Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES S DE MARZO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 7. Sin más débate c ue el dar la Comisión, a legos del Sr. Azcárate, algunas 0 explicaciones sobre la supresión del art 9. se apruena hasta el 16, y se suspende este debate. COMUNICACIONES MARÍTIMAS i Ml Sr. FERNANDEZ LATORRE- rectifica, y á las siete y veinte se suspende el debate y se levanta la sesión. regresar á Francia Mr. Lence manitestó que habían encontrado un documento de extraordinaria importancia, pues era una partida del matrimonio de Pepita Duran con Gabriel de la Oliva, si bien estaba raspada para quitar, indudablemente, el nombre de lord Sackwille, poniendo en su lugar el de abriel. Añade que Mr. Leuce le manifestó que él, á pesar de todo, creía que el instigador de cuanto sucedía en el asunto era Sackwille, suponiendo que hasta lo de la raspadura era obra suya. Refiriéndose á Langume, el testigo que hace dos días compareció ante el Tribunal, dice que hablaba con Sackwille con alguna frecuencia. Añade que Languine le contó que Rophon le había confesado la falsificación realizada en Madrid, diciéndole que él había raspado la partida, escribiendo otro suieto los nombres que figuraban. Agrega que Languine fue poco tiempo después á Algeciras por encargo de Sckwille, para pedir á Rophon unas cartas que comprometían al hijo del lord cartas qu e no pudo conseguir porque, según parece, Rophon habíalas quemado. Continúa diciendo que Languine hizo otro viaje á España, y posteriormente se supo por los periódicos que se había encontrado en el Ayuntamiento una partida en 1 a que constaba el nombre de Gabriel de la Oliva, como marido de Pepita Duran. Dice que al ver esto le enseñó los periódicos á Mr. Lence, quien le manifestó que no quería ocuparse de tal asunto. Declara que cuando detuvieron á Rophon presentóse Sackwille á Lence diciéndole que era un canalla, porque era el que había denunciado á su primo, contestándole aquél que eran cuatro los que conocían la falsificación de Enrique Rophon. Acusador. ¿Ha leído usted las cartas que desde Algeciras escribió Lanquine á Sackwille diciendo que Rophon se negaba á entregar los documentos aue comprometían al inglés? Testigo. -No las he leído porque Lence era el que las traducía. A. ¿Tenía Lence mucha amistad con Sackwille? T. -Sí, señor; hasta el punto de haberle ofrecido mucho dinero Sackwille si salía bien el asunto que se perseguía. F. ¿Por qué se marchó usted de la Aarencia de traducciones donde trabajaba? T. -Porque se enteraron de que yo había, de declarar en esta causa y me despacharon. D. -Tenía usted relaciones con Lanquine. T. -Es cierto. Teníamos amistad y nos escribíamos. A otras preguntas dice que no és cierto que á él le hablara Lanquine ni otra persona para que declarase en sentido favorable á los querellantes, y que el referido Lanquine era el que traducía las cartas de Sackwille á su primo Rophon. if Termina afirmando el testigo que vio á Sackwille en París cuatro ó cinco días. -v El Sr. Lastres dice que le recomendó á Sackwille en Madrid D. Francisco Silvela, y por ello estudió el asunto detenidamente, encontrándose al hacerlo con que habían venido á España dos ingleses, acompañados de una señora, que bien pudiera ser la hermana mayor de Enrique Sackwille (casada con el primo de éste, hoy denunciante) los cuales habían realizado una porción de trabajos encaminados á probar que Pepita Duráu había estado casada con Gabriel de la Oliva. y. -1, X- i A mayor abundamiento, Io s referidos infgleses, lleváronse á Gtbraltar á todos los testigos que habían aquí utilizado, y abrie ron; ot ra información ante las autoridades brit ánicájíf co á que llamo mi atención extraórdináná mente- -áic éí- -pofq u e si se qiietas, que cuesta una partí Ja, estaba conseguido. ¿A qué realizar gastos tan grandes como los que suponían las averiguaciones de Madrid y los trabajos realizados en Gibraltar? A continuación dice que fue á examinar el libro parroquial de San Millán, encontrando las raspaduras ya conocidas en la partida, por lo cual se decidió á presentar una denuncia á los Tribunales. Defensa. ¿Esto partió de usted ó del señor Sackwille? Testigo. -Esta denuncia partió de mí exclusivamente. D. ¿Usted no ha dicho al Sr. Lanquine... T. ¿Quién es ese señor? D. ¿Usted no le conoce? T. -No. D. ¿No ha estado nunca en su casa? T. -No le he visto hasta ayer en los pasillos de la Audienc ia. -D. ¿Recuerda usted si al descubrir la falsedad en la partida de matrimonio manifestó Sackwille alguna extrañeza? T. -Quedó asombrado como todos los que la vimos. Dice después que abandonó el asunto porque tenía que hacer constar en la querella que había de