Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. BABADO 20 D E MARZO Dg 1909. E D I C I Ó N i. PAG. 4. El tiempo, metido en agua, no favorecióla pendencia, don preciado de A B C, hubo de 1 S 77 casóse en Ratisbqua con la señora dona Isabel María Maxiiniliana, hija del príncipe fiesta; mas no faltaron por ello totalmente trocar en censuras lo que antes, por partir de una dulce esperanza, de una pasajera Maximiliano de Bucban Krostozyn, conde la animación y la alegría. creencia en los buenos propósitos del incadeFriedberg- Scbeerde Valle Sassin, y de la to Aguador, fueron aplausos. Mas, arrepiénprincesa Carolina Teresa, duquesa de Ba 1 crimen de Bilbao. viera. De este casamiento tuvo tres hijos: Nuestro corresponsal telegráfico en Bil- tese el cronista de haber creído un momenD. Miguel, D. Francisco José y la princesa bao nos transmitió oportunamente noticias to en las energías alcaldescas de D Joaquín. Pasado algún tiempo, y ya en funciones doña María Teresa. del crimen cometido por un muchacho de Segundas nupcias contrajo en 8 de No- diez y seis años, llamado Vicente Villacián. de Neptuno madrileño este señor, surgió la viembre de 1 93, con su prima doña María Este, eaamorado de una jovencita de quince cuestión de los contadores. Una madrugada Ana Melchora, hija del príncipe Loewstein años, tenía como rival áotro niño cuya edad ocurriósele al periodista, obedeciendo á deRochefort y Resenberg, y de esfe enlace no pasa de los catorce v cuyo nombre es beres del picaro oficio, escribir una crónica inspirada en los asuntos del día. Madrid antuvo seis princesas, que para dentro de poco Antonio Dorado. son esperadas en nuestro país, qae fue solar Vicente, que al parecer no goza de un es- daba soliviantado coa la cuestión de los de sus abuelos paternos. tado mental perfecto, ni mucho menos, qui- contadores. Y de esta cuestión escribió. so resolver la dificultad violentamente, y ¡Nunca lo hiciera! Una madame Thebes dePINTURA HISPANO- Sábese que la So una noche acercóse á un grupo del cual for- bió sorprender días antes el pensamiento DORTUGUESA Ciedad Nacional maba parte su rival y disparó tres tiros de que el escritor iba á desarrollar en un par de Bellas Artes revólver. Antonio Dorada resultó ileso; no de cuartillas la nefasta noche del 8 de Enede esta capital proyecta organizar una Ex- así otros niños de doce y quince años, que ro, y como dama chismosa, ¡al fin mujer! coposición de pintura de artistas de la Penín- se llamaban Ricardo Domingo Madinabei- rrió al lado del seráfico Aguador y le sopló sula ibérica, desde Goya hasta nuestros tia y Eugenio Lozano, los cuales murieron al oído la horrenda tramoya. Le sopló más; días. No me sorprendió la buena nueva, por- momentos después de la agresión á conse- le sopló un consejo, fruto de su traviesa imaginación: Más tarde- -debió decirle- -que hace un mes el seño r conde de San cuencia de las heridas recibidas. puedes perpetrar un nuevo folleto ó cosa Z, uis comunicábame su decisión entusiasta que se le parezca; algo coa apariencias de de patrocinar esa Exposición, sobre todo en que el cronista, puesto á la devoción de los lo que atañe á obras del país, que tan digenemigos del contador- -Madrid enteronamente representa en nuestra Corte. Ignoro los elementos que tiene á mano esde el lecho del dolor, y enterado este abusó de la confianza en él depositada por para su éxito este futuro certamen pictóri- modestísimo autor de Madrid al día la dirección del periódico. No importa que co. Cualesquiera que ellos sean, no cabe du- y Crónica en A B C que ha terminado en esa casa sea de cristal y que cuanto en ella Cámara el debate que provocó dar que la cooperación y apoyo del emba- la Alta orador cervantino Sr. Sánchez el se hace pueda verse y apreciarse con clarieximio lador de España habrá de garantir en buena Toca; convencido á la vez de que estade dad meridiana. Calumnia, que algo quehuparte el esplendor xy fortuna de la inicia- milde intervención de un cronista no hurta- da... y si como consecuencia de insinuaciones que puede disculpar llegado el caso tiva. al magno aunque ya Y por lo que toca á nuestro público, fácil rá ya interés alguno político que intentó el el nojjle, generoso y digno argumento del es suponer que esta Exposición será motivo malogrado conflicto pluma y escribe, con anónimo queda anulada esa pluma y privatoma la do el escritor del pan de sus hijos, vengande profundo júbilo, más para quienes aun citado señor, Galeno: la venia del za cumplida por llamarte Aguador mayor no tuvieron el singular placer de visitar el Que es alta lisonja para él verse en la de la villa. Museo del Prado. Calcúlese la impresión Réstale compulsar una cita aducida poi que habrán de producir en nuestro medioar- lista de los que fueron y son preferidos por ilstico aqtií los cuadros de Goya y de otros la antipatía del ex Aguador mayor de la el Excelso Mártir del Contador. Sería incuprecursores de la escuela contemporánea. villa; preferidos en cuya lista figuraron un rrir en su característica y acreditada pesainsignes jLástima que en el plan no se haya ido más día varones tan por decir como Cánovas del dez leeros lo que la famosa crónica del 9 que los atrás, llegando hasta Velázquez, siquiera Castillo, acaso cuatro: El