Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 3 DE MARZO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG, 4. donaion siempre los hábitos sacerdotales. Sin embargo, Don Rompió Murri ha declarado que no abandonará nunca la sotana. Si lo eligen, es probable que el Papa lance contra él la excomunión y lo expulse de la Iglesia. El Gobierno no ve con buenos ojos esa candidatura escandalosa y no permanecerá indiferente á la elección de un hombre á quien la ambición y el orgullo han hecho perder toda prudencia; pero Dotn Murri es muy popular en su país. Contra él se presenta con un programa de oposición al Gobierno del Sr. Giolitti, el Sr. Víctor Vettori, redactor del Giornaled Italia. ¿Habrá en la nueva Cámara italiana un Centro católico? Aunque los periódicos católicos lo niegan, es de presumir que ciertos elementos políticos que tienen afinidades acaben por agruparse y que formen nn partido político. ¿Será para bien; será para mal? Me parece prematuro formular una opinión. LDOCTORSPAHN El doctor P e d r o ELOGIO DE UN DISCURSO PREOCUPACIONES r El Sr. Moret ha pro- esto basta para que comprendamos la selecta y extensa cultura del jefe del partido liberal. ü AS MEDIDAS CA- Ahora convendría TEGOR 1 CAS exponer aquí de uu d t medidas que categóricamente se ban expuesto en el discurso cel Sr. Moret. La cosa es un poco difícil. Páralos que no están habituados á la oratoria del jefe liberal, es preciso advertir que lo que en un djsears del Si. Moret resulta claro, preciso, coherente, luego trasladado á las cuartillas parece confuso, vago, caótico. ¿Quiere esto decir que el Sr. Moret se expresa confusa y vagamente en sus discursos? De ningúa modo; lo que sucede es que sus discursas son obras de un arte complejo, refinado, satilísimo, cuyas partes y corcpaneotes guardan entre sí una íntima trabazón y en virtud de la cual, es imposible suprimir ítlge de ellos- -con el fin de hacer un extracto- -akt que todo el resto padezca y se muestre cota confuso é incoherente. Ante el discurso de Valladolid nos hallamos en esta imposibilidad. ¿De qué maneta dar en pocas líneas concretas todas las soluciones qw. e el Sr. Moret ofrece para ei día en que sea poder? La tarea es totalmente imposible; se hace preciso leer todo el discurso. Se hace preciso también, después áe leer detenidamente el discurso, reflexionar, con más detención todavía, en lo que k querido decir el Sr. Moret. El jefe liberal ha hablado mucno en s discurso de libertad; en lo que ha dicho ei Sr. Moret sobre la libertad estamos toáes conformes. Ha hablado el Sr. Moret en abstracto de la libertad; no ha dicho eu qoé fórmalas es preciso definirla y concretarla. En realidad, esto no era preciso; y e M juzgar esto preciso el Sr. Moret tiene á m lado, pensando lo mismo, á las clases tradicionalistas del país, ventaja grande para ue político que ha de gobernar á todos, rojo 7 blancos. Soy de los que creen- -ha dicho taaibié el orador- -que los partidos liberales sát pueden subir en hombros de la opinióau A. seguida el Sr. Moret ha hablado de tós atavismos que hacen olvidar á los partidos el camino recto de conquistar la opinión y el poder Ha hablado también el orador 4 e que es preciso que los políticos no sean cortesanos No puede haber sino calurosos, entusiastas elogiob para estas nobles y siaceras palabras del Sr. Moret. ¿Qué diríamos de un político que, á espaldas de la opiatos, pidiese al jefe del Estado el poder por medio de alguna clandestina misiva? Bl jefe del partido liberal, con palabras a menos elocuentes, ha tratado de la invasión de las Ordenes religiosas. Es cierto que ios liberales han autorizado la entrada en Sspafia de más Ordenes que los conservaeL res; pero hay que tener en cuenta que s trataba de circunstancias especialísimas, q e el gobernante debe siempre atender; y es precisa hacer también la considerada áe que si los liberales, y en especial el Sr. Moret, han sido amigos de las Ordenes religiosas, eso no quita para que no lo sean en 1 sucesivo. En cuanto á las secularizaciones e ¡patado liberal procurará secularizarlo todo. H f en España puede un ciudadano casarse vilmente; paede ser bautizado civilmeatej puede ser enterrado civilmente; puede educarse civilmente. No obstante esto, los libérales bautizan sus hijos en las iglesias; se casan canónicamente; disponen que se tas entierre en sagrado; educan á sus véstages en colegios de frailes y de monjas. A prime ra vista, el argumento parece decisivo; tóa embargo, es preciso tener en cuenta qae les hombres públicos tienen exigencias y deberes que no tienen los demás mortales, y qwe lo que se trata de conseguir es que todos los nunciado ya su discurso en Valladolid. La opinión liberal esperaba ansiosa este discurso. El discurso del Sr. Moret era muy necesario. Convenía resumir en él de un modo claro, concreto, terminante la fecunda y activísima labor realizada por los liberales en toda España. Pronunciar un discurso como jefe de partido, después de la campaña llevada á cabo de un modo tan brillante por los liberales, resultaba empresa bastante delicada. El señor Moret se daba exacta cuenta de lo crítico de la situación. Un periódico nos dice que el gran orador estaba visiblemente preocupado