Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS A PEPE carta, fechada en Alemania, acababa de apadrinar á la buena y virtuosa niña que conoces y admiras. Ya veo que las cartas que te dirigí hace dos años han hecho mella en tu ánimo, y bien puedo afirmarte que eáto constituye una gran satisfacción para mi. legraste desasirte de los falsos y engaño sos vínculos que te hacían considerar la vida como cosa triste y despreciable; te tensaste á los trabajos hondos y útiles de tu (carrera, y acabo de leer que piensas formalmente en venir por acá y organizar el anhelado nido. Me dices que te encanta el hogar alemán, su orden, la celosa previsión que observaste su la familia, las comodidades domésticas y sobre todo el limpio aroma de un interior. que Damas burgués y que temes consideraSen aquí algo vulgar, acaso cursi. No lo creas. Parecerá obligatorio para la elegancia cortesana el seguir los figurines qm nos vienen de París, que más allá no alcanza nuestra miopía; pero puedo afirmar jae hay testantes que se visten cómodamente y viven á su gusto sin importarles n ardite del qué dirán unos cuantos bobos. para probártelo te referiré la modesta r- -Iboda de nuestra incomparable amiga, tan bella, tan virtuosa, tan sencilla. Yo te aseguro qae ha sido ese día uno de los más feBces ée mi vida. Aquí las bodas no revisten la grave solemnidad que en otros países. No hay término medio: ó en ese día se echa la casa por la ventana, como vulgarmente se dice, y se convoca una concurrencia excesiva que aturde y marea, ó bien se efectúa el acto casi clandestinamente entre cuatro parientes que no suelen estar ni acordes ni contentos. Boda ha habido en que el padrino no conoció la novia hasta el momento de entrar en la iglesia, y el desposorio fue más frío y desagradable que un juicio de faltas en un Juzgado municipal. En un caso, la Tunidad presenta una de sus facetas, y en tro, el orgullo no quiere mostrar su penuxia. Menos mal si se profesan alguna estimackta. Es bien triste asistir como testigo á un acto donde no se observa la menor ternura. Un la boda de Florita fuimos pocos, pero kiea avenidos. Gentes honradas, alegres y resignadas con su suerte; pobres los esposos, pero amantísimos. Se arrodillaron ante el altar, tranquilos, satisfechos, persuadidos de que tenían fe en sí mismos y creían en su mutuo cariño. La madre del novio, una bueaa señora, viuda hace años, joven aún y con el pelo ya canoso, servía de madrina á Florita, Yo sentía en mi corazón verdaderos anhelos paternales, y pet ta á Dios que no desamparase á la gentil pfc reja. Se había dispuesto un modesto almuerzo, y al salir de 3 a iglesia fueron encaminándose los invitados al lugar designado para verificarlo. Al quedar solos me dijo mi ahijada: ¿Nos permite usted, padrino, que vayamos á llevar las flores á mamá? Y allá fuimos á visitar la santa señora, y bien puedo afirmarte que la tierna emoción que sentíamos al visitar á la pobre muerta, me persuadía una vez más de que no hay ventura completa si no va acompañada del cumplimiento de un deber. Procura no olvidarlo, querido Pepe, y lee con paciencia lo que deseo decirte respecto á eesas familiares y femeninas. ABODADEFLORITA Cuando recibí tu LA SALUD DE LOS NIÑOS una verdadera epidemia de sarampión en los niños, agravada por los casos de viruela y los de tifas. Las familias deben extremar sus precauciones, aislando ios atacados para preservar los demás pequeñuelos que hubiese en la casa. Por regla general suelen ocultarse los casos para evitar molestias, y eso constituye un verdadero abuso, siendo una causa positiva de la difusión de la enfermedad. Las personas qwe cuidan á los enfermos no debieran ponerse en contacto con el público en templos, tranvías ó teatros sin desinfectarle ó cambiarse de ropa. Las enfermeras deben tener grandes blusas sobre el traje y lavarse cuidadosamente las manos. Respecto á la vacunación, debe practicarse con todo rigor, efectuándose las- revacunaciones necesarias. Respecto ai tifus, es muy cierto. lo que afirmó el doctor Cortezo en el Senado. Las aguas constituyen el vehículo del mal; pero al mismo tiempo la falta de agua que se observa en no pocos establecimientos benéficos durante largos períodos de tiempo es un gravísimo conflicto qne debe ser inmediatamente remediado. Hemos tenido ocasión de observar en asilos de excelentes condiciones higiénicas que, albergando más de trescientos niños y pagando agua suficiente, no la obtenían, originando esta circunstancia un peligro extraordinario. Las autoridades deben estudiar y resolver tan magno problema. Entre las causas de