Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA REINA EN EL GOLF S. M. DOÑA VICTORIA EUGENIA (i) SU MADRE LA PRINCESA BEATRIZ MISS COCKKANE (3) Y EL PRINCIPE MAURICIO DE BATTENBERG (4) EN LOS TERRENOS DE LA SOCIEDAD DE GOLF EN LAS CUARENTA FANEGAS Fot. Alba, este estado de cosas continúe, sin disminuciones ni aumentos. Declaro, sin embargo, con un espíritu de lealtad que no dudo me reconoceréis, que estáis en entera libertad para obrar como gustéis, y que yo me dispongo á asegurar la composición de mi periódico desde mañana con los elementos que me plazca y prescindiendo en absoluto de aquellos que prefieran doblegarse á la tiranía de un hombre antes que prestar sus servicios á. una casa donde sólo se trata de itacer vivir honradamente, sin esclavitud ni abusos, á 500 ó 600 trabajadores, entre escritores, reporten, empleados, -jornaleros, etcétera. ¿Qué ha pasado después? Que algunos, los más leales, los que no se dejan llevar y traer como dócil rebaño, han dicho que no holgaban, mientras otros- -los más- -han recogido sus útiles y han ido á escuchar los bellos discursos con que se van á consolar ahora de la pérdida del jornal seguro. En e Journal se ha dado un caso curioso. Casi todos los linotipistas se negaron á secundar la huelga, á pesar de las amenazas del Sindicato. Una escasa minoría se decidió á abandonar el trabajo; pero arrepentidos poco después, los operarios huelguistas volvieron solicitando que se les admitiese de nuevo en sus puestos. El director del bumal no quiso intervenir para nada en el asunto... y se lavó las manos: No es á mí á quien han abandonado ustedes- -les dijo. -Ha sido á sus compañeros... Ellos son los que han de decir si merecen ustedes contiKuar á su lado. X, o que decidan queda aceptado por mí desde luego. Y, en efecto, los compañeros de ios arrenentidos huelguistas, después de deliberar brevemente, acordaron... que no debían ser admitidos. l a nuelga de los linotipistas aun no comenzada cuando escribo estas líneas, ha fracasado ya. Y una vez más se repite la triste enseñanza que no quieren ver los obreros que se dejan seducir fácilmente por la ridicula palabrería de los Pataud y los Grifhelhes. I, as grandes Empresas no sufren jamás el menor perjuicio, porque cuentan con medios para hacer frente a estos con flictos. Sólo padece el patrono modesto, el que á duras penas gana para pagar los salarios y vivir él. ¡Este es el único perjudicado! ¿Se ha quedado París sin periódicos? No... Ved los rotativos echar las ediciones á la calle y enviar sus paquetes al correo... ¿Qué periódicos han sufrido los daños de la huelga? Los ignorados, los obscuros, esas hojas sin importancia que solemos ver en los quioscos... y que nadie compra. JOSÉ JUAN CADENAS París- Enero. POPLAS DEL JUEVES. FIESTAS DEL ESPÍRITU Hoy serán filosóficas y tristes las coplitas del jueves, porque no deben ser insubstanciales y humorísticas siempre. Sabido es que en París la guillotina tal atracción ejerce, que al verla funcionar brincan de gozo ib L, as mujeres galantes más hermosas, los hombres eminentes, la juventud dorada de los círculos y burguesía y plebe suelen pasar la noche en plena orgía esperando que lleguen el reo y el verdugo y salte el chorro de la sangre caliente... Desde hace algunos años, los indultos injustos muchas veces, conservando la vida á los auto: es de los crímenes célebres, habían suprimido el espectáculo que emociona y divierte, de ver caer al cesto las cabeza entre gritos soeces. Pero ha vuelto á afilarse la cuchilla, los buenos tiempos vuelve: 1, y mientras en España se ejecut i las sentencias de mueite ttnte escasas personas que ateira 1 as lloran y se conmueven, y a) rer izarse la bandera negn los pueblos enmudecen, en Bethune y Carpentras acompañan á los reos que mueren salvajes risas de al giía ¡oca, canciones i decentes, aplausos al verdugo, á quien sus besos las doncellas ofrecen, y mascaradas que la cárcel rondan cantando el mtseteie. Esto ha pasado allende el Pirineo. Si sucediera aquende, ¡lo que dirían de la España negra los cronistas franceses! C 0 0