Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 21 DE FEBRERO Wñ ÍQ 09 T EDICIÓN 1. PAG, 8, LAS NOCHES DEL REAL T OSCA Habla temores de borrasca, no por nada sino porque la espefuznante ópera de Puccini tiene jettaiura. El año pasado acaeció con ella la caída de Brunetto; este año, la monstruosamente injusta caída de Giraud. Hace ocho días se anunció Tosca, y el mismo día cayó enferma la condesa Lavia, encargada del papel de la protagonista. Afortunadamente no hubo cataclismo. Tampoco faltó pretexto para él. A uno de los soldados encargados de fusilar á Mario ge le escapó el tiro antes de tiempo. Fue el lato de gracia anticipado, pero sin gracia ninguna. Bueno; pues, fuera de eso, la función fue un éxito inmenso para Anselmi. Las ovaciones resonaron estruendosas, imponentes, después de la famosa romanza del tercer acto, que tuvo que repetir, y que por el voto del público hubiei a cantado dos y tres veees más. Ya los aplausos le habían llamado á escena en los actos primero y segundo, y el ptíblico se había manifestado, como siempre, adorador del gran artista, á cuya voz y á cuyo talento rinde verdadero culto. Su triunfo de anoche ha sido uno de los más ruidosos y más legítimos que ha presenciado el Real. La señora Lavia de Perea cantó discretísimamente, y eso que no estaba repuesta de la enfermedad que la ha tenido en cama estos días. El barítono Cigada hizo un Scarpia muy justo. La orquesta, bien, y Villa, como siempre, trabajando con entusiasmo. p l martes, despedida del gran Au eimi coa TM Tosca. J Esta noche no hay función para dar lugar al ensayo general dzMargirita ¡a Torcera, que se verificará, por cierto, á puerta perrada y candado. DEL DOMINGO LAS ILUSIONES PERDIDAS -Pero ¿qué sus ha pasao? -Lo que estaba escrito, Dimas. uerte del alumno Castro. -Pero ¿por qué habéis deshecho Don José Castro Alvarez, alumno iri ía ¿una de medecina, terno de la Facultad de Medicina, que pres- -Por un cake vale. taba sus servicios en el hospital General y, ¿Cómo? fue la primera víctima del tifus, falleció- ¿ue se empeñó el Cuscumta ayer en su domicilio, Huertas, 18. darle antiye. r serenata Era el finado un estudiante de rara apliá Pepa la del Sardina, cación y grandes dotes personales. y el diretor- puso un cake, Sus profesores y compañeros le apreciay el otro pidió machicha, ban por su infatigable amor á sus semejan y que no me da la gana- 1 tes y bondadoso carácter, y ayer hemos poy que usté es un mal murguista dido comprobar hasta qué punto queiían al y que si fue, y que si vino, finado, pues al darnos la triste noticia llomás que si vino... raban como niños. -Estarían Una comisión de compañeras del finado iluminaos. nos ruega la inserción de la siguiente conANTONIO CASERO- -No te ocupes, vocatoria: igual que la Equitativa A todos los estudiantes de Madrid. Coatí en día dé gala; güeno, pañeros: José Castra Alvarez, en cumplí la cosa es que el Cusairrit PRACTICAS miento de su deber prestando sus servicios le dijo dos insulseces, en las salas del hospital, ha muerto víctima y el otro, lleno de ira, del tifus exantemático. Considerad el hele arrugó el carrillo izquierdo CJn la Academia preparatoria de Derecho roísmo de este pobre compañero, digno del con un violín; Maguillas, del Sr. Valdeayellano se ha celebrado homenaje más grande, más imponente. Nos Faustino el panderetólogo, un simulacro de juicio ante el Tribunal del otros, los estudiantes de cuarto curso dé y Carmona el bandurrista, Jurado; los alumnos Sres. Arambarrí, Toda, Medicina, os invitan á todos á que concu- ídem de eadein: á golpee Montojo, Enjuto, Santos, Castro, Duque, rráis mañana, á las once, á su entierro. La con el diretor; la chica Fernández Berbeu, Elias, Polo de Bernabé, capilla ardiente está en su casa, calle de las de Pepa, con el ataque; Crourat, Rico, Arenas, Mena, González y Huertas, 18. -La Comido, 1. 