limbo. Los versos que usted quiere recorda son éstos; Aprieta el trotón el paso al llegar al cementerio, grazna la corneja triste, aulla medroso el perro, la luna se envuelve en nubes y hace la cruz ef viajero: que es un crimen en los vivos el despertar á los muertos. Pertenecen al tomo titulado Baladas Españolas, de ton Vicente Barrantes. JV. P. -Sí, señor; Juegos de galo, lágrimas de ratón; a decir, cuando esa joven se alegra, es porque seguramente le hace á usted padecer. No es muy recomendable la cualidad, que digamos. Sólo puedo decirle que es indigna de su afecto. Se estilan ribeteadas. Es usted muy galante. ¿Está usted seguro que me ha visto á mí mismita? ¿No habrá sido á algún alabardero? Azalea. -Hasta el tobillo. No hay de qué. JH. A. J. m, -Quitarlo con la electrólisis. I, as modistas se creen perjudicadas porque las corrientes modernas hacen que los trajes sean confeccionados por sastres, y suponen que volviendo á los pamers, frunces, pliegues y amplitudes; tornando á las mangas gigots, y resucitando, en fin, las complicaciones, morirá ó, al menos, disminuirá el entusiasmo del corte tailleur. Como de estas luchas y guerrillas pueden salii muy perjudicadas las damas modestas, las que no disponen de millares de francos para emplearlos en el guardarropa, bueno jserá dejar un cierto espacio de tiempo sin Ébacer demasiados vestidos, pues si se con lección an con arreglo al gusto actual tana orine, ceñidísimas y callantes en extremo, no May que soñar en que puedan tener arreglo si se cumplen las profecías de que al próximo otoño cada toilette de ancho paño necesitará lo menos diez y ocho metros. Por lo pronto, y sólo á título de tentativa, tas faldas modernísimas no son ya exageradamente ceñidas, pues en la parte inferior la Moda ordena que tengan de cinco á seis metros de circunferencia. AVI OSCAS t a s moscas ¡son una calamidad -para toda amia de gobierno que tenga condiciones de tal; todo lo ensucian y echan á perder, manchando lo blanco de negro, y viceversa, desde la más bruñida alhaja al mueble mejor pulimentado. Hemos visto emplear muchos medios para matarías, pero en nuestro concepto es un desvarío; si pudieran encerrarse todas las que existen en una población, no dudamos que se verían libres de ellas, aunque por pocos días. I lito de los actuales caprichos de la Moda Las moscas son- una es ecie dé carga ve para las levitas Directorio consiste en cinal de forzoso alojamiento, admitiendo manaos chalecos de raso negro, bordados, bien yor número según sea la casa de fresca y EM diversos colores muy vivos y brillantes, limpia y tenga más abundancia de golobien en ano solo, pero también de tono pro- sinas. aaaciado. g Convencidos como estamos nosotros de la C ¡persiste el eclecticismo actual en el asun- imposibilidad de matarlas, á todas, vamos á to de las mangas, no podremos menos indicar un medio eficaz y seguro de ahude felicitarnos, pues tendremos, por fin, la yentarlas. Para ver exenta en pocos momentos una facultad de ataviarnos á medida de nuestros gnstos particulares, lo cual redunda siem- sala de tan porfiada visita no hay sino depositar por medio de un pincel aceite de pre en beneficio de la elegancia. aunAl lado de la manga larga y ceñida, vén- laurel sobre los marcos de: los cuadros, equió en óteos puntos se aparecer también algunas mangas dra- que sean dorados, verá muy deprisa mudar peadas; otras se guarnecen con nn jockey, valentes, y se las alojamiento. formando alas, y otras son la resurrección deEl olor de este aceite aromático es basñe 3 a manga hasta el codo, que prometen tante subido, pero no incomoda, y se acospaía el verano toda su encantadora frescura. tumbra cualquiera á él coa facilidad. VIZCONDESA B. DE NEUILLY QESTRUCCION DE LOS ANIMALES DAÑINOS Entre los animales que, por deviven entre nosotros JJO hay acaso ninguno cuyos estragos sean áe tanta trascendencia como los de la polilla; en este concepto, debe el ama de casa estar jssay en guardia contra este insecto, limc i r o as t i a HORMIGAS, PULGAS u n hormiga es huésped que acostumbra ávisitar nuestra despensa, sin que podamos evitarlo; sin embargo, cuando vea el ama de casa ese cordón de seres que, aguijoneados por el hambre ó la codicia, hacen pasto en el azucarero almíbar ó en otra cualquiera de nuestras provisiones, bastará para hacerlas desaparecer que ponga un poco de tabaco picado y muy húmedo en el lugar de sus rapiñas, y lo habrá conseguido.