Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 3o DE ENERO DE 1909. EDICIÓN PAG. 5. gn torno de las mancomunidades. Pero, cuando se trató en aquellas sesiones de este asunto, ¿no estaban en el estrado presidencial, al lado del Sr. Maura, los señores Canalejas y Moret, y no aprobaron estos señores, exacta y terminantemente, todo lo que sobre este asunto se consignó en el dictamen, según ha sido enviado al Salón de sesiones? ¿Y en el salón de sesiones, no volvieron á dar su aprobación estos Señores al dictamen la tarde del 18 de Julio pasado? ¿Hemos perdido hasta este punto la memoria? ¿Es que creemos que los lectores de artículos de fondo y los oyentes de discursos provincianos son unos solemnes imbéciles? Se habla mucho de las mancomunidades. Se dice que son para Cataluña. Mas en el proyecto de régimen local de 1870, ¿no se creaban también las mancomunidades? ¿Se creaban para Cataluña? Las ínancomunidades se establecen para que las regiones puedan crear las obras públicas y las instituciones de enseñanza que crean convenientes. Lo que las provincias pueden hacer aisladas, ¿por qué no lo van á poder hacer juntas, asociadas, mancomunadas? Más amplio, libre y laxo demostró ayer el Sr. Maura que era en este punto el proyecto de 1 S 70 que el actual. Yo- -dijo el presidente del Consejo- -ten ¿o por norma la justicia. Lo que creo justo lo practico. No ha de ser obstáculo para no practicarlo el temor al disturbio de mañana. La política conservadora- -dijo también el Sr. Maitra- -debe ser una política de democracia. Mi obra- -añadió- -es hacer patente y viva toda la democracia que hay en las leyes actuales españolas. El discurso del presidente del Consejo Será largamente comentado; reproduciré en ¡artículos sucesivos los textos exactos, si es preciso. AZORIN Ella se lo lleva todo: aplausos, lágrimas y pesetas. Y para terminar, un incendio formidable en la calle de Fuencarral, y en él una víctima. INFORMACIÓN POLÍTICA ADMINISTRACIÓN LOCAL r MADRID AL DÍA f o n siete grados bajo cero amaneció Ma drid, y con pocos menos anocheció. El SOl siguió embromándonos apaciblemente. El Ayuntamiento tuvo sesión y se pasó ños horas discutiendo sobre el nombramiento de subinspectores de Beneficencia. SÍ da gusto, y no como otros tontos, que consagran el tiempo á discutir asuntos que interesan á sus administrados. El Congreso se berreó despiadadamente de la numerosa y distinguida clientela que llenó las tribunas. No tuvo número y no celebró sesión. El respetable público desfiló refunfuñando, y si no pidió que le devolviesen el dinero fue porque no lo había dado. Pero eso de quedarse sin gresca... ¡y sin caramelos! -Toda la atención, todo el interés, estuvo én el Senado, donde habló Maura. Discurso número mil. Sobre el régimen local, cuyos peligros empiezan á ver ahora algunas gentes. ¡Santa Lucía les conserve la vista! La justicia condenó á los automovilistas que mataron á un niño en los Cuatro Caminos. Vamos, ya era hora de que nos metiésemos con los automóviles y sus tropelías, La Diputación provincial celebró la última sesión. No se regocijen ustedes. La última del semestre. Pero habrá ¡ay! más semestres. P o r la noche, profusión de asuntos para la crónica. Una fiesta brillantísima en el palacio de la marquesa de Squilache, como todas las que da esta nobilísima y popular áatna. v J, a función de la Asociación de la Prensa eh el Real, como telegrafiaría algún estimable compañero, empleando el lenguaje telegráfico del oficio: Gentiazo, exitazo, triung Otro debut de una cupletista en Price. testa yeaiíajiana. Italia. e ¡jt de. jctu. a. lidad, íazo. 1 p l mundo político en masa, desde el más encumbrado prohombre, hasta el más modesto repórter, acudió ayer al Senado para Ultimados ya los detalles referentes á las i oir el discurso del Sr. Maura en el debate escuelas que se han de construir en Tánger sobre Administración local. La coincidencia de no haber sesión en el con el generoso donativo del marqués de Casa Riera, uno de estos días marchará al Congreso permitió á los diputados ir á lá puerto indicado el distinguido arquitecto Alta Cámara. Los escaños de ésta aparecían D. Antonio Perreras, que es quien ha sido completamente ocupados. Detrás, y en apredesignado para dirigir las obras de las es- tadas filas, estaban de pie los diputados y senadores que no habían logrado un asiento. cuelas de referencia. En los especiado- El día 2 de Febrero, á las diez y media, res, y las tribunas rebosabanlos Ministerios, fuera, en la plaza de habrá en Palacio solemne capilla pública. grupos numerosos de personas aguantaban El Rey, después de despachar ayer con la glacial temperatura animados por la esel presidente del Consejo y los ministros de peranza de conseguir una papeleta que les Fomento é Instrucción pública, recibió ayer permitiera