Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 19 D E E N E R O D E 1909. EDICIÓN 1. PAG. 3. economía nacional española dependa de esa exportación, pues comparadas con las de otros productos agrícolas son insignificantes. Pero aun hay más. Con Alemania tene on este título publicó el notable escritor mos establecido el trato de favor, y aun D. Ramiro de Maeztu en La Correspon- cuando así no fuera, ¿es que los 15 ó 20 midencia de España un artículo sobre uno de los llones que allá enviamos en productos agrítemas más interesantes en la actualidad, colas no quedan compensados de scfora con que bien merece la atención de cuantos por las manufacturas que de Alemania recibiafición ó deber estudiamos las cuestiones mos todos los años? ¡Si en maquinaria sólo qae afectan á la producción española. importamos más de 20 millones! ¿Puede teEn el folleto publicado por la Diputación ner esta nación interés en perseguir nuesde Soria sobre la revisión arancelaria, al tra exportación, sabiendo que nosotros poque se han adherido 25 Diputaciones más, y demos substituir lo que de allí recibimos ea el Congreso de la exportación de Zara- por manufacturas inglesas, francesas ó belgoza, concretan los agrarios que sus deseos gas? No, no puede tener interés, porque una sobre política comercial son rebaja de Aran- guerra de tarifas perjudicaría grandemente celes de los productos industriales y cele- sus producciones; y eso lo sabe por expebración de Tratados de comercio con las na- riencia propia del año 1893, cuando rompió ciones del Centro de Europa; en resumen, los las relaciones comerciales con nosotros. agricultores de la mitad de las provincias ¿Pero es que acaso los agricultores de llede España y algunos intelectuales, como vante han encontrado dificultades en la coGrandmontagne, Gay y Maeztu, piden pro- locación de sus productos en el extranjero? teccionismo para la agricultura y un régi- ¿Es que de existir quedarían suprimidas con men librecambista para los industriales. su tratado de comercio? I primero que ocurre preguntar es qué En el período de 1881 al 1892 tuvimos tranecesidades de nuestra producción agrícola tados con todas las naciones de Europa, y justifican tal orientación, diametralmente nuestra exportación de frutas sólo aumentó opuesta á la de todas las naciones civili- débilmente; en cambio, en los decenios sizadas. guientes, sin tratados, con modus vivendi, ¿Es que existen en nuestra producción con la simple cláusala de favor, nuestras agrícola sobrantes? ¿Es que se lucha con di- exportaciones agrícolas (con la sola excepficultades para exportarlos? ¿Es que los tra- ción del vino) han triplicado. Pero ¡qué más! tados y la rebaja ó supresión de los dere- hoy mismo tenemos tratados con Dinamarchos arancelarios de las industrias van á ca, Noruega, Holanda, Suiza y Suecia, toobrar el milagro de que podamos exportar dos concertados con propósitos de benefisin dificultades? ciar la exportación agrícola, y el resultado Aunque sea á la ligera (un artículo de ha sido nulo. Los agricultores piden la deperiódico no consiente más) analicemos nuncia del de Portugal; el de Suiza ha proestos supuestos. ducido un desencanto á los vinateros y moLo que constituye la masa de la produc- tivado ruinosa competencia para los conserción agrícola española- -cereales, legumino- veros de Galicia desde que Portugal sin trasas y ganadería- -no sólo no puede exportar tado, se beneficia con el trato de favor de las sus productos, sino que necesita derechos ventajas que obtuvimos con sacrificio de protectores de 30 á 40 por 100 para defen- nuestra parte. Con las demás naciones apederse de la concurrencia extranjera. nas si nuestra exportación ha aumentado En vinos y aceites no llegamos á expor- unos miles de pesetas. tar un quinto de la producción, dirigiéndoEn España coinciden los aumentos de se la mitad de los vinos exportados y gran producción industrial y agrícola; Cataluña parte de los aceites á América. y la región levantina son un buen ejemplo de En cambio, las frutas de todas clases, na- ello. N adié más interesados que los manuranjas, limones, -melocotones, avellanas, factureros en la prosperidad de los agriculuvas, etc. y las legumbres tetnpranizas, son tores, que son sus principales clientes, porel nervio de nuestra exportación agrícola y que ni la industria ni la agricultura espase dirigen preferentemente á las naciones ñolas son exportadoras sino en proporciodel Centro y Norte de Europa. Comparando nes muy reducidas, comparadas con sus nuestras estadísticas con las de las nacio- totales producciones. nes importadoras de productos agrícolas de En ningún país se resuelven estos prolas reglones de Levante, puede evaluarse en blemas, de una complejidad extraordinaria, unos 150 millones de pesetas anuales el va- con doctrinarismos ni opinionismos; no los lor de esta exportación, de los que unos tienen los alemanes, ni ¡os ingleses, ni los ochenta á ochenta y cinco millones van á norteamericanos, ni los franceses, ni nación Inglaterra, y el resto, ó sean