Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 8 DE MARZO DE 1909, EDICIÓN 1. PAG J Los concurrentes fueron espléndidamente ¡Obsequiados con un lunch. pl jueves habrá un asalto de armas en la sala de Roque. Tomarán parte en la fiesta numerosos profesionales y aficionados de varias galas de Madrid. XTáuíico. Ha quedado constituido en la forma Siguiente el Consejo de la Federación Española de Clubs Náuticos para los años 1909- 1910. Presidente de honor, S. M. el Rey D. Alfonso XIII. Presidente, D. Victoriano López Dóriga, R. C. de Regatas de Santander. Vicepresidente, D. Enrique Pardiñas, H. C. Náutico de San Sebastián. Secretario tesorero, D. Eduardo de Ubao, R. S. C. de Bilbao. Vocales: señor marqués de Elduayen, R. C. Regatas de Vigo; D. Mariano Foronda, R. C. Regatas de Barcelona; D. Vicente Puchol, R. C. Regatas de Valencia; D. Enrique C. de Careaga, R. Sporting Club de Bilbao; D. Carlos Faes, R. C. Regatas de Alicante; D. León Carrasco, R. C. Náutico de San Sebastián; D. José María Arancibia, R. C. Regatas de Cartagena; señor conde de Heredia Spínola, R. S. C. de Bilbao; don Luis de Arana, Club Marítimo del Abra, Bilbao. A B C EN I A EMIGRACIÓN, LOS BA; TAÑDRÓSTLAPESCA Durante el a nesse ios puertos cantábricos de tanta gente, que no hay manera de ver ni estudiar nada. La gente va y viene, contempla las gaviotas, come patatas fritas en los restaurants y se marcha luego á sus domicilios, La mar se queda sola, y la gente de las grandes ciudades piensa que la mar ya no existe; se figura que las olas están hechas exclusivamente para diversión de los veraneantes. Pero el mar existe... ¡de cierto que existe el mar en el invierno! Y es un mar mucho más hermoso, y junto á ese mar se desarrollan todos los días grandes luchas dramáticas, y de los residuos del mar se alimenta nna porción de brava gente. Empecemos por los emigrantes. En este muelle de Pasages veo un majestuoso barco que viene de Burdeos y que se alejará mañana con rumbo á Buenos Aires. Trae pasajeros de todas castas, y entre ellos, como es natural, están en mayoría los españoles. ¡Ahí ¡Los españoles nos hemos declarado segunda vez conquistadores! Por la misma vía que Pizarro, se lanza ahora media España; pero antes traíamos pepitas de oro y salvajes de lindas plumas en la frente, mientras que hogaño... Ahí están esos infelices repatriados de la provincia de Salamanca, que se fueron, y al volver á Barcelona estaban medio muertos de inanición. Pero la raza no escarmienta, y sigue emigrando. Les veo comer la bazofia de á bordo con voracidad de bestias, y pienso que para muchos de estos hombres un simple potaje de alubias es un algo exquisito, é inusitado. ¿Cómo impedir la emigración? Si hay gente que apenas ha comido más que pan y sopas- -que viene á ser lo mismo, ¿con qué derecho le vamos á quitar sus ilusiones de riqueza? Les diremos que no se marchen, les representaremos el hambre de la emigración; pero ellos nos contestarán diciendo: Es posible que allá abajo pasemos hambre; pero aquí es muy cierto que la pasamos; allá abajo nos podemos morir, ó también enriquecer, y aquí nos moriremos algún día, pero nunca nos enriqueceremos; conque ¡adiós, patria querida! De donde resulta que todos los medios contra la emigración serán vanos mientras no hagamos queja patria sea habitable. ¿Cómo procede- remos con un amigo á quien deseamos tener en casa? Le ofreceremos una silla cómoda, un gesto amable, una mesa abastecida; si no lo hiciéramos así, el amigo aprovechará la primera ocasión para largarse. Después de entristecerme con el transatlántico, paso á la otra banda de la bahía y me encuentro en los astilleros de Karrpard. Pero á pesar de un nombre tan germánico y rimbombante, no se figure ningún lector que en tales astilleros se construyen fragatas y acorazados únicamente se construyen balandros... ¿Para qué sirve un balandro? Esta es la pregunta que se hacía el compañero Antonio Zozaya algunos días atrás. Acaso el sentido esotérico de la pregunta fuese otro; pero á la parte exotérica de la interrogación podría contestarse del siguiente modo: Un balandro puede servir incluso para erear una escuadra. Pero las escuadras son lo de menos; lo importante es crear espíritu marino, afición á la mar, entusiasmo por las navegaciones. Los españoles fuimos bastante marineros, y al mar le arrancamos muchos tesoros; después se nos perdió el gusto á las navegaciones, y el comercio his pánico se convirtió en una bagatela. El porvenir está en el mar, y el porvenir será de los pueblos andariegos y navegadores. ¿Cómo volver otra vez á las fuentes marítimas... Cualquier recurso es bueno; así, pues, el recurso de los balandritos es un respetable recurso. Las personas desocupadas se entretienen corriendo en automóvil, y nace en seguida el progreso y utilidad del automovilismo; esas personas baladíes vuelven ahora sus ojos al aeroplano, y pronto podremos volar los más humildes mortales. Pues si les da por considerarse lobos marinos, jugar á los barquitos