Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 3 DE FEBRERO DE i 9 o 9 f EDICIÓN i. PAG, 14 de este remordimiento, ve poco menos que excluidos de todos los mercados de Europa los vinos españoles estilo Porto y estilo Madera. En tanto no se vendan estos vinos como procedentes de Oporto ó de Madera no cabe el decomiso por falsa procedencia, hecho que viene ya castigado por nuestra ley de Propiedad industrial en su art. 129, considerándolo como acto de competeneia ilícita. Bajo otro aspecto, la garantía de las marcas regionales que ha conseguido Portugal en su Tratado puede ser en alto grado provehosa para nuestras especialidades, ya que nos alcanzará también por virtud del trato de favor. Es sabiao que Alemania no se adhirió al Convenio de Berna, firmado por varias naciones, entre ellas España y Portugal, para la protección de la propiedad industrial. En dicho Convenio, firmado en París en 20 de Marzo de 1883, se prescribe que todo proEL GENERAL SANTOC 5 LDES, ducto que lleye falsamente como indicación HUROE DE LA GUERRA DE LA INDEPEN- de procedencia el nombre de una localidad DENCIA, DEFENSOR DE ASTORGA determinada, cuando este nombre vaya unido á un nombre comercial ficticio ó tomado con intención fraudulenta, podrá ser emIgnoramos si ha sido ó no reclamada á bargado á su exportación. Suiza la extensión de aquella ventaja recoEn consecuencia, los depósitos de Hamnocida al Madera y al Porto á los vinos es- burgo y de Subeck no podrán continuar, pañoles citados; pero aun cuando sea así, y como hasta ahora venían haciendo, falsifiSuiza no haya puesto obstáculo á ello, hay cando las marcas de nuestros vinos de Jerez un gran número de especialidades españo- y Máiaga, al par que las de Madera y Oporlas que están por completo fuera de este ré- to. Si Alemania cumple lo estipulado, hagimen favorable. bremos acabado para siempre con una gran Cuando se discutió el Tratado hicimos competencia ilícita. notar que no habíamos incluido entre las Por esto decía al principio que estamos especialidades la garnacha, el vino de Ale- en el caso de aprender de Portugal. lla y el moscatel, con tanta más razón cuanFEDERICO RAHOLA to la garnacha y el moscatel se mencionaban en el Tratado suizo- italiano. Luego hemos sabido que en las Aduanas suizas la introducción de estos vinos generosos ha- LOS INGENIEROS bía luchado con dificultades insuperables. LIBRES IvOS portugueses, en este punto, no se han quedado cortos, y además del Porto y del Ceñor director de A B C. Madera mencionan seis especialidades por- Muy distinguido señor nuestro: Hetuguesas por sus nombres comarcales. mos leído en el periódico que tan dignaFuera de las especialidades andaluzas y mente usted dirige, y en el número corresaigunas catalanas, no se menciona en el pondiente al día 29 del actual, un artículo en Tratado hispano- suízo ninguna de las de el que se comenta la razón que asiste á los Valencia ó Murcia, que deben ser nume- ingenieros del ilustrado Cuerpo de Minas rosas. en su protesta ante una determinación del Portugal ha tenido la maña de concertar ministerio de Fomento. un Tratado con el Imperio germánico en En dicho artículo se lamenta su autor del vísperas de realizar su revisión arancelaria, desamparo oficial en que están los ingeniees decir, -conservando la libertad de modifi- ros y peritos industriales y de la rivalidad car sus tarifas y aumentar sus derechos, que encuentran en los técnicos extranjeros, según manifestaba el Sr. Navarro Reverter los cuales, desempeñando sus cometidos al en su interpelación al ministro de Estado. frente de las grandes Empresas industriales Pedir más á su diplomacia fuera gollería. establecidas en España, les invalidan casi En el Convenio comercial con Suecia, por completo para hacer uso del derecho latnbién á base de la cláusula de favor, se que les reconoce un título oficial que les reserva Portugal el derecho de anular in- autoriza para ejercer libremente su profemediatamente los efectos del Convenio, sión. siempre que el límite actual de la graduaTanto la protesta de aquéllos como la ción alcohólica de los vinos importados en queja del Sr. Gallo Maturana nos parecen Suecia tienda á rebajarse en detrimento de muy atendibles, pues justo es que quienes