Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. L U N E S 8 D E M A R Z O D E 1909. E D I C I Ó N P A Q V en esta ocasión al darnoticia del- cs El ocaso de los dioses. Sea, está bien fabricado, y le hay á un franEl finado era poseedor de pingüe fortuco, con casco y todo... ¡Increíble! Bueno, na, y persona muy conocida y apreciada pties no creáis que es nocivo. Toda su com- por sus prendas personales. posición se reduce á un poco de azúcar, una Descanse en paz el Sr. Valle, y recioa su pinta de bicarbonato y agua de Seltz. ¡Es el distinguida familia nuestro sentido pésame. que mete más ruido antes y después de beberle! Durante la tarde de ayer se vio muy conPero los señores diputados franceses se currida la recepción celebrada en la Legacuidan bien de no hablar de estas cosas, y ción de Portugal. tratan de hacer de todas las regiones de Buena parte de la sociedad madrileña Francia una prolongación de La Cham- desfiló por aquellos salones para saludar á pagne, como si nosotros quisiéramos hacer la condesa de Tovar. de toda la Península una prolongación de Jerez. Para conseguirlo discuten y se dicen La enfermedad que desde hace as aquemil lindezas los unos á los otros. jaba á la marquesa de Pilares ha tenido el Ayer todavía, en la sesión de la Cámara, funesto desenlace que se temía. Ayer murió Mr. Rúan afirmaba que la circunscripción la virtuosa señora. de UAtibe no produce una sola gota de Doña Antonia Comes Carrió era muy esChampagne. Al oírlo eldiputado por L Aube, timada por sus excelentes cualidades. SuMr. Castillard, gritó: virtudes y bondades la habían granjeado- ¿Y la región de Chalons? ¿Produce mu- muchas simpatías, y su muerte será muy cho Champagne? ¿Dónde están las viñas del sentida campo de Chalons, que la ley le hace figuA su desconsolado esposo, el ex ministro tar entero en La Champagne vinícola? de Marina D. Ramón Auñón, enviamos De deducción en deducción, sacamos en nuestro sentido pésame por tan irreparable consecuencia que si Chalons no produce pérdida fchampagne ha sido, en cambio, la cuna poEl alcalde de Madrid, señor conde de Pelítica de Mr. León Bourgeois, y... ¡vayase lo ñalver, que se encuentra en cama desde el uno por lo otro! Y nos enteramos de otras cosas, porque sábado, tuvo ayer un recargo febril, que ha como el ministro Mr. Rúan se incomoda y obligado á la familia á avisar al médico seel representante de Reims, Mr. Lencir, pier- ñor Bejarano. De todas veras celebraremos el rápido de la paciencia, se salen todos de la discusión, y Mr. Lenoir acusa á Mr. Castillard de restablecimiento del enfermo haber intrigado para que su- hijo obtuviera Nuestro distinguido amigo Mr. Luis un empleo en el ministerio de Agricultura, cosa que maldita la relación que tiene con Gaussen, vicecónsul de Francia, que estaba que el campo de Chalons produzca ó no pro- agregado á la Embajada de esta corte, ha sido ascendido y destinado á Constantiduzca Champagne. Pero Mr. Castillard, que no puede negar nopla. Celebramos el ascenso de tan buen am go; rjue, desgraciadamente, en Chalons no hay ¡ihampagne, ai que, afortunadamente, su pero sentimos su ausencia de España, donde j ijo está empleado en el ministerio de Agri- tantas simpatías se ha conquistado. jtaltura, porque ambas cosas son ciertas, Contesta, sin embargo, á Mr. Lenoir y le dice EN bL REAL je antes de entrar en la Cámara ha venido Champagne. S Mr. Lenoir, á su vez, en lugar de res- EL OCASO jWjinder que se puede empezar vendiendo jt ainpagne para acabar siendo diputado ó DE LOS DIOSES uquesa de ÍJzes, prefiere tomar las cosas U i a Wagner! fue el último grito que se eu serio, y con énfasis exclama: v dio ayer en el Real después de levan- ¡Más le vale á un diputado inscribir en tarse el telón cinco ó seis veces para que re iis tarjetas una marca de Champagne que poner en su conciencia él restablecimiento cogiesen el homenaje de entusiasmo del público el maestro Rabí por su labor y por la de la guillotina! ¡1,0 que se rió la honorable Asamblea! Y de la orquesta; los intérpretes de la obra, el á todo esto, reparen ustedes en que nada de pintor de las decoraciones, el director artíslo que se hablaba tenía relación con el pro- tico... Porque ayer triunfaron todos. El primero en triunfar de una manera abyecto puesto á debate. Monsieur Jaurés no pudo contener su in- soluta, indiscutible, soberana, fue Wagner. Quedó para siempre destruida la leyenda de dignación más tiempo, y gritó: Valdría más que pusiéramos todos en latero que se le había adjudicado injustanuestras tarjetas estas dos palabras: ¡Ex mente. Los siete cuartos de hora que dura el primer acto pasaron para el público sin diputado. El apóstol de la huelga general acertó con pesar mucho. Con deleite más bien, en relila frase. Una huelga de diputados constitui- gioso silencio, en extática contemplación una frase, una un detaría el más