Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 19 DE MARZO DE 1909. EDICIÓN i. PACL 5. Caballeros, pues eiítieccle que en los t e dios atribuidos á aquél existían indicios raoionak suficientes, paia llegar á tal resolueión. UN PASANTE SOBRE VACACIONES POLÍTICA EN LAS CÁMARAS Algunos diputados gestionaron ayer cerca del Sr. Dato que el sábado, como intermedio entre dos festivos, no celebrara sesión el Congreso; pero el presidente de esta Cámara no se mostró propicio á acceder á la pretensión, alegando que urge la discusión sobre el proyecto de comunicaciones inarí- timas. COMBINACIÓN MILITAR JUt ás movida que las anteriores fue la se sión celebrada ayer tarde por el Senado. Fue un duelo casi personal entre los Sres. Sol y Ortega y presidente del Consejo, duelo en el que hubo que registrar golpes e gran efecto por uno y otro lado. Jdíí senador antisolidario insistió en los argumentos ya expuestos en su discurso dei miércoles, y amparado en lo que él cali có de estado de opinión, dirigió rudos ata ¿ues al Gobiernor El Sr. Maura contestó enérgicamente á los cargos del Sr. Sol y Ortega, parapetado en el juicio que él cree e merecen á esa misma noinión los actos iel Gobierno. Anunció el Sr. Sol y Ortega que hoy presentará en el Gobierno civil una instancia pidiendo autorización para celebrar una manifestación en las calles, y el Sr. Maura reconoció el derecho que el senador antisoliñario, como todos los ciudadanos españoles, tiene para hacer uso á p las atribuciones que la ley concede, aun cuando hizo constar que seguramente la opinión nacional no puede estar representada por un grupo de hombres que se congreguen en un mitin ó en una manifestación callejera. Cuando el Sr. Sol y Ortega salió del Senado, un grupo de espectadores que perma- -necia estacionado en las cercanías de la Cámara le aplaudió. El senador antisolidario tomó un coche y se dirigió á su domicilio. El debate quedó ayer terminado. jLS abía anunciado el Sr. Cervera que, en? vista de la escasez de diputados que á frimera hora concurrieron al Congreso, pediría que se contase el número; pero la mayoría se anticipó y pidió que se votase noininalmente el acta. Setenta votos hubo, los Justos para celebrar sesión, y en cuanto el acta quedó aprobada desfilaron casi todos hacia el Senado, en donde, como en lo pasados días, se concentró el interés de la tarde parlamentaria. El Sr. Villanueva empezó á explanar su interpelación acerca de la política de Espaaa en Marruecos, y luego se discutió el proyecto sobre ingreso y asceuso en la catrera ludicial. U acc cuatro días que el Congreso tiene anunciada la reunión de secciones para elegir numerosas Comisiones, especialmente de carreteras; pero no han podido aquéllas reunirse á causa de la falta de número de diputados. a Comisión qse entiende en la proposi ción reformando el reglamento del Congreso estaba citada para reunirse ayer; pero como no concurrieron á la reunión los señores Azcárate, marqués del Vadillo y Do tnínguez Pascual, los demás se limitaron á un cambio de impresiones y á acordar re unirse nuevamente en uno de los primeros- -Üías de la semana próxima. JUVENTUD CONSERVADORA Dronto se hará pública una combinación militar, en la cual entra la provisión de una vacante de general de brigada, que corresponde al arma de Caba Hería. Es posible que los decrslos referentes á esta combinación lleguen hoy á Madrid, firmados por el Rey. EL CONSEJO DE AYER mañana hasta la una u la tarde. I,o s ministros manifestaron á la salida que no se habían ocupado de política y que habían acordado que España enviara á la Argentina, con motivo del centenario de la independencia de aquella República, que se celebrará en 1910, una embajada extraordinaria compuesta por representantes de todos los organismos y Sociedades, del comercio, de la industria, de la literatura y de las artes. El ministro de Marina dijo á los periodistas que había llevado tres expedientes relativos á concursos libres para la construcción del antedique de Cádiz y para la adquisición de una lancha de vapor destinada á la Comisión hidrográfica y de varias lanchas cañoneras; el de Guerra, que se habían acordado varias íexenciooes ele subasta y que por ahora no irá á Barcelona á despedirse de la guarnición, como se ha dicho, porque está muy atareado; el de Hacienda jnanifestó que el Consejo se había ocupado ¿le la distribución de fon dos del mes, que había dado él cuenta á sus compañeros de los detalles de la recaudación y que se había acordado autorizar la edificación de la casa donde se instalará la Dirección de Contribuciones, y, por último, el ministro de la Gobernación dijo que se había resuelto en sentido favorable una petición de los somatenes de Gerona para cetebrai en Septiembre el centenario del sitio en aquella ciudad. También se ocuparon los consejeros de la Corona de la Exposición hispano- americana que se celebrará en Madrid en