interponerse por encargo de Sackwille el nombre del culpable ó culpables del delito, y esto no era posible, porque no los conocía. A otras preguntas contesta que del estudio que ha hecho del asunto ha sacado la convicción de que Enrique de Sackwille es el que tiene derecho á los títulos, honores y bienes de su padre, y que cuanto se resuelva en esta causa no ha de inf uir eu e! pleito que en Londres se sigue. Aquel- -añade- -es en absoluto independiente del juicio que ahora se celebra. Por último expone que Sackville no tiene dinero, y, por consecuencia, no ha podido realizar trabajos en el sentido que se supoXie, negando también que aquél desapareciera de Madrid súbitamente, pues, por el contrario, se despidió del testigo y de otras personas. Don Luis Bancarell declara que Mr. Lanquine exigió el año pasado 10 ooo pesetas por unos documentos que interesaban macho al asunto del matrimonio. Míster Maissoneuve refiere que tiene en su poder algunas cartas de los testigos Paulus y Lanquine, pidiendo dinero para declarar en esta causa. El Sr. Pallares ruega que se lean por uno de los señores intérpretes las cartas referidas, y la Sala así lo acuerda, decidiéndose además que queden unidas á los autos. -Hace otras manifestaciones de escaso interés el Sr. Maissoneuve, y con esto termina la prueba testifical prueoa documental. La lectura de los documentos que obran en autos duró cerca de dos horas. El relator dio cuenta de las certificaciones, actas de nacimiento de los hijos de lord Sackwille, partidas de casamiento y defunción, cartas, etc. etc. Los acusados y las defensas renunciaron á la lectura de algunos documentos, y gracias á esto terminó la prueba antes de lo que suponíamos. O etlrada de acusación. El presidente preguntó á las partes si sostenían ó modificaban sus conclusiones, manifestando el fiscal, Sr. Gayo, que en vis- ta de que no existían cargas contra los dos ¡retiraba la acusación para los dos. El acusador privado y las defensas elevaron á definitivas sus respectivas caliFica- ciones. i- Y se sus ñdió la s esion. A- VE 1 público comentaba favorablemente la actitud del fiscal. UN PETARDO A yer mañaaafué reconocido el cartucho en el Parque de Artillería, y este examen ha Comprobado la impresión que ya expresó el oficial de dicho Cuerpo á quien se exhibió eVkal azgo en la Comisaría. 1 La comisión técnica ha deshecho el envoltorio y ha visto que éste contenía un frasco de cristal lleno de pólvora de la usual de caza, envuelto en trapos y forrado, digámoslo así, por una hoja de latón sin unir los extremos. Este era, pues, el terrible aparato. Y por añadidura, la mecha no tenía contacto con el frasco. Los artilleros han suscripto, según parece, un informe haciendo constar que el petardo, tal como se hallaba confeccionado, no podía estallar, y aun en el caso de que lá mecha, encendida, hubiera tenido contacto con el frasco, la pólvora hubiera ardítlo sin hacer explosión. SI jefe superior de Policía se propone recompensar al guardia Indalecio Blanco, que íué- quien recogió la supuesta bomba, pues su arrojo y decisión no se amenguan por el hecho de que, afortunadamente, el petardo resulte á la postre Inofensivo. p o c o después del mediodía se recibió ayer 7 en el Juzgado de guardia el atestado de la Policía, que leyó con el juez el teniente fiscal Sr. Mena. A las cuatro de la tarde el juez de guardia se trasladó al lugar en que fue hallado el cartucho, con objeto de practicar un reconocimiento. pl examen del petardo, realizado ayer en el Parque de Artillería, sólo fue presenciado por el coronel jefe de aquella dependencia y un maestro armero. ff No es, por tanto, cierto que á verificar ese examen del explosivo acudieran multitud de jefes y oficiales. TRIBUNALES EL MATRIMONIO DE PEPITA DURAN CUARTA SESIÓN Ciguen los testigos. A la misma hora que los días anteriores comenzó ayer tarde la sesión cuartal I lámase en primer término al testigo Miguel Abad, quien manifiesta que en el año 1900 era guardia municipal, y por esto fue encargado de llevar un padrón al domicilio de Manuel Antón, -sin que por ello pueda asegurar que, hava sido este individuo el que lo firmara. Ai, JfA continuación entráiTeñ la Sala D. Fernando López Monis y D. -Ernesto Portuondo, catedráticos ambos de Francés, y el testigo Mr. Jeatt Mathias Paulds. V E l Sr. López Monis va preguntando al, declarante lo que las partes le indican, y por el. citado intérprete averiguamos que Mñ Paulus era empleado el año 1898 en una Agencia de traducciones, de París, que mister Sackwille visitaba casi todos los días. v 4? Que e I 9 0 1 vinieron á Madrid Mr. Lence, ¡efe, de la agencia, y Mr? 1 Sackwille para, buscar documentos favorables á la boda dé