Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFQ Y TELÉFONO U? DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO k t Y TELEFONO í i í tU. I jp TEATRO ESPAÑOL. EL ESTRENO DE ANOCHE Fot. Alba. ESCENA PRIMERA DEL ACTO SEGUNDO r E rEL TALÓN DE AQUILES COMEDIA DE MANUEL BUENO DE NUESTRO CORRESPONSAL ABCEN A ENTREVISTA Dh, LISBOA Por fin es un hecho la entrevista V I L L A V I C J O S A de nuestro Monarca con D. Alfonso XIII en el palacio de Villaviciosa. L, os informes que sobre ello anticipé el año anterior han sido confirmados plenamente, aunque algunos periódicos dudaron por aquel entonces de su veracidad. No hay para qué decir que tal entrevista no tiene carácter alguno político, sino afeetuosa intimidad entre ambos soberanos de nuestra península. Pero no puede menos de ser motivo de regocijo que por esta cordial aproximación de los Reyes de España y Portugal se estrechen más las buenas relaciones de entrambos países, cuyas afinidades son indiscutibles. Cuanto á este viaje afecta ya tué tratado previamente en varias conferencias que celebraron el jefe del Gobierno y el alcalde de Yillaviciosa. portuguesa fue siempre, en todos los tiempos, chocarrera y pesada, degenerando, por lo común, en pornografía. Nunca tuvo la proverbial y característica originalidad de la española, ni el ingenio francés, ni el humorismo sajón. Acaso la consagró un cuplé chistoso de la iL CARNAVAL EN LISBOA ha gracia ópera cómica francesa, que el traductor portugués, con buen sentido, aplieó á los españoles. De entonces acá la alegría lusitana se acreditó, no obstante ser el carácter portugués marcadamente sentimental y triste. Basta analizar nuestro folk Iqre, del cual el fado, genuinamente emotivo, es el paradig- LA SRTA. ALICIA GUSSALEW 1 CZ, SOPRANO ALEMANA, QUE DEBUTO ANOCHE CON LA WALKYRIA ma, para convencerse de la melancolía que infoima el alma nacional Contra lo que dice un escritor francés, no todas las regiones vinícolas son por esencia alegres; y en Portugal, donde la vinicultura está diseminada, no se tropieza con esa nota centelleante de vivacidad. Tal vez esto depende de que los pueblos que ríen son los pueblos felices, los que gozan de armonía económica y poseen ian suelo fértilísimo, y no está nuestro país en condiciones de felicidad ó riqueza que le permitan estar satisfecho, á pesar de la benignidad y pureza del clima y el color suave de su cielo, en. que los poetas han derrochado toda la gama de su lírica. Todas las fiestas á que naturalmente debería corresponder la nota alegre están de ordinario impregnadas de esa tristeza errante que parece trascender del espacio. Entre ellas ninguna tan fúnebre como el Carnaval, que en lyisboa se asemeja á una exhibición trágica de neta insipidez. No se podría imaginar cosa más burda y repugnante. Campa la mendicidad disfrazada y grosera por las calles. Cualquier mascarada que pasa no persigue otro objeto que explotarla condolencia ó piedad de las gentes. De suerte que la alegría popular, cuando más, asquea é inspira repulsión, desbordada de los cauces de la sandez. Independientemente de toda esta miseria sucia y con lentejuelas, el Carnaval tiende aquí á transformarse, apartándose de la chocarrería en la intimidad.