Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. SÁBADO 23 DE ENERO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 14. i í 4 fffi rr r LOS JUEGOS FLORALES DE ALICANTE LA REINA DE LA FIESTA, SRTA. CHAR 1 TO MAS, Y SU CORTE DE AMOR, COMPUESTA POR LAS SRTAS. PIEDAD GUARDIOLA, PEPITA GUT 5 ERREZ, ISABEL CHAPUL! MARÍA LUISA ESPINOSA, ANTONIA GUILLEN, GUILLERMINA CAMPOS, MARÍA PÉREZ MATILDE LLORCA, Y LOS HERALDOS, NIÑAS DE POB 1 L Y DE SOTO Fot. Aimé. INFLUENCIA DE LA PRENSA p l número extraordinario que A B C dedi cara á las víctimas de Italia, junto con- -Jo que el Heraldo proyecta hacer para el mismo objeto, pondrá á la Prenda española en una posición más que honorable. Cuando menos, servirá para compensar la tacañería oficial. Y aquí vendría bien una especie de autoelogio déla tan zarandeada y hasta vilipeudiada Prensa española. Desde hace algún tiempo ha caído en moda la manía de repudiar á los periódicos; pero si fuésemos á echar cuentas bien justas, ¿no resultaría seguramente que los periódicos son las cosas de España que más han progresado? Si pesamos el progreso de las diferentes industrias, lo mismo que el de los diversos elementos de ilustración ó enseñanza, con el progreso de la Prensa, nos veremos obligados á inclinar la balanza por el lado de los protervos periódicos. ¿Ha logrado la industria española ponerse ai nivel de la extranjera? Seguro que no. Y la ciencia de la política? Seguro que tampoco. Y nuestras universidades, ¿se parecen á las extranjeras... En cambio, ved los periódicos que ahora se publican en Madrid, y es seguro que podrán resistir el parangón con los del extranjero. Se dice que los periódicos en ifspana Han perdido autoridad. Yo no lo creo. I, a autoridad es algo muy elástico; hay quien asegura que antiguamente se derribaba un Gobierno con un artículo de fondo; ahora no hay ar- un siglo, aquellas patriarcales publicaciotículo que derribe un Gobierno, y de ahí nes que se contentaban con media docena nace la opinión negativa que de la Prensa de noticias fiambres; veríamos nacer luego se tiene. Pero existen muchas especies de los periódicos políticos, aquellos vehemenautoridad. I, a Prensa española está influ- tes diarios que se entusiasmaban con Esyendo continuamente, sin aparato ni re- partero ó con Martínez de la Rosa... Veríalumbrón, en las costumbres, en las opinio- mos al final la Prensa contemporánea, ¡y nes, en la cultura y quién sabe si en la mis- entonces advertiríamos el mundo de esfuerma política. s una influencia de todas las zos y de inteligencias que el periodista lia horas, una influencia extensiva y minu- sabido desarrollar á lo largo de un siglo! ciosa. Ojalá pudiesen, ó quisiesen, haber hecho ¿Qué extremos de la vida nacional abar- iajual los demás componentes de la nación caba la Prensa de hace veinte años? Algu- española. nas noticias, muy pocos telegramas, murPues si esto no es influir, ¿á qué cosa llamuraciones de gabinete, elocuentes artícu- maremos influencia... los políticos y alguna columna de literatulosé M. a SALAVERR 1 A ra; del extranjero apenas se sabían cuatro novedades. ¿Qué influencia podían ejercer tales publicaciones? UNA IDEA DIARIA a Mientras que ahora, los seis ú ocho granaderas incombustibles. des periódicos madrileños, con la multitud M En uno de los últimos números de la de los de provincias, vienen atestados de revista Engineemtg News, de Nueva York, toda clase de informaciones. L, argas colum- encontramos un nuevo procedimiento para nas de telegramas, noticias de todo el mun- conseguir la incombustibilidad de las mado, páginas dedicadas á las regiones, co- deras. Consiste éste en la inyeceión en las mentarios de mil clases, grabados, artícu- mismas de una solución concentrada de los. sulfato de alúmina, á una presión continua Declaremos, pues, que esta difusión y ex- de 32 á 42 kilogramos por centímetro cuatensión de las informaciones periodísticas drado. El tiempo que dura la inyección va- son las que realmente influyen en la con- ría entre quince minutos y dos horas, seciencia de un país. Como que la Prensa está gún las maderas. Cada pieza debe tratarse desentumeciendo á España. aisladamente utilizando unos cilindros que Sería curiosa una exposición retrospecti- tienen las dimensiones de las maderas de va de la Prensa española; he ahí un proyec- las marcas que más se encuentran en el coto bonito, simpático y de efecto convincen- mercio, provistos de válvulas. te sobre todo. Si esta exposición se realizaEn las maderas así preparadas, un caloi ra, veríamos allí fenómenos maravillosos. muy intenso sólo produce una carbonizaVeríamos las gacetas y mercurios de hace ción superficial.