Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA FEBJ EJ 0 I as exclamaciones de protesta se oyen por todos lados y repercuten en todos sitios y lugares. Pero no hay que hacer gran caso. Casi todas las modas que aparecen, al hacer su primera salida, levantan cierto revuelo, pues la diosecilla tirana concibe de vez en cuando algunas ideas que... se tarda un poquito en digerirlas. Pero los paladares femeninos son fuertes, y acaban por tragar, hasta con fruición, las novedades más 6 menos lógicas que ofrece la Moda. Aunque continuamos en pleno invierno, con frío, cierzo, nieve y lluvia, han hecho una tímida aparición algunos sombreros primaverales, que son los que han promovido las protesta. s. Con efecto, nada tan poco artístico y bonito como dichos modelos; parecen ees til los, ó papeleras, ó ensaladeras, ó cubos puestos boca abajo. Así como los colosales sombreros favoritos en el presente invierno tenían un lindo saborcillo á las elegancias de otros tiempos, que se ad miran siempre en los cuadros de los museos, sin que jamás se note en ellgs el terrible demodee, formas perpetuamente frescas, artísticas y favorecedoras, así los pocilios que hemos tenido ocasión de ver en este París son feos, horriblemente feos; para acrecentar su fealdad, se confeccionan de otomán ó glasé, ó gasa menudamente abuüonada. ¡El horrar de los horrores! De desear es que las damas, tras del ¡aht de extrañeza que han lanzado á los cuatro vientos, no bajen sumisas ¡alinda cabecita, dispuestas á recibir dócilmente el esportillo susodicho. Pidamos á la moda y al buen sentido que triunfen las grandes formas graciosas ó ias gorras diablesas, que pueden resultar preciosas confeccionadas con tul, gasas y flores do este tiempo se cuela por un cedazo muy fino y se vuelve á poner al fuego, haciéndolo hervir hasta que tenga punto de perla. Las naranjas, después de raspadas ligeramente, deben estar ocho días en agua, que se renovará cada doce horas; ddben cocer en agua clara, y cuando salga el tenedor fácilmente se parten por medio y se dejan cocer en el almíbar una hora. F ULCE DE COCO Bn medio litro de alU míbar, á punto de espejuelo, se ralla la carne de un coco no muy grande y se aclara el almíbar con el agua del mismo coco, dejándolo hervir hasta que el jarabe vuelva a tomar la conveniente consistencia. El estado de espesor se deja al criterio de quien hace el dulce. ADVEJ TETiClJl. En esta sección se contestará á las consullas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, siempre que la pregunta venga acompañada de STETE CUPOWES COT T ELMTIVOS, O SEA DEl t Al 7, de los que se publican diariamente enlai páginas de anuncios de ABC. Las consultas habrán de firmarse con un seudónimo ó cBn iniciales. Las que sefirmencon nombres ó ape Hidos, se contestarán con la inicial de ¡os mismos. a Dirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consullas que exijan gran extensión en ¡a tespuesta. que haj y escriban con bastante anticipación, pues ya vitt que á su consulta no ha sido cosible resoonder oportuna mente. Tin Capuchino en ciernet. -Puerta del So! 5, farmacia, Madrid. Es tejido que se usa muy poco. El cañamazo ft es costoso y es muy á propósito. La aseguro á usted, que no; como no sea de las que llegan de guasita pura. E itted muy discreta y me inspira viva simpatía. 