Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CONTESTANDO A UNA ALUSIÓN vió, esperando la hora e la definitiva obscuridad, sin tristeza, ni rencor, ni abatimiento. NECROLOGÍA p n el Congreso, un digno señor Diputado ON EDUARDO FERNSNOFZ Estedis ha dirigido al señor ministro de la Go: tinguido bernación una pregunta respecto á la apli- y conocido arquitecto ha fallecido recientecación de la Ley de Protección á la Infancia mente en Madrid, después de una larga y y á la constitución de las Juntas provincia- penosa enfermedad, soportada con entereza les y locales encargadas de aplicarla. y resignación. Unidos fraternalmente á DICHOS Y HECHOS El señor ministro de la Gobernación ha aquel gran corazón, que prestó positivos dado las más amplias explicaciones y sig- servicios profesionales con generoso des- V E S T I R AL, DESNUDO Este es el título v nificado una vez más su vivo interés por el interés á la obra del Sanatorio de Santa del Boletín de asunto, aludiendo á una modesta personali- Clara, en Chipiona, su muerte ha sido un los Talleres de Caridad de Santa Rita de golpe doloroso para la Asociación que sos- Casia. Asociación de señoras que fundó el dad que se ocupó y se ocupa con verdadero entusiasmo de estos particulares hace mu- tiene dicho establecimiento benéfico, donde R. P. Font, recientemente fallecido. Sobradachos años. Ni la notoria indiferencia del lla- tanto se le quería y respetaba. mente conocida es esta Sociedad, á la que mado gran público respecto á estos particuSu memoria será imperecedera en aque- pertenecen damas distinguidas, cuya labor lares, ni las dificultades buroeraticas carac- lla pobre casa, y los que de veras le llora- es sumamente útil y meritoria. terísticas de nuestra Administración, en vir- mos pedimos á las almas buenas que unan Según el resumen general, ingresaron en tud de las cuales se hace largo y pesado lo sus oraciones á las nuestras y le consagren en el pasado añj 28.096,68 pesetas, y los que podía ser fácil y rápido, ni, por último, un piadoso recuerdo como positivo bien- gastos ascendieroná 27.096,17. Confeccionael carácter puramente honorífico y gratuito hechor de la infancia. ron 16.322 prendas de ropa, se repartieron de un difícil cargo que por estas circuns 18.325 prendas, incluyéndose en esta suma tancias acaso quita á quien lo desempeña las mantas y prendas de abrigo que no se CUADROS REAi. ES confeccionan en los talleres. Fueron socoautoridad y valimiento, bastarán á que desrridas 6 685 familias pobres. maye en sus propósitos. Gracias á Dios, puede afirmar que no fra- LA BELLEZA FUNESTA Bien merece un sincero aplauso la incancasó en otras empresas más penosas y diiísable labor de tan beneméritas señoras, que ciles; pero en la presente es absolutamente abinete elegante. -Una dama hermosa, recli- tan brillantemente han secundado las iniindispensable que cuente con la generosa nada sobre tm canapé entre almohadas y pie- ciativas del inolvidable P. Font. y entusiasta cooperación de todas las clases les, -Junto á ella, su médico, hombre viejo. de la sociedad, para lo cual espera confiadaDAMA- -IJstoy cada vez peor. ¡No sé qué ONGRESO EN FLORENCIA En el Conmente que todas las personalidades á quie- tengo... ¡Nadie me hace caso! Me pienso margreso que nes se dirige y dirigirá el Consejo Superior char de Madrid. Iré á Niza, á Italia, á cual- han celebrado los Ayuntamientos de la Tosde Protección á la Infancia aceptarán la mi- quier parte... Ya sé que se puso bien María, cana se trató principalmente de la Asistencia sión que se les encomienda, en la seguridad gracias á usted. ¡No tengo tanta suerte! Por social de los niños expósitos, y abandonados. Inde que al hacerlo contribuyen á una obra ciertev que esa criatura es muy desgraciada tervinieron el profesor Mya, director de la humanitaria y patriótica. también. Cuando niñas, nos parecíamos mu- Clínica Pediátrica Florentina, y otros disNo es posible entrar en mayores detalles; cho, y recuerdo que mi tío Pepe, el general, tinguidos filántropos, discutiéndose el promuy en breve, contando con la poderosa mirándote melancólicamente (ya sabe usted yecto de ley protectora que se ha presentaayuda de la Prensa y el celo de todos los lo romántico que es) solía decir: Su belleza do en el Senado italiano, y del cual nos ocuparemos estos días. Se aprobaron por organismos y centros oficiales, se planteará le será funesta. ¡Cómo acertó! la campaña definitiva, que por su carácter DOCTOR. -No lo crea usted. María