los vinos portugueses. trabajando y estudiando alcanzan un título Gracias al Tratado portugués pudimos no encuentren trabas como la que represennosotros conseguir que España fuese admi- ta la competencia de técnicos extranjeros. tida entre las naciones más favorecidas res 1,0 que lamentamos es que á dicho señor pecto al comercio de vinos en Suecia, le parece un peligro, contra el que urge precaversiempre que su fuerza alcohólica sea de se, la Internacional Institución Electiotécuimás de 21 grados (que era el límite de nues- ca de Valencia y los ingenieros que de elia tro Tratado) y no exceda de 23 grados (que salen. era el límite reconocido á los portugueses) Sí tan insignificantes son éstos que no es Nuestra diplomacia tuvo que reclamar, al de temer su competencia técnica, ¿á qué teamparo de lo obtenido por la diplomacia mer el descrédito que á los ingenieros y peportuguesa, para lograr así lo que no había ritos pueda acarrear ejerciendo las profelogrado directamente. siones de ingenieros mecánicos, electricisEl Sr. Navarro Reverter, en la interpela- tas ó mecánicos electrieistas? ción citada, mostró grandísima alarma porNosotros somos alumnos de dicha Instique Alemania otorga también la garantía tución; cursamos en ella las materias relade las marcas regionales, según el Convenio tivas á las especialidades de mecánico y de Madrid, por la cual combatieron los por- electricista; llevamos sufridos exámenes por tugueses en favor de sus vinos de O porto y correspondencia y sin salir de nuestras casitas, de Madera. y tenemos Ja firme convicción de que el día El Sr. Navarro Reverter, á consecuencia de mañana, una vez terminados nuestros EL MAESTRO LAMOTHE DE GR 1 GN 0 N AUTOR DE LA OPERA HESPERIA ESTRENADA ANOCHE EN EL REAL estudios, si al dedicarnos al ejercicio de la profesión no servimos, si al hacer una instalación devolvemos (como el relojero del cuento) las piezas que nos han sobrado, la Empresa, el constructor, el industrial, quien quiera que sea el que utilice nuestros servicios, se encargará de darlos por terminados. Por el contrario, si desempeñamos nuestro cometido á su satisfacción, trabajaremos, y tanto en uno como en otro caso, la Empresa obrará igual con unos que con otros, porque su interés estará en tener quien sepa trabajar, sin preocuparse de si obtuvo el título en una escuela ofieial ó en una libre. Suponemos que en eso consistirá el descrédito que tanto teme el S. Gallo, y no vemos la razón de tal temor. ¿Valen ellos más que nosotros? Pues no deben inquietarse; que es pueril manifestar temor ante lo insignificante. ¿Que llegamos á valer algo y á ser apreciado nuestro trabajo? No puede haber descrédito para nadie, como no se considere como tal el ejercicio de conocimientos que no se obtienen tan fácilmente corno cree el Sr. Gallo. Se estudia y, por lo tanto, se saüe. Cada examen de esos que el Sr. Gallo denomina Teleprácticos supone horas de estudio, de trabajo, de cálculo; supone actividad, estímulo, deseo de aprender, de vencer por uno mismo las dificultades, de resolver sin auxilio ajeno las dudas; suponer la satisfacción íntima que produce el propio trabajo, y todo esto, para quien lo experimenta, es digno de respeto, como toda emulación, como todo lo que sea poner amor y esfuerzo por conseguir conocimientos, y no merecedor de frases irónicas y chistosas. No aspiramos á ser temidos, pero sí queremos ser respetados. Es indudable que el Sr, Gallo no conoce el sistema seguido por la Institución. No es nuestro objeto hacerla un reclamo que no necesita, por cuyo motivo no entraremos en pormenores. Sólo diremos, por lo que á nosotros atañe, que estudiamos por el deseo de saber, y si estos conocimientos pueden sertanto mejor; nuestro deseo no es protección oficial; si sabemos ó no, las Empresas que nos tomen á su servicio mirarán por sus intereses, y crea el Sr. Gallo que si no valemos nada no habrá competencia, y menos usurpación de sueldos que no podemos ganar. Gracias, señor director, por su amable acogida al publicar estas líneas; nos ofrecemos sus afectísimos s. S. q. b. s. va. -José Nieto. -Jaime Ripott, alumnos de la Internacional Institución Electrotécnica. Madrid, 3i Enero 1909. virnos de algo (que creemos firmemente que si)