Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES t 8 DE MARZO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 6. áfebíén Insiste en su afirmación de que no se ha realizado en Fomento ni en el Gobierno acto alguno que denote protección abuEiva oficial para intereses privados, ilegítimos ó en contra del interés general, y en su declaración, más de una vez afirmada, de que el Sr. Sánchez de Toca no encontró di iicultades en el ejercicio de su cargo siem, pre que acudió á sus superiores. ¡Y termina el ministro: El Gobierno ha sido, es y será constante amparador de los intereses públicos, como era su deber; no ha pensado en que tales obras se interrumpan, sino que, muy al contrario, las proseguirá con el interés que demandan las necesidades públicas, y dará asimismo todo género de facilidades al nuevo comisario para que cumpla su cometida S satisfacción de tod os. RECTIFICACIONES Aunque repetidamente ha oído la verdad oficial, ésta, desde los días proverbiales de la Gaceta, no mereció á nadie entero crédito, y menos aún cuando hechos recientes demuestran que no responde á la verdad de los hechos lo que como explicación de los mismos sale de las esferas oficiales. A propósito recuerda los casos de las dimisiones, por enfermos de los Sres. Osma y Primo de Rivera. A otro día de salir del Gobierno el Sr. Osma, que necesitaba por salud descanso, paseaba por la Castellana... El Sr. MAURA: ¿Y pasear no es descansar? El Sr. NAVARRO: El paseo se recomienda con ejercicio, y este concepto y el de quietud sólo cabe que puedan ser sinónimos en la poderosa imaginación del señor presidente del Consejo. Hace hincapié en cuanto manifestó en su discurso dirigido al Gobierno, y juzga defeer inexcwsable de éste poner coto y castigo á la confabulación descubirta en las Compañías que, según las denuncias hechas, explotan de manera intolerable al vecindario de Madrid. El ministro de FOMENTO, en su nueva rectificación, se atiene á lo que sobre las Compañías confabuladas dijo respondiendo á un ruego del Sr. Calbetón en tardes pasadas, y vuelve á asegurar que el Sr. Sánchez de Toca no encontró ni una sola vez impedimento alguno para realizar toda la labor útil que! e estaba encomendada. ElSr. NAVARRO REVERTER pone término á SE intervención haciendo constar que el ministro, no diciendo nada nuevo y glosando manilgstaciones hechas anteriormente, no había desvaneeido las. sombras que el debate había proyectado sobre las esferas oficiales y á que la opinión daba crédito, y, por tanto, mantenía todas sus observaciones y cargos. CONTESTANDO A UNA ALUSIÓN Interviene para alusiones el Sr. I, UCA DE TENA. rRecojo- -dice- -la alusión de mi querido amigo el Sr. Navarro Reverter para explicar la interrupción que hice ayer tarde al Sr. Sánchez de Toca durante su discurso. lista interrupción obedecía á que el señor Sánchez de Toca, no sólo entendía que el Gobierno había desatendido los intereses páblices, sino también que la Prensa se había contaminado du parcialidad, especialmente el periódico que yo represento. El orador lee palabras del propio Sr. Sánchez de Toca, pronunciadas en la reunión que se celebró en el Ayuntamiento para tratar del pleito de ios contadores de agua. Y añade: Al día siguiente de pronunciar estas pa- maba A D C, propietario de Madrid, con lo labras invitamos al Sr. Sánchez de Toca á cual se demuestra que no era de la Redacque diera respuesta clara á nuestro reque- ción Se La Correspondencia, rimiento, para que quedase á salvo nuestra I os que metieron tanto ruido aquellos honorabilidad. Y como no lo hizo, presenté días y fueron causantes del meteoro que contra él ante los Tribunales una querella ásó por Madrid en orden á lo éüfitatf jfeS por injuria y calumnia. fueron desfilando, a p u n t o que hubodía qtte Relata seguidamente el Sr. I uca de Tena en La Correspondencia se publicaron dos arlo acaecido hasta el momento de celebrarse tículos. el juicio verbal. Yo dije que, fallida la campaña en su Requerido en el acto del juicio el señor iniciativa, atribuida al A B C, vino éste, e a Sánchez de Toca declaró que todo lo que cambio, á ser tornavoz de lo que La Corressabía se lo había comunicado un amigo, pondencia publicaba contra el Canal la nocuyo nombre no podía revelar, y con tales che antes. Y aquí se puede decir aquel reelementos iba contra un periódico como frán: Como canta el abad, responde el sacristán Y el sacristán aquí era el A B C A B C y contra toda la Prensa en general, I, a cosa en sí, como veis, tiene interés basin duda porque el Sr. Sánchez de Toca, acostumbrado á defender asuntos é inte- ladí. reses á cambio de remuneraciones, no comSe extiende luego el Sr. Sánchez de Toca prende que, desde El Universo hasta Es- en consideraciones ajenas por completo al paña Nueva, todos los periódicos defenda- punto concreto de la alusión recogida. mos espontánea y desinteresadamente los El Sr. Euca de Tena tiene cierta pelusa áe intereses del pueblo de Madrid. independencia como característica suya y El Sr. SÁNCHEZ DE TOCA: No me pa- como su más preciada ejecutoria; y así él recía que la interrupción del Sr. I uca de estimaba como el mayor agravio que yo huTena en el día anterior tuviera la importan- biese calificado á su periódico de minisl riat cia de esta ampliación; pero, pues