sensacional de los espectáculos. para no perderel telón estalló nota, formidauna Pero no hay miedo que tal cosa ocurra. A lle. Y al bajar verdadero entusiasmo, la prijos señores diputados no se les sube hasta ble ovación de mera de las muchas que habían de presen ste extierno el Champagne á la cabeza... ciarse. Los cantantes salieron á escena tres JOSÉ JUAN CADENAS veces. Después salió el maestro Rabí, redoParís Marzo. blándose los aplausos del público, que veía en 1 al segundo héroe de la jornada- -el primero, el de la leyenda, Sigfrido, -y cuando el ilustre director, en un impulso de noble justicia, avanzó hasta la batería y extenSe encuentra gravemente enferma la se- diendo los brazos señaló á la orquesta, como ñora doña Concepción Romero de Tejada, dándola los aplausos que él recogía, la maviuda de Bernáldez, cuyo pronto restableci- nifestación fue más imponente y atronamiento deseamos vivamente. dora. Porque el éxito de ese primer acto fue el del segundo y, si mayor cabe, el del tercero. Es verdad también que con públicos como el que ayer llenaba de bote en bote el Real se va á todas partes, como vulgarmente se dice. ¡Con cuánta religiosidad escuchó, con qué admirable atención siguió el desarrollo del drama musical, con qué habilísima espontaneidad rompió á aplaudir cuando ya el aplauso no podía hurtarle una sola note de la sublime labor wagneriana! ¡Ah, público de las tardes del Real, el que escucha siente el arte, y por codiciarle no tolera ni el vuelo de una mosca... cuánta falta haces en las noches de moda! que director, intérpretes, escenógrafo y director artístico fueron llamados diferentes veces á escena y ovacionados con calor unánimemente sentido en el corazón, que es el impulsor del aplauso sincero. ¿Qué pasajes produjeron más profunda impresión? La primera escena, la de las parcas tejiendo el hilo de los destinos, parecióle al público clara, dándose cuenta del significado del sibilino diálogo de las siniestras hilanderas. El dúo de Brunilda y Sigfrido diciéndose adioses de mutuo amor, porque el héroe parte para realizar las aventuras que le npone su destino, interesa al auditorio. Los intérpretes dominan con su arte. Brunilda es la Srta. Guszalewicz, arrogante, poseída de su papel. Sigfrido, Sr. Remond, que viste el personaje admirablemente, suple con su talento y sus recursos de gran artista las asperezas de su extraña voz, y se impone triunfador. -En la mutación, la adorable sintonía del viaje sobre el Rhin embelesa al auditorio. Bs una página de juventud y de ardor deslumbradora, no obstante sus toques de melancolía, que anuncian las próximas catástrofes. Gutruna (seño rita Kempré, la bella artista, siempre discreta, tan querida de nuestro público) Gunther (Sr. Schutzendorf) y Hagen (Sr. Mansueto) hacen su aparición, y de las escenas de este cuadro, la del juramento de Sigfrido y Gunther impresiona hondamente al público. Todos los artistas fian contribuido al éxito de este cuadro. La decoración de Amalio, representando el atrio del palacio de los Gibilungos, con el Rhin en el fondo, es un primor. En el último cuadro de este acto, las dos escenas, la de Brunilda con la walkyria Waltrante (señorita Lucacewska) delicioso diálogo en el que Wagner hace resaltar él egoísmo del amor humano, del amor- pasión que quiere reinar sobre las almas y sobre las creencias, y el dúo de Sigfrido, con figura de Gunther, y Brunilda, son también saboreados por el público. Tiple y tenor hacen portentosamente esta escena de supremo interés dramático. El segundo acto es relativamente corto, más de ópera, y en él la aparición de los coros de cazadores primero y del cortejo nupcial después animan la escena, convertida en pintoresco panorama de las orillas del Rhin gracias al mágico pincel de Amalio Fernández. El interés dramático aumenta. Hay momentos en que la Guszalewicz arrebata, no sólo con su manera de expresar, sino por sus ademanes de bellísima plasticidad. La salida de Sigfrido coronado de hojas de encina sobre el pavés y en hombros de los guerreros es otro cuadro de gran brillante? artística. La impresión en el público se traduce ea grandes y. proloagados aplausos. ent Itisnio fue Queda consignado quedeeltoaos los actos, y grande en el final t OE SOCIEDAD Ayer tarde se verificó en la Sacramental de San Isidro el entierro del conocido agente de Bolsa D. Luis María del Valle. Estuvo casado con la virtuosa señora doña Josefa Echegaray y Eizaguirre, hermana de los dramaturgos D. José y D. Miguel. Mo hacemos, ya lo saben nuestros lectores, crítica en estas columnas. Es más grato, y creemos que más del gusto de nuestros lectores, hacer crónica; y hemos de afirmar que nunca al hablar de grandes éxitos pudo ser el cronista tan sincero como puede serlo J f TrtuinrillOiiiJStíUlÉiii muí ritakHinnnranrra BTTI IB üitnnrrinnininiínnmirar nrranaiiiMiTimimi n- mtirmimiii