infecciones intestinales, verdaderos envenenamientos de gravedad suma, se hallan las carnes en malas condiciones, los embutidos, etcétera, que pueden producir padecimientos tíficos. No pocos de los que ahora se han presentado obedecen, indudablemente, á estas causas. Recordamos hace años una grave enfermedad tífica que afectó á los hijos de un ilustre escritor, que habían comido salchichón en un ven orro de las afueras de Madrid; pero en refiriéndonos á niños pequeños, llamamos la atención de los padres respecto á los pastelillos de crema y á las legumbres en conserva y en general á todo producto contenido en latas cuya procedencia no sea conocida y garantizada. Especialmente los pasteles, por estar confeccionados con leche ó huevos en malas condiciones, ó por ser añejos, ofrecen grandes peligros, dándose casos de verdaderos envenenamientos. Especialmente los que venden por las calles pueden servir de vehículo á m u l t i t u d de microbios patógenos. No sólo debiera ejercerse vigilancia respecta á estos productos por las autoridades, sino que los padres deben acostumbrar á sus hijos á no tomar nada fuera de su casa. No hace muchos años sucumbió un hermoso niño víctima de una intoxicación por haber deglutido unos cuantos fósforos de los llamados de pega, á pesar de no tener más de ocho años y discernir en cierto modo el peligro. El doctor Lei aire describió en la Sociedad de Pediatría de París ei caso de un niño de un año que tragó, sin ÍNFERMEDADES Como decíamos en uno de los números CONTAGIOSAS a n t e r i o r e s existe que los padres se apercibieran de ello, un cigarrillo de tabaco inglés de la marca TJu Tlirea Castles. A las seis de la tarde le dieron su sopa, acostándole y durmiéndose. Una hora después se despertó con vómitos, gritando, presentando gran palidez, sudores fríos y diarrea. A. las nueve le vio el médico, hallándole abatido, soñoliento, frías las extremidades y con vómitos de flema, y en las deposiciones se vieron restos de tabaco Cuatro horas habían transcurrido desde la ingestión del cigarrillo. Gracias á la escasa cantidad de nicotina que contienen dichos cigarros, no ofreció la intoxicación gravedad, y cedió con evacuantes y tómeos y calor en las extremidades, Correspondiendo el cuadro de síntomas á las formas agudas ligeras del envenenamiento por el tabaco; pero conviene saber que la forma aguda grave, además de los vómitos y diarreas, produce fatiga, debilidad de pulso, enfriamiento, estupor y, por último, la muerte por asfixia. Debe, por lo tanto, evitarse que esté ai alcance de los niños el tabaco y, sobre todo, las pipas ó boquillas impregnadas de nicotina. Además, no debe jamás fumarse en las habitaciones donde permanecen los niños, y mucho menos en las alcobas. DICHOS Y HECHOS 1 A ESTRANGULADORA La tristemetíi t e célebre j u a DE NINoi nsWeber. cnyos crímenes han conmovido la opinión en Francia, ha sido internada en un asilo como enferma. Las discusiones entre médicos y legistas han sido violentísimas, y realmente existen motivos para temer que pudiera salir del manicomio y volver á las andadas. Indudablemente estaban en lo cierto los médicos del hospital de niños, que declararon que las primeras criaturas que sucumbiera habían sido estranguladas. Desgraciada mente, sus declaraciones no fueron tenidas en cuenta por los peritos que practicaron las autopsias, contribuyemio este error áqne cometiese nuevos atentados. De todos modos, es un caso tan grave, que exige no sea puesta en libertad, y así es de esperar de 8 buen criterio de los encargados de su custodia. N CONGRESO DE ENSE- En el cantÓK ÑANZA DOMESTICA de Friburgoi, en Suiza, pen iniciativa de dos mujeres notables, las señoras Brunhes y Gotran- Wattaville, se celebró en Septiembre pasado ttn Congreso, presidido por el ministro de Instrucción páblica del cantón. Se reunieron 72 informes respecto á toda la parte histórica, métodos programas, acción social de la enseñanzt doméstica, acudiendo 800 congresistas. Los delegados de Francia, Italia é Ittlaterra no dieron gran importancia á los etalles de la vida casera, como la limpieza de cacerolas, por ejemplo. En cambio, loa alemanes consideraron todas las pequeneces inherentes al arreglo del hogar de una importancia suma, como causa de perfeccionamiento intelectual, moral y físieo. Se trató de simplificar todo lo posible las tareas secundarias, encaminando á que la mujer sea cada vez más la compañera del hombre, su amiga y colaboradora y la edttcatriz atenta y previsora del niño. Se hizo visible que las condiciones climatológicas PASTELES Y CONSERVAS u f P ELIGROS DEL TABACO-