Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 14 DE FEBRERO DE 1909. EDICIÓN i. PA. G. La alegría civilizada y fina sólo se exhibe ea los bailes familiares ó ea los salones Strataosos. Cuando este espíritu triunfe, las Cestas que se celebran en esta época del año merecerán la consideración de las gentes y la atención y encomio del cronista. AFFONSO GAYO Lisboa Febrero 1909. MARRUECOS 11 c m esta población, capital diplomática, como es s abido, del Imperio, mantiene España una Legación, y tanto en ésta como sn el Consulado se trabaja con una fe y un ardor en pro de los intereses españoles, que todo cnanto pudiera decirse en su elogio es poco. Y es tanto más meritoria la obra que realizan estos beneméritos funcionarios, por cuanto, de una parte, luchan con la indiferencia que en España existe respecto al problema marroquí, y de otra, con la falta de medios, que el Gobierno español regatea, contrastando esta actitud poco gallarda con Jo que hacen Francia y Alemania, que no perdonan medio ni sacrificio ninguno para aumentar su influencia en el territorio marroquí. De los demás servicios públicos que presta el Gobierno español, vale más no hablar. El edificio de Correos es un tenducho miselable del zoco chico. El Banco de España y la Compañía Transatlántica tienen su domicilio en una de esas callejuelas tortuosas de toda población árabe en donde no puede aventurarse á penetrar el forastero sin un imea guía, si no quiere correr el riesgo de perderse. Y aun esto no es lo peor. Lo más grave es que no sirven para cosa ñtil, y que su presencia en Tánger es un padrón de ignominia y descrédito. ¿Pruebas? Ahí van, y bien convincentes. Llego á Tánger, y tengo necesidad de cambiar un billete de 500 pesetas. Pregunto poí la sucursal del Banco, tomo un guía, entro por un laberinto de callejuelas y llego á SI al cabo de algunos minutos. Entro, y las ventanillas están cerradas; reina allí la paz áe los sepultros. Llamo, acude un empleaáo, al que manifiesto mi pretensión de que me cambien el billete, y ¡oh, decepción! no es posible el efectuarlo. Él cajero está fuera, hay que volver más tarde. Vuelvo después. jNo puede ser en billetes pequeños, hay que tornar plata! Manifiesto mi extrañeza, me entero y resulta que el Banco no tiene aquí caja, que se sirve para sus operaciones de la de la Compañía Transatlántica. Al llegar aquí no sigo en mis preguntas, no insisto, lo considero tiempo perdido. ¿Qué vamos á- sacar de un Banco que no tiene caja? Lo que de un médico sin instrumentos: nada. Las oficinas de la Transatlántica están instaladas en el mismo edificio que las del Bai- cj; á ellas me dirigí después de renunciar al cambio de mi billete; me reciben con amabilidad exquisita. Pregunto por el flete de Barcelona á Tánger. No lo saben. Salgo descorazonado; un judío, con un pequeño descuento, ir proporciona la moneda española que necesito. Para mayor contraste, la Banca alemana sae ofrece toda clase de facilidades. Me brinda encargarse de la aceptación de letras, de su cobro y de la remisión de fondos á España por una comisión insignificante. Los franceses hacen lo propio, y ya se cuidan nos y otros de propagar nuestra inutilidad j descrédito. Contra lo que muchos creen, la moneda española tiene escasa circulación, el franco a hace una guerra cruel y nuestra resisitencia es escasa. Si las cosas siguen así, no l ardará en desaparecer del mercado. Sin comunicaciones ni barcos propios utiiiízables, el negocio mercantil entre España y Marruecos se hace difícil en concurrencia! con los rivales que disponen de todos estos medios. Son, pues, necesarias medidas radicales profundamente revolucionarias. Es indispensable que cesen las indolencias morunas de estos organismos semioficiales nuestros. La sucursal del Banco de España ea Tánger debe prestar los mismos servicios que sus similares extranjeras, con las que está en competencia. O eso, ó retirarse. La Compañía Transatlántica ha de organizar las comunicaciones como las demás Compañías de navegación alemanas, francesas é inglesas. Todo debe modernizarse, moverse, accionar como elementos activos; despertar del sueño letárgico en que hoy vegetan, salirse del surco de la rutina y entrar en el camino moderno. De no ser así, mejor es abandonar el campo á otras iniciativas más provechosas ó quedarse en casa y renunciar á toda expansión civilizadora y de colonización. J. AGUILERA so que el din o da á la cotización, hasta ei punto de que entre el Interior al contado y á plazo no hubo, la mayoría de los días más que cinco céntimos de diferencia. El Interior gana 35 céntimos, y el Amortizable antiguo, 30 céntimos; quedan, respectivamente, á 85,20 y 102 75. El Amortizable nuevo cierra á 92,90. El Sr, González Basada presentará ea Marzo su proyecto de presupuestos para 1910. Presentará al mismo tiempo la ley de Reformas, tributarias, en la cual se suprimirán todas las décimas adicionales, con el objeto de que la ley determine con ciaridad lo que se ha de pagar en cada caso. Las acciones del Banco cerraban el sábado á 442; las del Hipotecario, á 232; las