Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 24 DE ENERO PE 909. EDICIÓN i. PAG. 6. es de S. A. R. el serenísimo principe de Asturias. A las íntimas alegrías de vuestro hogar únese hoy, por fortuna para el país y para las Instituciones, las que legítimamente se derivan del bienestar general que disfruta España, cuyos intereses materiales se desenvuelven al amparo de la paz y del orden, que son las mejores garantías para la vida le los pueblos y los Estados. E 1 Senado ve con gusto los viajes que hace V. M. á las provincias del reino, en la seguridad de que estas visitas le permiten apreciar por sí mismo el estado de los pueblos, sus necesidades y los medios que más convenga emplear para atenderlas. Permita Dios que pueda V. M. durante muchos años, rodeado de su augusta esposa é hijos, recibir los homenajes del Senado en forma análoga á la que hoy nos inspira la dicha de la Real familia, en largo y provechoso reinado de V. M. digno sucesor de los Reyes qt e, llevando vuestro propio nombre, lo hicieron memorable y glorioso en los fastos de la Monarquía española. El Rey contestó en la forma siguiente: Señores senadores: I, a constancia y lealtad con que en días conio el presente se asocia el Senado á las íntimas alegrías de mi hogar constituyen para mí una de las más preciadas satisfacciones, Aumenta mi alegría la estrecha unión que acabáis de señalar tan acertadamente entre el país y las Instituciones; unión cada vez más íntima y profunda á medida que, con mis frecuentes visitas á las diversas regiones españolas, puedo apreciar por mí mismo su respectiva situación y estudiar los medios de atender, en laiormaque corresponde, las legítimas aspiraciones de los pueblos. Mucho agradecería también, señores senadores, vuestros fervientes votos por mi dicha personal y la de la Real familia durante un largo y provechoso reinado; quiera el Cielo permitirme realizar esos deseos para bien de todos, y especialmente del provecho de nuestra querida patria. El presidente del Congreso felicitó á Su Majestad en los siguientes términos: Señor: E 1 Congreso de los diputados, al elevar á Vuestra Majestad su entusiasta felicitación en este día de júbilo para toda la Real familia, no sólo cumple un deber de lealtad, sino que se hace intérprete de los sentimientos del pueblo, ansioso de fortalecer cada vez más los vínculos que le unen á la augusta institución del Trono, que simboliza en nuestra patria 1 is glorias del pasado, la paz venturosa dtl presente y las aspiraciones del porvenir. Si hay nombres üe feliz augurio, ninguno podrá inspirar á los españoles tan halagüeñas esperanzas como el que ostentan Vuestra Majestad y Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, por tantos títulos esclarecido y destinado á perpetuar en la Historia la hermosa tradición de los Alfonsos de Castilla, de aquellos Monarcas guerreros, sabios y pacificadores, que abrieron con su espada, con su pluma y con su personal esfuerzo, en esta noble tierra, el surco fecundo donde el trabajo y el progreso modernos van depositando la semilla de la futura reconstitución de España. La nación aspira vivamente á que esa semilla fructifique bajo el reinado de Vuestra Majestad, y á que la lenta obra de los siglos, nunca interrumpida, difunda nuestras ciencias, fomente nuestra industria y ofrezca al mundo ejemplo de un pueblo envanecido, más que de sus conquistas en la guerra, de sus victorias en la paz. Señor: el Congreso de los diputados pide al cielo que convierta en realidad esta esperanza, de la que son prenda segura la juventud de V. M. y el amor que V. M. siente por el pueblo. El Monarca respondió de esta manera: Señores diputados: A 1 dirigirme vuestra sincera felicitación, como intérpretes de los sentimientos del pueblo, aumentáis poderosamente el júbilo que embarga mi ánimo con motivo de la fiesta que hoy celebramos. Conste al Congreso el esmero y solicitud con que atiendo, en cuanto de mí depende, al fomento y desarrollo de la riqueza nacional para conseguir la reconstitución de España; Muéveme á ello mi acendrado patriotismo y el noble estímulo de la tradición legada por los esclarecidos Monarcas cuyo glorioso nombre ostento. Con la ayuda de Dios y con vuestro ilustrado concurso, espero confiadamente que llegarán á realizarse tan elevadas aspiraciones, colmándose así los votos que por la felicidad y engrandecimiento de España formulo con vosotros. oncesiónde mercedes. Con motivo de su santo, S. M. el Rey ha firmado los siguientes nombramientos: Gentileshombres con ejercicio y servidumbre, á los marqueses de Portago y de los Castellones; gentileshombres con ejercicio, á los Sres. D. Manuel Gil L, ozano, D. Juan González de Salazar, D. José