Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA ESPAÑA INDUSTRIAL C iendo de antiguo una de las ramas principales de la importante industria catalana las manufacturas que tienen por base ja fibra textil que produce el preciado árbol del algodón, bastará para dar idea de la extraordinaria importancia de esta poderosa empresa decir que La España Industrial ha marchado siempre á la cabeza de la industria algodonera catalana, sin que haya reparado nunca en sacrificios de ninguna clase para dotarla de todo cuanto haya significado adelanto y progreso. El espíritu extremadamente individualista que distingue á la región catalana ha sido causa de que en ella no prosperase nunca la Sociedad anónima industrial, siendo su peculiar Compañía mercantil la colectiva. La mayoría de las Sociedades anónimas industriales han fracasado en Cataluña ó han arrastrado vida lánguida, siendo en este punto La España Industrial una de las más notables excepciones, pues en lucha con las contrariedades dimanantes de aquel modo de ser de Cataluña y de nuestra variable I política económica, ha tenido siempre una vida próspera y brillante. Débese ello indudablemente á que La España Industrial ha sido una creación personal, guiada é impulsada siempre por la misma inteligencia y voluntad que le dio vida, por los Muntadas, cuyo nombre ha ido siempre unido de modo inseparable al de esta gran Empresa industrial. En 1847, I a brillante iniciativa de D. José Antonio Muntadas cristalizó en una obra magna, constituyendo con la cooperación de sus hermanos la Sociedad anónima La España Industrial, que más tarde había de levantar la soberbia fábrica que es hoy objeto de la admiración de propios y extraños. No obstante el valor temerario que esta empresa suponía en aquella fecha, en que las campañas contra la industria algodonera llegaron al extremo de que se hablase en serio de su supresión, mediante la correspondiente indemnización de las 96 fábricas de tejidos de algodón movidas á vapor que ya entonces existían en Cataluña, y que serían expropiadas por el Estado, el capital acudió sin vacilaciones á la formación de La España Industrial, porque tenía absoluta confianza en las grandes dotes de inteligencia de su iniciador y de sus colaboradores, constituyéndose la Sociedad con un capital de ocho millones de pesetas, repartidas en 16.000 acciones, capital desembolsado por completo y que ha bastado para el desarrollo de la empresa, sin que haya tenido ésta que recurrir á ninguna emisión de obligaciones. La España Industrial se dedica á hilados, 1 tejidos, blanqueo, estampados, tintes y aprestos de algodón, elaborando géneros lisos y labrados para vestidos y cortinajes, forrería, molesquines, telas para encuadernaciones y especialmente panas de varias clases. La soberbia fábrica que en Sans posee La España Industrial ocupa una superficie de 71.000 metros cuadrados; tiene empleados 1.200 obreros y sus trabajos dan ocupación fuera de ella á más de 8.000 personas. Los jornales pagados por esta colosal empresa industrial desde su fundación importan más de 80 millones de pesetas. Este solo dato enaltece á la grandiosa fábrica, que puede enorgullecerse de no haber cerrado sus puertas ni en las más crueles temporadas de epidemia. Durante, los cóleras del 54 y del 65 y en la fiebre amarilla del 70, al par que trabajo, facilitó con mano pródiga socorros en especie y dinero á los necesitados. Hasta 1895, en que se prorrogó la Sociedad por cincuenta años, llevaba repartidos t y A- V -V; 7 1 -Í- Í. -J j 4i í jF J i K 9 m 3 f 1 jf K fe fcU W l te fcvíZfife D. JOSÉ ANTONIO MUNTADAS, FUNDADOR, o. A C M O SR. D. MATÍAS MUNTADAS, CONDE DE SANTA MARÍA DE SANS. DIRECTOR