Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA A quí en París se acerca una época solem ne: la de la primera comunión de niñas y niños. Es la primera etapa grave en la vida infantil, y su recuerdo queda grabado con caracteres indelebles ea la imaginación de los pequeños. Avanzando más en la existencia, llega otro día solemne para las jóvenes: el del matrimonio. Pero éste es au día que encierra dichas y preocupaciones á la par; día en que se plantéala ventura ó desventura de una mujer, día, en fin, en que la felicidad no puede ser completa, porque una muda interrogación brota en el alma y en el pensamiento. En cambio, el día de la primera comunión es de alegría absoluta para la niña y para la familia. I a preparación espiritual y la composición de las virginales galas son las únicas preocupaciones. Generalmente, la niña se viste de nuevo por completo. L, as prendas de lencería son poco Jcomplicadas. Camisita y pantalón de batista de hilo, con festones, encajes y algún lacito blanco; unas enaguas sencillas y un -traje interior de combinación para que haga las veces de cubrecorsé y viso de falda. Este traje interior debe ser de una sola pieza, confeccionado con batista y adornado con puntillas y entredoses. Él vestido exterior es de finísima muselina, con adorno de plieguecitos de lencería, y á lo sumo algúa estrecho entredós. Este año, algunas de estas albas toilettes llevan como adorno tiras de tul plegado menudamente, haciendo las veces de entredós. Hay que tener muy presente que las toilettes de las comulgantes deben principalmente á la sencillez toda su gracia y su juvenil poesía. X, a gorrita, que cubra casi los cabellos, debe ser de grueso tul y llevar una ruche eon alguna pequeña escarapelita ó moña entremezclada, fls toilettes de la madre é invitadas á la ceremonia varían mucho, según la época en que se realice el acto, pues sabido es que no todas las localidades se realizan en las mismas fechas. Debe presidir la tonalidad obscura para estos trajes, y desde luego la sencillez; nada tan ridículo orno cargarse de galas aparatosas y vistosas joyas para estas delicadas ceremonias. El tul negro, marino, verde ó pizarra, sobrio de adornos, sin ningún detalle brillante, puede prestar útilísimos servicios para trajes de este género. El otomán grueso y el fino paño glaseado también son tejidos oportunos. ¿Y las formas? -Ocioso seria tratar de ellas. ¿Existen actualmente otras que la Princesa ó la levita Imperio? VIZCONDESA B. DE NEU 1 LLY dos en tiras delgadas. Primero se echa la cebolla; cuando está blanda, sin que tome color, se agregan los pimientos, y cuando éstos están blandos también se echa el tomate, dejándolo freir todo. Una vez en punto la fritada, se añade el arroz, dándole unas Vueltas para qne se sofría un poco. Antes de poner el arroz en la sartén es preciso limpiarle bien las cainitas que suele tener y lavarle repetidas veces en agua fresca, poniéndole á escurrir en un cedazo. Hecha esta preparación, se mide con una taza ó jicara, y cuando ya está sofrito se le echa el agua, que ha de estar hirviendo; se pone por cada jícacara ó taza de arroz dos de agua. Hay arroces que necesitan mas agua, pero hay que añadirla muy poco á poco y dándole vueltas con la paletamuy á menudo para u quede el arroz sueltecito y cocido por igual. Ha de separarse cuando el grano esté aúu un poco duro, y ya fuera de la lumbre y tapado, acaba de pasarse. CX LASAS I as glasas se usan para bañar yemas ó cierta clase. de bizcochos. L, a base de toda la glasa es la glasa real, que se hace poniendo en un tazón grande ocho onzas de azúcar glasa, bien blanca y pasada por cedazo, á la que se agrega dos claras de huevo. Mézclanse con cuidado, y cuando se han mezclado se baten en sentido circular, bien deprisa, unos quince minutos; debe estar muy ligero, pero muy unido, de modo qae al levantar la cuchara y volverla no se caiga, ó caiga con dificultad. Se hace la glasa de chocolate haciendo una tableta de chocolate bueno en media jicara de agua, de modo que quede muy espeso, é incorporándolo á la glasa cuando se ha batido ésta unos quince minutos. De café, echando dos cucharadas de café muy concentrado en lugar del chocolate, y de plátano, naranja ó cualquier otra cosa, valiéndose de las esencias ó de unas cucharadas- de almíbar de la fruta que se quiera. Si resultase la glasa dura se agrega clara de huevo, y si demasiado espesa, se añade azúcar hasta que se consiga el punto. Pggjrj f 8 RRE 5 P 0 riDEf 1 C! A ARTICULAR JtüVESJENClA. En esta sección se contestará á las constatas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, siempre que la pregunta venga acompañada de SIETE CUPONES COTmELJrrrVOS, OSEM DEL ¡AL j, de Jos que se publican diariamente en las páginas de anuncios i e A B C Las consultas habrán de firmarse con un seudónimo ó con iniciales. Las que se firmen con nombres ó apellidos, se contestarán con la inicial de los mismos. La Tiirección se reserva el derecho de no contestar ¿deierminadas consultas qve exijan gran extensión en la respuesta. ¡MaríaU! -Hasta en los menores detalles es usted discretísima y buena. Mucho me alegro de que se haga perfecto cargo de todo, pues me dolería que me culpase de poco afectuosa por el retraso de las respuestas. Tenga