Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 6 D E FEBRERO D E 1909. EDICIÓN i. s PAG. 14 í f r LA GRAN S E M A N A D E CHAMON 1 X UNA CARRERA DE SKYS PARA SEÑORAS. LAS CONCURRENTES EN EL MOMENTO DE LA SALIDA Fot. Chusseau Flaviem. acaso la primera, individualidad de su tiempo. Que no descuella sólo Alejandro HercuA B C ÉN LISBOA lano por sus inmortales obras científicas y ¡OMENAJE A HERCULANO L, a Cárna- literarias, sino por el prestigio de su carácra munici- ter, por la altivez de su espíritu, que en todo pal de esta ciudad ha acordado rendir pú- momento, en sus actos públicos, aun en el blico homenaje á una de las personalidades orden político puso de relieve su firme indemás ilustres de nuestra literatura en el si- pendencia y su más acendrado patriotismo. glo xix: Alejandro Herculano. I, a justicia que preside á este culto que se RESENTE Y FUTURO Nunca es tarde tributa á la memoria del más grande de los si la dicha es buehistoriadores de su tiempo no provocará na. Por fin, en la esfera oficial se han resueldiscusión alguna, porque la figura de Her- to á desmentir los rumores alarmantes y noculano junta en su admiración á todos. ticias fantásticas que la Prensa extranjera Ni es desconocido ni dejó de ser estimado difundió acerca de la situación política poren España el egregio autor del Eurico, uno tuguesa. de los más notables poemas de la Europa de Ahora, después de recoger tal rectificanuestro tiempo. ción, todos esos periódicos ponderan la ínUnido al recuerdo de una época literaria dole del pueblo lusitano, que, aun sometido espléndida, el nombre de Alejandro Hercu- á una extraña desgracia, sobrelleva con eslano infuyó poderosamente en todas las fa- toica resignación la pesada cruz de su inses de la vida mental portuguesa y grabó fortunio. Y terminan expresando su conen nuestro ambiente y en nuestros corazo- fianza en que Portugal sabrá conducirse de nes honda huella como poeta, como nove- manera que en lo porvenir se evite el deslista y singularmente como historiador, calabro financiero que amenazó al país en siendo quizá el único publicista lusitano que estos últimos años por no haberse puesto á en vida logró para su persona una aureola buen recaudo de especulaciones arriesgadas de triunfo, y para su labor plena consagra- y manejos bursátiles. ción pública. Bl jefe del Gobierno, por su parte, ha deSu fama iraspasó las fronteras y mereció clarado qué está resuelto á gobernar con el ei acatamiento de muchas notabilidades ex- Parlamento, puesto que cuenta con una matranjeras. yoría de importancia en las Cámaras. Así no se hará otra cosa que satisfacer No hay, pues, que pensar en la disolución una deuda nacional con el monumento que de éstas- -añadió el Sr. Campos Henriques. -proyéctase erigir en su honor. Sólo acudiría á esta medida extrema en el Bl fue, sin disputa, una de las primeras, caso de que las oposiciones se abroquelasen DE NUESTRO CORRESPONSAL tras una intensa y sistemática obstrucción. Bl Rey desea que todas las dificultades sean resueltas en armonía con el espíritu constitucional. Tales palabras han puesto en guardia á los adversarios del actual Gabinete. Y se explica. Para nadie es un secreto que los ataques de la oposición habrán de ser implacables, de alta tensión parlamentaria; y, admitido que el Gobierno pueda resistir la primera acometida, cuando el Parlamento tenga que aprobar algunos proyectos administrativos, inmediatamente ha de surgir formidable, terrible, la cuestión política. Y á la postre no tardaremos en ver al Ministerio en la pendiente de las violencias anticonstitucionales, y en trance tal, envolver en el vértigo de los desaciertos la persona del Monarca, que hasta aquí se granjeó todas las simpatías y respetos por su radiante juventud, por su espíritu sincero y generoso y aun por la aureola de martirio que la tragedia puso en su frente. AFFONSO GAYO IINTERESA: A los señores litógrafos de profesiúii y á los accionados que envíen á la Ketiacción deáBC fotografías sobre algún asaato de interés y de palpitante actua lidad se les abonará WIES PESETAS par cada prueba que publiquemos. Al pie de casia íotografía se indicará ei nombro de su autor.