Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO Ex, MUND O ROR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m m k -DE TODO EL M D O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y y y TELEFONO t r EL ENTIERRO D E LA SEÑORA D E M O R E T Fot. R. Cif ent ASPECTO DE LOS ANDENES DE LA ESTACIÓN DEL NORTE AL ORGANIZARSE LA COMITIVA FÚNEBRE DE BARCELONA DOS HECHOS yodos los comentaristas de la última de rrota de la Solidaridad han niencionadoentre sus causas el descontento de una porción de pequeños industriales, de pequeños intereses, que no han encontrado el eco y el apoyo que deseaban por parte de los diputados y senadores de Barcelona. Trátase de los taberneros y peluqueros, á quienes rigurosamente ha hecho cumplir el gobernador la ley del Descanso dominical; trátase también de los elementos que viven ala sombra de cafés cantantes cerrados por causa de juego ó de policía de las costumbres. Unos y otros se quejan del abandono en que se les ha dejado, de la apatía con que los repre- sentantes de Cataluña han visto la lesión de aquellos intereses y aun de la repulsa ó negativa que sus pretensiones de defensa merecieron á tal ó cual diputado á Cortes. De este hecho puede sacarse una lección, y no, por cierto, una lección de ética política. Se quejaba, de antiguo, todo el mundo de la adulteración ó degeneraeión de los cargos parlamentarios. En el proceso de la regeneración política de España, abierto desde hace diez años, habíase continuamen- te como de algo vicioso, inmoral y perturbador, de esa continua gestión de negocios, de esa correduría de pretensiones, claras y turbias, en que habían venido á parar aquellas investiduras por encima de su función esencial: legislar y fiscalizar la obra del Gobierno. No sólo las rutinas tienen su asiento en el poder; no sólo los vicios, las arbitrariedades y las costumbres rancias viven en las oficinas, en los ministerios y en las esferas gubernamentales. L, a oposición y sus métodos ofrecen convencionalismos y abusos mayores, si cabe, que los convencionalismos y abusos del poder, y uno de los pritfcipales consiste en cencurar á tuertas y á derechas lo malo, lo indiferente y lo bueno; en oponerse á todo é impedirlo todo; en proscribir de actos y palabras el imperio de la justicia, de la sinceridad y del criterio. De suerte que en mundo de las viejas ficciones españolas es imposible saber euál de las dos reclama más urgente remedio: la ficción- Gobierno ó la ficción- oposición, que mantienen á los hombres de buena fe en la duda de si el Gobierno tiene razón algún día ó si la tienen algún día los que lo combaten. Claro es que una fuerza parlamentaria que obedecía á un espíritu nuevo y repre- sentaba una aspiración ¿rectificar ó modificar las costumbres debía también atender á la reforma de esos, métodos de oposición y no utilizar las armas que le pareciesen ilegítimas. De aquí el descontento de los intereses lesionados, que en otra ocasión hubieran calificado de intereses de campanario los mismos que ahora los empujan y alientan. En todas partes, en todas las naciones cultas, es una cosa admitida el descanso dominical; del cierre de las tabernas se preocupan todos los pueblos civilizados, por su trascendencia sobre el crimen y sobre el porvenir de las razas. Sin embargo, aquí parecen más respetables los derechos de la navaja y del vino qué los derechos dé la sociedad, de la mujer infortunada y víctima del alcohólico, de la prole lanzada al mundo con el estigma de la degeneración. Como parecen más respetables los intereses de los cnipiers y maquereax que pululan por los cafés- conciertos que el estrago dé ía pornografía ó las catástrofes familiares que se originan del juego y la depravación. l Otro hecho. I, a Junta. Municipal de Asociados rechazó los presupuestos formulados para el año próximo por el Ayuntamiento de Barcelona, No voy á entrar en la discusión del fondo, esto es, en el examen de los motivos que prepararon un estado de opi-