Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S Á B A D O 20 D E FEBRERO D E 1909. E D I C I Ó N i. P A G que haya cometido más delito que el del contrabando. El aspecto simpático del Vinillo y su ns tural despejado justifican el apodo que le ha hecho popular. gado el Vivillo son cuatro: amenazas, robo m cuadrilla, lesiones y robo en despoblado. POH TELÉGRAFO L, a familia del Vivillo se compone de su DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR esposa, Dolores Jiménez; de sus hijos, MiCÁDIZ, lt) S T, guel y Juan, de ocho y seis años, respectiva 1 legada del Satrústegut. en Argelia, y de sus Al amanecer de hoy llegó el Salrúste- mente, nacidos jovencitas de quince y hijas Dolores y Rosa, diez gui, trayendo á bordo al Vivillo y su familia. y seis años, nacidas en Andalucía, dotadas Desde Canarias corrió el buque temporal de una instru ción perfecta, incluso en idiofortísimo, mareándose la mayoría de los pa- mas, y muy agraciadas. I, as dos tenían nosajeros. Han ido al barco fuerzas de la Guardia vio en la Argentina. El Vizn llo, al civil, que se harán cargo del citado criminal. tico, se despidió desembarcar del transatlánrespetuosamente del capiNo obstante la lluvia, que cae incesante- tán y de los tripulantes, agradeciéndoles las ¿riente, el muelle está lleno de curiosos. consideraciones que, en todo lo posible, dada la calidad de su viaje, se han guardado l desembarco. Se dijo que el criminal desembarcaría con él. CÁDIZ, 19, 5 T. en Matagorda. amino de Sevilla. Al famoso bandido le dan escolta el te No se efectuó el desembarco del Vivillo niente Busseto y una pareja de la Guardia por Matagorda, como se dijo por la Guardia civil. I, a familia del Vivillo ha desembarcado en civil para despistar á los curiosos. El preso faé conducido por mar á la Carraca, desCádiz y marchará en el correo á Estepa. embarcando en la avanzada del muelle, CAOIZ, jg, 3 T. frente á la puerta del Arsenal. etalles. Habla el Vivillo El Ha hecho la travesía el Vivillo recluido hizo trayecto desdeirCádiz á la Carraca lo esposado. Civiles y en un departamento de popa délos que se preso el Vivillo sin almorzaron pavo trufado y biftec. habilitan para baños. Desde el Arsenal hasta la estación hicieNo obstante las grandes dificultades que ron el viaje en tranvía, esperando en el respara cumplir mi deseo se presentaban, logré taurant del pasaje de las Delicias la llegada hablar con el famoso salteadordel tren mixto de Sevilla. Viste á usanza de los artesanos acomodaAntes dos de esta tierra; está grueso, tiene sano esposadode montar en el vagón el Vivillo fue de nuevo, color y apenas si en el bigote y en las sie- guna contrariedad y notándose entonces al- tristeza en el semblannes le apuntan las canas. te del preso. Comenzó por decirme que en la capital de El la Argentina trabajó mucho, singularmente todiajefe de la fuerza encargada de la cusen las faenas del puerto, en las que llegó á lida. del Vivillo telegrafió á Sevillana saganar cinco pesos diarios. En el mismo tren va el teniente de la Tales ingresos sirviéronle de base para Guardia civil Sr. Buscato sus ahorros, acrecentados en los catorce meEl vagón irá á la estación de Empalme ses que estuvo en la cárcel, donde escribió por Alcantarilla, disponiéndose allí la forma innumerables postales, que le pagaban á en que el Vivillo entrará en Sevilla. muy buen precio. Habló luego de sus procesos, mostrándoSEVILLA, 1 9 1O N. se locuaz y comunicativo. I legada á Sevilla. Ahora- -dijo- -sólo tengo pendiente una El gobernador se ha mantenido impecuenta con la justicia: el proceso por asalto netrable, ocultando á todo el mundo la hora y robo entre Cabra y Priego. De él espero en que el Vivillo llegaría á Sevilla; así es salir libre. que en la estación sólo se encontraban fuer Se me achacan otras cosas, pero yo no las zas de la Guardia civil y de Seguridad cuantice. Son fechorías de otros falsos Vividos do aquél descendió del vagón. que salieron por ahí en cuanto yo me marEl preso no ha hablado nada en el camiché. no. En la estación de Utrera pidió y le dieLamentó que la justicia le arranque del ron mostachones y leche, que tomó con buen seno de la familia idolatrada cuando esta- apetito. ba arrepentido de pasados errores, cuando Al apearse en el armen miró sorprendido estaba dedicado al trabajo honrado. la considerable cantidad de Guardia civil, Con la mano sobre el corazón- -exclamó- -un coronel inclusive, que allí estaba conaseguro que jamás violenté á persona algu- gregada. na, ni mucho menos atenté contra su vida, Además de las esposas en las manos le porque la