Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 30 P E ENERO D E 1909. EDICIÓN i. P A G 4. tifón hostil á dichos presupuestos. Me limitaré á indicar que, con este motivo, se ha hablado del caciquismo de otros días, se han echado las campanas al vuelo, se ha repetido la vieja muletilla de que todo es igual y tan arbitrarios son los unos como los otros. Siempre lo que sucumbe á título de vejez ó por imposición de los tiempos adopta la táctica de rebajar lo nuevo suponiéndolo atacado de los mismos vicios. Pues bien; esa Junta Municipal de Aso- N NUESTRA CASA fYbreros en huelga. Por tercera vez los que pretenden dirigir á los obreros madrileños han querido traer la perturbación á nuestra casa, y por tercera vez han resultado fallidos sus propósitos. Con un motivo fútil, trataron de soliviantar anteayer á los obreros del taller de encuademación para que se declarasen en ciados ha podido ahora rechazar unos presuhuelga y dejaran sin salir las ediciones de puestos. ¿Por qué? Porque esa Junta ha sido provincias de nuestro diaria realmente constituida por sorteo de verdad, Nuestros obreros sólo abandonaron un como manda la ley (muy torpemente, por momento los talleres, nombraron una comicierto) y no había sido amañada, según sión que fuese á hablar con nuestro direcuniversal costumbre de todos los Munici- tor, Sr. I, uca de Tena, y poco después repios españoles, desde los días de oro de la anudaron sus trabajos. Al terminar, todo el época caciquista. Y he aquí otra derrota personal del citado taller subió al despacho aparente de los autonomistas, por haber de nuestro director, quien, persuadiendo á purificado la ley y la costumbre. los obreros de lo injusto de su proceder, ob ¿Debe servirles esto de experiencia? No. tuvo de ellos la promesa de que ayer volEstos contratiempos son inevitables. Vale verían á trabajar. más perder unas actas y una votación que Ayer mañana, los obreros conjurados se claudicar en puntos tan esenciales. La po- apostaron en las cercanías de nuestros tapularidad mantenida por adulación de las lleres para impedir á los demás que entramalas pasiones es demagogia repugnante, sen, valiéndose dé toda clase de amenazas. y el éxito momentáneo pedido á las mañas Como prueba de esto, publicamos á conantiguas sería una indignidad para quienes tinuación una carta escrita por ¡a madre de con toda el alma y no de mentirijillas veni- uno de nuestros obreros, que ha sido testimos execrándolas un día y otro. go presencial de una de esas escenas de violencia. MIGUEL S. OL 1 VER Para nuestra satisfación, el trabajo está normalizado; todos los antiguos obreros de la casa, los que con nosotros vienen compartiendo hace años y á diario las alegrías y sinsabores que la publicación de un periódico proporciona, continúan en sus puestos, y sólo hemos tenido necesidad de prescindir de aquellos nuevos ue, por lo visto, LIQUIDACIÓN DE GASTOS habían entrado en nuestros talleres con el propósito de crearnos ese conflicto. EINGRESOS Hace muy pocos días se celebró en nuesGHSTOS PESETAS tra casa una fiesta fraternal, en la que obreros, empleados, redactores y cuantos en ella Factura de la casa Refrescos trabajan se unieron en uñ solo pensamiento. Esos elementos extraños han querido Ingleses, por compra de muechar un borrón sobre esta hermosa págiñecas. 1.790 na, pero no lo han conseguido. Factura de la misma casa, por compra de balones 363,2 $1 a carta á que anteriormente nos referi mos dice así: Factura de doña Laura Calvo, Sr. D. Torcuata Luca de Tena: por compra de bahnes. 2 422,50 Suplico á usted perdone á mi hijo AlfonImpresos, invitaciones j reparto. 160 so farrea, que ayer fue obligado á ir á la Música de San Bernardina. 