Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFO Y TELÉFONOjajg ABC rawanfisí DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO W k Y TELEFONO EL REY EN AGUAS BUENAS LLEGADA EE D. ALFONSO XIII (X) EN TRINEO AL LUGAR EN DONDE SE CELEBRO EL CONCURSO DE BE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL Fot mente. Un v- élebre modisto de la rué de la sa del divorcio 7 haciéndole cómplice de t 6 fPaix, enamoradizo y voluble, tenía la debies apetitos. Él modisto ha logrado verse lidad de los maniquíes, I os maniquíes le enlo- bre de su tercer maniquí, á cambio de una quecían. Y ya se sabía: señorita que entraba crecida indemnización, pero el Tribunal 3 e en su casa en calidad de maniquí robaba el ha emplazado para el próximo divorcio. VJh DIVORCIO Se abusa del divorcio... corazón del modisto á las primeras de Y en tanto, los magistrados parece que se JL- j S Tribunales franceses ambio. han puesto de acuerdo para dar menos facilo han visto ya claro y comienzan á inquiePero lás inuchacnas eran listas, y en vez lidades á los que todos los días piden la ditarse. Hay que poner remedio á este estado de rendirse á las pretensiones del patrón, solución del vínculo matrimonial, y anunde cosas. mostrábanse dignas y le rechazaban ofen- cian que están dispuestos á no acordar la En Francia la gente se casa con la mayor didas separación de los cónyuges más que cuanfacilidad, porque hombres y mujeres saben- -Es virtuosa- -peñsabaTel modisto. ¡Esta do se trata de disentimientos graves. Creen que á nada se obligan y que el lazo matrilos señores jueces franceses que antes de monial, lejos de ser una pesada cadena, es es la mujer que me conviene! Y más enamorado que nunca ofrecía al llegar al momento doloroso de la separaun vínculo que puede romperse en el acto. ción, la justicia debe apurar todos los reAdemás, el matrimonio es barato, mucho maniquí su mano... y su establecimiento. I a unión matrimonial duraba lo qué du- cursos para impedirla. J más barato que ea España. Si una mujer Y hoy los magistrados de la Sala tercera aquí pone á su nov io por condición que ha de ran las rosas; pero el divorcio salvador lo remediaba todo, y el modisto veíase conde- del Palais han comenzado á aplicar la nuecasarse en plazo breve, el novio no sólo no nado á pasar una pequeña pensión á su es- va teoría. Un joven marido preséntase en se asusta, como nos ocurre á nosotros, sino que apresura las cosas y da todo género de posa, á cambio de la libertad. Meses des- forma á solicitar el divorcio, fundándose ea pués enamorábase de otro maniquí y con- que su esposa había abandonado el domifacilidades. Colocad á un parisién en el ditraía nuevas nupcias que más tarde otro di- cilio conyugal en compañía de un alegre lema de pagar á una cocotte ao. ooo francos ó vorcio rompía, y así sucesivamente. conquistador de oficio. El marido, en lugat casarse con ella, y no vacilará: se casa. Ahora, al ver al célebre modisto acudir á de tomar la cosa trágicamente y empezar á ¿Qué arriesga? Nada... Quince días deslos. Tribunales era demanda del tercer divor- tiros con los culpables- -lo cual ya hemos pués de casado, una vez saboreada la luna cio, ños hemos enterado del procedimiento convenido en París en que es de mala edude miel, se pondrá de acuerdo con su cara cación, -decidió dejarlos en libertad y, conmitad y pedirá el divorcio. E s sencillísimo que empleaba para conquistar maniquíes Pero los señores jueces se han escandali- fiando en la justicia de su pretensión, se el procedimiento. J presentó a, nte los jueces. Hace pocos días lo hemos visto práctica z 4 i á ¿é i b A B C ÍÍÑ PARÍS S