Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES ii DE FEBRERO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 4. Etcétera. ¿Qué se dice por los salones? Imy periodista ruso en un grupo de ami- echasfc abajo la primera autoridad civil, ó la- -Se habla mucho del extraordinario de gos que le escuchaban. -Se comprende per- última! Luego vino la noticia del incendio de la A B C que hoy, jueves, se pondrá á la venfectamente que el delator, para hacer valer unas sus servicios á la hora de presentar el Universidad del Escorial á sembrar la alar- ta. Muchas damas aristocráticas, teniendo recabo á la Policía, que le paga, y para des- ma. Por fortuna, á los primeros informes so- en cuenta el objeto benéfico de la publicavanecer las sospechas que pudieran nacer bre el siniestro acompañó el de que no ha- ción, piensan adquirir varios ejemplares. Y á propósito, á beneficio también de las víc a los compañeros á quienes traiciona, se bía ocurrido ninguna desgracia personal. La función parlamentaria no fue ruidosa. timas de Mesina ha construido la Real fácomprende que acepte el encargo de preparar los atentados y hasta de participar en En el Senado siguió haciendo el doctor Pu- brica de porcelanas de Copenhague unos ellos, á fin de poder indicar mejor á los cul- lido la apología de la Diputación que sufre platos muy bonitos conmemorativos de la pables... Lo que no se comprende es que los Madrid. En el Congreso, debut de un nuevo catástrofe. El Rey D. Alfonso ha adquirido taás altos personajes de la Policía, al reco- orador, escuchado con gran atención. Gustó varios ejemplares, y es seguro que muchas personas caritativas pedirán que les envíen ger aquellas informaciones, hiciesen una á 4o s morenos Continuó, pero no terminó, la vista de la algunos. selección, evitando que ciertos atentados se- -De fiestas para esta semana, ¿qué me Helaran á la práctica, y ayudando y favo- causa por la muerte de un chauffeur. Sucesos de interés, un intento de suicidio dice? reciendo otros de acuerdo con el partido reaccionario, que á cada nuevo complot pe- de una joven enamorada, fallecimiento de- -Esta noche se verificará en la elegante un anciano enfermo cuando se dirigía al morada de los condes de Esteban Collantes á? a y obtenía mayor rigor en la represión En efecto, esto no se comprende, y es tan hospital, con la suerte, inmensa en estos la tradicional comida con que el dueño de la casa obsequia todos los años el día de su monstruoso que la imaginación se resiste á tiempos, de tener cama. Por la noche, una velada notabilísima en santo á sus antiguos compañeros en eí peereerlo. ¡Pensar que una sola palabra dicha por aquellos altísimos funcionarios hubiera el Círculo Federal en honor de un ilustre riodismo. Es una fiesta muy simpática, como todas aquellas en que se rinde culto á ls poáido evitar tantos días de luto á Rusia... muerto, el Sr. Benot. amistad. ¿Qué piensan de esto aquellos goberna- -Qué más? dores de Barcelona que pactaban con Juan Rail? -Mañana, baile ea el palacio de la marCRÓNICAS quesa de Squüaehe. Gracias á las iniciatif oéntase que un día la nodriza del Zareilustre dama, se MADRILEÑAS vas de tan en el comercioel gran mundo de wich, el heredero de la Corona, al ir á divierte, y y la industria depositarle en la imperial cuna, se hizo un e acuerda usted que en Noviembre, cuan- la corte repercute favorablemente esa aniarañazo en un dedo. Sorprendida miró en- S do se anunció el estreno de La viuda mación. Finalmente, el domingo próximo, á tee las ropas y no tardó en encontrar, sujeto alegre, le dije que sería un éxito? ¿Sí? Pues las tres y media de la tarde, se verificará en coa un alfiler á los pañales del augusto niño, los hechos han confirmado mi impresión y la Academia de la Historia el solemne acto tía papel escrito. Aquel papel no contenía ya tiene usted al todo Madrid disputándose de tomar posesión de plaza de número el otra cosa sino la- sentencia de muerte del la entrada en el coliseo de la plaza del Rey académico electo, el notable literato D. Peheredero de la Corona, dictada solemne- para oir la deliciosa música de Franz Lehar. dro de Novo y Colsón. Le contestará, en mente por el tribunal terrorista, y al ente- -Ea general, los teatros han pasado sa- nombre de la Corporación, uno de los acadérarse la familia imperial el pánico, el terror, tisfactoriamente la consabida cuesta de Ene- micos más ilustres, D. Francisco Fernández? espanto, invadieron todo el Palacio. ro; del Real, no digamos; pocas temporadas de Bethencourt, tan estimado en los altos Con lágrimas en los ojos, sin poder conte- habrá habido tan brillantes y provechosas círculos sociales madrileños. Y el mismo do er los sollozos que le ahogaban, el Zar ex- como ésta, y eso que aun queda por estre- mingo, por la noche, una gran fiesta: el anunclamó: nar el monumental Ocaso de los dioses y Mar- ciado baile en el palacio de la duquesa viu- ¿Habrá sobre la tierra un hombre más garita la