Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO TELÉFONO DE TODO EL MtIN DO, POR CORREO, CABLE. TELEGRAFQ Y TELEFONO PARÍS. INAUGURACIÓN D E UN M O N U M E N T O Fot. Rd. VISTA DE CONJUNTO DEL ACTO INAUGURAL DE LA ESTATUA DE CHARLES FLOQUET, EN LA AVENIDA DE LA REPÚBLICA mos una mirada sobre la política que Austria- Hungría ha tenido desde la ocupación de Bosnia- Herzegovina, para convencernos de que no ha hech más que seguir el ca. USTR 1 AYSERV 1 A El peligro de una mino que le trazaron las demás potencias guerra con Servia europeas. Austria- Hungría recibió de las En 1878, es considerado en la capital de Austria como potencias europeas representadas en el Concosa natural. Al principio del conflicto en- greso de Betlín la orden de ocupar militartre las dos naciones notábase en los centros mente las dos provincias anexadas, que haoficiales mucho más movimiento que ahora. bían pertenecido hasta entonces á Turquía. ¿Es esto un buen signo... La ocupación A pesar del período crítico que en estos gría tan fácil no fue para Austria- Hunmomentos atraviesa Austria- Hungría, los habitantes del como se había figurado; los mahometanos y ortoperiódicos de todos matices se muestran doxos, creyendopaís, iban á ser subyugados que muy reservados, y el Gobierno se ha ence- por Austria la católica, empuñaron sus furrado en una mudez completa. ¿Es tal vez siles para hacer frente á las tropas de Su este silencio el que se observa antes de una Majestad el emperador Francisco José. Casi tempestad... De todos modos, si la guerra todos los soldados austríacos de la primera estalla, la culpa no la tendrá el pueblo aus- expedición cayeron bajo trohúngaro, quien bastantes pruebas de pa- siles enemigos al entrarlas balas de los fuen la frontera de ciencia ha dado, sino el Gobierno de Servia, Bosnia. Este desastre, casi eompleto é inespeel cual, con sus amenazas y acciones provo- rado, produjo gran impresión en Austria, y cativas, ha puesto las cosas en el punto en sólo entonces empezó á comprender ésta la que están hoy. ¿Qué derecho puede alegar dificultad de llevar á cabo la orden qwe haServia para declarar la guerra á AustriaHungpfa? ¿El solo hecho de que viven en bía recibido de las demás potencias euroBosnia algunos servios? Pues si es ésta la peas. Austria- Hungría envió al instante muchas fuerzas la frontera de sola razón, ¿cómo comprender que Alema- las cuales, en haciatiempo y á pesarBosnia, poco de hania o haya declarado la guerra á Austria, ber perdido muchos soldados, se apoderaen cuyo país se habla casi solamente el ale- ron de dicho país. Lo mismo sucedió más mán... No Servia quiere otra cosa; echeDE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN V 1 ENA tarde con Herzegovina, cuyo país, con sus altas montañas y peñas, hubiera sido inconquistable de haberse hallado un poco fortificado. Al tomar Austria Hungría posesión de Bosnia Herzegovina hallábanse estas dos provincias en un estado de cultura deplorable. Los campos estaban incultos. La gente vivía como salvaje y en un estado de feudalismo increíble; los hombres no eran hombres; eran esclavos. En poco tiempo, Austria, y a costa de muchos sacrificios y dinero, hizo construir carreteras, caminos de hierro, teléfonos; abrió escuelas y estafetas de correos, poniendo las dos provincias ocupadas á la altura de las demás provincias del Imperio. Los soldados del país entraron en el Ejército austríaco, conservando sus creenciaSj costumbres y religión. A no ser por el nombre del Sultán, qae aun hoy día los bosniacos invocan en sus oraciones, nada hubiera recordado que las dos provincias ocupadas habían sido turcas. Después de treinta años de ocupación y de haber Austria- Hungría tratado á los habitantes de Bosnia- Herzegovina como á los demás habitantes del Imperio, y j or razones de orden económico, se ha creído autorizada á anexionarse estas dos provincias,