Martos O Neale, D. Manuel de Soto, cónsul de España en Zurich; D. Rafael Moreno, D. Alfredo L, affite, D. José de Elosegui, D. Juan Tejón y Marín, actual gobernador de Zaragoza; don Carlos de Azcárraga, D. Ricardo Pascual de Quinto, coronel de Artillería. Gentileshombres de entrada, á los señores D. Juan Muñiz y García I Otnas y D. Miguel Elizaizin España. Mayordomos de semana, á los señores D. José de Carlos y Abella y D. Leopoldo Mazas. Gentileshombres de casa y boca, á los señores D. Sadot Dadín y Belsal, D. Guillermo Chalvand y D. José María Molina y Ferrer. i ndultos. Su Majestad ha firmado los siguientes indultos: De pena de muerte: Julio González Motos, condenado por ía Audiencia de Palencía. Aurelio Fallauza Gómez, por la de Cádiz. Eloy Blanco, por la de Segovia. Máximo Vidal García, por la de Madrid; y Simón Guzmán Carrasco, por la de Sevilla. Además se indultó del resto de la pena que le impuso la Audiencia de Madrid á Antonio Alonso Pintado. pirtna del Rey. Terminada la recepción, el ministro de Marina sometió á la firma del Rey los decretos disponiendo el pase á la reserva del contraalmirante marqués del Real Tesoro y ascendiendo á este cargo al capitán de navio D. José de la Puente. Telegramas. 1 El número de telegramas de felicitación recibidos ayer en el regio Alcázar ha sido verdaderamente enorme. De todos los puntos de España se han recibido despachos, á los que hay que agregar los de los Soberanos y jefes de Estado de todo el mundo. O epresentación de las Cortes. Entre los senadores que asistieron á la recepción recordamos á los siguientes: Azcárraga, Sánchez Román, Sánchez de Toca, Cortezo, Gullón, Concas, Gímeno, marqués de Santa María de Silvela, lastres, conde de Vilana, Ibarra, conde de Peña Ramiro, duque de la Roca, conde de Casa- Valencia, Peris Mencheta, I ópez Pelegrín, Fernández Caro, Allende, marqués de Bolaños, Alzóla, conde de Valdelagrana y marqué? de Valdeiglesias. Entre los diputados allí presentes recordamos á los señores: Dato, Canalejas, Aguilera, Barroso, Urzáiz, Bugalla! García Alix, Alba, Suárez Inclán, Alvarado, marqués del Vadillo, García Prieto; Requejo, Francos Rodríguez, Tovar, Ortuño, I 5 pez Ballesteros, Aura Borouat, Zubiria, conde de Agrela, Díaz Merry, Travesedo, Prado Palacio, Poggio, Gai- tán, Pasquau, Pacheco, Quiroga, Pórtela, conde de los Andes, conde de Sallent, marqaés de Casa Mendaro, marqués de Santa Cruz, Mille, marqués de Villaviciosa de Asturias, Rovira, Cañáis, Fernández I atorre, L, una, Jálanos y Torriglia y Martínez. T aínas de la Reina, Asistieron á la recepción ¡as siguientes damas de la Reina Duquesas de Terranova, Medina Sidonia, Tovar, y Pinohertnoso. Marquesas de Aguilar de Campoo, Valdeolnios, Monistrol, Santa Cristina, Castelar, Santillana, Mesa de Asta, Viana y Hoyos. Condesas de San Román, Almodóvar y Valdelagrana. grandes de España. Se hallaban en el salón del Trono los señores: Duques de Sexto, Granada, Bailen, Tovar, Nájera, Tañíanles, Seo de Urgel, Tetuáu, Arión, Victoria, í, una, Osuna, Medina Sidonía, Vistahermosa, Zaragoza, Tarancón, Hornachuelos, Béjar, San Pedio, Pritn, Medina de las Torres y Castillejos. Marqueses de Castel Rodrigo, Bayaino, Quintana, Bendaña, Sotomayor, Castelar, Velada, Romana, Cáceres, Miravalles, Hoyos, Rafal, Cenia, Mesa de Asta, Someruelos y Casa Irujo. Condes de Superunda, San Rornáa, Fuen clara, Toreno, Almodóvar, Heredia Spínola, Paredes de Nava, Orgaz, Sallent, Bilbao, Ribadavia, Torrejón, Guadiana, Valdelagrana, Sástago, Güemes y Peñaranda. Primogénitos de grande: Sres Sangro, íTíeulant, Pérez de Guzinán y señor de Rubianes. Generales. Recordamos á los siguientes: Señores I 5 pez Domínguez, lauque, Martitegui, Villar y Villate, Polávieja, como presidente del Consejo Supremo de Guerra y Marina; Bascaran, Moragas, Pintos, Orozco, Rosales, Marvá, García de la Concha, San Martín, Mauro, Losada, Sánchez Gómez, Franca, Arroyo, Muñoz Díaz, Aramburo, Sppotoruo, Tovar, Andino, Batzán, Palanca, Allendesalazar, Sierra Orozco, Jaquetot, Puente, Sostoa, Auñón, Aznar García de Ja Vega, Montes Sierra Macías, Ferrer, I uanco, Basterreche y Chacón. L, a mayor parte de los militares llevaba los nuevos uniformes de gala. tros detalles. Acudieron además á Palacio, como siempre, comisiones del Ayuntamiento, Diputación, Ministerios, Tribunal Supremo, Tribunal de la Rota, Tribunal Metropolitano, Academias, etc. í, a falta de tiempo y de espacio nos impide dar más nombre? I a aspiración constante de la intelectual dad de alicia de tener una revista regional que reflejara su modo de ser, sus aficiones y sus tendencias se ve al fin realizada, después de muchos intentos, con la publicación de Vida Gallega, que, bajo la direc-