la seguridad de que es para mí un dulce placer el escribirla. ¡Es usted tai valiente, tan ilustrada, tan atractiva, que me inspira un verdadero afecto! Tiene usted razón; Dios bendice el trabajo, proporcionando á los luchadores infinitos consuelos, desconocidos para los ociosos. Por algo emana de él la divina sentencia: Ganarás el pan con el sudor tn frente x Cclipe de la Coz. -Graeias. Muley, se agradece, perA no es preciso. Por esta vez, el ingenio no ha sido contigo, pues debiste adivinar que nada de cuanto citas tiene el poder de preocuparme. ¡Oh, Sen- Coz, inocente cual tórtola sencilla! ¿Crees que á las huríes y sultanas se las reprendí, ni corrige, ni adeuda? ¿Crees que á las emperatrices puede apetecerlas la jalea en cajas, cuando tienen palacios y castillos pictóricos de dulces sabrosos? ¡Mal año con tu obsequio, gran Muley! ¿Así se pagan las primorosas endechas que te fueron dirigidas? ¡Alá te ilumine para que en tu próxima misiva seas menos Muley! Descendiendo del regjo sitial do se asenta la hurí de las huríes, sonríe graciosa y picarescamente; y como pudiera exclamar cualquier chulita: ¡me río yo de los peces de colorís! asi ella dice entornando sus pupilas de turquesa: i1 sonrío yo del brujo Moorys sb Gad save te queen- -i. En que todo es alegría en su presencia, y todo tristeza en su ausencia. s. El amor, como en cualquier enfermedad, es distinto en cada ser, por ias varias cualidades de temperamento, ideas, carácter etc. no hay patrón fijo. 3. Sí, 4. Lapiceros que venden. 5. Quince gramos de vaselina pora, mezclada con dos gramos de buen carmín. 6. Polvos de Perlas. 7. a Sí. 8. En general, ni! o uno ni lo otro; mezclilla. 9. Si le lia oído decir que le hace gracia, sí; de lo contrario, no debe hacerlo, pues como no es costumbre generalizada, nos bien reoele que agrada Es usted muy afectuosa y simpática. Vicíela dábU. -Con efecto, ya no se estilan tsos arabescos de cintas. Debe usted modernizarle, haciendo ¡a faldj de alto coselete, y adornando el traje sólo con tul del mismo color. El tul bordado de lentejuelas se estila muchísimo, así es que puede servir como adorno de vestido. Modernice usted la forma, haciéndola Imperio. Mangas y guantes, como usted dice. Batistas y ¿lamines. Sombreros completamente acazueiados. Colores en las escalas: ladrillo y marrón. Tul de maUa. Muy complacida con su carlita. Firmeza, amor y mimos. -La carta á cpie usted se refiere, dícenrae que fue remitida con exactitud al señor quier iba dirigida, y que si la es á usted de precisión se H poeden facilitar las señas exactas. 1. Es igual; casi debe ser un movimiento simultáneo, i. Dicen que el Termiata de sosa. 3. a Nada de tristezas, penas, ni renunciar á la alegría y i los derechos que tiene. Al contrario, cuando halle algo conveniente. acuérdese de su seudónima y póngale ea práctica con sus padres, para obtener su consentimiento. E usted jnuy atrsvU. Balmes y Benot. -Es usted sobrado indulgente para juzgarme, y por ello la quedo profundamente reconocida. La niña es hermosísima y realmente sugestiva; rae parece que puede llegar á ser una gran mojar, Alerte, instruida y útii. Mucho, muchísimo me satisfará poder ser para usted wut amiga cuando Tenga á nú en solicitud de consejo; se le daré con el alma de par en par, y la lealtad y afecto suplirán las cualidades que usted benévolamente me adjudica, y que no poseo. Lo que no he hallado han sido las hojítas de su diario; ¿se Ja olvidaría á usted incluirlas, ó habrrit sido sustraídas? El lema Voluntad es, con efecto, el múv pero creo que por alteraciones que haya sufrido la vid dr usted, puede también adoptarle; más aún, cuantos mayores vaivenes tiene una existencia, de mayor provecho y urgencia es la voluntad. No sé adivinar cuál de las dos es usted; ¿acaso la del gabancito claro y toca pequeña? Ambas son muy simpáticas y de fisonomía, dulce y bondadosa. Espero saber qué la pareció el envío. CONOCIMIENTOS UTJLES MARFIL ART 1 F 1 A L Mézclense 20 par tes en peso de goma laca blanca, 16 partes de polvo de marfil, nueve partes de acetato de jjlomo y 10 de alcanfor. Caliéntense estos ingredientes y déjense secar en molde. Todavía puede imitarse muchG mejor el marfil disolviendo un kilo de eaucho en 16 litros de cloroformo, saturando la solución con gas amoniacal puro. Destílese después el cloroformo á una temperatura de 85 grados. Mézclese el residuo, todavía caliente, con fosfato de cal ó carbonato de cinc, y échese la mezcla en moldes, donde se dejará enfriar. Usando carbonato de cinc, la preparación resulta más blanca y más fina; pero si se usa fosfato de cal, se parece más al marfil natural y participa en cierto modo de sus propiedades; lo cual es muy lógico, puesto que contiene bastante cantidad ae la substancia sólida de hueso (fosfato de cal) y el caucho hace el papel de la substancia cartilaginosa que sirve de cemento. fT RECETAS CULINARIAS A RROZ SECO CASERO En u n a sartén, -donde habrá unos 150 gramos de aceite bien pesado (para que no sepa á crudo se fríe unatostadita de pan que se saca luego) se hace una fritada con la cebolla, el tomate y los pimientos parti- ARA DESTRUIR LOS CARDOS morena después de planta. Nada hay más eficaz que sembrar alrededor del tallo un poco de sal haber desarraigado la