mundo, enemigos de Enero consignaba y lo que los comuniel demopara que la generalidad pudiese formarse del alma erany Sánchez de Toca ó por ex- cantes de La Correspondencia habían dicho, nio, la directamente, y o á través de reproduccio- clamar carne requerimiento amistoso para y antes que éstos Ellmparcial, que para bien ante un nes, una idea exacta del genial pintor, que no fuese á rincón tan sombrío como de su nombre fue el primer colega en romper lanzas en pro del vecindario de Madrid asombro del mundo! Hubo la coincidencia de una frase, ¡de Esto no obstante, constituye para nos- Santa Águeda: Allá me voy sin miedo á la sombra de la Peña de Amboto, que tendré á una sola frase! que el cronista, en prueba de otros motivo sobrado de congratulación la un iado, ni á la de Sánchez de Toca, que muestra admirable de todo el período con- tendré á otro Como Silvela, que por bien su irresistible y aviesa intención, hizo constemporáneo, á partir de Goya, rindiendo conocerle, sin duda, decía de la tierra de- don tar así- -que era de un comunicante, -la de pleitesía á la insuperable tradición de la Joaquín que sería deliciosa si no hubiese que el Canal era un ministerio más frase que venía rodando de boca pintura española. pulgas y Sánchez de Toca De Villaverde, unión pública en reunión. en boca y de reAFFONSO GAYO. á quien pagó bondades con folletos trapePero ni aquella crónica era reprodue Lisboa, ¡8- JU- jot) ros. De los Pidal, víctimas propiciatorias de ción de lo que La Correspondencia había disu inmensa gratitud. cho, como puede verse en los textos á disPero, ¡ah, señoresl, que este misérrimo posición de todo el que ande á bien con cronista tiene que arrepentirse de un gran- Dios, ni hay conciencia que pueda afirmar, I as fallas de San José. de pecado, y aprovecha este solemne mo- sin menoscabo del octavo precepto de la ¿a típica fiesta de las tallas, tradicional mento para hacer público acto de atrición. Ley Divina, que A B C fue reproduciendo é imprescindible para el pueblo valenciano Acúsase de haber ensalzado al ex Aguador día por día lo que La Correspondencia había Ja víspera de San José, no ha tenido hogaño mayor de Madrid antes y después de que escrito la víspera de la noche. Y ahí están toda la animación y esplendor de costum- cargase con la cuba y antes y después de las colecciones de ambos periódicos como bre, porque el Ayuntamiento, declarando haber cargado con la Alcaldía. Aquellas irrebatible comprobación. Pudo haber una preferente el apoyo para la próxima Expo- promesas de saludable energía en la presi- feliz coincidencia en la defensa de los intesición, acordó suprimir los premios y sub- dencia del Concejo para impedir debates reses populares, como la hubo con otros venciones para Carnaval, -fiesta de San José que degeneran en escándalos deplorables; muchos periódicos; pero no de fechas ni d y toda otra que se celebre antes del verano. aquellos bandos prohibiendo la mendicidad ideas, ni siquiera de palabras. Pero no obstante la carencia de apoyo callejera y el amontonamiento de vendedoY el cronista, que para testimonio de su municipal, los falleros han sostenido el feste- res vocingleros y de ineducados señoritos parcialidad habló también con elogio del jo, levantando nueve ó diez fallas en los si- en las vías públicas más céntricas, hasta proyecto de Cooperativa y condenó repetitios céntricos y en alguna barriade exterior, aquel otro, famoso por su nombre más que das veces al trust formado por Compañías si no con el derroche de ornamentación de por su fusilamiento del inglés, de la última eléctricas para explotar al pueblo de Maotras veces, con los suficientes elementos copa merecieron la alabanza del cronista drid, cosas de que el ex Aguador Mayor del de visualidad que atrajeran al público y die- en las columnas del ABC, que, por su im- Remo, ¡ascendámosle! buena sen pretexto á la serenata y á la cremación, parcialidad, podía aplaudir al mismísimo memoria y de sinceridaden prueba depondrá ha omitido, diablo con tal que hiciese el milagro. Mas con su obligado acompañamiento de co ¡ayl que aquellas virilidades fueron flor de fm á su peroración diciendo que no puede hetes. haber persona alguna que haya ido con sedía, y De entre ellas ha sobresalido la instalada un cotarroel severo presidente del alborota- mejantes cuentos á nadie; pero que si pudiepasó á ser figura del pin pan pun por un grupo de vecinos de las calles de do que los inquietos ediles distraen sus ra haberla- -lo cual, adviértase bien, no Caballeros y Caldererías. Aludía á la Expo- con quiere decir que la haya habido, -si pudieviernes, aquellas medidas sición y se componía de un pedestal con ocios losen bandosyde prosa esculpidacon- ra existir, sería el ser más despreciable del por airosa columna, sobre, la cual una labradora signadas mundo. el de la palabra escrita Valencia) hacía un llamamiento á las Ar- la Praxítelesde quiméricos sueños. pasaron á Esto que tiene categoría Entonces tes, la Industria y el Comercio, representa- el cronista, en virtud de la adorable inde- modestoes lo único Madrid alque decirde autor de día y dos es tres apropiadas figuras. Crónica en A B C, primer propagandista PARA ALUSIONES... NUESTROS GRABADOS irairainisiii luinraniuiiHiiiu iininT- Enmiramii