Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 22 DE ENERO DE 1909 EDICIÓN a PAG. 8. glaterra, la duquesa de San Carlos, los marqueses de Viana, el príncipe Pío de Saboya y su hija, los condes de la Unión, los condes del Real, el presidente del Consejo, el ministro de Estado, rniss Cochrane y los secretarios de la Embajada. La princesa Pío de Saboya no asistió por encontrarse ligeramente indispuesta. Ayer falleció en esta corte, á Jos ochenta años de edad, D. Jacinto María Ruiz de rijalba, marqués de rijalba. Había sido el finado jefe de la casa de la Reina Isabel, y en la actualidad era senador vitalicio. Su entierro se verificará hoy á las once y media y será seguramente una manifestación de duelo. A sus hijos, D. Gustavo, senador; D. Fer nando, tesorero de Hacienda, y D. Alfonso, director de Patria, y la señora viuda de Cárdenas, enviamos nuestro pésame. POR ITALIA Toca atenderá esa petición del vecindario de Madrid y que interpondrá toda su influencia con el Consejo de administración para que se resuelva el asunto como se pide. El alcalde confía en que el Sr. Sánchez de TRIBUNALES C N DEFENSA DE SU HONOR La segun da sesión de esta importante vista dedicóse ayer tarde en absoluto á los informes, y si hemos de reflejar el general sentir, afirmaremos que interesó más al público la palabra de los oradores, atacando y defendiendo, respectivamente, el hecho criminoso, que el informe pericial, las declaraciones de los testigos y aun las manifestaciones trabajosamente arrancadas por el representante de la ley á la joven Lucía Cauchoix la tarde precedente. Es decir, que, sin hipérbole de ninguna clase, fue más interesante lajsesión de ayer que la anterior Había también gran curiosidad por escuchar la defensa que el letrado haría de las circunstancias de exención de responsabilidad, alegadas en sa escrito de calificación, pues conociendo aquél, como todo abogado conoce, la jurisprudencia del Tribunal Supremo; tratándose de eximentes que, como el miedo insuperable, la fuerza irresistible, y otras no se aprecian en la práctica más que rarísimas veces; sabiendo esto, repetimos, no era de esperar una peroración vulgar, que diera por resultado una decepción más, un nuevo fracaso. Y, en efecto, el Sr. Aragón no deiraudó estas esperanzas, pues expuso las circunstancias referidas y demostró razonada y valientemente su existencia. de los moldes vulgares á que adaptan sus discursos los qae por ministerio de la ley tienen que acusar con frecuencia en delitos de sangre. Comenzó su informe rogando al j uraao que examinara el hecho de autos con frialdad y desapasionamiento, haciendo caso omiso de cuanto en pro ó en contra se dijera en la calle y en la Prensa. Reconoció que Lacia Cauchoix era una mujer que se entregó por amor á Jesús Fernández, y reconoció asimismo que éste pagó con un proceder villano y desleal las pruebas de cariño que de su amante recibiera. Relató detenidamente los hechos que precedieron al crimen, refiriendo los desvíos de Jesús y el estado de espíritu en que Lucía se hallaba la mañana del 29 de Mayo del año anterior Yo- -agregó- -no he tenido en cuenta para sostener ini acusación más que aquellos elementos probatorios que han sido confirmados plenamente en el acto del juicio, pues de no haberme ajustado, á ellos fácil me habría sido calificar de asesinato ó mantener la procedencia de la premeditación, fundando aquél en una délas declaraciones de Jesús, quien afirmó que fue agredido por la espalda, y la agravante, en lo expuesto por la misma procesada respecto á la compra del revólver. Examinó la prueba documenta) sin encontrar más extremo utilizable que el de que Jesús se dirigiera á su novia encabezando la carta con las palabras Señorita Lucía refirióse al dictamen de los médicos para deducir del número de heridas ¡a excitación en ¡que basa la circunstancia de arrebato, y analizó las declaraciones de algunos testigos, extrañándose de que Aurora Moragas desconociera ciertos detalles que que á su compañera Lucía Cauchoix se referían, y de que el Sr. Cuadra no supiera qué motivos tuvo la procesada para despefiscal. E 1 El fiscal, Sr. Laliga, no salió, en general, te la querían. A continuación definió las eximentes de legítima defensa y fuerza irresistible, sosteniendo su improcedencia, sin otro fundamento que el de algunas sentencias del Supremo, que entendía aplicables al caso, y el Í hecho de que entre el delito y su causa determinante mediara un lapso de tiempo incompatible con la primera de las mencionadas circunstancias de exención. Por tiltimo, el Sr. Laüga defendió ía atenuante de arrebato y obcecación, y pidió a! Jurado un veredicto de culpabilidad, Terminado el informe del fiscal, suspendió el presidente la sesión por medía hora, y, al reanudarse el acto, concedió H palabra al Sr. Aragón. I a defensa. No