vida del prójimo fue siempre para amarraron los brazos, á lo que el Vivillo mi tan sagrada como la de mis hijos. dijo: ¿Tan poca confianza tienen? Mi existencia aventurera podrá tener aln la cárcel una mancha, pero no tiene una sola gota Dos cabos, cuatro guardias civiles y e sangre. Respeté la vida de todos y apoyé al po- varios de Seguridad, fueron custodiando al Vivillo por las afueras de la población hasta lire siempre que pude. Estas mismas declaraeiones, en parecidos la cárcel. Hecha la entrega del preso y una vez la términos expresadas, constan en una extensa carta que el Vivillo ha dirigido al perio- filiación tomada, fue introducido en la celdista Sr. Martínez I ara, que venía en el Sa- da que ocupó el condenado á muerte Conejero. tnístegui. El Vivillo hizo un gesto de repugnancia al Habló también el Vivitlo de su prisión en ver lo inmundo de aquel lugar, lamentánBuenos Aires. Mostróse, como es natural, indignadísimo dose de que lo alojen y traten como á las contra el zapatero de San Roque (Cádiz) bestias al llegar á su país, cuando en Améque ha sido quien lo denunció. Y no menos rica, é incluso á bordo del barco que le ha irritado se mostró cuando los fotógrafos de traído, le han tenido otras consideraciones, los periódicos ilustrados quisieron retra- pues el viaje no le ha hecho en la barra, sino en un camarote de segunda, convenientetarle. I legó á decirles frases violentas. Por último, contestando á preguntas mente custodiado. El Vivillo trae una Dueña manta y una nuestras, manifestó que las dos veces que na ido á la Argentina embarcó sin dificul- colchoneta, además de una pequeña suma tad, la primera en Barcelona y la segunda en metálica para gastos de café, tabaco, etcétera. en Gibraltar. Niega, mostranáo sorpresa é indignación, delitos por los cuales ha de ser juz- EL V 1 V 1 LLO LOS SUCESOS DE CEUTA POR CABLE DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR CEUTA, 9 4 1 E D A mplío la noticia de la operación realizada por nuestras tropas. En tanto que el regimiento de Ceuta, después de dar vueltas á Castillejos, situábase á espaldas del aduar donde vivía refugiado El I arby, las compañías del regimiento del Serrallo, escalando la montaña, tomaban posiciones frente al campamento moro, de modo que éste quedó sitiado. Cuando, al amanecer, los moros vieron aquel aparato de fuerza, apresuráronse á presentarse al general Aldave, implorando su perdón. Afirmaron que ellos no protegían á El I arby, el cual, con escasos secuaces, había huido. El general prometió no hacerles daño si se sometían, y dio orden de destruir la morada del bandido, como así se hizo, por medio de la dinamita. A las cinco de la tarde regresaron á la plaza las coltfm a El general Aldave presenció la operación desde la altura en qjíe está situado el fuerte del Príncipe Alfonso CEUTA, 1 9 J T. U a quedado completamente restablecida la circulación en el campo exterior. Continuamente siguen llegando moros de los aduares limítrofes á expresar su satisfacción por verse libres de la tiranía de El karby y á reiterar su amistad á España. Ante ellos vino el caid y los moros principales del aduar de Benimesala, solicitando del general Aldave que puesto que El úarby había ya huido les levantara la prohibición de entrar en la plaza. El general accedió á ello, pero con la advertencia de que al menor desmán les arrancará el aduar. El moro Hisku, perteneciente á ia partida de Hach, ha dicho que El I, arby intentó anoche penetrar en el aduar con algunos de sus secuaces; pero que los del aduar los recibieron á tiros, haciéndoles huir precipitadamente. CEUTA, I J 6 T. f E i a casa en donde El I, arby estaba refugia do, y que ha sido destruida por las tropas españolas, se hallaba situada en una pequeña prominencia en el aduar de Benimesala. I a construyó Gameido Borlaich, el Valiente, con confinados que se fugaban de Ceuta, y á los cuales él acogía á cambio de que le edificasen la casa. Terminada la obia, mató á unos y á los demás los entregó á las autoridades españolas, cobrando el premio de captura. Calcúlase que le costó unos 6.00 duros ia edificación. Era toda de piedra y viguetas de hierro, con fosos y defensas exteriores. El I arby, al huir á la sierra, se Hevó consigo todos los objetos de valor que pudo y unos 40.000 duros en metálico que tenía en terrados en los sótanos de la casa. CÁOIZ: JCJ, 67. I os sucesos de Ceuta han causado en esta capital gran sensación. El teniente coronel de la Guardia civil D. Eduardo Escanden, en vista de la gravedad de las noticias, saldrá mañana gara Ceuta, acompañada del teniente Buscato.