lo quiere, (delito que no sé que esté. y creo que aun tardará en estar, en el Código penal) el sese la daremos. Sepa desde luego el Sr. I uca de lena ñor I, uca de Tena alegaba cuantas cosas haque yo no estoy acostumbrado á recibir re bía hecho, no admitiendo billetes de favor, numeraciones. En toda mi vida, en todos ni subvenciones, ni mereed alguna que pumis trabajos profesionales, no he percibido diera coartar su libertad de acción, y se creni un maravedí como remuneración. Todo yó herido en su independencia bien sentalo hice desinteresadamente en cuantas Em- da; tanto más cuanto que no hay quien dude presas, no muchas, requirieron mi concurso. de los móviles desinteresados de su labor No sé si se halla en igual caso el Sr. I uca periodística. En las propias esferas oficiales de Tena. Quede explicado, y si quiere el se ha reconocido esa misma independencia, Sr. I uca de Tena que hagamos comparacio- y con tal carácter acaba de ser distinguido y nosotros honrados en tenerle aquí por nes, las haremos. El Sr. I, UCA DE TENA: Todas las que compañero á perpetuidad y a como senador vitalicio. quiera S. S. El Sr. SÁNCHEZ DE TOCA: Tengo en Ya saben, pues ¡los señores senadores intendido que en la querella entablada- -no lo dependientes los méritos que es necesario sé porque no soy el querellante, -ha recaí- reunir para ser nombrado senador vitalicio. do resolución, no sólo estimando que no El Sr. EUCA D E TENA: Mi intervenciÓH A hay motivo delictivo, sino que el procedi- en este asunto hallaba motivo en palabras miento estaba disparatadamente entablado. del Sr. Sánchez de Toca que se relaciona Parecía natural que de esto no se tratase ban de modo directo con esa campaña de aquí hasta que la re- olución judicial se hu- que ha venido constantemente hablando su biese hecho pública. Pero, en fin, si su seño- señoría que se le hacía para frustrar su proría quiere, y para mejor conocimiento del pósito. Senado, reproduciremos el juicio verbal. Cuando hablaba S. S. de eso, le interrum Fuí sorprendido con la citación. Acudí. pí; y en la tarde de ayer, cuando hablaba I eyó el Sr. I, uca de Tena un escrito, y yo de u n suelto que apareció e n un periódico; hube de decir que tratándose de palabras le manifesté que debía haber hecho con el mías dichas en el Ayuntamiento y sobre las periódico lo que yo había hecho con S. S. cuales descansaba el supuesto agravio, era Su señoría no ha referido exactamente lógico que se llevase copia del acta de la re- todo lo que pasó en el juicio. unión, por ser testimonio más verídico que Yo no presenté escrito de ninguna d a s e el testimonio de los reporlers de S. S. que sin Fue S. S. quien, requerido por el juez á prequerer pueden incurrir en inexactitudes ó sentar las pruebas de sus palabras, manidistracciones, como, entre otras, una afir- festó q u e cuanto eontra la Empresa de mación de que estaba inutilizada la presa A B C había dicho s e le anunciaba en u n del Villar, cosa que yo no podía decir, per- anónimo que había recibido en su casa, fectamente conocedor de todo lo contrario. como en otros que á él llegaron después. Contra el Sr. I uca de Tena no iba nada. Eso dijo S. S. y eso consta en la declaraI, e apreciaba y estimaba por sus loables ción que prestó ante el Juzgado. empresas, por sus grandes alientos. Vea ahora el Senado y juzgue si, poi Del A B C en general, tampoco tenía alta que sea la posición del Sr. Sánchez de que reprochar nada. Conozco á muchos de Toca, puede ir contra la Jionra de los desus redactores, y lodos se distinguen por su más, diciendo que un señor anónimo ha corrección, por su estilo ático, por su forma ido á su casa y le h a contado esto ó lo otro. atildada. Pero con toda la contextura culta ¿Se puede atacar de ese modo la honra de y serena y con el estilo del periódico, con- nadie? ¿Puede ser argumento éste? trastaban, á mi parecer, dos secciones, titu ¿Qué diría el Sr. Sánchez de Toca si yo ladas Crónica y Madrid al día que pa- manifestase que había recibido unos anónirecen escritas en beodo. mos esta mañana en que me de ían que Stt sEste escritor, que ya conocerá S. S. aun- señoría defendía el asunto de los contadof que beocio, ya me había mostrado su pre- res porque había cuatro ó cinco Empre as vención antes de ir á la Alcaldía, y luego que tienen interés en ello? Contra los contamás cuando ll egué á ser aguador mayor la dores de agua fue la protesta d e toda la villa. A él se referían los anuncios de cam- Prensa de Madrid. paña que recibí, aludiendo á que habían de Yo soy un senador nuevo, independieniniciarse en A B C el día 8 de Enero. Se in- te, lo sabe S. S. y lo sabe también el Govirtieron los términos, y vino por la noche bierno, que me está oyendo; pero yo he sido La Correspondencia publicando el primer ar- tres veces senador y cuatro veces diputado tículo, que en términos sucintos me ha- he dedicado mi vida y mi fortuna á hacer bían avisado respecto de A B C. prosperar á mi patria en la medida de mis E 1 autor de aquel primer artículo se fir- fuerzas, y tenía títulos, como los ticneS. otros de mis dignos compañeros, para obtener una senaduría vitalicia. Su señoría, fseñor Sánchez de Toca, ha querido- arañarme en mi honra, y como yo no podía sino ante un juez obligarle á presentar pruebas, por 1 nimiranirnnr 1