3 a Pepa, pidiendo tila; Herrera demostraron tener brillantes conManolo, el de MenesWes, tas oficiosas. diciones para el foro. llorando por la ocarina, El Ayuntamiento sigue facilitando ii Al acto asistieron distinguidas personalique se frazturó; la Casi, dades de la política, del foro, de la magis- tas. Ayer publicó la siguiente: en busca de dos guindillas ContiaÚE! píaeüeáfldose, con S ttisfa. ctgtratur? y ae las letras. pa poner paz; el CeneqtFe, el Pinttiras, el Vegilia, otros cinco postulantes y un servidor, con cerillas, buscando trozos de flautas inútilmente, la ruina. ¿Y el pendón de la Marcela? s- -Pues por el suelo hecho trizas. -Después de estarse la pobre lo menos cuarenta días bordándole... -Ya ves tú cómo lo recogerían, que no sirve ni pa zorros; en fin, la gran tremolina. ¿De forma que estáis lo menos tres meses, día por día y noche tras noche, dando serenaras por la villa, con la pañosa terciada y marcando posturitas, pa que llegue el Carnaval y por una tontería sus diseminéis... ¡P al gato! no camelo estudiantinas; estuve en la de caribes tres años, y con las niisniaj me licencié- ¡Mu bien hecho A mí m ha costao una pina: diez costipaos, cuatro pares de botas, siete cejillas, tres parches en la guitarra, un bordón y doce primas- -Aquí el primo fuiste tú- -Y bien primo, que lo digas; y si siento yo que se haiga deshecho la estudiantina es por un par de detalles respeto á mi personilla, que me hubieran dao patente de gentil con las mocitas. ¿No te has fijao en mi pelo? ¡Chieo! ¿con qué te lo rizas? ¿Verdaz que no se conoce que está de peluquería... pues ese es uno, y el otro, el lucir mis pantorrillas, qae, aunque parezco un fusil, no son una tontería; toca. ¡Que te toque el mengue! déjame á mí de pamplinas. -Oye, ¿y tú 110 te disfrazas- -Hombre, me disfrazaría de buena gana, de húngaro, pero he ido á ver al Golilla pa que se viniera de oso, y está, con la tos ferina del chico, que no tié h u m e ¿Y es eso lo que te priva? ¡Pues hago yo poco bien el oso... -No me lo digas. ¡Míalas! -Pues pa mego es tarde; ¿te vienes? -Con alma y vida. -Y á ver si eres todo un oso. -De eso no te ocupes, Dimas. DE LA FRONTERA; Con moti- vo de l a apertura del Parlamento inglés, las animosas mises inglesas idearon una forma original de hacer propaganda en favor del sufragio y de que se enterasen de ella los más altos pod- eres de la nación. El plan se maduró. Consistía en un viaje, á través de los aires e n un globo dirigible y en pos del cortejo rea! al dirigirse éste á la solemne apertura de las Cámaras. El aeronauta Spe cer, acompañado de la leader de las sufragistas, miss Muriel MafcJ ters, se elevó en Hoendon, uno de los barrios de Londres, á las dos. Su propósito era llegar á la ciudad inedia hora después y seguir á la Corte Á su ida ó á su salida del Parlamento. L. 9 intrépida miss Matters debía pronunciar desde los aires un discurso con ayuda de una bocina ó tornavoz Debía, además, arrojar millares de manifiestos impresos pidiendo, ya se sabe, la concesión de derechos femeninos, el sufra gio universal para ias mujeres, etc. Entre tanto, otras muchas sufragistas debían seguir en automóviles al globo, y no hay para qué decir que debían gritar de 1 ¿lindo. Peio... las sufragistas proponen, y los vientos disponen. El globo, indócil á las maniobras de su piloto, se abandonó á los caprichos del viento. Pasó por Londres, pero á una altura imponderable, desde donde ni por telégrafo casi podría hablarse. El globo, en fin, se perdió en el horizonte, causando la desolación de las sufragistas, que se echaron á temblar por la suerte, de su compañera. I, a ansiedad duró muchas horas. Por finj á última hora de la noche, se supo que los aeronautas habían ganado tierra en Conls- 1 don sin sufrir más que el susto correspoH diente. Miss Muriel Matters había guardado sv discurso de los aires para mejor ocasión. D IABLURAS SUFRAGíSTAS LA SALUD DE DERECHO