setenta millo- alguna. Todos obran á impulso de su prones, á las demás naciones de Europa y Amé- pia conciencia. Nadie puede afirmar en serica. rio que Alemania sea librecambista para De estos hechos se deduce que ni los tra- sus industrias. Los fabricantes de tapones tados de Comercio con las naciones del Cen- de corcho españoles podrían dar al señor tro de Europa, ni las rebajas arancelarias de Maeztu curiosos detalles de cómo enen los productos industriales, afectan direc- tienden el libre cambio los alemanes. Inglatamente á la producción cereal, ganadería, terra impone tarifas de favor en todo su inforestal ni remolachera, que representa más menso Imperio colonial, y persigue por mede dos mil millones, ni á los aceites, ni á dio de la ley de Patentes las manufacturas los vinos que se exportan á América, ni á la alemanas dentro del Reino Unido. Francia exportación á Inglaterra. De modo que pro- propone aumentos de tarifas inverosímiles, cediendo por este sistema de eliminación y y los Estados Unidos estudian en estos moteniendo en cuenta que hoy tenemos trata- mentos nuevos Aranceles para dar el golpe dos con Portugal, Noruega, Suiza, Suecia, de gracia á nuestra exportación de manufacHolanda y Dinamarca, las rebajas arance- turas á Puerto Rico y Filipinas. ¿Y es en eslarias y los tratados sólo pueden influir en tos instantes, en que todo el mundo trata de nuestra exportación agrícola á Francia, á nacionalizar la producción y el trabajo para mejor invadir los mercados ajenos, cuando Alemania y á Bélgica. Pues bien; á Alemania hemos exportado nosotros, débiles, con agricultura atrasada en el año último frutos por valor de 13 mi- y manufacturas incipientes, vamos á dar el llones; á Francia, 24 millones; total 37; y en tristísimo espectáculo de una lucha entre vino, dos á la primera y diez á la segunda; productores, que entregaría nuestro mercatotal, 12. No son, ciertamente, despreciables do á la voracidad de los más fuertes? estas cifras: pero es evidentemente exageBien está la protección agrícola. Todos rado suponer que todo el porvenir de la debemos cuidar de sostener y alimentar LA BANDERA AGRARIA Y LOS INDUSTRIALES nuestra exportación, pero por adecuados para conseguirlo, más eficaces que las rebajas arancelarias, que en España no han beneficiado nunca la exportación nacional, si no la extranjera. Y como el tema no está agotado y es ae vital interés nacional, algo más diré sobre él otro día, haciéndome también cargo de lo dicho sobre el mismo tema por el señot Gay en La Correspondencia de España. J. AGUILERA. DE PALACIO Ayer cumplimentó á la Reina Victoria la duquesa viuda de Bailen. Ayer visitó á la Real familia el duque de Montpensier, hijo de la condesa de París, que llegó por la mañana á Madrid. Con motivo del fallecimiento de su padre político, ha salido para Inglaterra lord William Cecil, jefe de la Casa de S. A, la princesa Beatriz de Battenberg. DE SOCIEDAD Para el día 24 está señalada la boda de la señorita doña Paz Victoria con D. José del Alcázar y Roca de Togores, hijo de los marqueses de Peñafuente, y para el día 25, la de la linda señorita doña Milagros Pardo y Manuel de Villena, hija de la condesa de Vía- Manuel, con su primo D. Enrique Arroyo y Manuel de Villena, que lo es de la condesa de Cheles. En la iglesia catedral (pilla del Buen Consejo) han contraído matrimonio nuestro particular amigo D. Francisco lancina Corcuera, hijo del conocido industrial del mismo nombre, y la señorita Manolita López Puente. Apadrinaron á los contrayentes el hermano del novio y la hermana de la novia. Los recién casados han salido para Alicante. TRIBUNALES DOR COBRAR UNA En la Sección prim e r a de la PENSIÓN Audiencía comparecieron ayer tarde cuatro procesados, quienes, como en otras causas que no hace mucho tiempo se vieron, llevan á la Sala un número extraordinario de parientes y amigos. Son aquéllos José Rivera, ex empleado de Clases Pasivas; Purificación Herráiz, apoderada de viudas y huérfanos; Ángel Regueiro, alcalde del barrio de Toreno, y Luis Hidalgo, escribiente que íué del Juzgado municipal de la Universidad. Los cuatro aparecen complicados en un delito de falsedad; pero su intervención es distinta, según el representante de la ley. Rivera y Purificación extendieron en ua pliego de papel sellado una certificación del ministerio de la Guerra haciendo constar la concesión de una cruz pensionada al cabo Santiago Martín, y un poder otorgado por éste 3 favor de la Herráiz para que ésta pudiera cobrar la pensión. Estos documentos aparecían expedidos en el pueblo de Pantoja (Toledo) y los autorizaban los sellos del Juzgado y la Alcaldía, las firmas del secretario, del juez y las de los interesados. Redactados la certificación y el- poder, hacía falta un volante firmado por el alcalde de barrio para que facilitaran en el Juzgado la correspondiente fe de vida, y al efecto consiguieron los dos referidos procesados que Ángel Regueiro asegurara, bajo su firma y responsabilidad, que Santiago Martín vivió e la calle de Ponciano, número 7.