fecha próxima Consejo que en casa El del Sr. Maura se celebró ayerdiez de la duró desde las SENADO SESIÓN DEL DÍA 18 DE MARZO DE 1909 anana sábado, á las seis y media de la tarde, dará D. Salvador Cañáis una conferencia ea la Juventud Conservadora sobre el tema Situación política de la PrenS l 611 T g HÜÍft: EL COMISARIO REGIO e dijo ayer en el Congreso que el Gobierno lia ofrecido el cargo de comisario regio del Canal de Isabel II al ex ministro r. Eguiüor, 3 C e abre, bajo la presidencia del general Azcárraga, á las tres y media. Ocupan el banco azul ei jefe del Gobierno y los ministros de Fomento é Instrucción pública. L, as tribunas, bastante animadas; no así los escaños de la mayoría. Aprobada el acta de la anterior, se reanuda el debate promovido por la INTERPELACIÓN DEL CANAL Rectifica el Sr. SOL, Y ORTEGA. Dice que después del discurso con que cerró la sesión precedente el presidente del Consejo quedaron en pie todos los cargos que sobre el Gobierno pecaban, y en cuanto al fondo del asunto, nada tenía que rectificar de ello. Recoge y contesta las palabras en que el Sr. Maura advertía que el orador había hecho tales manifestaciones sólo al amparo de la inmunidad, que cobijaba ofensas injustificadas. Al leerlo en el extracto el orador quedó perplejo, porque no estaDa seguro áe st en el ca, lor del momento habría pedido escaparse de los labios algo que rebasara los límites del propósito; pero cuando esta mañana examinaba despacio todo cuanto dijera, en nada halló tales ofensas. En cambio, se convenció de que el jefe del Gobierno había faltado á otras consideraciones, cosa á que no se habían hecho acreedoras las minorías democrática y liberal, únicas que podían venir á suceder al Gobierno y á quienes se injuriaba bien ostensiblemente. Así, que confía en que tanto el jefe de la minoría liberal, Sr. Montero Ríos, como el de la democrática, Sr. López Domínguez, pidan cuenta de estos ataques inopinados á quienes se los dirigieran, llamándolos calumniadores. El orador agrega que se propone seguir un consejo del propio jefe del Gobierno- que brinda á la Cámara- -para averiguar si (está con el Gobierno ó contra el Gobierno en la grave cuestión planteada la opinión pública; esto es, presentar mañana mismo en el Gobierno civil una solicitud para que sea autorizada una manifestación pública que ponga de relieve su criterio. Para ello cuento con la lealtad del Sr. Maura, y espero que cooperará á tal propósito, procurando que tal autorización no sea denegada. El señor presidente del CONSEJO declara que las apreciaciones del Sr. Sol y Ortega giran sobre conceptos equivocados. A él y al senador republicano los ha oído la Cámara, y particularmente cada uno podrá apreciar el verdadero alcance de las manifestaciones de uno y de otro. El Sr. Sol apelaba del presidente del Consejo al letrado para que estudiase sus palabras y dijese si en ellas había ofensa. Mas en esto nada tiene que ver el letrado, porque en estas cuestiones se juzga con otro sentimiento peculiar, que es el mejor juez, no con ninguna norma jurídica. Expresa que de la inmunidad parlamentaria y su ejercicio tiene él muy otro concepto del que ha inspirado al Sr. Sol y Ortega en su discurso. Extráñase de que englobe las cosas y quiera extender el alcance de su recriminación ó cargos á las minorías monárquicas; porque á la sazón sólo contestaba á quien acababa de hablar, pero no tenía por qué aludir á oposiciones gue hasta entonces no habían intervenido ó que en su intervención se habían producido serenamente en el debate, siendo contestadas en la forma debida por el ministro de Fomento. Insiste el Sr. MAURA en sus teorías acerca del uso de la inmunidad, de la opinión pública, de cuándo la expresión de ésta tiene valor y de que no se manifiesta sólo en el Parlamento, aunque éste sea el instrumento más adecuado dentro de nuestro régimen para inteipretar las aspiraciones de un espíritu público. Vuelve á abogar por una votación parlamentaria si se quiere saber si él tiene ó no la confianza de las mayorías, en representación de las cuales gobierna. sTéngase bien en cuenta que yo no creo, aunque el Sr. Sol lo crea, que la opinión pública radica en una reunión de gente en la plaza pública ó en cualquier manifestación callejera; porque yo creo lo contrario y la busco lejos de eso, porque estimo que, cuando más, en esas manifestaciones, como en un mitin, como en un artículo de periódico, no encontraremos sino chispas en relación con un hogar. El Sr. SOL, Y ORTEGA vuelve á rectificar. Recogiendo frases del Sr. Maura, consigna que si á él se refería en lo del órgano moral en aquella especial sensibilidad para apreciar tales ó cuales cosas, éi tiene su sentido moral igual ó superior al del propio Sr. Maura; tanto más cuanto que es peiíecto, porque nunca lo gastó ni lo IOZÓ siquiera. Entiende que el Sr. Mama, al hablar así, ha sido impelido por su pasión y afán por