presenciar el acontecimiento parlamentario. mañana una numerosa audiencia militar. Figuraban en ella el capitán general, seCuando el jefe del Gobierno empezó á hañor Villar y Villate; los generales Aznar, blar se produjo un acentuado movimiento Maclas, Ferrer, Manso, Andino y Fernán- de curiosidad y se hizo un profundo sidez foande; los coroneles Sres. Baillo, Ro- lencio. dríguez de León, Murillo y Chacón y otros Durante dos horas y inedia estuvo liamuchos jefes y oficiales de todas las Armas. blando el Sr. Maura, haciendo un verdadero También ofrecieron sus respetos al Rey derroche de soberana elocuencia. los generales López Domínguez y AzcárraExaminó el Sr. Maura el proyecto de Ad- ga y el juez del distrito de la Latina, señor ministración local, exponiendo su oportuTrassierra, nidad y su necesidad, porque desde hace muchos años viene reclamando la opinión En cuanto almorzó, salió S. M. del fSgib la reforma que ha de vigorizar el interés de Alcázar, vistiendo el uniforme de la Escolta lajp f- Real. J oua ía mayoría desfiló por el banco azul, L Montó en el caballo Estopín, que tenía felicitando calurosamente al Sr. Maura. preparado, y seguido de una brillante escolta se dirigió al campamento de Caraban- 1 0 hay que decir que, suspendido el dechel, donde se encontraba la brigada de bate, los pasillos y el Salón de Conferencias se convirtieron en un hervidero huLanceros. donde se comentaba apasionadaFormaban en la comitiva de S. M. el co- mano, endiscurso del Sr. Maura. mandante general de Alabarderos, señor mente el Los conservadores, los solidarios y muconde del Serrallo; los ayudantes generales Miláns del Bosch y Del Río y los señores chos republicanos se mostraban muy comconde de Aybar y barón de Casa Davalillos placidos. Un diputado republicano decía: y el escuadrón de Escolta Real- -Yo me atrevería á suscribir las Al galope de sus caballos llegó la comiti- décimas partes de lo que ha dicho elnueve señor va al campamento, donde esperaban á Su Maura. Majestad el Rey el capitán general, el goEn cambio, los liberales estaban casi inbernador militar y el general Huertas. no porque la orientación del disLa brigada de Lanceros, que se hallaba dignados, pareciera más ó menos censurales formada, comenzó en seguida á maniobrar, cursosino porque, se ún afirmaban, el jefe ble, durando los ejercicios dos horas. El Rey siguió con mucho interés todos los del Gobierno les había tratado desconsidemovimientos de la tropa, y al terminar és- radamente. Esta desconsideración consistía en estos tos se puso al frente de Ja brigada, dándose dos extremos. lanza en ristre una carga, que resultó brii. En haber hecho la descripción del esllantísima. tado en que el partido liberal dejó el proEntonces descansó la tropa, y un rato descatalán. pués fue saltando toda la brigada, por sec- blema En haber dicho -el partido liberal ó ciones, un obstáculoMe unos 90 centímetros lo 2? sea que de altura, siendo eljprimero en saltar S. M. el El Rey, y continuando luego todos los genera- Sres. Sr. Montero Ríos conferenció con los López Domínguez y Groizard; desles, jefes, oficiales y soldados, sin que ocu- pués cambió impresiones con varios ex mirriera el menor incida. Su Majestad felicitó efusivamente á los nistros liberales, y, al fin, decidieron ir al Moret cuenta jefes de la brigada, y regresó á Madrid se- domicilio del Sr. adoptar para darledetermide lo sucedido y enérgicas guido de su escolta, llegando á Palacio á naciones contra el Gobierno y el proyecto las cinco de la tarde. de Administración local. Y á visitar al Sr. Moret se dirigieron los La Real iamilia asistió luego á un concierto que se celebraba en el palacio de la Sres. Montero Ríos, Groizard, López Muñoz, infanta Isabel, y en el cual cantó el barítono Aguilera, Laserna y Eguilior. La conferencia duró hora y media, y en Titta Rufo. ella le dieron cuenta detallada al Sr. Moret Anoche, á las ocho, salió con dirección á de lo ocurrido en la sesión del Senado. París el príncipe Mauricio. En síntesis, lo convenido fue que el parEn la estación le despidió la Real familia. tido liberal no debe dejar pasar en silencio También salieron anoche, á las ocho y los cargos formulados contra él por el señor veinte, con dirección á Vill- amanrique, los Maura, y que, tanto en una como en otra infantes doña Luisa y D. Carlos, con sus 1 Cámara, se advierte la línea de conducta hijos. que los acontecimientos aconsejan que deLa princesa Beatriz ha retrasado hasta ben seguir los liberales. El Sr. Montero Ríos, en el Senado, y el semediados de Febrero su salida de esta ñor Moret, en el Congreso, serán los encarcorte. fados de llevar la voz del partido liberal y Esta mañana, á las diez, visitará S. M. el e contestar á las manifestaciones del pre sidente del Cpnsejo. Re, y la Escuela 3 e Minas, DE PALACIO