12 Enero- -Sí, señor; es una ridiculez, pero... flaquízas humanasl Vaya un sombrero florido el de mi amiga Socorro! ¡Cuánta verdura en el gorro y qué poca en el cocido! lina gaMa castiza. -Con masaje facial Htunedézc ¿a. cabello con agua de hojas de nogal; si eso no fuese uíiciente, sólo la quedaría el recurso de un tinte. Lavarte coa miga de pan mojada en limón. C. B. X- -Van, la piden, después la llaman, y sote i ver á los qne han hecho la petición. Al poco rato Hega el novio, la pone la pulsera, y ella á él un anillo. Pueden comer juntas ambas familias. No hay plazo lijo, suele ser í lo tres meses. Quedo á sus órdenes. Un enamorado de Cáceres. -Parece que también- nIK interés. Debe usted hablarla. La inaenita. Si quiere usted tener pelo bonito y joven parecer sin una cana, la conviene gastar pronto un frasquitt del producto sin par Agua Africana. ¿Quiere siempre tener una piel bella? Pues corra usted á comprar una botells con el nombre Emilmat, marca Belleza y será usted un prodigio de guapeza. 2i Atajo, -Largas las mangas. Forma Imperio a Princesa, con cola; color verde seco. No hay de qué Los espadachines de la Opera- -Verdaderamente, foaj. dotes adivinatorias en el mundo; pues no de otro modo x explica Jo de la primita (dando por hecho el que todo so sea la pura verdad) Le aseguro que no sé quién es usted; esto es tan cierto como que tiene usted una ktrita capaz d marear á un lince. Eso de las 18 pesetas no lo creo, dicho sea con el respeto debido á un espadachín. A Si, estuve en el estreno. Pues sí que tiene una clara explicación. Ahur bien, es un título simbólico que, á mi juicio, no ha debido poner, contando con que la mayoría no sabría explicársela. B, El yod Hay otro, pero es necesario saber hacerlo, porque es peligroso. Consiste en rociarlos con alcohol, prender fuego (no se ría) é instantáneamente taparlo co una toalla. Aunque le parezca á usted raro, no se hace quemadura y sí se mata al enemigo. C. De esta y de la anterior no dudo. Yo no lo he visto y no puedo (uzgar. 0 EJ marqués de Altavilla. La fuente aludida sufre ana importante avería y no da agua; ó, lo que es lo mismo, no sabe el significado. V. Soy partidaria pacífica de que se deje á todo ser el disfrute de todos los derechos, puesto q e nadie aminora los deberes. Sí que lo haría bastante bien Es unas 700 ú 800 pesetas. H. Tomándose el trabajo de que je enseñe un profesor, porque ¡ay! es muy confusa. I. Es posible M gustó mucho, y creo que merecía mayor éxito; está profundamente pensada y escrita. A sus órdenes. Estas hermosas, palabras, creadoras quizá de una raza potente, se olvidan ante el mandato ridículo de la Moda, que ordena y entroniza la mujer- capo para que pueda lucir la toiktte- ixmá l Viüom BSA B. DE NEUJLLY Tíaslay de Campralón. El fondo no es vulgar, pero ¡ay. Dios, qué forma! Lo glauco no me place. 2. N o existe. Lo único radical es la electrólisis. 3. a Pues si me extendiese. ni en un quinquenio me ponía al corriente en esta correspondencia. 4. Pues si ha de ver usted la respuesta, por fuerza lia de comprar los números del periódico, con lo cual está resuelto el problema. Puedo aligerar á usted del compromiso, pero entonces será para usted como si escribiese al Padre Eterno; ¿que cómo va usted á s berla contestación? 5. M e figuro que cuando aparezca esta respuesta, la musa se habrá dignado humanizarse, porque lo que s al recibo de la carta estaba en un perfecto estado de burricie. ¡Pero hombre! Si cuando usted vaya se va 3 encontrar que, como en el Tenorio, un embozado (que seré yo) le dirá Esta silla está tomada, hidalgo. I as toilettes funda. s continúan muy en favor, 6. ¿Peí o no puede usted salir de ese círculo? y el anhelo de las elegantes es conse Roberto, en el mundo hay más! guir una perfecLa semejanza con una fusta, Las tres, algo; ninguna, mucho, para juzgar necesitaría un una caña ó un vergajo. I as mujeres de hoy no parecen ser las previo ¡abonado y una conversación vis- á- vis. 7. La salida es más sencilla, puesto que eso me está vedado en esta mismas que Dios creó para el sublime fin sección. a usted el han de la maternidad; se empeñan en suprimir dernistas. 