Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES i5 DE ENERO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 6. Después visitaron al gobernador civil, quien les convenció de tes razones que le obligaron á no permitir que kse postulara por las calles. Los estudiantes dejaron sus estandartes en el Gobierno civil, y luego fueron éstos restituidos á los respectivos Centros de enseñanza. A yer tarde, á las dos, celebró solemne se -sión la Real Academia de la Historia con objeto de dar posesión de su cargo al nuevo académico de número D. Rafael de Urefía y Snienjand. Asistió numerosísimo público, figurando en éste bellas y distinguidas damas, muchos profesores de la Universidad Central y gran número de alumnos. El acto fue presidido por el Sr. Saavedra, acompañándole en el estrado una docena de académicos. El discurso del Sr. Ureña versó sobre el tema siguiente: Una edición Inédita de las Leyes Goihomm Regerum, preparada por Diego y Antonio de Cavarrubias, en la segunda mitad del siglo xvi. El tema resultó interesantísimo para logistas é historiadores, y con él demostró el sabio catedrático de la Universidad Central Siga rodando la bola, sus grandes conocimientos en la historia de ya con flautas, ya con pitos, la legislación hispana, tan rica y exubesi aun tiene esta batahola rante en los grandes principios de la justisus adeptos y sus ritos. cia como práctica, liberal y progresiva duMientras no haya quien abóla rante el período visigótico, cuyos reyes poel culto á grotescos mitos, lítico- logistas dejaron monumentos envilos que viven de la trola diables de la mentalidad de aquel pueblo y que luzcan sus sambenitos. de aquellos tiempos. Que anticipe el Carnaval Mucho se había escrito y rebuscado acersu cascabelera farsa ca de las leyes visigodas, creyéndose que no rne da calor ni frío. la última palabra estaba condensada en la Diviértase cada cual; versión castellana hecha por la Academia yo 110 voy en la comparsa; de la Lengua en 1815, y así se reputó la la miro pasar, y río. mencionada recopilación como la única y RODOLFO GIL jxacta; sin embargo, había algo que descuDrír y presentar como nuevo, porque los críticos no estaban conformes con las noticias recopiladas, que eran del dominio público, y ese algo lo ha encontrado y lo ha presentado el Sr. Ureña con la edición inédita de los hermanos Cavarrubias, una de SJJGOLETTO Las personas que no peilas obras más hermosas y que ponen muy f nan canas porque, ¡ay! ni alto el nombre de los escritores españoles. las tienen ya afirman que no han conocido Esta edición ha sido dada á conocer por desde que el Real existe un entusiasmo, un 1 nuevo académico en un trabajo histórico- delirio, como el que hav por oir á Titta irítico notabilísimo, exponiendo con gran Ruffo. Eso üe formar colas tan enormes muchas laridad el desarrollo, fundamento y desenvolvimiento de las pragmáticas godas, re- horas antes de abri rse el despacho de billecogidas por los hermanos Cavarrubias, y no tes y cotizarse los puestos á precios elevaconocidas por ninguno de los aittores que dos, ha ocurrido pocas veces, y nunca en las ñasta mediados del pasado siglo se dedica- proporciones que ahora. Es verdad que una orden gubernativa reron al estudio y crítica de la legislación viciente dispone que no se admitan encargos sigoda hispaniense. Nos es imposible publicar párrafos del de localidades en Contaduría. Esta debe concienzudo trabajo del Sr. Ureña, porque abrirse el día antes de la función y en ella no se daría perfecta cuenta el lector de lo han de estar todas las localidades disponique representa ese notabilísimo estudio his- bles, fuera de las abonadas. La venta en Contaduría ha de ser limitatórico. -El nuevo académico fue muy aplaudido. da, porque el despacho debe abrirse el día Merece también consignarse las sentidas del espectáculo con un número determinanotas necrológicas dedicadas al Sr. Gómez do de billetes á disposición del público. Así se dan casos como el de uno que sude Aíteche, cuyo sillón iba á ocuoar en la pimos anoche. Una muy elevada persona Academia. En nombre de la Corporación contestó mandó un aviso rogando que le reservasen D. Bienvenido Oliver, en un discurso de cuatro asientos de una localidad para la gran actualidad, pues versó sobre el tema función del miércoles, y la respuesta, claro siguiente: Observaciones histórico- étmcas que correctísima y respetuosa, fue la de que Sobre la composición de la raza española la Contaduría se abriría el martes, á las de