y estimularse entre sí, podrá ser que tengamos marina... Los desocupados juegan con las cosas más serias, corno los niños con sas juguetes; pero las cosas son serias, y la sociedad se encarga después de utilizarlas seriamente, con toda la seriedad debida. Pero sigo andando por el borde de la bahía, y me encuentro con unos buquecitos pescadores. Las mujeres aguardan en el muelle, y Ios hombres aguardan el momento de saltar á tierra. Atracan los vaporcitos, y veo en sus calas unos cientos de besugos. ¡Qué lindos besugos, dorados, resplandecientes! Cuando salí de Madrid, díjome Palomero: ¿Se marcha usted á comer el besugo del Cantábrico? Pues no se marche, porque en Madrid hay mucho besugo suelto... Sí, sí; en la corte hay mucho besugo suelto, y es una desgracia que existan. Pero la. contemplación de estos peces legítimos, de estos resplandecientes besugos, le compensa á uno del mal olor de los oíros. Y estos bravos pescadores... ¿Saben ustedes cómo se pesca un besugo? Pues embarcan los hombres por la noche, con un frío mortal; navegan á obscuras y se van lejos; tiran los artefactos, halan después y recogen la pesca, ó lo que haya. Vuelven por la tarde, beben vino, cenan, duermen un rato... y vuelta á empezar. Sobre ellos nieva, graniza, llueve, ventea. Sus embarcaciones no tienen obra muerta, y de un traspiés puede venirle la muerte al descuidado; todos los años paga la costa al mar una buena contribución de cuerpos humanos... Y cuando tocan á repartir ganancias, suele resul- tar que no las hay. Algunos años son tan malos, que en terminando la campaña be suguera los pescadores están empeñados hasta los dientes. Pero la gente de mar, por su íortuna, tiene una filosofía y un estoicismo á prueba de contratiempos. El pescador es mucho más varonil que el labriego, yfmientras un rascaterrones mueve medio Universo en cuanto se le seca el trigo, un pescador, cuando la campaña es mala, se contenta con meterse las manos en los bolsillos y aguardar... Sabe que hay una ley fatalista, y que las cosas del mar son eminentemente fatalistas. Entonces, pues, el pescador fuma, bebe su cuartillo de vino y aun le queda humor para perdonar á los honrados burgueses que exclaman: ¡Oh, qué caro se pone el pescado, JOSÉ M. SALAVERRÍA t i a Comisión que entiende en el traslado de los restos del heroico teniente de Infantería D. Jacinto Ruiz ha propuesto que se le tributen honores de capitán general y que vaya á Trujillo una compañía con bandera y música. El día 11 se verificará la exhumación ae los restos del teniente Ruiz. con el ritual prescripto para estos actos. El día 12 serán los funerales en la iglesia de San Martín, de Trujillo, y traslado de los restos á Madrid, acompañados del alcalde de dicha ciudad, párroco de San Maitín y parte de la Comisión militar. El 13, fecha del centenario tíe su muerte entrarán en Madrid los restos del héroe, por la estación de Atocha, trasladándolos al Campo de la Lealtad. Se está construyendo una urna de plomo, que se cerrará con tres llaves, abriéndose en el Campo de la Lealtad, antes de darle sepultura. Esta caja vendrá dentro de otra de caoba, que luego irá al Museo de Infantería, con el acta notarial levantada en Trujillo, justificando la identificación de losrestos. LOS RESTOS DEL TENIENTE RÜI 2 Conferencia importante. Interesante en extremo fue la confe rencia que ayer dio en la Unión Ibero- Americana el profesor de la Universidad Central Sr. Vidal y Careta. Desarrolló con gran número de datos todas las importantes producciones del Brasil, su geografía, sus diferentes climas, su. ñora y fauna, sus montañas y ríos, su población, vías de comunicación, etc. eíc. La concurrencia, muy distinguida, llenaba por completo el salón de actos; en ella había representaciones de todas las clases sociales y muchas señoras. El Sr. Vidal expuso 18 ó 20 vistas en proyecciones luminosas, demostrando de moda visible el adelanto y progreso del Brasil, anunciando que el 18 del corriente dará otra conferencia también sobre el Brasils complemento de esta primera y en la que desarrollará el tema referente al comercio, la industria, á las líneas de navegación, sus relaciones con Europa, á todo cuanto pueda interesar á España con aquel país hermano de la América latina. 5 Oara la Cuaresma. Se pone en conocimiento de los socio consumidores que la Cooperativa de la Prensaha recibido importante stirtido de toda clase de conservas de pescados de las mar- cas más acreditadas. Se recomienda el salmón inglés legítimo, que se vende en latas- de un cuarto de kilo p 1,60 pesetas, y de medio kilo á 2,80. Hay también salmón al natural: lata de medio kilo, á 1,10; bonito en escabeche, á 1,15; Thon Mariné, de la Cruz Roja, á o 90; calamares en su tinta, á 0,75; langostinos, á 1,40. En sardinas hay gran surtido en aceite, escabeche y con tomate, desde 0,55 la lata. Truchas en escabeche, lata de medio kilo, 2,10, y varias clases más ACADEMIAS Y CENTROS COOPERATIVATM DE LA PRENSA ni! nitiHUJilllumuifinnilETTI Himn