Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES TI DE FEBRERO P E 1909. EDICIÓN i. PAG, a. Eü Ia Embajada de Inglaterra se celebró ayer la preciosa fiesta infantil, en la cual fueron principales actores pequeñas hadas y diablejos. Honraron la fiesta con su presencia Sus Majestades las Reinas doña Victoria y doña María Cristina y SS, AA. las infantas doña María Teresa y doña Isabel. Niñas y niños hicieron los debidos honores á una exquisita merienda. I a fiesta resultó encantadora. Una aristocrática darna se propone establecer un día de moda ala semana en el teatro de Price. Anoche asistió la familia Real á la representación de La viuda alegre. rindiendo así un tributo de consideración y I a oración forense del SÍ. Díaz Valero, de la que apenas si da idea aproximada el precariño á la memoria de Miguel García. Por eso mostróse parte en la causa á sente extracto, fue un modelo de habilidad raíz de la realización del crimen, y por eso digno de la bien cimentada fama de tan nohe venido yo esta tarde á pediros justicia. table letrado. I a sesión terminó á las ocho y medía da Recuerda luego Ja frase de Selden: Juzgar es reinar y dice á los jurados: Yo es- la noche. pero que reinaréis juzgando rectamente Hoy habrá veredicto y sentencia. Como el fiscal, relata algunos antecedentes del procesado y su familia, y afirma que nunca con más propiedad que en la ocasión presente puede repetirse, con Moulan, que el hombre no tanto es producto de su orgaCONSOLÉMONOS nización como del medio material y moral en que vive. En una carta de I ondres Venancio Martínez, según el acusador prise nos da la voz de alerta, vado, participaba del odio que la familia que se perderá en los akes Alonso sentía hacia el chauffeur por razón sin que el Gobierno la atienda, de contagio, pues realmente con el procesaSeis ó siete mil obreros do apenas si Miguel había cruzado la pacaerán con sus herramientas, labra. como antaño los normandos, Este era considerado en la finca de Udaesobre las costas gallegas. ta como un verdadero intruso, y había que Vienen á hacernos la escuadra deshacerse de él á todo trance. que nos piden las potencias, Explica después detenidamente el crimen, porque dicen que no somos y analiza con escrupulosidad la prueba pracnadie sin barcos de guerra. ticada en el sumario y la del juicio oral, haY en cuanto aquí se trasladen, ciendo resaltar los cargos abrumadores que y en cuanto aquí se establezcan, para Venancio se deducen de las declaraya hau triunfado los patriotas ciones de los testigos, y especialmente de que en su fuero interno piensan los que á su misma familia pertenecen. que España será un emporio Pasa á definir la alevosía, demostrando de bienestar y riqueza la existencia de tal cualificatiya, porque, en si disfruta los honores su opinión, el propio Venancio Martínez lo de las colonias inglesas. reconoce al afirmar que sacó el arma rápiZ O chusco es que nos los manda damente, sin que el chauffeur pudiera aper! a orgullosa Albión la íema cibirse de tal movimiento, y porque la agrede los mares, porque sufre sión se verificó de noche. terribles crisis obreras, Refuta la eximente de legítima defensa, y busca en los arsenales sosteniendo que Venancio no fue agredido de España, víctima eterna por Miguel, porque éste no tenía por qué tede sus manejos, refugio mer nada del yesero, y negando que el chaufpara sus masas hambrientas. feur diese al procesado una bofetada, porque España, de donde emigran en la mano derecha tenía una varita. De los ciudadanos á América haber golpeado Miguel a Venancio, agrega, para buscar el sustento es más lógico que lo hiciera dándole un laque su terruño les niega, tigazo con la vara, que no la bofetada de se convierte, por capricho que habló en el sumario de los hados, en la tierra Niega igualmente con razones poderosas de promisión de las tribus la concurrencia de las atenuantes que aleproletarias extranjeras. ga el defensor, y termina en párrafos bri ¡Oh, consolador y extraño llantísimos solicitando del Jurado un verecontraste! ¿No es esto, en buena dicto de culpabilidad. filosofía motivo El Sr. Tercero recibió al terminar su inde vanidad y soberbia? íorme muchas felicitaciones. I a nación potente y rica, la floreciente Inglaterra, l Sr. Díaz Valero. que con sus acorazados Tras breve descanso, comenzó á infornos domina y nos desprecia, mar el letrado defensor de Venancio, don lanza á roer un mendrugo Carlos Díaz Valero. turbas de