Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
critor, el Sr. Argente, en un artículo reciente, titulado La Herodiada, ¿será en nosotros tan irredimible la aridez de corazón? No lo esperamos, y he aquí lo que se pro- cuando ya no hay peligro de que el hogai LA HEROD 1 ADA pone el Consejo Superior de Protección de donde han de pasar la vida, ó buena parte la Infancia, que preside el ministro de la de ella, les parezca mezquino ó desagrada Y SU REMEDIO Gobernación. Organizadas en toda España ble, por cualquier concepto al regresar de le las Juntas protectoras, que en algunas pro- escapatoria nupcial. Ellos no tenían por que recatarse de pa julace muchos años que en uno de los pe- vincias trabajan con entusiasmo, en las gran riódicos de gran circulación se descri- des poblaciones, y singularmente en Madrid, rientes molestos ó imprudentes, así es que bió, con el título de La Herodiada, la triste si- ss formarán Juntas de barrio y de distrito, á los pocos días fueron á Toledo, hicieron tuadón de los llamados incluseros, que son no para celebrar sesiones, sino para tra- alguna que otra excursión y aprovecha las largas horas de la noche invernal en llevados á los pueblos cercanos á las gran- bajar. crearse veladas amenas. Sus recursos no les des capitales para su crianza, Las mujeres á Cada individuo conoce las miserias que permiten ir al teatro con frecuencia, y se enquienes se entregan la mayor parte de las ve- de cerca le asedian, pero por sí mismo no ces no son vigiladas, y como sus emolumen- pu; de remediarlas. A diario presenciamos tretienen en leer las obras de éxito, comentos los cobran apoderados especiales, resulta hechos que nos parecen punibles; peio na- tándolas muy oportunamente. No hace muqtte éstos les conceden un crédito, suminis- di i se arriesga á efectuar la denuncia, y así chas noches que estuve en su casa y los sor trándoles en distintas especies la cantidad n s pasamos todos la vida, entre lamenta- prendí terminando de leer la obra de Benavente titulada Por las nubes. El marido de qne ellos perciben siempre ceta retraso. De ci raes, protestas y crujir de dientes. aquí se produce una irregularidad de que Es urgente que sintamos alzarse en nues- Florita lee muy bien, con cierto tono declason victimas los niños, pues una misma mu- ti as almas la piedad activa á que alude el mador, pues fue un buen aficionado, rejer se suele hacer cargo sucesivamente de la Sr. Argente en su trabajo, y para ello re- presentó con sus compañeros muchas comelactancia de varias infelices criaturas. Como clutarnos y organizamos cuantos sentimos dias; de suerte que sabe producir efectos, y lemedio para evitar estos males, y después latir con intensidad el corazón ante la vista es muy agradable concurrir á esas lecturas Asistían la madre y otra amiga joven á la re de varias campañas emprendidas por filán- del dolor ajeno. presentación doméstica, y se comentaban tropos y pediatras, se promulgó la ley de No podemos entrar en mayores detalles; Protección á la infancia, que abarca, no sólo pero cuando se hagan públicos los trabajos las frases que el ilustre escritor ponía en el periodo de la lactancia, sino casi toda la que prepara el Consejo citado, y muy espe- boca de sus personajes. adolescencia. Es la obra de Jacinto Benayente una non cialmente el señor ministro de la GobernaEs evidente que la mortalidad no es sólo ción, es de esperar que la opinión pública da critica del sistema educativo que predodependiente de las inclusas, con ser tan cre- los acoja con entusiasmo, que la Prensa, mina en la clase media, con sus ambiciones cida en ellas. La Diputación provincial de siempre inteligente y noble, cooperará á la sombrías, su pasivo pesimismo, sus mezMadrid ha mejorado todo lo posible sus ser- gran reforma, estimulando el optimismo ge- quindades y neurosismos. El protagonista vicios. Existe una hijuela de la Casa Mater- neroso colectivo que realiza los adelantos y quiere sacudir ese sopor malsano que se nidad en la calle de O donnell, de que hemos mejoras, combatiendo el pesimismo egoísta, apodera de su espíritu, y cree hallar remedie e tratar próximamente. Los profesores de causa poderosa de nuestro lamentable a ra- radicalísimo y salvador en el cambio de postura, en la huida. Es la eterna cantinela fe Beneficencia, tanto provincial como mu- so social. de los débiles, seducidos por el brioso lucha nicipal, rivalizan en celo. No es menor el de de los fuertes. los médicos que socorren gratuitamente; Mucho me temo, y así se lo dije á mis amipeso la infancia pobre, que da tanto contins os, que el pobre muchacho, á pesar de gente á la Herodiada, sufre las consecuenlas recomendaciones proporcionadas por el cias fiel abandono de los padres y la negligencia de los encargados de la vigilancia 1 MUBES Y