Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 19 D E MARZO D E 1909. EDICIÓN 1. PAG, 14, CON MOTIVO DEL HOMENAJE LA HISTORIA DE CHAPI J unque parezca mentira, voy á contar algo nuevo de Chapí: su historia, lo que tuvo que sufrir en los primeros años de su vida, antes de llegar el eterno calvario y el principio de la consagración cuando ya envidiaba á sus hermanos porque éstos iban á estudiar música con el maestro de capilla de Villena. Muchas veces había suplicado que le permitieran aprender el solfeo, pero nunca lo pudo conseguir. -Tú eres muy pequeño- -decíale su padre. -Cuando sepas leer, entonces aprenderás música. Al fin, uno de sus hermanos accedió a enseñarle los nombres de las notas y las primeras lecciones de entonación. Una noche, mientras la familia, reunida, esperaba la cena, el padre se puso á repasar la lección de solfeo á sus hijos. Chapí, con acento suplicante, dirigiéndose al autor de sus días, díjole así: -Padre, ¿quiere usted que yo también cante mi lección? Riéronse todos de la salida; pero como su hermano asegurase que sabía las primeras lecciones, le subieron á la mesa, con gran acompañamiento de risas y algazara. Chapí entonó su lección con toda seguridad, y el éxito fue inmenso. En 1 S 58, y á l o s siete años, había terminado sus estudios de solfeo, y á los nueve empezó á componer piececitas, que se ejecutaban en la banda de música del pueblo. A los diez y siete años realizó una de las más caras ilusiones de su vida: escribir una obra para el teatro. El hijo del ¡boticario había terminado el libreto de una zarzuela, en un acto, titulada La estrella del bosque, y el Chiquet de Villena, á otros trabajos, entre ellos á una sinfonía sobre episodios del Quijote. La Fantasía morisca- -estrenada en banda militar- -la dio á conocer, á los seis años de haber sido escrita, el maestro Bretón, director de la Sociedad de profesores, en un concierto que se celebró en Apolo en 1879. Seis años antes pudo ver realizado Chapi su empeño de estrenar una obra teatral. Fue ésta Abely Caín, zarzuela en dos actos, de Salvador María Granes. El gian luchador que nos ocupa fue á Roma pensionado por la Academia de Be- nombre por el que era conocido Chapí en los pueblos de los alrededores, fue el- encarCHAPl EN i8 5 5. gado de ponerle música. I,l eno de entusiasmo, el novel compositor tardó bien poco en Fot. Compañy. hacer la partitura. Pero La estrella del bosque Ü T quiero ser más que un fidelísimo na- nació con tan mala ídem, que aun no ha lleNo Has Artes, y compuso una Polaca de concier- irador de episodios históricos, prometiendo gado á estrenarse. to para orquesta, un motete á siete voces? escribir sin agobiar al público en general, y Con sólo 30 duros, que en seguida se re- estilo siglo xvi, y La hija de Jeflé, ópera ea aun al maestro mismo, con un chaparrón de dujeron á 10, salió de Villena el futuro au- un acto. adjetivos y de lugares comunes. tor de Margarita la lomera el 11 de SeptiemMientras viajaba No hay derecho para que yo, barajando bre- de 1867, dirigiéndose á Madrid, donde taleVde Italia tuvopor las principales capitiempo de terminar La En par de docenas de frases hechas, le llame debía continuar sus estudios, y matriculánun acto, y á Chapí insigne compositor ilustre maes- dose en el Conservatorio en las clases de muerte de Garcilaso, ópera en es Escenas na poema sinfónico, cuyo título ds tro y gloria nacional Piano y Armonía. capa y espada. Nada de eso. Yo voy á hablar de Chapí á Pero los recursos del viajero tuvieron u Como últimos trabajos secas, desde cuando el Chiquet de Villena fin; y si á esto se añade una grave enferme- tres actos Rogerde Flor, mandó la ópera ea desempeñaba la plaza de primer flautín en dad de su hermano mayor, que también rePensionado de mérito, fue á París eniSTS la banda de música de su pueblo hasta que sidía en Madrid, en posición nada holgada, á estudiar la Exposición Universal, envianempezó á sonar su nombre en fuerza de lo comprenderemos cómo elmodestísimo alum- do el oratorio Los Angeles. bien que sonaba su música. no tuvo que abandonar la corte precipitaVuelto dedicóse en cuerpo y El padre de Chapí era un pobre barbero damente para acompañar al doliente al seno alma á la á Madrid, y estrenó La tempestad. zarzuela... de la familia. Ya en Villena, dedicóse á estudiar segundo año de Armonía; mas el exceso de trabajo y las privaciones y sufrimientos pasado? en Madrid quebrantaron su salud, hasta el punto de postrarle en cama con una fiebre cerebral. Apenas repuesto, reanudó su trabajo, escribiendo una zarzuela en un acto, titulada Doble engaño. Tampoco dicha obra llegó á representarse. Al año siguiente de haberlo aoantíonaao volvió á los Madnles el Ckiquet de Villena. ha. fortuna le fue más propicia en esta segunda excursión, y pudo lograr un modesto empleo, con el que le fue dable costearse un humilde hospedaje. Al examinarse de segundo y tercer ano de Armonía obtuvo si primer premio. A los veintiún años terminaba sus estudios de composición, ganando en reñida lid otro primer premio. Sus obras de concurso, ejecutadas ante numeroso é inteligente público en el teatro CHAPJ MUSJCO MAYOR DE ARTILLERÍA de la Zarzuela, obtuvieron tal éxito, que CHAPÍ EN 1909. aquella misma noche le encargaba ArdeEN 1872. Fot. Blasco. Fot. Walter. ríus la composición de una ópera, Vasco Nú con seis de familia En la modestísima ca- nez de Balboa, euya letra debía escribir MarDesde entonces, ¿quién no sabe de memosuca de Villena (Alicante) todos se pirra- cos Zapata. ria la música de Chapí? ¿Quién es el que ban por la solfa. Alli se pasaba el tiempo, Ya por entonces era Chapí músico mayor ignora su labor gigantesca y gloriosísiya haciendo la barba ya rindiendo culto de Artillería, plaza que había ganado por ma y perdone D. Ruperto este par de adal divino arte. oposición en Abril de 1872. jetivos. No contaría Chapí cinco años de edad. Zanata no hizo el libro, y Chapí se dedico ENRJQUE SA DEL RE? CHAPI ALUMNO DEL CONSERVATORIO EN 1869 Fot. Otero.