del Hispano- Americano, á 143; las del Español de Crédito, á 127; las del Río de la Plata, á 431; los Explosivos, á 328. v los Altos Hornos, á 293. Las Azucareras preferentes valen 10475 y las ordinarias, 40,25. Ya está conveoidc lo relativo á la emisión de obligaciones y Tánger 9 de Febrero de 1909. conversión de las actuales. La operación st realizará en Barcelona, Gijón, Bilbao, Zaragoza, Pamplona y Madrid. Un grupo nume TTemporal de agua en el Norte, de nieve roso de capitalistas y banqueros garantiza en el Noroeste y en el Guadarrama. rá esa emisión, que se elevará á cerca de 70 Algo había de recalar en Madrid, y ha reca- millones. Los francos cotizan a 11,45. Pronto termilado el frío; pero todo se andará. La nieve hizo su aparición el año pasado en vísperas nará la exportación de frutas, que no t de los Carnavales. En ellas estamos. Dígan- reanudará hasta Septiembre, y las Compaselo ustedes á los ciudadanos que por nece- ñías de ferrocarriles principiarán pronto á sidad tienen que atravesar la Castellana. La comprar oro para asegurar el servicio de sabiduría municipal ha dispuesto que las sus cupones. Esto puede producir alza; pero tribunas se levanten á lo largo del paseo, el Tesoro, con su stock de oro, que se elevj sin respetar los pasos adoquinados para los á cerca de 54 millones, podrá entonces ín peatones, y éstos tienen que meterse por los tervenir en el mercado. De manera que del ministro de Hacienda depende que contibaches y dar vuelta á las tribunas para seguir su camino. Eso sí, las jaculatorias que núen los precios relativamente bajos que dedican al Ayuntamiento ¡serán para oídas! la bolsa cotiza desde hace algúa tiempo. El concurso para el arriendo del teatro i OS MERCADOS Continúan siendo muy Español ha quedado desierto. No hay quien MONETARIOS optimistas las imprese atreva con él. Así como así, el teatio se sienes. Sigue afluyen Iba quedando desierto también. ¿El Senado, después de la poco piadosa ta- do el oro á Londres, donde, á pesar de lo- rea de desenterrar muertos que tan bien en- pagos realizados con motivo de los recienterrados estaban, siguió con el eterno tema tes empréstitos, el dinero á ¡a vista vale uno del régimen local. En el Congreso, más le- y medio por 100, y el papel á tres meses, Xo, rrousnsmo, más catalanismo y, como rema- y cinco dieciseisavos. Alemania exporta estos días oro á Auste de tanta pesadez, más administración tria y á Holanda. Sin embargo, estas remetambién local! Pero se acabó el debate, ¡por fin! Adiós sas no influyen hasta ahora en los precios profecías y hasta apuestas de los que daban del dinero, pues los préstamos al día vale ti por decapitado el proyecto. Otra vez será en Berlín dos por 100, y el descuento extra bancario, uno y siete octavos. cuando... tampoco acierten. En París, el dinero á la vista y el desLa salud sigue siendo oficialmente buena. No hay tifus más que en San Juan de cuento de papel á tres meses vale uno y Dios y en el hospital Provincial, unos 140 medio por 100. El Cali Money oscua en isueva Voris entra atacados, amén de los casos particulares. uno y cuarto y dos por 100. Pero lo dicho oficialmente: no hay tifus. Sucesos, el más sangriento, el de una po A BOLSA DE PARJS Las impresiones bre mujer que para quitarse de en medio se relativas á la pometió nada más que cinco balas. lítica internacional no pueden ser mejores de lo que son: la cuestión de los Baikanes Por la noche, estreno de El talón de Aqi les, de Manolo Bueno. La obra gustó. La está en vías de arreglo, y el Acuerdo francoobra es buena; el autor, Bueno. La inter- alemán y la visita del rey Eduardo al Kaipretación no le nareció lo mismo ai respeta- ser han causado excelente impresión; pero los mercados prescinden cada día más de ble público. En el Real, aparición de La Walkyria, con las noticias políticas, y así como la Bolsa interpretación alemana casi en su totalidad, no se alarmó exageradamente cuando se temió que estallara una guerra entre TurAl publico le gustó como una grande ale mana, sin más que un dejillo desagradable, quía y Bulgaria, tampoco ahora, que el horizonte se ha despejado, se regocija de ella á cargo del tenor. con exageración. El Exterior vale 97,12; el interior, 76,60; REVISTA la Renta francesa, 97,60; el Ruso 5 por 100, 100,20; el Ruso cuatro y medio y por ciento ¡FINANCIERA emitido recientemente, 91,45; el Turco, 95, y ROLSA DE MADRID Ha continuado du- el Brasileño, 83,45 aj rante la sei- aana paLas acciones ferroviarias españolas gasada el movimiento de alza de ios valores nan terreno. Los Nortes cotizan á 340; los del Estado. Todavía no se ha producido la Zarazozas, á 414, y los Andaluces, á 212. reacción que suele producirse después de El Crédito Lyonés cierra á 1.213; el Banco un alza grande, y es imposible prever qué de Méjico, á 1.000; el Metropolitano, á 505; proporciones alcanzará ese movimiento. El la De Beers, á 315; la Goldfield, á 130, y la Contado sigue influyendo en el mercado, y Rand Mines, á 201. la especulación se limita á seguir el impulEl Riotinto vale 1.779, y la Tharsis, 14 a MADRID AL DÍA