Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ft t t. sH hír 8 tt MADRID. EL FUTURO COLEGIO ALEMÁN Fot. R. a fuentes COLOCACIÓN DE LA PRIMERA PIEDRA DEL NUEVO EDIFICIO CON ASISTENCIA DEL EMBAJADOR CONDE DE TATTENBACH ío que se refiere á estudios literarios é históricos, y hubieran podido citar del mismo modo á la de Tolosa. Han organizado cursos de estudios extranjeros y en idiomas extranjeros, invadiendo zonas que deberían estar reservadas á nuestra propia actividad y que todavía no han encontrado cauce ni ambiente en la Universidad española. Tal es cuanto concierne á la filología romántica, á las literaturas langüedocianas de la Edad Media, á la esfera catalauo- provenzal. Y ahora dos palabras respecto al fondo de aquellas lamentaciones. La preponderancia intelectual de Alemania es, en gran parte, reflejo de su hegemonía política en Europa. Es un país de sobreproducción en todos sentidos, y de sobrepoblación, si vale expresarse de esta manera. Hace veinticinco años que llamábamos á Barcelona ciudad cosmopolita porque se oía la lengua francesa en los teatros, en los cafés, en los paseos. Ahora entráis en un restaurant, en una cervecería, en el Continental, en la Maison Dorée, en casa Moritz, y se observa que la concurrencia extranjera predominante es alemana y el idioma predominante es el alemán. Muchos de esos tudescos hablan catalán á ¡os pocos meses, y obtienen sobie los empleados de sus despachos y los obreros de sus talleres de aquí el ascendiente de una adaptación fácil y de una comprensión y dominio del medio ambiente que muchos españoles no pueden ó no quieren adquirir en largos años. Este contacto, de orden puramente práctico ó utilitarista, divulga el conocimiento y la admiración de la superioridad alemana, así como en lo científico, literario é histórico la mantienen esos exploradores de nuestros archivos y esos filólogos é investigadores consagrados á temas de Cataluña: los Finke, los Beer, los Schádel, los Vogel, que introducen en las corrientes de la ciencia universal, en las revistas doctas y en la Universidad germánica lo que hemos visto desdeñado injustamente ó preterido en nuestros propios programas. Pero ¿no existirá algún peligro en esa tendencia germanófila, si se hace exclusiva y excluyente? Hay que tener miedo á una desviación de las aptitudes nativas. Hay que mirar con prevención el enamoramiento de ciertas for mas externas, que encubren el vacío bajo el manto de la seriedad científica. El sentido del arte, el sentido humano de la vida, propio del genio latino, pueden peligrar entre las sequedades esquemáticas de una metodología que aveces no hace más que métodos para ciencias futuras, andamiajes sin edificio, clasificaciones sin materia, casillas sin substancia interior. Gran parte de la literatura sociológica puede servirnos de ejemplo. En Italia hallaríamos alguna experiencia saludable capaz de evitarnos un escarmiento. No sólo viven la ciencia y la austeridad intelectual entre esos programas erizados de claves y paréntesis, con subdivisiones en que se agotan todas las letras del alfabeto A veces en un opusculillo de un Stuart Mili, por ejemplo, hay mucha más enjundiaymás rigor que enlos más voluminosos tratados magistrales, cuyo laberinto de distribución fatiga mucho más que aprender el contenidoy aun tragárselo de un sorbo, MIGUEL S. O L I V E R UNA IDEA DIARIA I icor dorado. Mézclese en un bocal: 16 gramos de quina roja, otro tanto de canela, y otro de corteza de naranjas amargas, ocho gramos de azafrán, cinco litros de aguardiendo. añejo y dos litros de vino de Málaga. Déjese en reposo durante cuatro días. Pásese por tamiz, agregúese 1,250 kilogramos de azúcar blanca, y cuando esté disuelto fíltrese por papel y embotéllese... I icor excelente para el estómago; facilita la digestión. CÜNSTANT COQUEL 1 N, EMINENTE ACTOR FRANCÉS QUE ACABA DE FALLECER