El Sr. Oliver es conocidísimo por sus oncealgola mañana. le ocurrió á Y por el estilo grandes trabajos bistóncos, que le han pro- funcionario, pero de los más altos. un alto porcionado reputación de sabio. El discurso- -que respondió ásu fama- -fue muy elo- r on estos antecedentes huelga decir cómo giado y aplaudido. estuvo anoche el Real: imponente. El solemne acto terminó á las cuatro y Los que no asistieron y hayan presenciamedia, con las enhorabuenas de rúbrica. do las ovaciones tributadas á Titta Ruffo en ACADEMIA DE LA HISTORIA Sobre un tapiz de agua y nieve reaparece Colombina. Dejadla pasar, que es breve su fiebre carnavalina. Conocen su risa aleve todos, y á todos fascina; su voz, que es música, mueve la bizarra estudiantina. Cuando en la noche callada de los violines el eco recuerda otra edad pasada, lléganos el son tan hueco, que, al danzar la mascarada, tal vez pensemos: No peco. Y no es que el cierzo glacial nuestra sangre congelara, ni es que pierda el Carnaval su alegría y algazara. Su aspecto superficial no cambió, si se repara; solamente no es igual el fondo de la alquitara. De la ficción el encanto rompióse con las caretas que nos divirtieron tanto, y, al oir ya las panderetas, la vida y el desencanto dicen: No te comprometas. OPLAS DEL LUNES. CASCABELEO Jiamkt, en Barbero, en Linda, pueden formar idea de las de anoche diciendo que fueron mayores que todas aquéllas juntas. Y es que en Rigoletto, quizá más que en aquellas óperas, se manifiesta Titta Ruffo el actor consumado y el cantante insuperable, verdaderamente fenomenal. No se pueden señalar pasajes en los cuales el entusiasmo del público fue mayor. En todos los gritos de entusiasmo y los aplausos ensordecedores interrumpieron la audí ción, y al final de los actos el telón se levantó cuatro ó cinco y hasta seis veces En el final del tercero, muchísimos espec tadores, de pie, gritaban hasta enronquecer. Repitieron el gran barítono y la Párete el allegro del dúo, y la manifestación se reprodujo intensa, febril. Ha sido uno de los triuníos más grandes que puede haber alcanzado artista alguno J a señorita Pareto hizo una Gilda delicio sa, y con Titta Ruffo compartió los aplausos, sabiendo hacerse merecedora de ellos, y eso que estaba aigo enferma; pero el público, que la quiere mucho, se percató de, ello y la alentó con su homenaje, El tenor Cristalli es- -con permiso de los reventadores, que fueron con la consigna de reventar un tenor más, -uno de los mejores duques que han desfilado por el Real. Este es el juicio unánime del público imparcial que no se hace solidario, naturalmente, de los excesos de una exigua minoría qtw bulle en las alturas. Quien dice como Cristalli dijo en el uúc del acto segundo y en el cuarteto famoso 5 tiene la voz de los matices que la del citadc arti. (recogemos la opinión de un antiguo concurrente al Real- -desde el año 57- -y autoridad en la materia) es un tenor de cuerpo entero que con serenidad, sin acosos de la ignorancia, cantará la obra de Verdi tan bien ó mejor que muchos que la han cantado. La famosa canción del cuarto acto la repitió. Esperar á ese número para aplaudir á un cantante revela, por lo menos, injusticia en no haberle aplaudido antes, y más cuando en una deficiencia anterior no fue de él la culpa. La impresión general fue excelente. Ei triunfo de Cristalli en el segundo Rigolelto será como lo fue en el segundo Lohen rm: indiscutible. Los demás intérpretes, la Lucacewska y Vidal, cumplieron, como la orquesta, dirigída por Urrutia. anana se canta Madame BuUerfiy, y el 1 miércoles, Rigoletío. Puede que paií éste haya ya cola. Anselmi viene el día 2 de Febrero y debutará en seguida con Manon. Y, ¡miel sobre hojuelas! hará de Manon la Storchio. Y nada más. LAS NOCHES DEL REAL INSTITUTO I BERO- AMERI CANO A yer se verificó en la Universidad una re -unión para constituir el Instituto Ibero- Americano del Derecho comparado. En la mesa presidencial ocuparon puestos el rector de la Universidad Central, feñor Conde y I. uque, el presidente del Tnbuual Supremo, Sr. Martínez del Campo, y el catedrático de la Universidad Sr. García Moreno. Después de hacer uso de la pala- bra varios señores, congratulándose de la repercusión que la idea de la creación de este Instituto ha tenido, leyó el señor secretario una Memoria dando cuenta de los trabajos realizados en América y España. Se declaró constituido el Instituto, y después de otorgar un voto de confianza á la Junta directivajse levantó la sesió