perros de presa sobre el país legendario Elogió calurosamente los discursos prode la roña y la miseria, nunciados por los acusadores, quienes- y los hidalgos astrosos dijo- -han cumplido á maravilla su misión, se van á lejanas tierras y pasó á explicar las causas que originaron á conquistar un cocido el hecho de autos. con la adarga y la rodela Afirmó que Miguel dio una bofetada á y escurren antes la bolsa Venancio creyendo que el que se aproxipara que coman y beban maba al grupo era Gregorio Alonso, pues los plebeyos de otra raza de no haber existido tal equivocaeión no se vino bueno y carne fresca. explicaba que le agrediese. En estos tiempos de prosa Sostuvo que el delito se cometió de día la hazaña resulta necia; porque despréndese así de las declaraciones pero ¿quién dirá que el gesto de varios testigos y, sobre todo, de lo que no es digno de la epopeya? el calendario afirma respecto á la puesta del sol en el mes de Febrero. SINFSIO ¡DELGADO Negó veracidad á lo dicho por algunos individuos que viven en casas inmediatas á la finca del Sr. Udaeta, y refutó ciertos extremos de la declaración de Vicente Díaz y de la del dueño del merendero I, a Acacia. Refutó la alevosía alegada por las acusa- OMEDJA Mañana, viernes, 19. a de moda, ciones, leyendo varias sentencias del Su- v el sábado y el domingo por ls ¡premo, que, en su sentir, eran de aplicación noche, se pondrá en escena la aplaudidísi al caso de su defensa, y terminó su elocuen- ma comedia Las de Caín. te discurso rogando al Jurado que sí tenía El domingo, por la tarde, La musa loca. alguna duda respecto á U alevosía se incliEl martes se verificará el estreno de la conara del lado de Venancio Martínez, pues media de Plauto, arreglada por Tristán Bersiempre era preferible absolver á un culpa- nard, en tres actos y un prólogo, adaptación ble que condenar á v i- socente. de Antonio Palomero, titulada LoS gemelos. QOPLAS DEL JUEYES. EN JUSTA DEFENSA ABC, estuvo ayer en el Juzgado que tramita la demanda de querella contra el Sr. Sánchez de Toca por injuria y calumnia áABC. El Sr. I, uca de Tena se ratificó ante el Juez en las manifestaciones hechas en la demanda. Con este motivo repetimos una vez más que desafiamos al Sr. Sánchez de Toca y á cuantas personas tengan algo que decir fontra nosotros á que comparezcan ante el tribunal á declarar cuanto se les ocurra. p l Sr. Luca de Tena, en representación de L la lectura del escrito en el cual hacía una ligera modificación de los hechos el letrado lüefensor de Venancio Martínez Jodra. A continuación hizo uso de la palabra ei iísqal, Sr. I aliga, quien pronunció un elocuentísimo discurso. Relató detalladamente los hechos que determinaron el crimen, los antecedentes de ÍÉi familia del arrendatario, las cuestiones que éste tuvo con la mujer del chauffeur y éuantas vejaciones sufrieron Miguel y su esposa durante su permanencia en la finca del Sr. Udaeta. Refirió después la agresión tal y como entiende que se realizó, y sostuvo que Miguel tío pudo evitarla porque no vio acercarse á Venancio Martínez. Examinó la prueba detenidamente, señalando cuantas contradicciones encontró entre lo manifestado por algunos testigos en el juicio y lo dicho por los mismos en el Juzgado de instrucción; explicó con brillantez el concepto de alevosía, definiéndolo y aclarándolo con textos antiguos y Códigos modernos, y después de refutar la eximente de legítima defensa y las atenuantes que alega el patrono de Venancio Martínez terminó solicitando un veredicto de culpabilidad. I a oración del Sr. I aliga fue, como decimos, muy notable. p l Sr. Tercero. r Acto continuo le concedió el presidente la palabra al letrado de la acusación privada, D. Manuel Tercero. Este comenzó diciendo que aunque el fiscal, frío como la razón, impasible como la ley y justo como el principio que representa, realiza en estas causas una muy detenida y merítísima labor de investigación y estudio se precisa en muchos casos la cooperación fiel querellante particular con el fin de que vengan á la vista cuantos elementos puedan servir al Jurado para formar un concepto exacto de la realidad de los hechos. El caso presente es uno de ellos- -dice, pues aunque mi patrocinado sabía dé antemano que el representante de la ley cumplíría como siempre el deber que su ministerio le impone, quería intervenir en los autos, A MUERTE DE UN El fiscal. -La se CHAUFFEUR sión de ayer tarde comenzó con TRIBUNALES E NOTAS TEATRALES