Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES a 3 PE FEBRERO DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 14. los brazos sentía palpitar estremecido el débil cuerpecillo. Sus manitas trataban de abarcar el cuello de su natural protectora, la cual, al imprimir en la frente del niño un beso de paz, sintió que de sus párpados entornados brotaban ardientes lágrima- i que se deslizaban por el rostro del pequeñuelo. f rim íl I M U l Ü I U l l i l l l l l l K 1 l i i l i l Lull VH i loa ángeles de la tierra, llevándose con ellos la única felicidad posible: la que nace del amor. V. F. rilli lo- pensil u cuín f. icilni- ntc liuvi- it BIBLIOGRAFÍA jQon Eduardo Sánchez y Rubio. Bibliograen sesiones literarias de la Real Academia de Medicina del año de 1906. El laboriosísimo é ilustre académico doctor Sánchez Rubio ha reunido en un volumen los trabajos bibliográficos recogidos por él, que suman unos cinco mil títulos, formando una obra muy útil é interesante. fía medica española contemporánea, leída MI ESTAFETA SALVAMENTO DE UNA NIÑA EN LAS RUINAS DE MES 1 NA POR EL DR. CURCIO (x) DE ÑAPÓLES pTl doctor Calendoli, siciliano, publica en la Prensa médica de París un intere, sante relato acerca de los trabajos realizados en Mesina y Regio, y trata del choque moral qne produjo trastornos psíquicos gravísimos por el terror, estallando en locura. Observó que en los niños éste era de acción débil ó nula, por no estar completamente desarrollados en el niño los organismos especiales de recepción. Su estado psíquico presentaba cierta normalidad, y en medio de la tristeza general, entre muertos y moribundos, no pensaban más que en jugar, distrayéndose con el espectáculo de los navios del puerto y sus evoluciones. En una cama, que quedó intacta entre vanos pisos hundidos, hallaron ádos niños que jugaban con unos gatitos. Los pequeñuelos, de dos años, balbuceaban su nombre y lo repetían constantemente. Los mayorcitos conservaban mejor que los adultos su fuerza moral. Un niño de nueve años no había dejado de luchar para verse libre; salió de los escombros á los diez y nueve días. Otro muchacho, buscando á su padre, estuvo trabajando sin cesar todo un día; estaba herido de gravedad, pero radiante exclama ba: ¡He salvado á mipadre! Se extrajo de las ruinas al sexto día del LOS NIÑOS EN LOS TERREMOTOS pobre mamá! sepultamiento á un niño de seis años. Tenía ensangrentada la camisa, y al buscarle la herida exclamó llorando: Es sangre de la Prietro Coletta. en su historia del reino de Ñapóles, describe el temblor de 1783, que destruyó Reggio y Mesina y ocasionó 32.000 víctimas; cita el caso de una niña que extrajeron viva once días después déla catas trofe. ¡No ha de sentirse una gran piedad por tantos desdichados huerfanitosl Los que miren con indiferencia la obra de los médicos, los que egoístamente se nieguen á cooperar á la limosna que se implora por esos pobres niños, ¡bien puede afirmarse que no tienen corazón ni son dignos de ser amados! CUADROS REALES ABRAZANDO AL NIÑO T espués de una ausencia dolorosa, volvió el niño á la casa. Pobrecito y desgraciado, coincidió su venida con las tristes noticias de las desgracias de Italia, y se le acogió como si fuera uno de los huérfanos supervivientes. Le abrazó tiernamente, sintiendo removerse sus entrañas maternales. No le dejaría partir más. Le cuidaría siempre, vigilando su frágil vida, educándole con paciencia y dulzura, formándole el corazón, librándole de todo mal. Al estrecharle entre DoñaE. S- -Asuhermanitano puede considerársela como niña. Lo que le aqueja es hereditario. Cambie de vida, sométase á dieta vegetariana, practique la gimnasia sueca y, sobre todo, consulte con su médico, pues, como comprenderá, las recetas que pide no suelen hallarse en la farmacia, ni son estas hojas lugar adecuado para hablar del particular. Mana Teresa. -Celebro mucho la mejoría. No hay nada peor que seguir la moda. Doña B. E. de U. -Debe dirigir instancia á las oficinas de la Sociedad Protectora de los Niños, Bravo Murillo, 42. D. M. S. -Se le enviaron los datos que pe. día por correo. Española ante todo. -Existe una escuela de enfermeras en el Instituto Rubio, fundada por el ilustre doctor D. Federico. Puede dirigirse á la Moncloa y le proporcionarán todos los datos que desea. Doria D. -Puede hallar papeletas para la rifa de la alhaja en favor del Sanatorio en casa de Fe, librería de la Puerta del Sol, y en el establecimiento de música de la Carrera de San Jerónimo, casa Dotesio. Muchas gracias por sus buenos deseos. Se hablará de lo que indica. Sin familia. -Muy de acuerdo en lo que dice. Se trató del problema en las Cartas á Pepe Continuará la serie. Es difícil, pero no imposible. No comprendo bien la alusión. Perdone el estilo telegráfico, pero no hay espacio para mayor extensión. No se desespere por cosas de poco momento.