Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MARTES 2 DE MARZO DE 3909. EDICIÓN 1. PAG. 4, comedia de autor indígena sólo elogios leeréis en la Prensa. Únicamente cuando la obra desaparece de los carteles suelen los críticos decir sinceramente lo que de ella piensan. En la ocasión presente, la Prensa ha elogiado JSi asno de Bundan echando las campanas á vuelo; pero ha habido un crítico que, sin exageraciones ni frases gordas, muy cortés, muy finamente, ha dicho á los autores la verdad: que el libro que han escrito es un libreto de zarzuela. Este crítico es novel, ya lo habréis supuesto; es el crítico laureado en el concurso abierto hace poco por el periódico Comedia. Agraciado con el primer premio, Mr. Privadiere eligió la comedia de Flers y Caillavet para hacer sus primeras armas y también se ha encontrado en el caso del asno de Buridan. Porque la obra es mala, y para hacer una labor sincera, Mr. Privadiere tenía que decirlo; pero al propio tiempo corría el riesgo de descontentar á los autores poderosos é influyentes. Por si esto fuera poco, exponíase también á enojar á los pontífices de la crítica emitiendo un juicio contrario al de ellos. Monsieur Privadiere ha debido vacilar mucho antes de decidirse, y, al fin, optó por decir la verdad. Prodigando los elogios á De Flers y Caillavet, declarándose gran admirador de sus talentos dramáticos, con muchas palabras bonitas y muy suavemente ha dejando reducida la obra á eso: á un libreto de zarzuela. Este rasgo de independencia de Mr. Privadiere es hoy el asunto de las conversaciones entre la gente literaria; pero ya verán ustedes cómo el novel critico no continúa por el buen camino, Mr. Privadiere ingresará en la redacción de un rotativo, le encargarán quizá un día del fmillaton en un periódico sesudo y hasta es posible que, como stodos los críticos, se dedique también en sus ratos de ocio á escribir obras teatrales. Y el día que escriba una comedia monsieur Privadiere, se despedirá para siempre de esa independencia de que acaba de dar prueba en su primera crítica. Fjero á pesar de todo, la nueva comedia de Flers y Caillavet permanecerá en los carteles del Gimnasio doscientas ó trescientas noches, porque el público parisién no se deja influir por lo que los críticos digan, y necesita formar su propio juicio. El asno de Buridan es una mala comedia, como afirma Mr. Privadiere; pero la gente se divierte mucho, se ríe durante toda la representación, y esto basta para que la obra viva largo tiempo en los carteles. Y luego, los señores de Flers y Caillavet seguirán las indicaciones del novel crítico y harán una opereta. Es una idea que quizá no se les hubiera ocurrido. José JUAN CADENAS París- Febrero. LA UNIVERSIDAD HISPANOAMERICANA K 1 doctor Menacho, en la sesión inaugural del Colegio de Médicos de Barcelona, disertó sobre un punto interesante, la Ne eesidad de completar la enseñanza, en particular la de las ciencias médicas, como indispensable auxiliar del ideal hispano- americanista Cada día es mayor el número de estudiantes de la América latina que acuden á las Universidades de Inglaterra, Alemania, en particular á París, que no resulta meio muy adecuado para el estudio á la edad áe veinte años, y muchos regresan á sus países sin haber siquiera visitado España. En otros tiempos siquiera los jóvenes antillanos y filipinos concurrían á nuestras es- f cuelas; hoy las aulas españolas no cuentan grandes sorpresas á la Historia, y al lado la estudiantes americanos que, si por acaso, Biblioteca Colombina, ¿Por qué no aproverecorren España en busca de sus bellezas ¡char esos valiosos elementos para instaurar naturales y de sus costumbres pintorescas. una Facultad de Estudios americanistas, á Es en verdad sensible y deprimente para la que acudirían, estoy seguro, alumnos de nosotros que las escuelas de Italia nos lle- todos los países americanos? ven la ventaja en este punto, careciendo de Esto no pudiera quitárnoslo Italia ni Alelos naturales y propios elementos de atrac- mania, ni América siquiera. Allí, la juvención que aquí existen para aquellos jóvenes. tud española y la americana sondearían afaHay que confesarlo: nuestras Universida- nosas en ese piélago denso, donde se guardes y nuestras escuelas no atraen desde le- dan tantas preciosidades, y por su medio jos por sus destellos luminosos. Con razóu penetrarían en las entrañas del descubriha podido exclamar el doctor Miral en el miento, de la conquista y de la colonización discurso de apertura que ha leído en Sala- de América, nutriendo la idealidad que debe manca: la Universidad ya no es el tesoro mover nuestro espíritu dentro de la concenque proveía de justicia y gobierno á los rei- tración étnica que se va delineando en la nos, según palabras de Carlos V, es un frío América latina. panteón donde arrastran su miserable exisValladolid tiene muy cerca Simancas, que tencia unas cuantas sanguijuelas del Es- permitiría crear una facultad superior de tado. Estudios Históricos, inspirada en el examen El uorformismo corruptor ha convertido de los documentos, en la paleografía, en la las antiguas Universidades, por completó in- investigación fecunda de los datos auténtidependientes del Poder y con medios pro- cos, y Barcelona, con