es feliz, unanimidad las siguientes conclusiones: permanente exige esfuerzos continuados é y está tan hermosa como antes y más conI. l, a asistencia á la infancia representa un servicio de interés general; debe ser funinteligentes. tenta que hace años. Intereses egoístas que han de ser debidaDAMA. -Voy á hacerla entrar. Precisa- ción del Estado y sobre él ha de recaer la mente reglamentados, protestarán con ma- mente está con mi doncella. No quería oír mayoría de los gastos que los exhaustos presupuestos de los Ayuntamientos ao loyor ó menor energía; habrá que luchar con- lástimas. Acaso me alegrará verla. tra inveterados abusos; será preciso sacudir MARÍA (entrando) ¡Ay, señorita de mi al- gran cubrir. indiferencias punibles; saldrá al paso á toda ma; gracias á Dios que la puedo abrazar! Ya II. Procede una reforma legislativa, que, hora y momento para ejercer obstrucciones le habrán dicho cuánto sufrí. Debo la vida al admitiendo la investigación de la paternitradicionales el ruin pesimismo que todo lo Señor doctor, después de la Virgen Santísi- dad, haga recaer sobre los padres el honor añasca; pero nada debe desanimar á los ma, á quien me ncomendé. Ya le traeré al de mantener y educar á sus hijos. combatientes. Por otra parte, la victoria no niño. Se quedó con su padre. Si viera qué III. Debe llegar la protección hasta los producirá ventajas personales á nadie; el bueno es mi pobre mando. ¡Cuánto lloraba doce años en el niño y á los catorce en la n ña, por ser la edad más peligrosa, duiantriunfo será social. Mucho es lo que se pide, durante mi enfermedad! y poco se ofrece en cambio; sin embargo, DAMA. -Dirás ahora que eres feliz porque te la cual hace falta más protección, que aun cuando no lo parezca, existen á cente- siempre fuiste testaruda; pero tu matrimo- ahora falta ó es ineficaz. nares buenos corazones y espíritus genero- nio fue un disparate. Tan buenas proporcioIV. Deben tomarse solícitamente medisos á los cuales importa reunir, toda vez nes como tuviste... das de previsión para defender á los niños que, alejados de las banderías políticas al MARÍA- -Pero yo no he querido más que contra los daños físicos y la desmoralizauso, han de ejercer su misión con fe y dis- á él, y aun cuando vivía muy bien con la ción que provoca el moderno industrialismo, V. Es de desear que el Estado y las enciplina personal. señora, e; toy muy á gusto en mi casita. SoNo obstante, si, á pesar de la buena vo- mos pobres y el señor doctor bien lo sabe; tidades locales extiendan su protección á luntad y del generoso entusiasmo que debe nos queremos entrañablemente y todo se toda la infancia necesitada de tutela poi inspirarnos á todos, la modesta personali- pasa sin grandes penas cuando hay salud medio de instituciones familiares que acudad aludida, no contase con la benévola in- y alegría. El pobrecillo es muy trabajador, dan prontamente con medios adecuados en dulgencia y la necesana confianza de que y yo, ya sabe la señora que no puedo estar su socorro, siendo de recomendar que los actualmente disfruta; si hallase diñcultaaes ociosa; de modo que nos ayudamos en todo, Ayuntamientos instituyan ó extiendan los servicios sanitarios para ejercer la vigilanabsolutamente insuperables, ó, por ñn, lle- y tan ricamente. DAMA- -Bien, bien. Venid un día por acá cia de los niños de pecho entregados á la gase á sentir un triste abandono moral por parte de la mayoría de las gentes, entonces, por el niño. Estás muy guapa y llevas un lactancia mercenaria. V. Es urgente que las Corporaciones bedespués de hacer una detallada y pública vestido muy bonito. MARÍA. -Es el que me regaló la señora néficas demuestren mayor interés por imrelación de cuanto se habrá intentado en favor de la infancia y en pro de los desgra- hace dos años. ¿No se acuerda? Adiós, se- plantar los medios ya escogidos y aplicados por la caridad femenina para aminorar la ciados, se alejaría para siempre de toda pú- ñorita, que se ahvie. (Sale. DOCTOR. ¿Sabe usted que, en eíecto, tie- creciente plaga de la delincuencia precoz. blica intervención, tranquilo y respetuoso, VI, Se expresa el formal deseo de que á la humilde penumbra donde siempre vi- ne la muchacha cierto parecido con usted? D DAMA. -No me lo recuerde. Parece que estoy oyendo al tío Pepe. DOCTOR. -Pues cuando le vea puede decirle que para que la belleza no sea funesta, como él cree, importa que la acompañen la santa honradez y el verdadero amor, los cuales embellecen á la misma fealdad. V. F,