Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DB TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO W W DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO PARA EL CONCURSO DE NAVEGACIÓN AEREA MONTE CARLO. CONSTRUCCIÓN DEL PLANO INCLINADO PARA EL LANZAMIENTO DE AEROPLANOS Desde que el autor insigne de Grano salió de su casa de campo de Cambo, los corresponsales de los periódicos persiguiéronA B C EN PARÍS le sin descanso, presentándose en todas las A GRAN NOTICIA! La guillotina ha ce- estaciones del tránsito, espiando sus palalebrado su segunda bras y sus gestos, telegrafiando á París cada representación á beneficio de los 40.000 fo- cuarto de hora. rasteros que habían acudido á Carpentras, Rostand ha pasado por Bayona. Rosmientras en París los linotipistas se de- tand ha tomado café en Burdeos y continúa claraban en huelga, haciendo el ridículo. su viaje. Rostand se ha despertado en Estos dos acontecimientos, unidos á la re- Avignon. Y en los periódicos no era posipetitión del Hernani, de Hirleman, debieran ble leer otra cosa más que el nombre de haber llenado por completo el día de hoy. Rostand. No ha sido así, sin embargo, y ni el gui- -Pero ¿es verdad que viene? -preguntállotinado de Carpentras, ni la plancha de base en París todo el niundo. los linotipistas ni la profanación llevada Y hubo ciudadano que para convencerse á cabo por el senador Mr. Rivet en el libre- se acercó al Hotel Maurice á preguntar si to de Víctor Hugo, han tenido para los pa- el autor de Chantecler había encargado habirisienses tanto interés como la llegada sen- taciones. sacional á París de Edmond Rostand, acom- -Desde hace quince días las tiene reserpañado de su bella esposa, sus dos hijos, sus vadas- -contestaron en el Hotel Maurice. euñadas, la cocinera, el ayuda de cámara y No se podía dudar ya, ¡Rostand venía! el chauffeur. No se sabe si han traído tam- ¡Alabado sea Dios! bién al perro. La gran noticia del día ha sido el viaje de i a multitud había acudido al Quai d Or Rostand, y este asunto, el único que ha sus- say, á la llegada del sudexpreso, ansiocitado los comentarios del bulevar. Mal día sa de contemplar al dramaturgo que viaja eligieron los linotipistas para declararse como un Rey, de incógnito; pero Rostand en huelga y Dauvers para que le aligeraran quiso sustraerse á la curiosidad parisina y del peso de la cabeza. apeóse en Austerlitz, donde ya le aguardaDE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL Fot. Trcsca. ba su automóvil para trasladarle al Hotel Maurice. Una vez en el hotel se encerró en sus habitaciones y no se le ha vuelto á ver el pelo. Hoy no se habla de otra cosa. Los autores de revistas y cuplés están consternados porque si Rostand ha venido es porque va á estrenar- ¡por fin! -Chantecler, y si se estrena Chantecler ya no es posible hacer más chistecitos á costa de esta divina comedia, diez años esperada por Cqquelin y por el mundo entero. No se concibe una revista sin su cuadro correspondiente dedicado á poner en solfa la obra del poeta antes de estrenada... Nos habíamos acostumbrado ya á ver al compadre vestido de gallo, y á la comadre de poupoule... Los demás cómicos eran otros animales, y al final se presentaba Coquelin en escena y se ponía de rodillas ante Rostand pidiéndole el manuscrito de la obra, que el poeta le negaba haciéndole una morisqueta. ¡Oh! ¡Cómo gozábamos los espectadores entonces ¡Con qué entusiasmo aplaudíamos! En otras revistas la sátira era un poquito más mordaz, porque se hablaba de la historia del Cirano, de lo que Coquelin hizo sufrir á Rostand entonces, y para que se viera el contraste nos ofrecían una caricatura del autor pidiendo dinero á Coquelin, que le