disponemos de espacio suficiente para dar una idea exacta de lo que fue el informe del letrado defensor de Lucía Cauchoix, pues el discurso puede realmente presentarse como modelo de oratoria forense, por lo razonado, hábil y elocuente. Examinó el Sr. Aragón las figuras e la procesada y su víctima, haciendo resaltar la circunstancia de que, siendo aquélla una muchacha nacida y educada en un país donde ¡a mujer es frivola por razón del ambiente, mostrase afición al trabajo y se mantuviera honrada y buena, á pesar de las asechanzas á que está expuesta la que, como Lucía, encuéntrase joven, bella y completamente libre. Sola, sin uua voz amiga, en na país extranjero, donde por esca y otras razones hubiera sido más tenazmente requerida, fácil le habría resultado emprender el camino del vicio, como tantas otras desgraciadas; pero Lucía prefiere á esto la muerte, y si se enamora de un hombre hácelo confiada en que el matrimonio santificará un día su ca riño. Pinto Juego el letrado el earacter de Jesús Fernández, hombre- -dijo- -que pagó con desdenes el cariño que conquistara, siendo desleal hasta el último momento de SH vida, pues que no vaciló en negar sus relaciones con Lucía, ni aun en la declaración que prestó moribundo ante el Juzgado, dejando así á su enamorada una herencia de liviandadRefutando paso á paso el informe del fiscal, analizó las pruebas practicadas en el juicio, deduciendo de la documental nuevos cargos para Jesús Fernández, y de la testifical y pericial, hechos que reforzaba su habilísima argumentación. Los médicos- -añadía- -aseguraron que Jesús era hombre fuerte, un varón robusto y sano, de recia musculatura, siendo 3 e notar que esta fuer a contrastaba con la falta de energía moral, con la cobardía de su espíritu. ¡Respecto á las heridas, afirmaron los peritos que 110 eran mortales de necesidad, y es mdud ble que pudo haber curado, como sanó la procesada, aunque tenga una bala en el cerebro, que, ea definitiva, constituyo: para ella una condena mayor q e 1? que vosotros podáis imponerle. Refirió después el Sr. Aragón las razones que tuvo Lucía para abandonar la casg del Sr. Cuadra, é insistió en que al verse deshonrada y despreciada por sn novio se propuso matarse, si bien no lo consígalo por. que la Providencia había dispuesto, sin duda, la pública reivindicación- le su honor Negó que transcurriera mucho tiempo entre su afrenta y su delito, pues Lncia confiaba en que Jesús la cumpliría srs piomesas de matrimonio. Por esto- -añadió- -conservó id espeluza en su novio, hasta que édte, en na ú. umo y definitivo desprecio, la huo que era una descuellada, sin J dirse de su casa, donde iaa NUESTRO EXTRAORDINARIO A yer recibimos originales artísticos de los Sres. Díaz, Huertas, Espí, Bsteban, Sancha, Francés, Medina Vera y Várela; y literarios, de los Sres. Azcárraga, Benavente, Calleja (D. Julián) Cambó, Garrido (don Antonio) Grandmontagne, Gutiérrez (don Miguel) Perrín, Saavedra, Rodao, Pérez de Guzmán, Muñoz Seca y Burell. p l número extraordinario que preparamos estará dedicado, como es sabido, á so correr á las víctima? de los terremotos de Italia. I a tirada será de 50.000 ejemplares, y el precio de cada ejemplar, el de una peseta. La cantidad recaudada se pondrá en manos de la Reina Elena de Italia, para que constituya cinco pensiones de 10.000 pesetas en favor de cinco huérfanos de los más necesitados. Para conseguir que el importe de la venta del número extraordinario llegue íntegro á poder de los beneficiados, todas las personas ilustres que en él colaboren lo harán gratuitamente. Los vendedores renunciarán á su comisión en favor de los desgraciados huérfanos á quienes se trata de favorecer. Nuestra Empresa suplirá cuantos gastos sean necesarios. Bellísimas y distinguidas artistas de los principales teatros de Madrid y de provincias se han ofrecido también á vender ejemplares dentro de los teatros donde actúan. NOTAS- MUNICIPALES I a cuestión del agtia. El alcaide, hablando ayer mañana cor los periodistas acerca de la Asamblea celebrada en el Municipio para tratar del abastecimiento de aguas á Madrid, manifestó que estaba contentísimo por la finalidad que tuvo. En ella- -dijo- -quedó demostrado cómo se puede contar con las fuerzas vivas del país cuando se trata de un asunto importante, y además se iniciaron los jalones para llegar á una avenencia entre el vecindario fle la capital y la Comisaría Regia del Canal de Isabel II, á fin de que el llamado problema del agua desaparezca. Ayer tarde, á las cinco, reunió el alcalde en su despacho á varios de los representantes que fueron á la Asamblea, con objeto de unificar todas las aspiraciones y redactar una especie de- instancia- dictamen donde estén condeusadas las conclusiones expuestas en la Asamblea. libias son las ires principalísimas que publicamos avái