Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 9 DE FEBRERO DE 1909. EDIglON i PAG. 7. valeroso que sólo recordaba que se habían rendido sus tropas porque el Gobierno hizo la paz, porque no quiso sacrificar inútilmente ciento veinte mil hombres. El Sr. MACIA: Ya volveremos á trataí 1 este asunto, si no para exigir responsabilidades, para sacar provechosas enseñanzas. ísada más tengo que añadir, pero si anuncio que como esas cuentas no se han saldado todavía, yo exigiré en breve las 1 El ministro de HACIENDA rectifica, ca- responsabilidades que corresponden á aquelificando de vaguedades sin fundamento las llas vergüenzas. (Grandes aplausos en reacusaciones que contra el Consejo del Baa- publicanos y carlistas. co Franco- Español ha formulado el señor El Sr. MORET dice que aun cuando no Kodés. formaba parte del último Gobierno del se El Sr. SILVEI A (D. Luis) interviene para ñor Sagas ca, se cree obligado á defender la decir que el Banco Franco- Español salvará memoria de este ilustre hombre público. en breve su difícil situación y que dará en -Para exigir responsabilidades había que perfecta disposición económica. (Grandes remontarse. hasta Isabel la Católica, pues al rumoras. enviar á Cristóbal Colón en las carabelas á El marqués de CORTINA explica por qué conquistar el Nuevo Mundo, no debió haaludió al Banco Franco- Español cuando se cerlo para imponer la religión católica á discutió lo de la Vasco- Castellana. toda costa. (Aplausos en la izquierda. Recuerda que en Barcelona se constituyó Ea acusación formulada por el Sr. Maciá tío hace mucho una Sociedad con el pompo- es en absoluto injusta. Parece que se han so título de la Mutua de Propietarios de olvidado las circunstancias en que se desFrancia y España, en cuyo Consejo de ad- arrollaron los sucesos de 1898. Es muy fácil ministración figuraban importantes perso- ser valiente con la sangre ajena; la propia nalidades de Cataluña, y, sin embargo, dicha se tiene en mayor estimación. (Aplausos. Sociedad ha resultado un timo. t, a memoria del Sr. Sagasta es para mí El Sr. CALVET: Que se digan nombres. sagrada, y por eso he querido rendirle este El marqués de CO TI 1 S 1 A: L, os Sres. Cal- justo homenaje á la rectitud patriótica que inspiró todos sus actos. (Bien. et y Garriga y Massó. El Sr. MAURA interviene en el debate. El Sr. CAEVET: A mí se me acercó un señor desconocido, el cual rae dijo que estaban He dicUo yo muchas veces, y no me canen el Consejo de administración el duque saré de repetirlo, que esta cuestión de las de Bivona, el Sr. Pérez Crespo y el conde responsabilidades de la catástrofe debe dede Aguilar de ínestrillas. (Grandes rumores jarse á la Historia, porque en ella somos y risas en los escaños y en las tribunas. Se nosotros los peores jueces. Dejémonos de promueve una algazara. Los Sres. Soriano y estériles recriminaciones y saquemos d- e los Moróte: Nosotros, no; nosotros, no. Risas. sucesos aquellos viva enseñanza, fruto útil El Sr. CAWET: A ese desconocido le dije para lo porvenir. Hay que decir las cosas con franqueza; el que no estaba dispuesto á prestar mi nombre á tal Sociedad, de la cu a! no he vuelto achacar al Gobierno de 1898 la catástrofe es una inmensa injusticia, porque entonces á saber nada. El Sr. GARRIGA: Yo fui consejero de esa en el fracaso tuvo parte la nación entera. Sociedad; pero al ver que era un mal negó- (Grandes aplausos en la mayoría y en los liberales. l o lo dejé. (Grandes risas. En el fondo de la conciencia de las gran- El Sr. PÉREZ CRESPO: Yo no llegué á tomar posesión del cargo de consejero de des colectividadesjlate siempre un espíritu esa Sociedad, con la cual no he tenido nada de justicia, y si cuando el desastre el pueblo no se volvió airado contra los goberque ver. Procédese á votar nomiiielmeaíe la pro- nantes, es porque reconocía que había simposición. Muchos diputados abandonan el patizado con el desacierto, fuese por lo que fuese. (Grandes aplausos. Él Sr. Caballé prosalón. nuncia palabras que 110 se oyen; grandes Es desechada por 79 votos contra 35. -Queda terminado el debate sobre la in- protestas. ¡Cuando la pérdida de Cuba y de Filipiterpelación del Sr. Ñongues relativa á la nas, cuando se derramaron tantas lágrimas Vasco- Castellana. en la Península, se esterilizó la labor de un ORDEN DEL DÍA siglo; para impedir que el hecho Se toma en consideración varias propo- pueda trabajemos (Ruidosa y prolongada salrepetirse. siciones de ley, y se reanuda el debate so- va de aplausos. bre el RSG? MEN LOCAL miEl Sr SAI VATELIÍA: Necesito explicar actitud del otro día cuando apoyé al seEXPLICANDO UN I U D i r a ñor Maciá después de que hizo su interrupEl conde de RO MÁNONES pide explica- ción. ciones sobre la interrupción que formuló el Yo, y conmigo oíros muchos, somos de Sr- Maciá en la sesión del jueves. otra generación distinta de la que gobernaCree que la situación parlamentaria no ba en 1898, y no tenernos por qué compartir responsabilidades. lia variado