8. Averigüe lo parece porqué 10. surgido los mo 9 a No me usted. ¡Uf! todas las bellezas de línea, en borrar los per 11 so el gtgante files acusadores, en que no aparezca al conQue Dios haga, buen Urso, dulce y suave, templarlas las r. aiabras robustez ni salud, que que el mal de vista que le aqueja cese, se consideran muy poco distinguidas. y que Dios le conserve bien la vista para que me descubra, aunque me pese. Y los hombres verdad, los que ven la vida Oh, qué imaginación más portentosa! x mo debe verse, se atemorizan y retroce Qué talento, gran Dios, tan penetrante! den ante esas muñecas vivientes que se ¡Lástima que la bilis entorpezca desfiguran la hermosa forma humana que el recto juicio de este gran gigante! las concedió el Sumo Hacedor con corsés, Estoy maravillada, ciertamente, ruallots y aparatos opresores; que se impoaT ver cómo adivina condiciones. Todo á sus ojos se presenta claro, nen una disminución alimenticia, destruchasta las más ocultas intenciones! tora de la salud; muñecas que no pueden Adiós, genio feliz, clarividente. ofrecer al hombre la esperanza de un hogar Declaróos vencedor en este día y una familia, sanos, fuertes, discretos y y me complazco en proclamar muy alto equilibrados. vuestra caballerosa cortesía. RECETAS CULINARIAS N A R A N J A S E N ALMÍBAR Con k i l o y j medio de azúcar molida y libro y medio de agua se hace tm jarabe, que debe hervir tma hora; pasa- TXn átomo. No son obligaciones fijas; cada caso a un ajuste distinto, dependiente de las necesidades oarticulate Para suavizar y blanquear el cutís. Pituca. -i. a Verde seco y gris topo. Forma Princesa a. Dicen que se llevarán largas y estrechas, pero aan a pronto para afirmar nada. 3. Form- Imperio, color palo de rosa. 4, Con bicarbonato. Perlas ó Dyz, 5 l Por largo que sea, sí se pueden hacer; pero sí no, sólo hay e (remedía de llevarle suelto. No me molesta una señorita tan simpática. De Mala Haza. -Gracias mil por el galantísimo exordio de su carta. 1. Todos tienen un defecto, y es que no curan para siempre y hay que usarlos con constancia; dentro de estas condiciones, alguno conozco que no perjudica. Existe una curación radical: la electrólisis; pero no sé si habrá médicos que la practiquen en el punto donde ustedes residan. tfna pelinegra- -No puedo dar á usted detalles sobre el 2. Como no sé si se decidirán por el que no s radical, asunto. esto no tiene respuesta hasta saberlo. 3 a Dicen que da exO. P. -Mire usted, señor mío: a mi me parece que tiecelente resultado la leche Candé. 4 a Tomar en ayanas un ne usted razón, y que eso de las mujeres- fundas es una tonsello de medio gramo de fenacetina. No hay de qué tería. ¡Pero es la moda! Además, todo anverso tiene su reBienvenido J y P. y su novia M 1. La iiroidina. verso. Ahora no se puede decir: i. Con leche Candé. 3. Nada. 4. a Con Belleza. Ven ¿Ves esa niña con tanto rizo, Emilmat. 5. Una medalla de oro: 6.0 Sí. 7. Sc un tas color purpúreo, gran cabellera, condiciones de usted y de la persona. pecho turgente y alta cadera? Hamón. -No ha podido ser la raya por dificultades de Pues mira, Fabio, todo es postizo. imprenta. 1. Procurar reconciliarse. a. No volver á inviPorque, aparte de los rizos, lo demás no se estila... tarla nunca. 3. Pues... convencerla. 4. Cosas de sodas. Dos provincianas que necesitan consultar á ana mtijtr át Un dudoso. -No es raro ese comienzo y sí que pcede ser talento. -Mil gracias; son ustedes amabilísimas. Pero ruego verdadero. Et amor es hijo del acaso, v su nadrú u tt á ustedes que tensan en cuenta la enorme cantidad de cartas habito.