su Archivo de la Copios, en meras dependencias administrati- rona de Aragón, fuera otro centro de estuvas, con maestros oficinistas, que acuden á dios históricos, con este mismo carácter pollenar la hora de trabajo, sin el ansia ardien- sitivo y palpitante, que atraería, no sólo á te de saber ni la unción de enseñar, ante un alumnos de América, sino á los de las naenjambre de alumnos que entra en el aula ciones de Europa. soñando ya con el sueldo fijo y con la obliEn cuanto á la facultad de literatura Esgada oficina atronadora. pañola, Madrid debiera ser la llamada á Cada Universidad es un taller burocráti- crearla, contando con los primeros literatos co, donde nada puede aprender esa juven- y con los más sabios eruditos, para que la tud de los países nuevos, necesitada de am- juventud de América gustase de las obras bientes que despierten iniciativas jr que re- clásicas que le darían á conocer la medula quiere enseñanzas de aplicación práctica. de la literatura castellana, y al par las beEn tanto que nosotros nada sabemos ofre- llezas del idioma en sus obras más primorocsr á la juventud de América que viene á sas comentadas por los maestros del habla. Europa ávida de instruirse, ellos, los ameri- Hoy América no siente el amor intenso que canos, han instaurado ya una gran Univer- debiera sentir por nuestra literatura porque sidad de estudios superiores, la del Plata, no la conoce. Italia cuenta varias cátedras junto á Museos, Bibliotecas y Observato- dedicadas al comento de la Divina Comerios de primer orden, donde la juventud es- dia, y aquí no hemos instituido aún ningún pañola, amante de las ciencias naturales, curso dedicado á Cervantes ó á Calderón. tiene ya manera de acrecentar su instrucEn Barcelona cabría una Facultad de I4- ción científica, especialmente en paleonto- teraturas regionales, que es de creer que se logía. vería animada por el ardor docente de los Por esto el doctor Menacho ha planteado maestros y el ansia de aprender de los disun problema que había iniciado ya el doc- cípulos. En el orden científico, el camino es claro. tor Cobos: el de la Escuela ó Universidad hispano- americana. Urge crear un centro Sin grandes elementos de estudio, sin labointelectual, de ¿tracción intensa, que junte ratorios, talleres, hospitales, Museos, es enen las mismas gulas á los españoles y á los teramente imposible pensar en que vengan americanos, forjando el ideal común por á nosotros esos médicos salidos de las Unimedio de la comunicación de los pensamien- versidades americanas, que afluyen á Eurotos, del sentir y de las aspiraciones que naz- pa para ampliar sus conocimientos, asistiencan de esa aproximación me ntal que debe do á las lecciones de las celebridades y tracompletar la aproximación de los intereses. bajando en los más famosos hospitales y la ¿Cómo lograr tan hermoso objetivo? El boratorios. tema és vasto para ser tratado en un ar- Todo esto no se improvisa; pero para contículo, tan sólo cabe trazar orientaciones seguirlo hemos de tener cuando menos el generales. firme propósito de realizarlo. I,o primero que procede es hacer algo geTiene razón el doctor Menacho al ponnuínamente nuestro, que los demás no pue- derar la influencia que ejerce el medio sodan crear y que, por el sabor y la esencia cial y educativo en los estudiantes extranespañolas, llame á las almas americanas. En jeros, lamentando con este motivo la escauna palabra, hay que volver á la Universi- sez de relaciones científicas entre España y dad española. sus hijas, una de cuyas causas más poderoHoy, por ejemplo, contamos con una se- sas radica en la deficiencia y mala orientarie de Facultades de Filosofía y I etras que ción de nuestros planes de enseñanza. tienen más catedráticos que alumnos (cinco Tema es éste que ao se agota en un armaestros por cada discípulo en alguna Uni- tículo, y sobre el cual volveremos en ocaversidad) al punto de que los catedráticos sión oportuna, afirmando que si llegásemos de Zaragoza pidieron al ministro la supre- á crear esa Universidad hispano- americana sión de la Facultad de Historia. Es doloro- daríamos ocasión á los futuros Carneggies so contemplar á tantos jóvenes que llegan de la América latina para ensayar su geneá la cátedra preparados para formar discí- rosidad á favor de una Institución en cuyo pulos, con honda vocación pedagógica, y seno palpitaría el patriotismo de la raza. que apenas comienzan su tarea sienten exFEDERICO RAHOLA tinguirse su entusiasmo y el fuego sacro en la cátedra vacía ó llena de alumnos sin fe, que siguen el año preparatorio con la triste resignación de quien realiza trabajos for 5 avado de los guantes. zados. Ahora bien; esas mismas estériles Facul- Tómese: de jabón en polvo, 250 gramos; tades de Filosofía y Letras pudieran ser amoníaco líquido, 10 gramos; agua de Javel, una base de la Universidad Hispano- Ame- 165 gramos; agua común, 155 gramos. Fórricana. Tenemos en Sevilla el Archivo de mese una pasta. Con ella imprégnese ua Indias, que es una rica y abundante mina pedazo de franela y frótese el guante hasta inexplotada, una selva virgen, que dará quedar perfectamente limpio. UNA IDEA DIARIA ma ni si tt r míTinfriwir iwrfíitafOTimntonivinr r i iHftdtffiwnTirtTí irr tu ftiiiMunminrifmi