40 Casa del Pueblo, y que hoy no ha ido á traDecorado y sillas 255 bajar por impedírselo varios de esa Casa del Pueblo, que le amenazaron para que no Total 6. o3o,75 trabajara, teniendo yo que defenderle porque querían llevársele á empujones, sepaJJVG 7 JES 0 S rándolo del taller donde tanto tiempo y con tanto gtisto de él y mío viene trabajando. Importe de los donativos, según Dios le pague á usted cuanto haga por lisia publicada en nuestro núeste inocente, al que quieren perder los que mero del día 7 del mes cose llaman sus compañeros. -Su servidora, rriente Isabel Larrea. PARA LOS NIÑOS POBRES que no tiene en todo el cutis ni diez céntimos de lacha. Sisa más que el Municipio; cuando va á la calle, tarda; si se la riñe, contesta, y no hay quien pueda aguantaría por golosa. El otro día hube de echarla de casa porque presentó en la mesa un conejo con tres patas, ¡y á mí los bichos inválidos me hacen poquísima gracia! Y á más de esto, que no es poco, también es muy holgazana, y eso que aquí no tenía que hacer apenas. ¡Caramba! -Porque en casa somos pocos: mi esposo y yo, mi hija Casta, el mayor, ios seis pequeños, mi primo, mis tres cuñadas, mi suegro, que ya e tá ido, y mi suegra, que está en. Babia. -Y bien, ¿qué es lo que tenía que hacer esa chica? ¡Nada! I avar en casa la ropa, ir á la fuente por agua, porque con los contadores, ya sabe usté, está muy cara: vestir á los seis pequeños repasar la ropa blanca, planchar, guisar, coser medias, hacer diez ó doce camas, fregar suelos y cristales cuatro veces por semana, ¡y nada más! -Pues es poco- -Muy poco. ¿Y cuánto ganaba? -Treinta reales. ¡Caracoles! ¡Si mi casa es una ganga! Además, por el Ejército esa chica se entusiasma... Primero habló con un cabo del batallón de Cantabria, al que reemplazó con uno de Lanceros de Numaneia y á éste le mandó á paseo por uno del de Navarra... ¡Según dice, ella no puede pasar sin un cabo! ¡Cascaras! -Por mí parte, le aconsejo, mi señor de Cascarrabias, que no tome á su servicio á semejante muchacha, si quiere usted evitarse seis disgustos por semana. -Pues nada, señora mía, doy á usté un millón de gracias, y desde luego la juro que no admito á la Serapia, porque mujeres como ésa son un peligro en la casa. -Bueno, Serapia; ayer mismo hablé á doña Emerenciana. ¿Y le dio buenos informes? -Dice que usté es una alhaja de lo mejor que en el ramo de domésticas se halla. Por lo tanto, desde hoy mismo queda usté admitida. ¡Gracias! MANUEL SORIANO. Déficit 45 75 Cuya suma, unida á las 500 peseras de nuestro donativo, incluidas en la lista general de donantes, hace un total de 5 t pesetas con j 5 céntimos, que han sido satisfechas por la Empresa de Blanco y Negror DEL MIÉRCOLES, LOS INFORMES. ¿Doña Emerenciana I, ópez? -Sí, señor; ésta es su casa. -Pues sírvase usté anunciarle á don Lucas Cascarrabias. -Usted dirá qué desea. -Pues yo vengo á que usted me haga el obsequio de decirme si ha servido en esta casa una chica de Alcobendas, ni muy alta, ni muy baja, de buen- ver. metida en carnes y bizca. -Sí, la Serapia. -La misma. -Sí; aquí ha servido. ¿Y qué tal es! -Una pájara, y nsc. Se han repartido 4.220 juguetes entre igual número de niños pobres de ambos sexos, y oíros tantos paquetes de caramelos enviados generosamente por las casas Prast Hermanos, Viuda de Matías López y Venancio Vázquez. En nombre de los niños pobres damos nuevamente las más expresivas gracias á las personas caritativas que han contribuido con sus donativos á esta honrosa fiesta. MADRID AL DÍA C e resolvió, por fin, la horrible duda sobre si los militares pueden ó deben ir de uniforme ó de paisano á ciertos actos. No á ciertos actos; á todos deben ir de uniforme. Así lo declaró ayer el ministra de la Guerra en pleno Congreso. A los militares les está prohibido, nada menos que por diez y ocho Reales órdenes, vestir de paisano. Y para más señas, el ministro de la Guerra, capitán