nada. Hay tees cuestiones: la interrupción del B 1 cande de Romanones y otros diputa 5 ár. Maeiá, el que no haya dado explicacio- dos, al oír el j ueves la palabra cobardías, dienes y el que s ¡ga siendo compañero nues- ron voces de ¡Fuéra! y declararon al setro. (Grandes rumores. ñor Macis, incompatible con el Congreso esEl señor PRESIDENTE: Ea presidencia pañol. Pues bien; yo me creo autorizado á puso el debido correctivo á la extralimita- hablar de cobardías, recordando el desastre, cióu del Sr. Maciá. y esa creencia mía la abona opinión de tanEl Sr. MACIA: Comprendí el jueves que to relieve como la del ilustre general BlanSe había interpretado mal mi frase, y pedí co con las palabras que voy á leer, pronunque se me concediese la palabra para expli- ciadas, ocho días antes de morir. en el Secarla. No me la concedieron entonces, y no nado. ES mía la culpa. Lee el orador párrafos del famoso, discur Hoy las voy á dar claras y concreías. so crae pronunció en la Alta Cámara el mar Cuando el Sr. Moret hablaba el jueves qués de Peña Plata, y el cual se declaró de heroísmos, me acordé de las ineptitudes arrepentido de no haberse insubordinado al y de las cobardías de los Gobiernos, del de frente del Ejército español en Cuba, para 1898 especialmente, que entregó al Ejército oponerse á la celebración de la paz, que el y á la Marina. Y eso no era más que repetir Gobierno concertó á sus espaldas y atenlo que dije en mi primer discurso pronun- diendo á consideraciones de un orden esciado en este Congreso. (Muy bien, muy pecial. bien. (Bien, en carlistas, solidarios y republiI ee párrafos de dicho discurso, en el que canos. se calificó de cobarde é inepto al GobierEl Sr. MORET recimca orevisimamente, no que- humilló al valiente Ejército español, manifestando que el discurso del general (Aprobación. Blanco fue la lamentación de un caudillo Íüe trata de este asunta, por lo cual que se retire la proposición. íi el Sena 3 c hay una proposición de ley pide El Sr. CAMBO habla para alusiones Empieza diciendo que al intervenir en este debate el Sr. Moret lo hizo con el fin de fijar la actitud de los elementos parlamentarios y para desvanecer recelos que existían sobre las mancomunidades. -Hace constar que el ambiente de la Cámara estaba electrizado por pensamientos ajenos al texto de ley y basados en la situación de Cataluña. Cataluña, al enviarnos aquí, no nos mandó para hacer lucha encarnizada ni para perturbar la labor parlamentaria, y en vez de negociaciones trajimos un programa afirmativo, que defendemos serenamente; con el anüelo de coincidir con todos los elementos de esta Cámara. Perb como buscamos cosa justa, queremos un ambiente de paz, exento de pasión, para que se discuta el concepto y lio la apariencia falseada de las cosas. Porque tenemos fe plena en la bondad de nuestra causa somos los que tenemos más interés en desvanecer las negruras que se han pintado. Ea doctrina catalanista del Sr. Prat de la Riva es la tonalidad comente del catalanismo en la época en que se escribió, y yo, que era entonces ya catalanista, empleé el leDguaje acre, violento y hostil que en ella se usaba. (Rumores. Pero es que en los más sanos movimientos de opinión se ha empleado al principio la tnisma estridencia, y así sucede, por ejemplo, en las reivindicaciones del proletariado, que hasta en los pueblos más cultos aparecen en forma de odios, y, sin embargo, ea el fondo son propagandas impulsadas por el amor. Pero esas estridencias se van disipando en el catalanismo á medida que se nos escucha en nuestras peticiones; casi han desaparecido, y digo casi porque hay temperamentos que se resisten á toda evolución pacífica. (Bien. Cuando apareció la Solid aridad, que pudo presentarse el germen morboso del catalanismOj fue cuando Maragall escribió su carta Visca Espanya Recordad la lucha en 1 S 08 con Francia y su conmemoración hace un año en frater- nidad con el país vecino. Pues algo aaá. logo sucede con el cátala nisnio: hay diversas épocas y transiciones simbolizadas en el Visca Espanya de Maragall y en el folleto del Sr Prat de la Riva, escrito en época en que se nos aíacaba con acrimonia. (L, ee un violento alegato catalanista escrito por el Sr. Lerroux en 1905. Su lectura produce impresión en la Cámara. Se nos ha tachado de separatistas, y al Sr. L, erroux e le ha considerado como el representante de la unidad de la patria, cuando escribió cosas que yo no me atrevería á suscribir. Eas aspiraciones de Cataluña, llamadlas como queráis, Son que se reconozca su personalidad 3 su ideal: el engrandecerse; pero es un sacrilegio el suponer que su engran- decimienío sea opuesto al de España, y si en triste día llegase á suponerlo sería aquel en que el poderío de Cataluña se había perdido para siempre. (Aprobación. Cuando el centralismo era exagerado, España sufrió trances amargos, y, en cambio, cuando surgió poderosa la vida loeal con la invasión napoleónica, España se salvó, y eso prueba la virtualidad de la fuerza de