tornera, de la cual he oído hacer da de Bailen. desventurado que yo? ¿Adonde volver los grandes elogios. ¿Más noticias? ojos? ¡Ya no hay para mí lugar seguro si- ¡Que los hados la sean propicia! Res- -Para terminar nuestra conversación, una siis enemigos pueden llegar hasta la cuna pecto del Ocaso de los dioses, me inspira cu- muy grata: Carlos Castel, el simpático sede mi hijo! riosidad ver cómo se resuelve en el regio cretario del Congreso de los diputados, reY no eran sus enemigos, ni los revolu- coliseo el problema de la comida; si el señor apareció ayer tarde en la Cámara popular, cionarios los que habían podido penetrar La Cierva no atenúa los rigores de la ley, después de haber estado enfermo cinco meej! los imperiales aposentos. Esto se le ocu- en gracia á Wagner, vamos á ver cosas cu- ses. Fue felicitadísímo. Es de justicia conrriría á cualquiera. Pero decididamente la riosas. Ea Paris... signar que durante su larga ausencia, el moderna literatura novelesca no ha debido- -Sí; recuerdo haber leído lo que pasó allí marqués de Santa Cruz ha des -ipeñado ininvadir todavía la misteriosa Rusia, porque en la Ópera; y ya que habla usted de la ca- terinamente la delicada misión de secretae! lector más torpe de las hazañas de Rafles, pital de Francia, le voy á comunicar dos no- ño primero con la satisfacción y aplauso Sherlock Holmes y Arsenio Lupin habría ticias que me ha traído de allí un viajero de cuantas personas concurren al Congreso. sabido descubrir en seguida al autor de la amigo mió recién llegado de la ville lutmere. -Siguen las firmas. sentencia sólo con buscarle entre los fie- ¿Cuáles son? les servidores de Su Majestad. HANS- -CJna, que en la iglesia de la Magdalena, de París, se han verificado solemnes honJOSÉ JUAN CADENAS ras fúnebres por un grande de España, ref ñn -Febrero cientemente fallecido. Me refiero al duque de Mouchy, marqués de Arpajón, uno de los seis ó siete aristócratas extranjeros á Esta tarde, á las siete, saldrá S. M. el Rey p mpezó la jornada con el comienzo de los cuyos títulos va anexa aquella alta distin- con dirección á Villaviciosa (Portugal) con preliminares del Sínodo diocesano. La ción. A la ceremonia fúnebre religiosa asis- objeto de celebrar la anunciada entrevista procesión solemne desfiló desde la parroquia tió una selecta concurrencia, y en nombre con el Monarca lusitano. de Santa Cruz á la catedral. Figuraban en del Rey de España, uno de los agregados Don Alfonso, á solasi id las primeras autoridades, entre ellas el de la Embajada por estar ausente el mar- mente el marquésquien acompañarán el gey qués del Muni. La otra noticia á que me re- neral Del Río, iráde la Torrecilla íílvas, y gobernador civil. en tren hasta Por cierto que éste tuvo que abandonarla fería es que Adelina Patti, nuestra ilustre allí hasta Villaviciosa, en porque otra procesión andaba por dentro... eompatriota, se halia en París. Mi amigo la desdeeste punto están desde ayer automóvil. En de San Juan de Dios, donde las asiladas se vio en el bulevar de los Italianos, del brazo Manuel y la reina doña Amella. el rey don habían amotinado, protestando contra la in- de su marido, el gallardo barón de CerdesDon vasión de enfermos tíñeos en aquel esta- trom. Kl feliz matrimonie ha pasado parte bado. Alfonso regresará á Madrid el sáblecimiento. Dios y ayuda le costó al buen del invierno en su castillo de Craig- y- Nos, marqués reducir á las rebeldes, que llegaron ea Escocia. La Patti, como la prodigiosa El día 19, probablemente, marchará el á recibir eon pedradas á un enfermo condu- Sara Bernhard, como la gran trágica Ellen cido en una camilla. Al grito de ¡abajo el ti- Terry, es una mujer que se conserva eter- Rey D. Alfonso á San Sebastián, donde fas! que debía haber sido el de ¡abajo la namente joven. ¡Misterios del arte y del tem- permanecerá breves horas. En la capital de Guipúzcoa examinará Su fajilla! porque habían ya destrozado todos peramento: los cacharros del establecimiento, dieron- ¿Elleu Terry acaba de publicar ahora Majestad un balandro que acaba de ser construido para su uso. tes enfermas un escándalo espantoso que el un libro con sus Memorias? gobernador logró dominar ofreciendo pri- -Sí, y en él cuenta que á los quince años iero su cuerpo como blanco de los proyec- la casaron sus padres con uu hombre que Ayer estuvo en Moure, tiles y ofreciendo estudiar la solución del tenía sesenta, y ahora, que ella ha pasado que practicó el año Palacio el doctor sabido, pasado, asmnto después; pero debe suponerse que de esta edad, se ha casado por cuarta vez, una operación en la nariz á como es Rey. S. M. el no llegaría á ofrecer el cumplimiento de lo una vez más que ¡a Patti, con un joven yanEl especialista de Burdeos ha hecho un He significaba el grito de ¡abajo el tifus! qui de veinte años. h detenido reconocimiento al Monarca, encon é más cmisiéramos todos sino que se- -Tocio lo puede ei amor. trándole perfectamente. MADRID AL DÍA DE PALACIO