por la importancia del acto en que iba á manifestar su pensamiento político ante las graves circunstancias del mociento actual El mismo periódico nos advierte que durante el viaje á Valladolid, el EL VATICANO Sr. Moret, llevado de su preocupación, conReichstag, ha sido recibido en audiencia se- ferenció detenidamente con los Sres. Canacreta por el Papa y por Mons. -Merry- del Val. lejas y Alvarez. Sabemos también que los Se asegura que graves disensiones han tres ilustres políticos convinieron en deenfriado las simpatías que el Vaticano sen- clarar categóricamente cuáles serán las metía por dicho, Centro católico, que está en didas en que se traduzca la nueva política desacuerdo con los elementos eclesiásticos Pronunciado el discurso de Valladolid, de Alemania. Le echan en cara que á pesar las medidas de la nueva política están ya de ser sacerdotes algunos de sus miembros, declaradas categóricamente, según convise ocupa más de los éxitos políticos que de nieron en un coche del expreso de Madrid á los verdaderos intereses de la Iglesia de Hendaya los Sres. Moret, Canalejas y AlRoma. varez. Se dice también que el ministro de PruVamos á ver añora cuales son estas medisía en el Vaticano ha conseguido que se lla- das declaradas tan categóricamente. mara al doctor Spahn para hacerle observaciones acerca de la implacable oposición del 1 AS CITAS Ante todo, cuando se habla Centro católico á la política del Gobierno. Lt- ¿e u n jj s c u r s o Por su parte, el Kaiser ha enviado á Roma por un parlamentario español, pronunciado es necesario al cardenal Ropp para que apoye sus que- elogiar la forma. La forma del discurso del jas cerca del Papa contra ese Centro irre- Sr. Moret ha sido admirable. Esto, tratánductible. dose del jefe liberal, ño es necesario decirlo. El doctor Spahn ha defendido calurosa- Sus admiradores elogiamos siempre en él la mente ante Pío X y el cardenal Merry del claridad, la concisión, la precisión y, sobre Val la política del Centro. Ese grupo- -se- todo, la anidad y la coherencia. Todas estas gún él- -no puede variar de conducta sin cualidades han resaltado ek el discurso de perder su prestigio y renunciar á su influen- Valladolid de un modo soberano. cia parlamentaria. Ha habido también otra cosa admirable Sin embargo. el doctor Sphanha expuesto en este discurso: la erudición. ¿No es cosa en qué condiciones podrían reanudarse las sabida que el Sr. Moret es n hombre de antiguas buenas relaciones que en otras épo- una cultura maravillosa? De pocos políticos cas han existido entre el Centro y el Go- se podrá decir lo mismo. Para que el lector bierno, añadiendo que, entre tanto, era im- se forme una idea de la selecta erudición posible que el grupo que capitanea varíe de que campea en este discurso, bastará tan actitud. sólo confeccionar una lista de las citas heHablando luego con Mons. Merry del Val, chas por el Sr. Moret en su discurso. Las cino ocultó el doctor Spahn su convicción de tas son muy necesarias en los discursos poque el Centro Católico alemán no podrá to- líticos; si se trata de hacer un discurso prolerar que Roma intervenga en sus asuntos. grama de las necesidades de la nación y de No obstante, no puede afirmarse que haya lo que se hará desde el Gobierno, su utiliruptura entre la Santa Sede y el grupo ca- dad sube de punto, puesto que ellas nos tólico del Reichstag. Pero el doctor Spahn permiten juzgar como de pasada acerca de ha declarado á algunos de sus amigos de lo que acontece y se hace en otros países, ó Roma lo siguiente: de lo que en el propio se ha hecho hace ya El Centro Católico no será jamás ultra- mucho tiempo, cosa de un valor innegable montana. Respetará siempre al Papa, á la para los contribuyentes y para todos aqueIglesia, á la Santa Sede; pero no será nunca llos que, no sabiendo historia, se están muel servidor de nadie, porque al serlo, perde- riendo de hambre. ría la autoridad de que goza en Alemania. La lista de las citas del Sr. Moret es la siFRANCO FRANCHI. guiente: el partido liberal inglés y el partido liberal italiano; Cavour; Garibaldi en Marsala; la santa unidad de Italia y la seUNA IDEA DIARIA cularización de Italia; la memoria de Kosi avado de las esponjas. sut y las luchas de Hungría en 1848; los Las esponjas de tocador, después de ej emplos dados por D. Nicolás Mana Riveasarlas algún tiempo, quedan grasientas y ro; la democracia monárquica de Castelar; pegajosas, sobre todo si se han empapado á el reinado de Isabel II; Cristo; el Concordamenudo en agua de jabón. Se puede resti- to del 51; el obispo de Ciudad Real; Comtuirles sus cualidades primitivas lavándolas bes, Jaurés y Viv ¡ani; León XIII; Gibbons; con sosa disuelta en diez veces su peso de Irelang; Manning; el obispo de Grenoble; agua, y dejándolas en este líquido atirante el Congreso de las Religiones de Chicago; veinticuatro horas. Después, se enjuagan el nuncio de los Estados Unidos; la Consticon agua clara; luego, en agua conteniendo tución norteamericana; los arzobispos in 1,20 de ácido clorhídrico, y, por ñn, en agua gleses. clara, cambiada dos ó tres veces. Nada más ha citado el Sr. Moret Con J fí fí I lUmilSIEH UII! ililMnimra 7 ram ¡HÜ 35I BMrilIMIEIimiIIllliimi iMminnrarnnrmrn n r