NIEBLAS Veo con satisfacción buen doctor de la comedia, fracase, pues de la salud pública en escuelas, casas de que te interesas por lleva el enemigo dentro. ¿Podrá prescindí! vecindad, talleres y asilos. mis ahijados. Acaso tu curiosidad por cono- de los pequeños mimos y refinamientos faTriste es decirlo; pero las clases pobres, y cer su vida íntima esté relacionada con tus miliares á que está habituado para vestirse asm algunas acomodadas, no cuidan á sus proyectos matrimoniales. Decidido á casar- de blusa y trabajar obscuramente, sufriendo hijos. Basta asistir á un consultorio público se todo joven que se halla en tu caso, gusta privaciones? Pues si tiene ese valor, no ne para observar que buena parte de las ma- saber lo que han hecho ó hacen los demás. cesitaba emigrar, sino transformar su vida dres llevan sus niños cuando la enfermedad Actualmente te encanta el hogar alemán, dejándose de prejuicios y vanidades. Para encaminarse hacia el bien no hay lia causado verdaderos estragos. No pocas, donde observaste orden y estimación mutua. en previsión de un triste desenlace, sólo Si te pasas una temporadita en París atis- más que una senda. Se puede emprender á buscan el medio de obtener sin dificultades bando divorcios, es casi seguro que se enti- toda hora y en todo momento. Esas nubes el certificado de defunción. Por otra par- biarán tus entusiasmos, porque está bien que nos ocultan el sol, esas nieblas que hiete, infinidad de criaturas se salvarían con probado que ese radical remedio, sin mejo- lan nuestra alma, no son eternas en la vida buenos alimentos, y esto se ha demostra- rar las condiciones sociales de los divorcia- Alguna vez se disipan y lucen los vivificantes rayos del astro rey, pero casi siempre no do con las llamadas Gotas de leche. Espan- dos, contribuye á prostituir la vida. Verdad es que muy adentro llevamos el los aprovechamos por estar profundamente ta el número de madres verdaderamente necesitadas á quienes no puede auxiliarse. lastre que nos permite mantenernos en equi- dormidos. Hay que madrugar para ver ia Además, los niños afectos de enfermedades librio ó nos arrastra á mil peligros. Quien aurora. ¡Cuántas veces amanece un día escontagiosas (viruela, difteria, sarampión, se lance á los espacios sin contar con el pléndido y se nubla pronto, convirtiéndose escarlatina, etc. no pueden ser hospitaliza- viento, ni con las condiciones del dirigible, en día gris! Pero el que atisbo el sol no siendos convenientemente, y no efectuándose 1 tendrá que arrojar por la borda toda 1 a im- te desfallecimientos para el trabajo, pues sabe cuan fácilmente se forman las nubes y aislamiento preciso, las epidemias se difun- pedimenta, y aun así no salvará la vida. den. De los crónicos, de los afectos de tuEn estas ascensiones hacia el ideal en con qué rapidez se disipa la niebla. Lo qu e berculosis en distintas formas, rio hable- busca de dicha ó fortuna, no conviene em- hablamos durante la velada á que me tpfie mos, pues, por desgracia, siendo fácil sal- barcarse sin conocer el rumbo, ni prever ro merece capítulo aparte. los peligros. Ya lo dice la vieja sabiduría varles, no pueden ser socorridos. Con ser muy eficaces los dispensarios, si del pueblo: Antes de que te cases, mira lo que 110 se les da á los pobres medicación y cura haces. CRIANDO AL NIÑO Volviendo á nuestros amigos, te diié que diaria, sucumbirán. A las madres que carecen de recursos es preciso auxiliarlas. Si un no emprendieron el habitual viaje de novios, JWTOP escribe una Madre feliz pidiendo coaaccidente sangriento ocurrido en la vía pú- entre otras razones, por economía y además sejos respecto á la crianza de su últiblica es inmediatamente socorrido, con ma- porque yo así se lo aconsejé. Si tantos tiabaji- mo hijo. Esta señora es joven, ha lactadoá tres niños, y la pequeña tiene ya cinco meyor motivo debemos todos acudir á los que líos les costó formar su nido, ¿porqué aban donarlo precisame hte en el momento en que ses; pero desea terminar bien su lactancia desfallecen y sucumben en la sombra, v Es, por lo tanto, necesario organizar un estaba consagrado y santificado? Nuestras y pregunta qwé medios son los mejores pata salvamento con la cooperación eficaz ae las impresiones en los instantes que pudiéra- aumentar la cantidad de leche Cada caso exige condiciones distintas, y autoridades, pero independientemente de mos llamar solemnes de la vida son imboellas, socorriendo todos los casos urgentes rrables y causan estado, como dicen los di- todos los preceptos que la ciencia aconseja plomáticos. No lo olvides, querido Pepe. no son aplicables siempre. Precisamente ésa Verdadera caridad. Los viajes mejores son los de esJ 3o s os, es la gran dificultad de la pediatría y d Como dice muy bien un distinguido es- CARTAS A PEPE